Ma­nuel Es­te­ban Gue­rre­ro Re­yes,

Gerente de IT, Grand Ti­kal Fu­tu­ra Ho­tel

IT Now Guatemala - - CIO CORNER -

Por in­creí­ble que pa­rez­ca, hoy en día mu­chas em­pre­sas aún bus­can en un ERP la va­ri­ta má­gi­ca que re­suel­va los múltiples pro­ble­mas que po­seen y con­se­guir la an­he­la­da in­for­ma­ción cer­te­ra y opor­tu­na pa­ra la co­rrec­ta to­ma de de­ci­sio­nes. Mu­chas de ellas han apren­di­do a ba­se de ma­las ex­pe­rien­cias, co­mo con­tra­tar un pro­gra­ma­dor o apos­tar por una so­lu­ción he­cha en ca­sa que ge­ne­ra más pro­ble­mas que so­lu­cio­nes, por lo que apues­tan con de­ses­pe­ra­ción por pro­duc­tos de re­nom­bre que pro­me­ten, a tra­vés de una me­to­do­lo­gía de im­ple­men­ta­ción alu­ci­nan­te, la in­cor­po­ra­ción de las me­jo­res prác­ti­cas del mer­ca­do a su ne­go­cio.

Con­ven­ci­dos de que es el ca­mino co­rrec­to y con la dis­po­si­ción de rea­li­zar la in­ver­sión re­que­ri­da, vie­ne la prue­ba de amor pa­ra el pro­vee­dor: “¿En cuán­to tiem­po ten­go im­ple­men­ta­da es­ta ma­ra­vi­lla?”. Los más sui­ci­das se atre­ven a ase­gu­rar que es po­si­ble ha­cer­lo en cua­tro me­ses.

Re­co­ger el ADN del ne­go­cio, crear los dia­gra­mas de flu­jo, va­li­dar la so­lu­ción con el clien­te, es­pe­ren, ¿re­co­ger el ADN del ne­go­cio? ¿Es­to no de­bió ocu­rrir an­tes de ad­qui­rir la so­lu­ción o por lo me­nos an­tes de de­fi­nir un tiem­po de im­ple­men­ta­ción?

Al­bert Eins­tein postuló en su Teo­ría de la Re­la­ti­vi­dad Es­pe­cial que el tiem­po en reali­dad de­pen­de del mo­vi­mien­to, de la ve­lo­ci­dad, y pa­ra es­tos efec­tos el tiem­po de im­ple­men­ta­ción de­pen­de di­rec­ta­men­te de la ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to de las áreas eje­cu­to­ras y de la ca­li­dad de in­for­ma­ción con que se cuen­te.

La ve­lo­ci­dad del im­ple­men­ta­dor es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la cla­ri­dad en los pro­ce­sos y la fle­xi­bi­li­dad que ten­gan es­tos pa­ra in­cor­po­rar nue­vas prác­ti­cas que fa­ci­li­ten la ges­tión de la in­for­ma­ción.

Hay tan­tas his­to­rias de éxi­to co­mo de fra­ca­so en im­ple­men­ta­cio­nes de las me­jo­res he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas del mer­ca­do que po­de­mos en­con­trar en la grá­fi­ca más re­cien­te de Gart­ner y me atre­vo a ase­gu­rar que la ma­yo­ría de fra­ca­sos es de aquellos que no com­pren­die­ron que las me­jo­res prác­ti­cas se de­fi­nen en los pro­ce­sos que lue­go se lle­van a un sis­te­ma que fa­ci­li­te su eje­cu­ción, y que el “ex­pec­to pa­tro­num” so­lo fun­cio­na con la va­ri­ta de Harry Pot­ter.

Con­si­de­ro que to­do CIO de­be eje­cu­tar un rol mul­ti­fa­cé­ti­co, ya que de­be ser quien co­noz­ca a pro­fun­di­dad el ADN del ne­go­cio, y a tra­vés de es­te co­no­ci­mien­to de­tec­tar las ne­ce­si­da­des de in­for­ma­ción y de con­trol que el ne­go­cio de­man­da.

Pa­ra ello de­be­rá tra­ba­jar de la mano con los due­ños de los di­fe­ren­tes pro­ce­sos en la bús­que­da de acuer­dos y con­sen­sos que en­ton­ces sí in­clu­yan las me­jo­res prác­ti­cas del mer­ca­do, que pos­te­rior­men­te de­be­rán ser lle­va­dos a un sis­te­ma in­for­má­ti­co (ERP) que pro­vea de las ma­yo­res ven­ta­jas po­si­bles pa­ra la eje­cu­ción de es­tos pro­ce­sos.

Las me­jo­res prác­ti­cas no son el Uni­cor­nio Azul de Sil­vio Ro­drí­guez ni el san­to grial, son una reali­dad al al­can­ce de to­dos y co­mien­zan con el or­de­na­mien­to or­ga­ni­za­cio­nal, con la crea­ción de po­lí­ti­cas pi­la­res de una pla­ni­fi­ca­ción es­tra­té­gi­ca y con la definición de pro­ce­di­mien­tos pa­ra ca­da pro­ce­so ope­ra­ti­vo.

Si a es­to le su­ma­mos con­tar con des­crip­cio­nes de pues­tos que den con­cien­cia a ca­da co­la­bo­ra­dor de la im­por­tan­cia de su apor­te en el pro­ce­so ge­ne­ral, es­ta­re­mos en­ton­ces en la ru­ta co­rrec­ta pa­ra la im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma.

Una au­di­to­ría ex­ter­na que no so­lo emi­ta un diag­nós­ti­co pre­vio sino que brin­de acom­pa­ña­mien­to al pro­ce­so, una con­sul­to­ría de ges­tión de cam­bio que apo­ye a los usua­rios en la tran­si­ción en­tre sis­te­mas, un Pro­ject Ma­na­ger Se­nior, etc., son só­lo al­gu­nos de los mu­chos ac­to­res que de­ben ser con­vo­ca­dos pa­ra ma­te­ria­li­zar con pa­so fir­me el uso de las me­jo­res prác­ti­cas y que por fin de­je de ser, co­mo lo es pa­ra mu­chos, so­lo un mi­to del que to­dos ha­blan.

La ve­lo­ci­dad del im­ple­men­ta­dor es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da con la cla­ri­dad en los pro­ce­sos y la fle­xi­bi­li­dad que ten­gan es­tos pa­ra in­cor­po­rar nue­vas prác­ti­cas que fa­ci­li­ten la ges­tión de la in­for­ma­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.