GE­ME­LOS DI­GI­TA­LES: REVOLUCIONANDO NE­GO­CIOS DE PRO­DUC­TOS

Las pla­ta­for­mas IOT que im­ple­men­tan el con­cep­to del un ge­me­lo di­gi­tal im­pul­san la tec­no­lo­gía en las em­pre­sas in­dus­tria­les por eso ex­plo­ra­mos sus be­ne­fi­cios.

IT Now Guatemala - - SUMARIO - CIO

Las pla­ta­for­mas IOT que im­ple­men­tan el con­cep­to del un ge­me­lo di­gi­tal im­pul­san la tec­no­lo­gía en las em­pre­sas in­dus­tria­les, por eso ex­plo­ra­mos sus be­ne­fi­cios.

En su con­fe­ren­cia anual Minds + Ma­chi­nes en San Fran­cis­co, GE mos­tró có­mo un ge­me­lo di­gi­tal pue­de ser uti­li­za­do pa­ra op­ti­mi­zar los ac­ti­vos in­dus­tria­les del mundo real.

El ana­lis­ta Fo­rres­ter de­fi­ni~ un ge­me­lo di­gi­tal co­mo la re­pro­duc­ción di­gi­tal de un ob­je­to fí­si­co real, que ac­túa co­mo un proxy pa­ra to­das las co­mu­ni­ca­cio­nes con un dis­po­si­ti­vo real. Se­gún GE, la idea de­trás del ge­me­lo di­gi­tal es ir más allá de tra­ba­jar con mo­de­los, pues tam­bién es im­por­tan­te su in­ci­den­cia en los cos­tos de man­te­ni­mien­to, al evi­tar, en oca­sio­nes, el re­em­pla­zo de un ac­ti­vo com­ple­to. El ana­lis­ta Gart­ner pre­di­ce que pa­ra el 2021 la mi­tad de las gran­des em­pre­sas in­dus­tria­les usa­rán ge­me­los di­gi­ta­les, lo que ha­rá que esas or­ga­ni­za­cio­nes ob­ten­gan una me­jo­ra del 10% en su efec­ti­vi­dad. “Los ge­me­los di­gi­ta­les im­pul­san el im­pac­to co­mer­cial del IOT, pues ofre­cen la po­si­bi-

li­dad de mo­ni­to­rear y con­tro­lar los ac­ti­vos y los pro­ce­sos”, di­jo Al­fon­so Ve­lo­sa, vi­ce­pre­si­den­te de in­ves­ti­ga­ción de Gart­ner. “Sin em­bar­go, pa­ra im­pul­sar su va­lor los CIO de­be­rán tra­ba­jar con los lí­de­res em­pre­sa­ria­les pa­ra desa­rro­llar mo­de­los eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les que con­si­de­ren sus be­ne­fi­cios a la luz de los cos­tos de desa­rro­llo y los cons­tan­tes re­qui­si­tos de man­te­ni­mien­to do­ble di­gi­tal”, agre­gó Ve­lo­sa. Im­pul­san­do la adop­ción de pla­ta­for­mas emer­gen­tes de IOT

El in­for­me de Fo­rres­ter di­jo que el ge­me­lo di­gi­tal ace­le­ra el desa­rro­llo de 1o< lo iden­ti­fic~ co­mo una de las ca­rac­te­rís­ti­cas que im­pul­san la adop­ción de pla­ta­for­mas emer­gen­tes de IOT de la ta­lla de AWS y Mi­cro­soft, entre otros. Ex­pli­có que los equi­pos de desa­rro­llo de soft­wa­re es­tán adop­tan­do las pla­ta­for­mas IOT no so­lo por su ve­lo­ci­dad y con­ve­nien­cia, sino tam­bién por­que tie­nen mar­cos que ad­mi­ten va­ria­cio­nes del con­cep­to de ge­me­lo di­gi­tal. -sto a su ^ez ofre­ce a las em­pre­sas un nue­vo pa­trón de di­se­ño pa­ra ad­mi­nis­trar los ac­ti­vos fí­si­cos.

