¿Por qué GE es­tá ga­nan­do la gue­rra por el ta­len­to tec­no­ló­gi­co?

Ge­ne­ral Elec­tric es­tá cap­tan­do a los in­ge­nie­ros de éli­te de las me­jo­res em­pre­sas de tec­no­lo­gía ofre­cien­do gran­des re­tos, soft­wa­re sexy y atrac­ti­vos pa­que­tes de com­pen­sa­ción.

IT Now Guatemala - - TECH BUSINESS -

Con­tra­tar el su­fi­cien­te ta­len­to tec­no­ló­gi­co pa­ra fa­ci­li­tar las trans­for­ma­cio­nes di­gi­ta­les en­ca­be­za nor­mal­men­te la lis­ta de desafíos que en­fren­tan los CIO. La com­pa­ñía ya atra­jo a al­tos eje­cu­ti­vos de tec­no­lo­gía de Ap­ple, Goo­gle y Mi­cro­soft; lo que po­ne en evi­den­cia el enor­me pa­pel que GE pla­nea desem­pe­ñar en la lla­ma­da Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial, una era que es­tá más de­fi­ni­da por las pla­ta­for­mas de soft­wa­re y API. Tam­bién reali­zó ajus­tes en sus prác­ti­cas de re­clu­ta­mien­to de ta­len­to, que eran más ade­cua­das pa­ra el gi­gan­te in­dus­trial de an­ta­ño, al traer re­clu­ta­do­res de téc­ni­cos que ofre­cen pa­que­tes de com­pen­sa­ción co­mo los usa­dos por los ti­ta­nes del Si­li­con Va­lley.

“Al­gu­nas per­so­nas pen­sa­ban que GE es una com­pa­ñía in­dus­trial vie­ja y len­ta, en la que no po­drían te­ner una mi­sión in­tere­san­te. Creo que la reali­dad es mu­cho más in­tere­san­te cuan­do cons­tru­yes ma­qui­nas gran­des,” co­men­tó el CEO y CDO de GE Di­gi­tal, Bill Ruh.

Esas má­qui­nas gran­des for­man par­te del In­ter­net In­dus­trial de GE, en el que la com­bi­na­ción de hard­wa­re, soft­wa­re y aná­li­sis de sis­te­mas en

Fue una “ba­ta­lla cues­ta arri­ba”, ya que apro­xi­ma­da­men­te el 90% de los can­di­da­tos no sa­bía que la com­pa­ñía es­ta­ba lle­van­do a ca­bo una ma­si­va trans­for­ma­ción di­gi­tal.

la nu­be, re­co­pi­la y ge­ne­ra in­for­ma­ción so­bre el ren­di­mien­to de la má­qui­na. La pro­pues­ta de va­lor de GE es que un au­men­to del 1% en, di­ga­mos, la pro­duc­ti­vi­dad de la tur­bi­na de un jet, pue­de aho­rrar­le a una em­pre­sa mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res. La com­pa­ñía cree que el mer­ca­do pa­ra una pla­ta­for­ma y apli­ca­cio­nes en el seg­men­to in­dus­trial po­dría lle­gar los a los US$225 mil mi­llo­nes en 2020.

Por ello, in­vir­tió US$1 000 mi­llo­nes en una ins­ta­la­ción de de­sa­rro­llo de soft­wa­re en San Ra­món, Ca­li­for­nia y con­tra­tó a más de 1.800 in­ge­nie­ros y per­so­nal de apo­yo pa­ra cons­truir Pre­dix, el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de la em­pre­sa pa­ra el In­ter­net in­dus­trial, así co­mo pa­ra apli­ca­cio­nes ba­sa­das en el mis­mo sis­te­ma.

