¿QUÉ HA­CE ES­PE­CIA­LES LA CA­DE­NA DE SU­MI­NIS­TRO AU­TÓ­NO­MA?

Mien­tras exis­ta el tra­ba­jo exis­ti­rá el te­mor a que la tec­no­lo­gía eli­mi­ne em­pleos. Los es­cri­bas es­ta­ban enoja­dos con la im­pren­ta. Los le­ña­do­res y los te­je­do­res pen­sa­ron que la vi­da ha­bía ter­mi­na­do des­pués de la crea­ción de las sie­rras me­cá­ni­cas y los te­lar

IT Now Guatemala - - SUMARIO -

Mien­tras exis­ta el tra­ba­jo exis­ti­rá el te­mor a que la tec­no­lo­gía eli­mi­ne em­pleos. Los es­cri­bas es­ta­ba-n enoja­dos con la im­pren­ta. Los le­ña­do­res y los te­je­do­res pen­sa­ron que la vi­da ha­bía ter­mi­na­do des­pués de la crea­ción de las sie­rras me­cá­ni­cas y los te­la­res.

Lo cier­to es que la vi­da y el tra­ba­jo no so­lo han con­ti­nua­do, sino que han pros­pe­ra­do en to­dos los sen­ti­dos. La es­pe­ran­za de vi­da, la mor­ta­li­dad in­fan­til, la edu­ca­ción bá­si­ca, el ac­ce­so a la in­for­ma­ción, la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria, etc.; ha­cen que la vi­da sea en es­te mo­men­to, gra­cias a la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca, me­jor que an­tes.

Pe­ro pa­ra mu­chos la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial 1) re­pre­sen­ta una ame­na­za que la hu­ma­ni­dad nun­ca ha en­fren­ta­do. Tal co­mo la ven, por pri­me­ra vez el ra­zo­na­mien­to hu­mano y la to­ma de de­ci­sio­nes pue­den ser re­em­pla­za­dos y me­jo­ra­dos por es­ta nue­va tec­no­lo­gía. )rgu­men­tan que las pro­me­sas de la 1) de re­sol^er los pro­ble­mas co­mo los hu­ma­nos eli­mi­na la ne­ce­si­dad de que es­tos for­men par­te del pro­ce­so del tra­ba­jo. Se­ría el co­lap­so de la pro­duc­ción con mano de obra hu­ma­na tal co­mo la co­no­ce­mos.

Sin du­da, es­tá cam­bian­do la for­ma en que se ha­cen las ta­reas. Sin em­bar­go, el im­pac­to ge­ne­ral de es­te cam­bio se­rá exac­ta­men­te lo con­tra­rio de la fa­ta­li­dad y la tris­te­za. Se­gún to­das las in­di­ca­cio­nes la 1) es­ti­mu­la­rá el ma­yor cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co des­de la :e^olu­ci~n 1ndus­trial y el tra­ba­jo hu­mano se­rá be­ne­fi­cia­do en tres as­pec­tos cla­ves.

Más pas­tel

4a 1) ha­rá ¹crecer el pas­tel º con un efec­to de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a dos pun­tas.

Pri­me­ro, en lo re­la­cio­na­do con la ca­de­na de su­mi­nis­tros la 1) au­men­ta­rá la ve­lo­ci­dad del co­mer­cio. Los bie­nes se mo­ve­rán más rá­pi­da­men­te en su ca­mino des­de las ma­te­rias pri­mas ha­cia los con­su­mi­do­res. +on la ayu­da de la 1) la ca­de­na de su­mi­nis­tros po­drá tras­la­dar más pro­duc­tos a más clien­tes y a un cos­to me­nor, al des­car­tar los desechos de la pro­duc­ción y la dis­tri­bu­ci~n. )l eli­mi­nar la fric­ci~n en la ca­de­na de su­mi­nis­tros, to­do el eco­sis­te­ma se­rá más adap­ta­ble y po­drá lle­gar más ve­loz­men­te al mer­ca­do o al con­su­mo. Es­to es­ta­bi­li­za­rá los mer­ca­dos y mo­de­ra­rá los efec­tos de las tra­di­cio­na­les re­ce­sio­nes, pa­ra apo­yar un ma­yor cre­ci­mien­to.

-n se­gun­do lu­gar la 1) crea­rá nue­vas ca­te­go­rías que no so­lo es­ti­mu­la­rán el con­su­mo, sino que tam­bién fa­ci­li­ta­rán la crea­ción de mer­ca­dos au­xi­lia­res; si bien mu­chas de las nue­vas ca­te­go­rías

y mer­ca­dos se­gui­rán sien­do un mis­te­rio has­ta que la IA ha­ya al­can­za­do un cier­to ni­vel de ma­du­rez. ¿Al­guien pre­di­jo el uso de smartp­ho­nes guiados por GPS en 1980?