Ad­mi­nis­trar la co­nec­ti­vi­dad

El nue­vo en­fo­que im­pli­ca ad­mi­nis­trar la co­nec­ti­vi­dad entre los dis­po­si­ti­vos pe­ri­fé­ri­cos y los sis­te­mas back-end, ade­más de los cam­bios en un mo­de­lo vir­tual del ac­ti­vo; en otras pa­la­bras, su ge­me­lo di­gi­tal. Una com­pa­ñía que es­tá co­men­zan­do a mi­rar a los ge­me­los di­gi­ta­les es Dor­ma­ka­ba, que fa­bri­ca ce­rra­du­ras de puer­tas in­te­li­gen­tes. Des­de 2012la em­pre­sa uti­li­za el sof­t_a­re de ad­mi­nis­tra­ción de cam­po Ser­vi­cemax, en el mo­ni­to­reo de sus ins­ta­la­cio­nes.

Al ex­pli­car có­mo fun­cio­na el sis­te­ma, Mark Ho­mer, vi­ce­pre­si­den­te de trans­for­ma­ción glo­bal de clien­tes en Ser­vi­cemax, co­men­tó: “Dor­ma­ka­baha re­co­pi­la­do da­tos de los dis­po­si­ti­vos du­ran­te mu­chos años. Los in­ge­nie­ros de ser­vi­cio ha­cen un ‘in­for­me’ dé­ca­da puer­ta”.

Es­tos da­tos ayu­dan a Dor­ma­ka­ba y sus so­cios a ad­mi­nis­trar los edi­fi­cios de ma­ne­ra más efi­cien­te. Com­pu­te­rweekly in­for­mó que un re­cien­te Es­tu­dio de Van­son Bour­ne, pa­ra Ser­vi­cemax, es­ti­mó que las em­pre­sas in­dus­tria­les es­tán per­dien­do US$ 260,000 por ho­ra de­bi­do al tiem­po de in- ac­ti^idad no pla­ni­fi­ca­do. La pre­dic­ción de fa­llas usan­do ge­me­los di­gi­ta­les pue­de ayu­dar a su­pe­rar el pro­ble­ma.

Uno de los clien­tes de ,or­masa­ba es la fir­ma de ad­mi­nis­tra­ción de pro­pie­da­des Jo­nes Lang Lasa­lle, que ad­mi­nis­tra sus puer­tas y con­tra­ven­ta­nas en un edi­fi­cio en el sur de Aus­tra­lia. Se­gún Ser­vi­cemax, el cen­tro de ser­vi­cio aus­tra­liano de Dor­ma­ka­ba en Ha­llam, Vic­to­ria, re­ci­bió 338 lla­ma­das y 289 co­rreos elec­tró­ni­cos de so­por­te por día.

Ho­mer con­si­de­ró que el uso de Ser­vi­cemax­per­mi­te a los in­ge­nie­ros en Dor­ma­ka­baha­cer un man­te­ni­mien­to pre­dic­ti­vo. “Es muy im­por­tan­te que el tra­ba­jo ha­ya si­do com­ple­ta­do”, agre­gó Ho­mer.

Abre mi puer­ta di­gi­tal Es­te es un as­pec­to en que el ge­me­lo di­gi­tal desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te. En de­cla­ra­cio­nes a Com­pu­te­rweekly, An­dreas Hä­ber­li, di­rec­tor de tec­no­lo­gía (CTO) en Dor­ma­ka­ba, di­jo: “El ge­me­lo di­gi­tal es al­go de lo que es­cu­ché ha­blar de GE Di­gi­tal y me gus­ta mu­cho. Po­de­mos te­ner uno de un edi­fi­cio con sus com­po­nen­tes de con­trol de ac­ce­so, en el que el mundo fí­si­co tie­ne un es­pe­jo en la nu­be”. Es­te ge­me­lo di­gi­tal pro­por­cio­na a los in­ge­nie­ros de Dor­ma­ka­ba un de­ta­lle ac­tua­li­za­do de ca­da ac­ción o even­to que re­gis­tran los sen­so­res en las puer­tas; in­cor­po­ra la ins­ta­la­ción de los com­po­nen­tes, de las ac­tua­li­za­cio­nes de fir­m_a­re y pue­de ser uti­li­za­do por el equi­po de ser­vi­cio de Dor­ma­ka­ba pa­ra de­ter­mi­nar la vi­da útil del pro­duc­to; jun­to con un con­trol de se­gu­ri­dad que de­ta­lla quie­nes ac­ce­die­ron