El mo­men­to cru­cial de GE fue en sep­tiem­bre de 2015 cuan­do su CEO, Jeff Im­melt, lan­zó GE Di­gi­tal, una de­ci­sión cu­yo ob­je­ti­vo es con­ver­tir a GE, con un vo­lu­men de 6 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2015; en una de las 10 me­jo­res com­pa­ñías de soft­wa­re en el 2020. Im­melt pro­mo­vió a Ruh pa­ra di­ri­gir la trans­for­ma­ción di­gi­tal de GE y la com­pa­ñía ins­ta­ló un CDO pa­ra ca­da lí­nea de ne­go­cio.

Se ne­ce­si­ta un téc­ni­co pa­ra con­tra­tar a un téc­ni­co

Ruh y sus co­le­gas cor­te­jan­do hoy a los in­ge­nie­ros de éli­te con la pro­me­sa de te­ner la opor­tu­ni­dad de des­ci­frar los desafíos que cam­bia­rán el jue­go.

La de­ci­sión cru­cial la to­mó en 2013, cuan­do pro­mo­vió la ad­qui­si­ción de ta­len­to y con­tra­tó a va­rios re­clu­ta­do­res con ex­pe­rien­cia en el cam­po del soft­wa­re, di­jo Jennifer Wal­do, di­rec­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos de GE Di­gi­tal.

“Ellos ha­blan el len­gua­je del soft­wa­re y co­no­cen pro­fun­da­men­te el ne­go­cio y la tec­no­lo­gía “, di­jo Wal­do.

Los re­clu­ta­do­res, mu­chos de los cua­les pro­ve­nían de com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas, co­men­za­ron a bus­car can­di­da­tos. Ellos con­di­men­ta­ron los pa­que­tes de com­pen­sa­ción con bo­nos y equi­dad, una ra­re­za en el sec­tor in­dus­trial y re­sal­ta­ron el he­cho de que los lí­de­res exi­to­sos de GE sue­len sal­tar a tra­vés de las lí­neas de ne­go­cio de la com­pa­ñía en su ca­mino por la es­ca­le­ra de la em­pre­sa.

Ini­cial­men­te, se­gún Wal­do, fue una “ba­ta­lla cues­ta arri­ba”, ya que apro­xi­ma­da­men­te el 90% de los can­di­da­tos no sa­bía que la com­pa­ñía es­ta­ba lle­van­do a ca­bo una ma­si­va trans­for­ma­ción di­gi­tal. La per­cep­ción co­men­zó a cam­biar en 2015, tras una cam­pa­ña de mar­ke­ting que reali­zó GE ba­sa­da en anun­cios con las ex­pe­rien­cias reales de los in­ge­nie­ros de soft­wa­re de GE con ex­pe­rien­cia en Si­li­con Va­lley, que se bur­la­ban del ne­go­cio de soft­wa­re de la em­pre­sa.

Des­pués de ser vis­ta co­mo un le­via­tán an­ti­guo que cons­truía má­qui­nas gran­des, GE co­men­zó a cul­ti­var la ima­gen de una star­tup cons­tru­yen­do una pla­ta­for­ma de aná­li­sis di­gi­tal con el apo­yo de la com­pa­ñía ma­dre. A me­dia­dos de 2016 co­men­zó a atraer a in­ge­nie­ros de pri­mer ni­vel, co­mo Da­rren Haas, ex je­fe de in­ge­nie­ría de nu­bes de Ap­ple, quien ayu­dó a crear Si­ri. Un anun­cio en el New York Ti­mes pu­bli­ca­do en agos­to de 2016 lla­mó la aten­ción so­bre la bús­que­da que rea­li­za­ba la em­pre­sa.

Ste­ve Mar­tin pa­só la ma­yor par­te de la úl­ti­ma dé­ca­da ayu­dan­do a Mi­cro­soft a cons­truir su exi­to­so ne­go­cio en la nu­be, Azu­re, an­tes de unir­se, en no­viem­bre, a GE co­mo di­rec­tor di­gi­tal de su ne­go­cio de co­ne­xio­nes de ener­gía. Mar­tin di­jo que le atra­jo GE por­que le da­ba la opor­tu­ni­dad de trans­for­mar un sec­tor ener­gé­ti­co que ha per­ma­ne­ci­do prác­ti­ca­men­te inal­te­ra­do du­ran­te los úl­ti­mos 120 años. Aho­ra las com­pa­ñías de ener­gía es­tán crean­do plan­tas vir­tua­les que in­clu­yen pa­ne­les so­la­res, ba­te­rías y soft­wa­re pa­ra al­ma­ce­nar la ener­gía.