Vea­mos un re­cien­te ejem­plo de in­no­va­ción que tu­vo un efec­to com­pa­ra­ti­vo. Du­ran­te dé­ca­das, el mer­ca­do del ter­mos­ta­to se man­tu­vo re­la­ti­va­men­te sin cam­bios. La gen­te com­pra­ba uno pa­ra un nue­vo sis­te­ma HVAC o pa­ra re­em­pla­zar al ro­to que ya te­nían. Lue­go vino el ter­mos­ta­to in­te­li­gen­te de Nest, que cam­bió lo que ha­cía el tra­di­cio­nal, la for­ma en que los ope­ra­do­res in­ter­ac­tua­ban con él y el po­ten­cial de va­lor pa­ra una ca­te­go­ría com­ple­ta de pro­duc­tos. Creó una nue­va for­ma pa­ra que los usua­rios aho­rren di­ne­ro.

Fue un dis­rup­tor en el ver­da­de­ro sen­ti­do de la pa­la­bra, que mo­di­fic~ por com­ple­to el mer­ca­do de los ter­mos­ta­tos. Las per­so­nas que te­nían uno que fun­cio­na­ba per­fec­ta­men­te ad­qui­rie­ron un Nest de­bi­do a los be­ne­fi­cios que pro­por­cio­na. Es­to creó la de­man­da de di­se­ño, pro­duc­ción, en­tre­ga, co­mer­cia­li­za­ción, in­te­gra­ción con dis­po­si­ti­vos de ter­ce­ros y más. Y to­do es­to es so­lo so­bre ter­mos­ta­tos.

El “Smar­te­ning” del mundo que nos ro­dea, el pro­ce­so de to­mar to­do lo que es ton­to hoy en día y con­ver­tir­lo en una con­tra­par­te in­te­li­gen­te, cau­sa­rá es­te ti­po de irrup­cio­nes en el mer­ca­do. En el al­ma­cén, sus­ti­tuir una ca­rre­ti­lla ele­va­do­ra en fun­cio­na­mien­to, que no ha lle­ga­do al fi­nal de su ci­clo de ^ida se­rá jus­ti­fi­ca­do por el aho­rro en los cos­tos cuan­do sal­gan las in­te­gra­das por AI. Ya es­ta­mos vien­do que se agre­ga AI a los sis­te­mas de se­gu­ri­dad y a los com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos de to­do ti­po. El In­ter­net de las Co­sas ge­ne­ra­rá mu­cha pros­pe­ri­dad. 4a inaeuen­cia de una re­vo­lu­ción de pa­ra­dig­ma tan com­ple­ta se­rá enor­me en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y la­bo­ral.

Un cam­bio ma­si­vo en la pro­duc­ción, com­bi­na­do con una nue­va y cre­cien­te de­man­da de los con­su­mi­do­res sig­ni­fi­ca que en ge­ne­ral, el pas­tel cre­ce­rá. To­dos los par­ti­ci­pan­tes en la eco­no­mía ve­rán crecer a su sec­tor, aun­que el que ha­ya me­nos par­ti­ci­pan­tes es una ma­la no­ti­cia. Pe­ro el tra­ba­jo hu­mano pro­por­cio­na un va­lor real que no pue­de ser re­pli­ca­do por la IA y las má­qui­nas.

La pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de tra­ba­jo es muy hu­ma­na

Al­gu­nos eje­cu­ti­vos de tec­no­lo­gía han ar­gu­men­ta­do que la es­ca­la de los ro­bots au­to­ma­ti­za­dos pa­ra re­em­pla­zar a los tra­ba­ja­do­res es tan gran­de que se­rá ca­tastr~fi­co pa­ra el mer­ca­do de tra­ba­jo hu­mano. Es cier­to que un so­lo ro­bot au­to­ma­ti­za­do de IA pue­de re­em­pla­zar a do­ce­nas de em­plea­dos, pe­ro el efec­to ge­ne­ral en la fuer­za de tra­ba­jo se­rá más el de una evo­lu­ción que el de una ani­qui­la­ción. El efec­to ne­to es que el hu­mano pro­me­dio ten­drá ac­ce­so a más bie­nes y más ba­ra­tos que an­tes. Es­te fue el efec­to de ca­da re­vo­lu­ción an­te­rior en la pro­duc­ti­vi­dad.