“El ge­me­lo di­gi­tal es al­go de lo que es­cu­ché ha­blar de GE Di­gi­tal y me gus­ta mu­cho. Po­de­mos te­ner uno de un edi­fi­cio, con sus com­po­nen­tes de con­trol de ac­ce­so, en el que el mundo fí­si­co tie­ne un es­pe­jo en la nu­be”.

An­dreas Hä­ber­li, Dor­ma­ka­ba.

a la puer­ta. In­clu­so es po­si­ble pro­por­cio­nar víncu­los es­tre­chos con los pro­vee­do­res de pie­zas y com­po­nen­tes y la ges­tión del ci­clo de vi­da del pro­duc­to, per­mi­tien­do un ni­vel ex­tre­ma­da­men­te gra­nu­lar de mo­ni­to­reo y ser­vi­cio. “El ge­me­lo di­gi­tal re­pre­sen­ta lo que su­ce­de en el mundo fí­si­co. Pue­des ob­te­ner to­da la his­to­ria del pro­duc­to real. Es­tá con­ven­ci­do de que el con­cep­to del ge­me­lo di­gi­tal per­mi­ti­rá evo­lu­cio­nar a la com­pa­ñía. Co­mo CTO, lo que real­men­te cuen­ta es có­mo di­fe­ren­cia­mos, lo cual es muy di­fí­cil en el hard­wa­re, por­que otros tam­bién pue­den desa­rro­llar pro­duc­tos”, ex­pli­có Hä­ber­li. Im­pul­san­do la trans­for­ma­ción de fí­si­ca a di­gi­tal Ex­pli­có que la em­pre­sa ana­liz~ la for­ma en que ha­cía sus ne­go­cios y có­mo trans­for­mar­la di­gi­tal­men­te. Con­si­de­ra que el ge­me­lo di­gi­tal le ofre­ce a Dor­ma­ka­ba una for­ma de ir más allá de ser una em­pre­sa de hard­wa­re que ven­de ce­rra­du­ras de puer­tas. “La di­fe­ren­cia­ción ya no es­tá en el pro­duc­to. Te­ne­mos que ir más allá de don­de es­ta­mos co­mo com­pa­ñía

de in­ge­nie­ría”, di­jo. Sin em­bar­go, acla­ra que los edi­fi­cios son reales así que no po­de­mos ol­vi­dar­nos del hard­wa­re. Por ello la com­pa­ñía es­tá agre­gan­do he­rra­mien­tas so­fis­ti­ca­das pa­ra pla­near y ad­mi­nis­trar las ins­ta­la­cio­nes y los edi­fi­cios las­que se con­vier­ten en par­te de un eco­sis­te­ma más am­plio pa­ra el con­trol de ac­ce­so co­mo Ser­vi­cio. “Te­ne­mos que cen­trar­nos en per­mi­tir que la em­pre­sa cam­bie de una em­pre­sa de tu­be­rías a una pla­ta­for­ma em­pre­sa­rial”, co­men­tó Hä­ber­li.