“Mu­cho de lo que he­mos cons­trui­do tie­ne que ser re­pen­sa­do pa­ra que el soft­wa­re es­té en con­di­cio­nes de cap­tu­rar y al­ma­ce­nar ener­gía”, co­men­tó Mar­tin.

La ca­pa­ci­dad de

La com­pa­ñía ya atra­jo a al­tos eje­cu­ti­vos de tec­no­lo­gía de Ap­ple, Goo­gle y Mi­cro­soft; lo que po­ne en evi­den­cia el enor­me pa­pel que GE pla­nea desem­pe­ñar en la lla­ma­da Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial.

po­ner las so­lu­cio­nes di­gi­ta­les por en­ci­ma e im­pul­sar una nue­va trans­for­ma­ción en un mer­ca­do al­te­ra­do, par­ti­cu­lar­men­te en el ám­bi­to de la ener­gía, pa­ra mí fue una atrac­ción gra­vi­ta­to­ria e in­elu­di­ble. GE es­tá en una po­si­ción úni­ca pa­ra apro­ve­char es­to.

Mar­tin con­si­de­ra que GE desem­pe­ña un pa­pel cla­ve en el uso de los re­cur­sos de ener­gía re­no­va­ble y soft­wa­re pa­ra im­pul­sar bu­ques au­tó­no­mos, des­de Sin­ga­pur has­ta Los Án­ge­les por ejem­plo, sin que

ha­ya se­res hu­ma­nos a bor­do. Ta­les desafíos fue­ron la ra­zón por la cual unir­se a la com­pa­ñía no fue al­go di­fí­cil. Da­do que el ne­go­cio de la nu­be de Mi­cro­soft ya ha­bía ma­du­ra­do, es­ta­ba bus­can­do el pró­xi­mo gran boom. Cuan­do a tra­vés de un re­clu­ta­dor en­tró en con­tac­to con Ruh, su­po ca­si de in­me­dia­to que “que­ría ha­cer­lo”.

To­car los nue­vos mer­ca­dos verticales es crí­ti­co

“Al­gu­nas per­so­nas pen­sa­ban que GE es una com­pa­ñía in­dus­trial vie­ja y len­ta, en la que no po­drían te­ner una mi­sión in­tere­san­te. Creo que la reali­dad es mu­cho más in­tere­san­te cuan­do cons­tru­yes ma­qui­nas gran­des”. Bill Ruh, GE Di­gi­tal.

Es un sen­ti­mien­to que pro­ba­ble­men­te ten­gan mu­chos in­ge­nie­ros de éli­te que tra­ba­jan en las em­pre­sas de tec­no­lo­gía a me­di­da que lle­van a los sis­te­mas de nu­be ho­ri­zon­tal a un es­ta­do es­ta­ble, sos­tu­vo Ted Schad­ler, de Fo­rres­ter Re­search; quien afir­mó que el ta­len­to de pri­mer ni­vel es ca­da vez más atraí­do por las pla­ta­for­mas de au­to­ma­ti­za­ción ver­ti­cal, co­mo las crea­das por GE y sus ri­va­les in­dus­tria­les Sie­mens y Bosch. Es­tas tec­no­lo­gías apro­ve­chan el aná­li­sis de da­tos, la au­to­ma­ti­za­ción y el IOT.

“Hay opor­tu­ni­da­des de di­fe­ren­cia­ción real en los ju­ga­do­res de la in­dus­tria en­tre los gi­gan­tes que en­tien­den es­to y se mue­ven rá­pi­da­men­te (co­mo GE) y aque­llos que se re­tra­san y lu­chan por cons­truir sus pla­ta­for­mas”, di­jo Schad­ler.