Sa­be­mos que la IA au­men­ta­rá ex­po­nen­cial­men­te la de­man­da de pro­gra­ma­do­res e in­ge­nie­ros. Los cienty­fi­cos de da­tos las per­so­nas que eje­cu­tan la in­fra­es­truc­tu­ra de apli­ca­cio­nes y los es­cri­to­res de có­di­gos; son ro­les muy hu­ma­nos ne­ce­sa­rios pa­ra dar­se cuen­ta del va­lor de la IA. Otra vic­to­ria se­rá co­nec­tar las sa­li­das y la pro­duc­ción de la IA con la es­fe­ra hu­ma­na. Con el au­men­to en los da­tos ha­brá una ma­yor de­man­da de di­se­ña­do­res que pue­dan pre­sen­tar los re­sul­ta­dos de una ma­ne­ra in­tere­san­te y atrac­ti­va. El cre­ci­mien­to en el di­se­ño de UX y UI es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el au­men­to de los dis­po­si­ti­vos de in­te­li­gen­cia avan­za­da.

Pe­ro más que so­lo una de­man­da pa­ra “hu­ma­ni­zar” los re­sul­ta­dos de la IA, el cam­bio en la pro­duc­ción, que crea­rá ma­yo­res ga­nan­cias tam­biun mo­di­fi­ca­rá la for­ma en que las em­pre­sas apro­ve­chan y des­plie­gan el tra­ba­jo hu­mano.

) me­di­da que me­jo­re la efi­cien­cia de la pro­duc­ción, se pon­drá más én­fa­sis en la ex­pe­rien­cia del clien­te de un pro­duc­to o ser­vi­cio que en la crea­ción real del mis­mo. Al au­to­ma­ti­zar el mon­ta­je del úl­ti­mo wid­get se ha­rá un ma­yor es­fuer­zo pa­ra com­pren­der y me­jo­rar el di­se­ño del em­pa­que­ta­do, con el ob­je­ti^o de am­pli­fi­car la ex­pe­rien­cia de un­bo­xing. Na­tu­ral­men­te, me­jo­rar la ex­pe­rien­cia del con­su­mi­dor au­men­ta­rá las ne­ce­si­da­des de ser­vi­cio y so­por­te.

Es­to crea­rá un nue­vo pro­ble­ma la­bo­ral. ¿Qué es lo pri­me­ro que ha­ce cuan­do tie­ne que rea­li­zar una sim­ple pre­gun­ta y lla­ma a una lí­nea di­rec­ta, so­lo pa­ra co­nec­tar­se a un ár­bol te­le­fó­ni­co au­to­má­ti­co? Pre­sio­na “0” tan rá­pi­do co­mo pue­de, ¿ver­dad? Es­to se de­be a que las per­so­nas es­pe­ran y pre­fie­ren, pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas, in­ter­ac­tuar con un ser hu­mano, ha­cer co­men­ta­rios, pre­gun­tas y, en ge­ne­ral, re­ci­bir asis­ten­cia. Es de­cir, a me­di­da que un ne­go­cio se ex­pan­de y las ex­pec­ta­ti­vas se acen­túan, se ne­ce­si­ta­rán más tra­ba­ja­do­res hu­ma­nos que nun­ca pa­ra ser­vir en im­por­tan­tes pues­tos de aten­ción al clien­te.

La ca­pa­ci­dad de los se­res hu­ma­nos pa­ra co­nec­tar­se emo­cio­nal­men­te tie­ne una apli­ca­ción

la­bo­ral que no se de­tie­ne en el ser­vi­cio al clien­te. Al­gu­nos pro­ble­mas re­quie­ren una com­pren­sión emo­cio­nal que los ro­bots y al­go­rit­mos no pue­den pro­por­cio­nar. Por ejem­plo, una agen­cia de via­jes po­dría usar la IA pa­ra ha­cer fren­te a ta­reas ru­ti­na­rias: re­ser­var vue­los, ana­li­zar iti­ne­ra­rios de trans­por­te o com­pa­rar cos­tos; pe­ro las ta­reas más com­pli­ca­das, co­mo crear una ex­pe­rien­cia per­so­na­li­za­da, se­rán me­jor rea­li­za­das por los hu­ma­nos. Mien­tras que la IA pue­de ana­li­zar al­gu­nas en­tra­das pa­ra for­mu­lar un cro­no­gra­ma, un agen­te de via­jes pue­de leer el len­gua­je cor­po­ral y ver si lo que real­men­te quie­re una per­so­na es di­fe­ren­te de lo que di­ce. Cuan­do al­guien di­ce que le gus­ta la aven­tu­ra, una per­so­na po­dría en­ten­der si lo que quie­re es ha­cer una ex­cur­sión o co­rrer con los to­ros.

Al ocu­par­se del tra­ba­jo du­ro y per­mi­tir que las em­pre­sas se cen­tren en la ex­pe­rien­cia hu­ma­na, la IA crea­rá una de­man­da de nue­vos ti­pos de tra­ba­jo y cam­bia­rá la for­ma en que se lo va­lo­ra.