Se tra­ta de una trans­for­ma­ción di­gi­tal que re­quie­re la ges­tión del cam­bio en to­da la ca­de­na de su­mi­nis­tros de la em­pre­sa, des­de los com­po­nen­tes has­ta el pro­duc­to, pasando por los ins­ta­la­do­res pa­ra lle­gar al clien­te fi­nal. 0qber­li di­jo: “Co­no­ce­mos a nues­tros clien­tes; sa­be­mos có­mo se ge­ne­ran nues­tros in­gre­sos y ne­ce­si­ta­mos so­cios. La trans­for­ma­ción di­gi­tal de­pen­de mu­cho de en­con­trar los so­cios ade­cua­dos”. Es­to re­quie­re un cam­bio de men­ta­li­dad en el ca­nal de ven­tas de Dor­ma­ka­ba. Hä­ber­li co­men-

“Los ge­me­los di­gi­ta­les im­pul­san el im­pac­to co­mer­cial del IOT, pues ofre­cen la po­si­bi­li­dad de mo­ni­to­rear y con­tro­lar los ac­ti­vos y los pro­ce­sos”.

Al­fon­so Ve­lo­sa, Gart­ner. El ana­lis­ta Gart­ner pre­di­ce que pa­ra el 2021 la mi­tad de las gran­des em­pre­sas in­dus­tria­les usa­rán ge­me­los di­gi­ta­les, lo que ha­rá que esas or­ga­ni­za­cio­nes ob­ten­gan una me­jo­ra del 10% en su efec­ti­vi­dad.

tó que los so­cios de ca­nal de la com­pa­ñía ne­ce­si­ta­rán ac­tuar co­mo con­sul­to­res y eje­cu­tar el aná­li­sis de los da­tos en nom­bre del clien­te. Pla­ta­for­ma ba­sa­da en la nu­be

La com­pa­ñía ha desa­rro­lla­do una pla­ta­for­ma ba­sa­da en la nu­be que aho­ra es­tá em­pe­zan­do a com­par­tir con su ca­nal. Ba­sa­da en Cloud Foundry, con la in­fra­es­truc­tu­ra de Swiss­com, la pla­ta­for­ma com­pren­de una se­rie de apli­ca­cio­nes, me­dian­te el uso de un plano de pi­so di­gi­tal in­ter­ac­ti^o de un edi­fi­cio. “Po­de­mos arras­trar y sol­tar las plan­ti­llas de nues­tros pro­duc­tos y lue­go ase­gu­rar­nos de que el con­trol de ac­ce­so fun­cio­ne de ma­ne­ra con­sis­ten­te”, di­jo Hä­ber­li. La apli­ca­ción tam­bién se pue­de com­par­tir con los dis­tri­bui­do­res de Dor­ma­ka­ba.”de­pen­dien­do de su ni­vel de se­gu­ri­dad, to­dos tie­nen ac­ce­so a un do­ble di­gi­tal de la ins­ta­la­ción”; por lo que ca­da vez que hay un pro­ble­ma, el clien­te pue­de lla­mar al dis­tri­bui­dor, que tie­ne ac­ce­so al ge­me­lo di­gi­tal y así pue­de de­ter­mi­nar e`ac­ta­men­te quu con­fi gu­ra­ción ha ins­ta­la­do el clien­te.

Mo­ver­se a la nu­be

Sin em­bar­go, al igual que cual­quier cam­bio en el ne­go­cio, lle­va mu­cho tiem­po pa­sar del pro­duc­to fí­si­co al con­cep­to de ser­vi­cios ad­mi­nis­tra­dos a tra­vés de un ge­me­lo di­gi­tal en la nu­be. “Lo es­ta­mos des­ple­gan­do en to­da Eu­ro­pa y que­re­mos ofre­cer pre­cios ba­sa­dos en el uso” ex­pli­có Hä­ber­li. La com­pa­ñía tam­bién es­tá en el pro­ce­so de pa­sar de De­vops a De­vse­cops, lo cual, di­jo, tie­ne sus pro­pios desafíos. Es­ti­ma que en tres años Dor­ma­ka­ba com­ple­ta­rá el pro­ce­so.

Pe­ro, con el tiem­po, la com­pa­ñía po­dría so­por­tar ca­sos de uso ba­sa­dos en la in­ten­ción. En otras pa­la­bras, es­ta­rá en una me­jor po­si­ción pa­ra en­ten­der el uso de sus pro­duc­tos en fun­ción del con­tex­to. “Ya no se tra­ta so­lo de tec­no­lo­gía. Tam­bién es un con­cep­to es­tra­té­gi­co”.

