¿QUÉ SE­RÁ DE LA IN­FRAES­TRUC­TU­RA EN LA IV RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL?

El mer­ca­do del hard­wa­re es­tá cam­bian­do. Las má­qui­nas y los tra­ba­ja­do­res es­ta­rán co­nec­ta­dos crean­do un pro­ce­so de fa­bri­ca­ción o de ser­vi­cios más fle­xi­ble, efi­cien­te en re­cur­sos y per­so­na­li­za­do.

IT Now Guatemala - - SUMARIO - Bo­ris Ríos

El mer­ca­do del hard­wa­re es­tá cam­bian­do. Las má­qui­nas y los tra­ba­ja­do­res es­ta­rán co­nec­ta­dos crean­do un pro­ce­so de fa­bri­ca­ción o de ser­vi­cios más fle­xi­ble, efi­cien­te en re­cur­sos y per­so­na­li­za­do.

En la es­cue­la apren­di­mos la im­por­tan­cia de la pri­me­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial, ini­cia­da en el si­glo XVIII y có­mo la má­qui­na de va­por ayu­dó a trans­for­mar las eco­no­mías agrí­co­las en eco­no­mías industriales me­dian­te la me­ca­ni­za­ción de las fá­bri­cas tex­ti­les y de las mi­nas de car­bón.

La se­gun­da re­vo­lu­ción in­dus­trial ocu­rrió des­de me­dia­dos del si­glo XIX y con­sis­tió en el desa­rro­llo de las fuen­tes de com­bus­ti­ble, el desa­rro­llo del trans­por­te, de la co­mu­ni­ca­ción y el sur­gi­mien­to de in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra me­ca­ni­zar la pro­duc­ción con la ayu­da de la elec­tri­ci­dad. Ya con la ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial, no hay que re­cu­rrir tan­to a los li­bros de historia, pues su desa­rro­llo es re­cien­te, a par­tir del 1970, con la lle­ga­da de la In­ter­net, la tec­no­lo­gía de la in­te­li­gen­cia, la au­to­ma­ti­za­ción y el desa­rro­llo de la ener­gía re­no­va­ble.

Jus­to aho­ra so­mos par­te de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial co­no­ci­da tam­bién co­mo “In­dus­tria 4.0” y que una ma­ne­ra u otra ha ve­ni­do a im­pac­tar el mer­ca­do del hard­wa­re.

Hoy día se ha­bla que las má­qui­nas y los tra­ba­ja­do­res es­ta­rán co­nec­ta­dos crean­do un pro­ce­so de fa­bri­ca­ción o de ser­vi­cios más

fle­xi­bles, efi­cien­tes en re­cur­sos y per­so­na­li­za­dos. Se tra­ta de fá­bri­cas in­te­li­gen­tes y au­to­ma­ti­za­das, en las que la fuer­za del co­no­ci­mien­to de la má­qui­na sus­ti­tui­rá a la fuer­za del co­no­ci­mien­to del hom­bre.

“La so­cie­dad in­te­li­gen­te y los tra­ba­ja­do­res tec­no­ló­gi­cos son par­te de es­ta re­vo­lu­ción que con­sis­te en di­gi­ta­li­zar los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos de las in­dus­trias pa­ra ha­cer­los más rápidos y efi­cien­tes me­dian­te la im­plan­ta­ción de tec­no­lo­gía in­te­li­gen­te”, se­ña­ló Fe­de­ri­co Gó­mez Schu­ma­cher, di­rec­tor ge­ne­ral de Pa­ypal His­pa­noa­mé­ri­ca.

¿Có­mo cam­bia­rá la in­fraes­truc­tu­ra?