Pa­trick Fran­klin de­jó Goo­gle en oc­tu­bre pa­sa­do pa­ra di­ri­gir la in­ge­nie­ría de soft­wa­re de la uni­dad Bri­lliant Ma­nu­fac­tu­ring de GE, en la que sus desafíos in­clu­yen de­ter­mi­nar el ren­di­mien­to de la pro­duc­ción de una plan­ta y anu­lar los de­fec­tos de ca­li­dad en tiem­po real.

Fran­klin, que tra­ba­jó en Ama­zon an­tes que en Goo­gle, fue en­gan­cha­do por uno de los san­tos gria­les de GE: la co­ne­xión de má­qui­nas au­to­ma­ti­za­das.

“Una vez que te das cuen­ta de que el pro­ble­ma no es­tá re­suel­to, se vuel­ve real­men­te in­tere­san­te”, men­cio­nó Fran­klin.

Fran­klin di­jo que mien­tras dis­fru­ta­ba de las ven­ta­jas de Goo­gle, co­mo la co­mi­da gra­tis, Ruh e Im­melt lo con­ven­cie­ron del im­pac­to que po­dría te­ner en el ne­go­cio, así co­mo la au­to­no­mía que ten­dría pa­ra ha­cer su tra­ba­jo. Pa­ra ayudar con es­te es­fuer­zo, Fran­klin es­tá bus­can­do du­pli­car su per­so­nal de 500 a apro­xi­ma­da­men­te 1 000 in­ge­nie­ros en 2017.

“Tam­bién hay un com­pro­mi­so ab­so­lu­to con es­te es­pa­cio”, di­jo Fran­klin.

El éxi­to de GE es una es­pa­da de do­ble fi­lo, aun­que tal vez no sea al­go in­có­mo­do pa­ra una em­pre­sa que apre­cia la com­pe­ten­cia. La ma­qui­na­ria de pu­bli­ci­dad que ven­de el soft­wa­re de GE, jun­to al he­cho de que no es tí­mi­da a la ho­ra de con­tra­tar in­ge­nie­ros, sig­ni­fi­ca que ya no pue­de ca­zar si­gi­lo­sa­men­te.

La du­ra com­pe­ten­cia por el ta­len­to tam­bién obli­gó a GE a mi­rar más allá de Si­li­con Va­lley, di­ce Ruh. Es una de las ra­zo­nes por las que tras­la­dó su se­de de Fair­field, Con­nec­ti­cut, a Bos­ton; cu­ya con­cen­tra­ción de uni­ver­si­da­des lo con­vier­te en un ex­ce­len­te cam­po de ca­za pa­ra nue­vos pros­pec­tos.

“El mun­do es­tá cam­bian­do y te­ne­mos que ir don­de es­tá el ta­len­to”, di­jo Ruh.

Ade­más de Ca­li­for­nia, Mas­sa­chu­setts y Nue­va York, GE tra­ta de iden­ti­fi­car con­cen­tra­cio­nes de ta­len­to en otras ciu­da­des.

Con­sul­to­res, co­mo De­loit­te y Mckin­sey, pos­tu­la­ron que las trans­for­ma­cio­nes di­gi­ta­les exi­to­sas son li­de­ra­das des­de arri­ba. Ruh atri­bu­ye los re­cien­tes éxi­tos de soft­wa­re de GE a la vo­lun­tad de Im­melt de apren­der y adap­tar­se so­bre la mar­cha a las fuer­zas del mer­ca­do.

¹-`QOM Y]M 2M ٺ Im­melt y [el res­to de la C-sui­te] ven­dan el men­sa­je in­clu­so me­jor que yo, por­que creen que la idea de la mi­sión no pue­de es­tar sub re­pre­sen­ta­da. Es­ta­mos en un mo­men­to en que esa mi­sión se ha he­cho más cla­ra pa­ra to­dos y que la com­pa­ñía es­tá de­trás de ella”, ÅVITQB~ :]J

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.