Por ejem­plo, di­ce que un ca­so de uso ba­sa­do en la in­ten­ción po­dría ser uti­li­za­do en un sis­te­ma ci­ber­fí­si­co. “¿Cuál es la in­ten­ción del usua­rio? Po­de­mos ras­trear sus ac­cio­nes pa­ra me­jo­rar sus ex­pe­rien­cias. “Es­to pue­de ser útil si un usua­rio ne­ce­si­ta más tiem­po pa­ra abrir una puer­ta. Po­ten­cial­men­te, las he­rra­mien­tas que Dor­ma­ka­ba es­tá desa­rro­llan­do le per­mi­ti­rán a él y a sus so­cios ven­der sus pro­duc­tos de ma­ne­ra pre­ven­ti­va.

Ma­yor én­fa­sis en el soft­wa­re

En el in­for­me de Gart­ner, “Di­gi­tal Twins im­pac­ta­rá los mo­de­los eco­nó­mi­cos y co­mer­cia­les”, la fir­ma ana­lis­ta es­ta­ble ce una ana­lo­gía entre la can­ti­dad de re­co­pi­la­ción de da­tos rea­li­za­da por Goo­gle, Ama­zon y Ne­tAEI`# y so­bre c~mo los ge me­los di­gi­ta­les po­drían ser im­ple­men­ta­dos en las em­pre­sas in­dus­tria­les pa­ra mo­ni­to­rear la sa­lud en cur­so de los equi­pos co­nec­ta­dos a In­ter­net.

“Desa­rro­llar y apo­yar a los ge­me­los di­gi­ta­les en es­tos en­tor­nos re­que­ri­rá la ac­tua­li­za­ción con­ti­nua de las ca­pa­ci­da­des de re­co­pi­la­ción de da­tos y su co­mi­sa­ria­do, por ejem­plo: ad­mi­nis­tra­ción, se­gu­ri­dad, al­ma­ce­na­mien­to y pues­ta en es­ce­na; así co­mo el aná­li­sis y los al­go­rit­mos adap­ta­ti­vos” sos­tie­nen los ana­lis­tas de Gart­ner, Al­fon­so Ve­lo­sa y Da­le Kut­nick. Co­mo ejem­plo, Gart­ner ob­ser­va que Tes­la emi­te ac­tua­li­za­cio­nes men­sua­les del soft­wa­re de sus au­to­mó­vi­les.

Los ana­lis­tas advierten que es­to re­que­ri­rá aún más mo­ni­to­reo de los com­po­nen­tes, la ac­tua­li­za­ción del soft­wa­re, ca­si has­ta que los fa­bri­can­tes de vehícu­los se con­vier­tan en pro­vee­do­res de soft­wa­re.

4os ha­llaz­gos reaee­jan la con­ver­sa­ción que Com­pu­ter Weekly tu­vo con Hä­ber­li, el CTO de Dor­ma­ka­ba, una em­pre­sa que es­tá en un pro­ce­so de trans­for­ma­ción, pa­ra ofre­cer ser­vi­cios di­gi­ta­les y cons­truir el con­trol de ac­ce­sos.

Es­te ge­me­lo di­gi­tal pro­por­cio­na a los in­ge­nie­ros de Dor­ma­ka­ba un de­ta­lle ac­tua­li­za­do de ca­da ac­ción o even­to que re­gis­tran los sen­so­res en las puer­tas; in­cor­po­ra la ins­ta­la­ción de los com­po­nen­tes y de las ac­tua­li­za­cio­nes de firm­wa­re.