Des­de ha­ce años se ha bus­ca­do que los sis­te­mas de­pen­dan me­nos de las per­so­nas pa­ra rea­li­zar las ta­reas me­ra­men­te ope­ra­ti­vas, de ma­ne­ra que los en­car­ga­dos de la in­fraes­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca pue­dan de­di­car su tiem­po a la­bo­res que brin­den ma­yor pro­ve­cho a la or­ga­ni­za­ción. Es­te es­fuer­zo ca­da vez más es­tá dan­do fru­tos, ya que las em­pre­sas pro­vee­do­ras de tec­no­lo­gía es­tán ofre­cien­do al­ter­na­ti­vas más in­te­li­gen­tes y que re­quie­ren me­nor aten­ción por par­te de los ope­ra­do­res.

Un ejem­plo de es­to es la ba­se de da­tos Au­tó­no­ma de Ora­cle, que rea­li­za to­das las la­bo­res de ad­mi­nis­tra­ción, afi­na­mien­to y re­pa­ra­ción de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca, sin re­que­rir la in­ter­ven­ción hu­ma­na. Es­to le fa­ci­li­ta al clien­te la ope­ra­ción de la in­fraes­truc­tu­ra de ba­se de da­tos y mi­ni­mi­za la po­si­bi­li­dad de que su­ce­dan erro­res que pue­dan ir en de­tri­men­to de la in­te­gri­dad de la pla­ta­for­ma y la in­for­ma­ción allí al­ma­ce­na­da. Es­te ti­po de me­jo­ras es­tán trans­for­man­do al mun­do, de­bi­do a que fa­ci­li­tan los pro­ce­sos y per­mi­ten in­no­var, pa­ra el be­ne­fi­cio del clien­te o del usua­rio.

La IV Re­vo­lu­ción In­dus­trial se ba­sa prin­ci­pal­men­te en el con­cep­to de la fá­bri­ca in­te­li­gen­te, lo que im­pli­ca que mu­chas de las ta­reas se rea­li­za­rán de for­ma au­tó­no­ma e in­te­gran­do di­fe­ren­tes tec­no­lo­gías, co­mo In­ter­net de las Co­sas (IOT), di­gi­ta­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes y to­ma de de­ci­sio­nes en tiem­po real.

“Es­to re­quie­re que la in­fraes­truc­tu­ra de TI es­té co­nec­ta­da pa­ra fun­cio­nar con ba­se en el com­por­ta­mien­to de la in­for­ma­ción que se ali­men­ta en tiem­po real, lo que exige re­po­si­to­rios de in­for­ma­ción op­ti­mi­za­dos que pue­dan brin­dar una ba­se de co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble al mo­men­to en que se re­quie­ra”, ma­ni­fes­tó Ro­dol­fo Ygle­sias, Con­sul­tor de Ba­se de Da­tos de Ora­cle.

An­te es­te es­ce­na­rio, los CIO de­ben mi­rar las op­cio­nes dis­po­ni­bles en el mer­ca­do y ha­cia dón­de va la tec­no­lo­gía pa­ra ase­gu­rar­se de que sus in­ver­sio­nes es­tén en­fo­ca­das en “In­fraes­truc­tu­ra In­te­li­gen­te”. Es­to per­mi­te que el ge­ren­te de tec­no­lo­gía no ten­ga que preo­cu­par­se por la ad­qui­si­ción, apro­vi­sio­na­mien­to, en­sam­bla­je, ins­ta­la­ción y con­fi­gu­ra­ción del hard­wa­re, sino que pue­de em­pe­zar a uti­li­zar­lo en el mo­men­to en que lo ne­ce­si­te.

Otras de las prin­ci­pa­les ven­ta­jas que ofre­ce la au­to­ma­ti­za­ción de la in­fraes­truc­tu­ra es la fle­xi­bi­li­dad, ya que la can­ti­dad de re­cur­sos se pue­de ajus­tar a las ne­ce­si­da­des reales de la or­ga­ni­za­ción, sin es­tar so­bre di­men­sio­nan­do los equi­pos pa­ra con­si­de­rar car­gas de tra­ba­jo en ho­ras pi­co.