Más tra­ba­jos, más di­ne­ro: más fe­li­ci­dad

Uno de los be­ne­fi­cios más im­por­tan­tes que la IA trae­rá a la fuer­za la­bo­ral hu­ma­na es la sa­tis­fac­ción, pues ge­ne­ra­rá la des­apa­ri­ción de ta­reas ru­ti­na­rias y que con­su­men mu­cho tiem­po. Al exa­mi­nar los tra­ba­jos a tra­vés del len­te de la teo­ría de la je­rar­quía de las ne­ce­si­da­des de Mas­low, la eli­mi­na­ción de ro­les en el fon­do del es­pec­tro de au­to­rrea­li­za­ción sig­ni­fi­ca que los tra­ba­ja­do­res hu­ma­nos so­lo ten­drán ro­les más gra­ti­fi­can­tes.

En la ca­de­na de su­mi­nis­tro, las má­qui­nas ha­bi­li­ta­das pa­ra la IA po­drán ma­ne­jar el es­ca­neo y el con­teo de pa­que­tes más rá­pi­da­men­te y con ma­yor pre­ci­sión que los hu­ma­nos, que se­rán des­ti­na­dos a ayu­dar a los clien­tes a te­ner una me­jor ex­pe­rien­cia, tra­du­cir ideas que al­te­ra­rán la es­tra­te­gia de mer­ca­do de una or­ga­ni­za­ción o es­tar en una po­si­ción que per­mi­ta una ma­yor sen­sa­ción de lo­gro.

Un fe­liz efec­to se­cun­da­rio de es­to es que el tra­ba­jo de un in­di­vi­duo se­rá más va­lio­so. A cor­to pla­zo, las per­so­nas que tra­ba­jen con los sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial po­drán ser más pro­duc­ti­vas de lo que se­rían por sí mis­mas. Una per­so­na más pro­duc­ti­va es más va­lio­sa. A lar­go pla­zo, con la IA to­tal­men­te ma­du­ra, so­lo que­da­rán las po­si­cio­nes que ha­yan de­mos­tra­do ser las más ade­cua­das pa­ra el tra­ba­jo hu­mano.

Un tra­ba­jo más sa­tis­fac­to­rio, con un sa­la­rio más al­to, es una re­ce­ta perfecta pa­ra una me­jor ca­li­dad de vi­da.

Ha­ku­na Ma­ta­ta Mien­tras mi­ra­mos en nues­tra bo­la de cris­tal pa­ra ver el fu­tu­ro de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la fuer­za de tra­ba­jo, es alen­ta­dor que ya se ha­yan no­ta­do re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Un es­tu­dio re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do, que ana­li­za las em­pre­sas iden­ti­fi­ca­das co­mo las pri­me­ras en adop­tar la AI y las tec­no­lo­gías cog­ni­ti­vas, muestra que las in­no­va­cio­nes no so­lo ayu­dan a las em­pre­sas, sino que tam­bién ayu­dan a la fuer­za de tra­ba­jo hu­ma­na. Ca­si el 70% de los en­cues­ta­dos di­jo que la tec­no­lo­gía no ha ge­ne­ra­do, ni lo ha­rá, pér­di­das de em­pleos en los pró­xi­mos tres años y cer­ca del 30% di­jo que se­rán crea­dos nue­vos em­pleos. Un vis­ta­zo a có­mo se per­ci­be el va­lor de la IA, el be­ne­fi­cio de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y las tec­no­lo­gías cog­ni­ti­vas, el úl­ti­mo lu­gar fue ocu­pa­do por la re­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo.

Aho­ra, en las pri­me­ras eta­pas de la mano de obra apo­ya­da por la AI, se ne­ce­si­ta una dis­cu­sión so­bre có­mo po­de­mos pre­pa­rar­nos y acep­tar el cam­bio la­bo­ral en­ca­be­za­do por es­ta tec­no­lo­gía. Pa­ra com­pren­der com­ple­ta­men­te el al­can­ce de la evo­lu­ción y su im­pac­to, no de­be­mos pen­sar en la IA co­mo un re­em­pla­zo de la mano de obra in­de­pen­dien­te, sino que te­ne­mos que ima­gi­nar to­das las for­mas en que la AI ser­vi­rá a la hu­ma­ni­dad. Des­pués de to­do, la tec­no­lo­gía so­lo exis­te pa­ra ser­vir a la gen­te.

Si adop­ta­mos es­ta idea y nos da­mos cuen­ta de los be­ne­fi­cios de adop­tar es­te en­fo­que, po­dre­mos crear más em­pleos y per­mi­tir que ca­da per­so­na ten­ga una exis­ten­cia más ple­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.