Con­si­de­re­mos los ele­men­tos es­truc­tu­ra­les crí­ti­cos de un avión, en el que se eva­lúa la fatiga real me­dian­te la eli­mi­na­ción de pie­zas de la ae­ro­na­ve y la rea­li­za­ción de exá­me­nes de ra­yos X. ¿Qué pa­sa­ría si nues­tro Ge­me­lo Di­gi­tal pa­ra un avión en par­ti­cu­lar pu­die­se pre­de­cir con exac­ti­tud lo que ve­ría­mos sin obli­gar­nos a re­ti­rar el ob­je­to y ha­cer una ra­dio­gra­fía? Los ge­me­los di­gi­ta­les han si­do apli­ca­dos a las ae­ro­na­ves du­ran­te al­gún tiem­po, pe­ro aho­ra su uso es­tá a pun­to de ex­plo­tar gra­cias al In­ter­net of Things (IOT) y la dis­po­ni­bi­li­dad de una enor­me ca­pa­ci­dad de cálculo pa­ra rea­li­zar las si­mu­la­cio­nes. Asis­tí a un gru­po de de­ba­te so­bre el te­ma Ge­me­los Di­gi­ta­les en una con­fe­ren­cia a prin­ci­pios de es­te año y me lla­mó la aten­ción el ni­vel de in­te­rés entre aque­llos que no pa­re­cían te­ner una ne­ce­si­dad apre­mian­te. No es de ex­tra­ñar, da­do que es­ta tec­no­log­ya fi­gu­ra en la lis­ta de las 10 prin­ci­pa­les ten­den­cias tec­no­ló­gi­cas es­tra­té­gi­cas de Gart­ner. Gart­ner pre­di­ce que mi­les de mi­llo­nes ten­drán Ge­me­los Di­gi­ta­les en los pró­xi­mos años, en gran par­te gra­cias a la enor­me can­ti­dad de dis­po­si­ti­vos IOT in­ter­co­nec­ta­dos, a la ali­men­ta­ción de da­tos en tiem­po real y a la po­ten­cia in­for­má­ti­ca ma­si­va de los cen­tros de da­tos pa­ra reaee`io nar so­bre lo que ellos sig­ni­fi­can. 8are­ce que es­ta­mos a pun­to de con­fiar en los /eme­los Di­gi­ta­les pa­ra mo­de­lar la reali­dad fí­si­ca con gran pre­ci­sión. Apo­lo 13 Cuan­do sur­ge el te­ma de Ge­me­los Di­gi­ta­les, no pue­do evi­tar pen­sar en el “ge­me­lo fí­si­co” dis­po­ni­ble du­ran­te la cri­sis del Apo­lo 13. Es­to fue dra­ma­ti­za­do en la pe­lí­cu­la del mis­mo nom­bre, cuan­do las par­tes “dis­po­ni­bles pa­ra los as­tro­nau­tas” fue­ron arro­ja­das so­bre una me­sa, con la de­man­da de que los in­ge­nie­ros en el te­rreno en­con­tra­ran una so­lu­ción y la re­trans­mi­tie­ran a la na­ve espacial an­tes de que los as­tro­nau­tas se que­da­ran sin oxí­geno. Eso fue ha­ce ca­si 50 años. La NA­SA ha rea­li­za­do nu­me­ro­sas si­mu­la­cio­nes pa­ra com­pren­der sus ¹ob­je­to­sº que de­fi ni­ti­va­men­te van más allá de nues­tro al­can­ce a me­di­da que via­jan a tra­vés de nues­tro

Pen­sar en Ge­me­los Di­gi­ta­les re­quie­re con­si­de­rar las po­si­bi­li­da­des que tie­ne la gran ad­qui­si­ción de da­tos cuan­do se com­bi­na con ob­je­tos de mo­de­la­do “en el cam­po”. Al­fon­so Ve­lo­sa, Gart­ner.

sis­te­ma so­lar. Se po­dría de­cir que tie­nen el pro­ble­ma fi­nal de no po­der exa­mi­nar el ob­je­to “real” ni te­ner un gran in­te­rés en lo que un Ge­me­lo Di­gi­tal pue­de de­cir­les.