“Es un te­ma que se ha ido dan­do pro­gre­si­va­men­te. An­tes era bas­tan­te com­pli­ca­do, por ejem­plo, po­der guiar re­mo­ta­men­te una ope­ra­ción. Hoy día a tra­vés de ví­deo o cá­ma­ras IP se pue­den guiar tra­zos re­mo­tos pa­ra ha­cer cier­to ti­po de ope­ra­cio­nes que re­quie­ren de cier­to ti­po de cálcu­los y pre­ci­sión”, apun­tó Ra­fael An­gu­lo, re­gio­nal sa­les ma­na­ger en Axis Com­mu­ni­ca­tions.

Im­pac­to de IT con la IV Re­vo­lu­ción In­dus­trial

La au­to­ma­ti­za­ción de la in­fraes­truc­tu­ra con la apa­ri­ción de los ser­vi­cios en la nu­be por par­te de las gran­des com­pa­ñías pro­vee­do­ras de tec­no­lo­gía, tam­bién ha au­men­ta­do la ofer­ta del mo­de­lo de ser­vi­cio por sus­crip­ción. Es­to sig­ni­fi­ca pa­ra las or­ga­ni­za­cio­nes la po­si­bi­li­dad de sus­cri­bir­se al ser­vi­cio sin la ne­ce­si­dad de ad­qui­rir e im­ple­men­tar to­da la tec­no­lo­gía que se en­cuen­tra de­trás de las so­lu­cio­nes brin­da­das.

De acuer­do a Ro­dol­fo Ygle­sias, es­to ha de­mo­cra­ti­za­do de al­gu­na ma­ne­ra la ofer­ta de tec­no­lo­gía, ya que el clien­te pue­de ad­qui­rir úni­ca­men­te la can­ti­dad de re­cur­sos ne­ce­sa­rios a tra­vés del ser­vi­cio y ajus­ta­dos a la reali­dad de ca­da or­ga­ni­za­ción.

“Es­te cam­bio ha sig­ni­fi­ca­do un au­men­to im­por­tan­te en la adop­ción de los ser­vi­cios por sus­crip­ción”, afir­mó Ygle­sias. Por ejem­plo, en el ca­so par­ti­cu­lar de Ora­cle mues­tra un cre­ci­mien­to de 55% en ser­vi­cios de Saas (Soft­wa­re as a Ser­vi­ce) y 21% en los ser­vi­cios de Paas (Plat­form as a Ser­vi­ce) pa­ra un cre­ci­mien­to de 44% en los ser­vi­cios en la Nu­be, de acuer­do con los re­sul­ta­dos pu­bli­ca­dos en el se­gun­do trimestre del año fis­cal 2018.

De es­ta ma­ne­ra los pro­vee­do­res de so­lu­cio­nes de tec­no­lo­gía ca­da vez más es­tán bus­can­do la au­to­ma­ti­za­ción de las ope­ra­cio­nes de la in­fraes­truc­tu­ra de cómpu­to. Es­to sig­ni­fi­ca pa­ra el clien­te la po­si­bi­li­dad de con­tar con una tec­no­lo­gía con­fia­ble y se­gu­ra que ade­más re­du­ci­rá el ries­go y sus cos­tos de ope­ra­ción.

Es­to im­pli­ca un cam­bio no so­lo a ni­vel de la tec­no­lo­gía sino en el as­pec­to so­cial, ya que exis­te una se­rie de cri­te­rios en pro y con­tra de to­do lo que im­pli­ca es­ta re­vo­lu­ción en ma­te­ria del nue­vo rol de la in­fraes­truc­tu­ra en las or­ga­ni­za­cio­nes.

En es­te con­tex­to cobra re­le­van­cia el te­ma de se­gu­ri­dad. Es de­cir, sí real­men­te se es­tá dan­do de una for­ma se­gu­ra y efi­cien­te la tran­si­ción ha­cia in­fra­es­truc­tu- ras au­to­ma­ti­za­das, ya que es im­por­tan­te que és­tas sean ca­da vez más ro­bus­tas y que to­da la da­ta al­ta­men­te crí­ti­ca que al­ma­ce­nan pa­ra la ope­ra­ción de los clien­tes y usua­rios fi­na­les no lle­gue a ma­nos de per­so­nas inade­cua­das.

Cam­bian­do la for­ma en que tra­ba­ja­mos

An­tes de la lle­ga­da del cómpu­to en la nu­be, las em­pre­sas com­pra­ban sus ser­vi­do­res. Ne­ce­si­ta­ban un de­par­ta­men­to de TI pa­ra ad­mi­nis­trar­los, man­te­ner­los ac­tua­li­za­dos y se­gu­ros, así co­mo pro­por­cio­nar so­por­te téc­ni­co a los usua­rios. Con fre­cuen­cia, los da­tos se res­pal­da­ban fue­ra del si­tio co­pián­do­los en cin­tas.

Hoy en día, las em­pre­sas al­qui­lan su in­fraes­truc­tu­ra a un ter­ce­ro, pa­gan­do so­lo por lo que ne­ce­si­ta y usa. Los pro­vee­do­res de In­fraes­truc­tu­ra Co­mo Ser­vi­cio (Iaas) se en­car­gan del hard­wa­re y la lo­gís­ti­ca de eje­cu­tar los ser­vi­do­res, lo que le per­mi­te am­pliar su ne­go­cio se­gún sea ne­ce­sa­rio.

“Hoy por hoy en­con­tra­mos en el mer­ca­do múl­ti­ples so­lu­cio­nes y em­pre­sas que brin­dan el ser­vi­cio CLOUD, pe­ro so­mos no­so­tros co­mo or­ga­ni­za­ción quie­nes to­ma­mos las me­di­das pa­ra ase­gu­rar que nues­tra in­for­ma­ción es­té pro­te­gi­da, le­van­tan­do pro­ce­di­mien­tos y es­tán­da­res in­ter­nos de cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio que nos per­mi­tan aden­trar­nos a una trans­for­ma­ción di­gi­tal mi­ni­mi­zan­do los ries­gos”, opi­nó Lau­reano Na­via, GLO­BE Ser­vi­ces Port­fo­lio Ma­na­ger Cen­tral Ame­ri­ca en Nestlé Cen­troa­mé­ri­ca S.A.

Ter­ce­ri­zar la ad­mi­nis­tra­ción de la in­fraes­truc­tu­ra de TI, pue­de traer ven­ta­jas co­mo lo es la dis­mi­nu­ción de car­gas de tra­ba­jo del per­so­nal y es­te pue­da en­fo­car­se más ha­cia el co­re del ne­go­cio, dis­mi­nu­ye el im­pac­to ge­ne­ra­do por la ro­ta­ción del mis­mo per­so­nal, por otro la­do con la con­tra­ta­ción del pro­vee­dor ade­cua­do se ga­ran­ti­za con­tar con per­so­nal ca­li­fi­ca­do, con am­plia ex­pe­rien­cia y con las úl­ti­mas cer­ti­fi­ca­cio­nes, dis­po­ni­ble pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des re­que­ri­das por la em­pre­sa y ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­za­ción de los sis­te­mas.

“Otra de las ven­ta­jas es la re­duc­ción de cos­tos, de­bi­do a la op­ti­mi­za­ción de in­fraes­truc­tu­ra, la es­tan­da­ri­za­ción y la au­to­ma­ti­za­ción de ser­vi­cios con lo que se li­be­ra pre­su­pues­to de gas­to de ope­ra­cio­nes que pue­de ser uti­li­za­do pa­ra nue­vas in­ver­sio­nes pa­ra el ne­go­cio, en­tre otros”, afir­mó Ma­ría Tre­jos, con­sul­to­ra de Ci­be­rse­cu­rity PWC Cos­ta Ri­ca.

Al res­pec­to, Ra­fael An­gu­lo men­cio­nó que los go­bier­nos ca­da vez más desean ad­qui­rir me­nos equi­pos de TI pe­ro sí más ser­vi­cios de TI. Con es­to se des­preo­cu­pan de los te­mas de ob­so­les­cen­cia de los equi­pos y mal fun­cio­na­mien­to de los mis­mos.