Mi­chael Grie­ves, de la Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, es­cri­bió por pri­me­ra vez so­bre el con­cep­to usan­do la ter­mi­no­lo­gía Ge­me­lo Di­gi­tal ha­ce más de una dé­ca­da. Pen­sar en Ge­me­los Di­gi­ta­les re­quie­re con­si­de­rar las po­si­bi­li­da­des que tie­ne la gran ad­qui­si­ción de da­tos cuan­do se com­bi­na con ob­je­tos de mo­de­la­do “en el cam­po”. ¿Po­de­mos pre­de­cir de me­jor for­ma las fa­llas? Sí. ¿Po­de­mos cam­biar el uso de los ob­je­tos pa­ra ha­cer­los más efec­ti­vos? Sí. ¿Qué usos adi­cio­na­les sur­gi­rán de es­te con­cep­to? ¡Se­rá in­tere­san­te de ver! ¿Ge­me­lo Di­gi­tal re­du­ce la ne­ce­si­dad de desa­rro­lla­do­res de dis­po­si­ti­vos? Un in­for­me de Fo­rres­ter ex­pli­có por qué la tec­no­lo­gía del ge­me­lo di­gi­tal de­be­ría ser una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra los equi­pos de desa­rro­llo y có­mo mi­ni­mi­za la de­pen­den­cia de con­jun­tos de habilidades de desa­rro­llo al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos.

Las pla­ta­for­mas de IOT que ad­mi­ten la tec­no­lo­gía del ge­me­lo di­gi­tal se­rán cru­cia­les pa­ra que los desa­rro­lla­do­res de apli­ca­cio­nes en­tre­guen pro­yec­tos, por lo cual los equi­pos de desa­rro­llo de las em­pre­sas que im­ple­men­ten es­tas ini­cia­ti­vas de­be­rían con­ver­tir­las en una pie­za cen­tral de sus es­tra­te­gias, sos­tie­ne un in­for­me re­cien­te­men­te ac­tua­li­za­do de Fo­rres­ter. La tec­no­lo­gía del ge­me­lo di­gi­tal eli­mi­na dos obs­tácu­los pa­ra los desa­rro­lla­do­res que tra­ba­jan en es­tos pro­yec­tos: ve­lo­ci­dad y com­ple­ji­dad, pues aís­la a los desa­rro­lla­do­res de back-end de la com­ple­ji­dad en el desa­rro­llo de la in­for­má­ti­ca de pun­ta, lo que re­quie­re un co­no­ci­mien­to de pro­gra­ma­ción in­te­gra­da y pro­to­co­los de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­dos. Al igual que en el desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes mó­vi­les, las pla­ta­for­mas IOT que ad­mi­ten ge­me­los di­gi­ta­les brin­dan la “fuen­te prin­ci­pal” pa­ra co­nec­tar, pro­te­ger y ad­mi­nis­trar los dis­po­si­ti­vos y res­pal­dar rá­pi­da­men­te los pro­duc­tos co­nec­ta­dos. El uso de una pla­ta­for­ma de IOT que ad­mi­ta la tec­no­lo­gía ge­me­la di­gi­tal re­du­ce la ne­ce­si­dad de desa­rro­lla­do­res de dis­po­si­ti­vos al­ta­men­te es­pe­cia­li­za­dos. “El ge­me­lo di­gi­tal crea un agra­da­ble me­ca­nis­mo de abs­trac­ción pa­ra es­tos desa­rro­lla­do­res.” El vi­ce­pre­si­den­te y ana­lis­ta prin­ci­pal de Fo­rres­ter, 2e ٺ rey 0am­mond quien tie­ne dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia en el te­ma, di­jo en una en­tre­vis­ta. “Per­mi­te a ca­da desa­rro­lla­dor ha­cer el tra­ba­jo que quie­re sin te­ner que preo­cu­par­se por to­do el sis­te­ma.”