Así es­tán ad­qui­rien­do ser­vi­cios que le per­mi­ten con­tar con una ma­yor tran­qui­li­dad, tiem­po y se pue­den en­fo­car en as­pec­tos in­no­va­do­res pa­ra el ne­go­cio.

¿Có­mo afron­tar la in­dus­tria 4.0?

En 2030, to­das las or­ga­ni­za­cio­nes se­rán or­ga­ni­za­cio­nes tec­no­ló­gi­cas y, en con­se­cuen­cia, los ne­go­cios ne­ce­si­tan em­pe­zar a pen­sar so­bre la ma­ne­ra en que pre­pa­ra­rán a su per­so­nal y su in­fraes­truc­tu­ra pa­ra el fu­tu­ro, se­gún un in­for­me pu­bli­ca­do por Dell Tech­no­lo­gies.

Por pri­me­ra vez en la historia mo­der­na, los lí­de­res glo­ba­les no pue­den pre­de­cir có­mo le irá a su sec­tor en el fu­tu­ro. Se­gún el Ín­di­ce de trans­for­ma­ción di­gi­tal de Dell, el 52 % de los to­ma­do­res de de­ci­sio­nes eje­cu­ti­vos de 16 paí­ses han ex­pe­ri­men­ta­do dis­rup­cio­nes con­si­de­ra­bles en su sec­tor co­mo re­sul­ta­do de las tec­no­lo­gías di­gi­ta­les.

“El sec­tor nun­ca an­tes ex­pe­ri­men­tó tan­ta dis­rup­ción. Pa­ra to­mar la de­lan­te­ra en la era de las aso­cia­cio­nes, to­dos los ne­go­cios ten­drán que di­gi­ta­li­zar­se y el soft­wa­re de­be ocu­par una función cen­tral”, afir­mó Je­remy Bur­ton, di­rec­tor de mar­ke­ting de Dell. “Pe­ro las or­ga­ni­za­cio­nes de­be­rán ac­tuar rá­pi­do y au­men­tar la ca­pa­ci­dad de sus má­qui­nas, pre­pa­rar sus in­fraes­truc­tu­ras y ca­pa­ci­tar al per­so­nal pa­ra lle­var a ca­bo es­te cam­bio”.

Por ello, es im­por­tan­te que los ge­ren­tes de TI reali­cen in­ver­sio­nes en in­fraes­truc­tu­ra adop­tan­do sis­te­mas que sean in­te­li­gen­tes más que eco­nó­mi­cos.

Par­te del éxi­to que las em­pre­sas pue­dan lo­grar al afron­tar la in­dus­tria 4.0 se ve­rá apa­lan­ca­do en una con­tra­ta­ción de per­so­nal al­ta­men­te ca­li­fi­ca­do y que la com­pra de in­fraes­truc­tu­ra es­té alie­na­da a los ob­je­ti­vos de ne­go­cio de la com­pa­ñía.

Por otro la­do, la in­fraes­truc­tu­ra au­to­ma­ti­za­da se es­tá vol­can­do más ha­cia te­ner los ser­vi­do­res en la nu­be.

“El ex­plo­si­vo y ace­le­ra­do cre­ci­mien­to del nú­me­ro de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos, uni­do a la ex­plo­sión del Big Da­ta, el Cloud Computing y al au­ge de las apli­ca­cio­nes mó­vi­les, des­en­ca­de­na­rá un ma­si­vo tra­sie­go de in­for­ma­ción sin pre­ce­den­tes so­por­ta­do por po­de­ro­sas au­to­pis­tas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, que ur­gen de una po­ten­te e in­te­li­gen­te in­fraes­truc­tu­ra de al­ma­ce­na­mien­to, que es jus­ta­men­te el cen­tro de da­tos”, pre­ci­só Ale­xan­der Mo­nes­tel, pre­si­den­te de Da­ta Cen­ter Con­sul­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.