El desa­rro­llo de pro­duc­tos co­nec­ta­dos es di­fí­cil, por­que re­quie­re la con­ver­gen­cia de dos es­fe­ras de desa­rro­llo di­fe­ren­tes. Los que tra­ba­jan en los sis­te­mas fron­ta­les—dis­po­si­ti­vos en la fron­te­ra de la red—, que tie­nen ex­pe­rien­cia en hard­wa­re in­te­gra­do y pro­to­co­los de co­mu­ni­ca­ción es­pe­cia­li­za­dos, tra­di­cio­nal­men­te se han cen­tra­do en la efi­cien­cia ope­ra­ti va. Los desa­rro­lla­do­res back-end, por otro la­do, se en­fo­can en la in­te­gra­ción y el aná­li­sis de da­tos pa­ra ren­de­ri­zar­lo en un for­ma­to de con­su­mi­bles que pro­por­cio­ne la in­for­ma­ción al ne­go­cio. Se­gún el in­for­me, el ge­me­lo di­gi­tal es la ins­tan­cia­ción de un ob­je­to fí­si­co real en una for­ma di­gi­tal abs­traí­da, que ac­túa co­mo un proxy pa­ra to­das las co­mu­ni­ca­cio­nes a un dis­po­si­ti­vo real. “El ace­le­ra­dor di­gi­tal do­ble ace­le­ra el desa­rro­llo de IOT”.

Las pla­ta­for­mas con mar­cos que in­clu­yen la tec­no­lo­gía ge­me­la di­gi­tal pro­por­cio­nan va­rios be­ne­fi­cios# co­mo la de­tec ción de la co­nec­ti­vi­dad in­ter­mi­ten­te del dis­po­si­ti­vo, la ca­pa­ci­dad de ad­mi­nis­trar ac­tua­li­za­cio­nes y reini­cios de dis­po­si­ti­vos inalám­bri­cos, el so­por­te in­te­gra­do pa­ra pro­to­co­los IOT que au­to­má­ti­ca­men­te ge­ne­ran API y el so­por­te pa­ra los es­tán­da­res de fac­to emer­gen­tes# ac­tuan­do co­mo un an­cla de al­go­rit­mos es­pecy­fi­cos pa­ra la op­ti­mi­za­ción e in­te­gra­ción de ac­ti­vos y la ca­pa­ci­dad de abs­traer to­po­lo­gías de au­to­ma­ti­za­ción pa­ra ace­le­rar la res­pues­ta del aná­li­sis. Los in­ves­ti­ga­do­res des­ta­can las ca­pa­ci­da­des de sie­te pla­ta­for­mas que ad­mi­ten va­ria­cio­nes de un con­cep­to do­ble di­gi­tal: AWS IOT, C3 IOT, IBM Wat­son IOT, GE Pre­dix, Mi­cro­soft Azu­re Ser­vi­ce Fa­bric, PTC’S Thin­gworx y SAP IOT Ap­pli­ca­tion Ena­ble­ment. 0am­mond con­si­de­ra que la adop­ción de es­tas pla­ta­for­mas se di­vi­de en dos ca­te­go­rías. Pa­ra IOT in­dus­trial, los clien­tes bus­can a sus “ti­tu­la­res”, co­mo SAP, GE y Mi­cro­soft. Pa­ra dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos, com­pa­ñías co­mo C3 IOT y Ama­zon li­de­ran el ca­mino. Co­mo tal, la in­ter­ope­ra­bi­li­dad entre es­tas pla­ta­for­mas se­rá ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te, ya que las in­dus­trias in­ten­si­vas en ac­ti­vos no com­pra­rán to­do a un pro­vee­dor di­jo 0am­mond. In­clu­so con la tec­no­lo­gía pa­ra po­ten­ciar­lo, unir a los dos gru­pos de desa­rro­lla­do­res se­rá un desaf­yo. +omo tal 0am mond ve que los especialistas di­gi­ta­les y agen­cias de di­se­ño que en­ca­be­za­ron los es­fuer­zos de desa­rro­llo de apli­ca­cio­nes mó­vi­les to­man ro­les si­mi­la­res en el desa­rro­llo de IOT.

“Y a me­di­da que los ca­sos em­pre­sa­ria­les se vuel­van más com­ple­jos, el gru­po di­gi­tal y la or­ga­ni­za­ción de ope­ra­cio­nes ne­ce­si­ta­rán tra­ba­jar jun­tos,” agre­gó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.