El Bre­xit en un mun­do al des­cu­bier­to

Las con­ver­sa­cio­nes con la UE son so­lo el co­mien­zo, el Reino Uni­do tam­bién tendrá que ne­go­ciar acuer­dos co­mer­cia­les con otros so­cios, en­tre ellas las dos ma­yo­res eco­no­mías del mun­do: Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na.

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - DA­NIEL GROS di­rec­tor del Cen­tro de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos Eu­ro­peos.

BLos par­ti­da­rios del Bre­xit se equi­vo­can al afir­mar que el Reino Uni­do, co­mo im­por­ta­dor ne­to, es­ta­rá en una po­si­ción fuer­te en las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les con la UE

RUSELAS – Cuan­do se tra­ta de co­mer­cio bi­la­te­ral, las ga­nan­cias y pér­di­das se dis­tri­bu­yen asi­mé­tri­ca­men­te en­tre la economía más gran­de y la más pe­que­ña. En el me­jor de los ca­sos, eso se­ría una ma­la no­ti­cia pa­ra el Reino Uni­do, ya que busca nue­vos acuer­dos co­mer­cia­les con la Unión Eu­ro­pea y otros paí­ses. Y, pa­ra peor, es­tos no son los me­jo­res tiem­pos.

La teo­ría eco­nó­mi­ca pre­di­ce que eri­gir nue­vas ba­rre­ras co­mer­cia­les per­ju­di­ca a am­bas par­tes. Pe­ro tam­bién su­gie­ren que es pro­ba­ble que la ma­yor de las dos eco­no­mías pier­da me­nos.

Por ejem­plo, en el ca­so de un arancel la me­nor de­man­da de la economía más gran­de ten­de­rá a em­pu­jar a la ba­ja los pre­cios de los bie­nes que im­por­te. Es po­co pro­ba­ble que la economía más pe­que­ña ten­ga un efec­to su­fi­cien­te so­bre la de­man­da glo­bal de los bie­nes que im­por­ta y, por tan­to, so­bre sus pre­cios.

La ven­ta­ja de la economía más gran­de es aún ma­yor cuan­do se tra­ta de ba­rre­ras no aran­ce­la­rias, que a me­nu­do son cau­sa­das por las di­fe­ren­cias de nor­mas en­tre los paí­ses. En la ma­yo­ría de los ca­sos, el país más pe­que­ño sim­ple­men­te de­be acep­tar las re­glas del más gran­de.

Da­do es­to, los par­ti­da­rios del Bre­xit (o bre­xi­teers) se equi­vo­can al afir­mar que el Reino Uni­do, co­mo im­por­ta­dor ne­to, es­ta­rá en una po­si­ción fuer­te en las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les con la UE.

Va­rios es­tu­dios lo con­fir­man, y con­clu­yen que el Reino Uni­do asu­mi­rá la ma­yor par­te de los cos­tes de Bre­xit. Si el Reino Uni­do y la UE acuer­dan una nue­va relación co­mer­cial ba­sa­da en las nor­mas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio (OMC), se pre­vé que el Reino Uni­do per­de­rá unos €110,000 mi­llo­nes, mien­tras que la UE per­de­rá só­lo unos €50,000 mi­llo­nes. Da­do que la economía de la UE es apro­xi­ma­da­men­te cin­co ve­ces ma­yor que la del Reino Uni­do.

Si no se lle­ga a un acuer­do, sur­gi­rá el mis­mo des­equi­li­brio, so­lo que los cos­tos pa­ra el Reino Uni­do se­rán aún ma­yo­res: una reali­dad que se nie­ga re­co­no­cer la primera ministra bri­tá­ni­ca The­re­sa May, al de­cla­rar que el Reino Uni­do aban­do­na­rá la me­sa de ne­go­cia­ción si las con­di­cio­nes no le con­vie­nen. A pe­sar de la re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca, en reali­dad pa­ra el Reino Uni­do un "mal tra­to" es me­jor que nin­guno.

Pe­ro las con­ver­sa­cio­nes con la UE son so­lo el co­mien­zo. El Reino Uni­do tam­bién tendrá que ne­go­ciar con otros so­cios co­mer­cia­les, en­tre ellas las dos ma­yo­res eco­no­mías del mun­do: Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na.

NE­GO­CIAN­DO ACUER­DOS

A primera vis­ta, las ne­go­cia­cio­nes con Es­ta­dos Uni­dos pue­den pa­re­cer na­da de preo­cu­pan­tes. Des­pués de to­do, el pre­si­den­te Do­nald Trump ha in­di­ca­do que el Reino Uni­do se­ría "el pri­me­ro en la fi­la" pa­ra un acuer­do co­mer­cial con su país. Ade­más, ha elo­gia­do al Bre­xit, in­clu­so alen­tan­do a otros Es­ta­dos miem­bros de la UE a se­guir el ejem­plo bri­tá­ni­co de aban­do­nar el blo­que.

Pe­ro Trump tam­bién se ha comprometido a po­ner a "Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro" en to­dos los acuer­dos que ha­ga y las ac­cio­nes que em­pren­da, so­bre to­do en relación con el co­mer­cio. Es­to plan­tea du­das so­bre si Trump es­ta­rá dis­pues­to a abrir los mer­ca­dos es­ta­dou­ni­den­ses en las po­cas áreas don­de el Reino Uni­do to­da­vía pue­de com­pe­tir, co­mo la ae­ro­es­pa­cial y la au­to­mo­triz. In­clu­so si lo ha­ce, no es pro­ba­ble que lo ha­ga de for­ma gra­tui­ta. Co­mo mí­ni­mo, el Reino Uni­do tendrá que se­guir las nor­mas es­ta­dou­ni­den­ses.

May sa­be que, pa­ra con­se­guir de Trump un tra­to de­cen­te, tie­ne que ju­gar su jue­go. Así que evi­tó ha­cer de­cla­ra­cio­nes fuer­tes cuan­do Trump fir­mó una or­den eje­cu­ti­va pa­ra prohi­bir du­ran­te 90 días la en­tra­da a Es­ta­dos Uni­dos a cual­quier per­so­na de sie­te paí­ses de ma­yo­ría mu­sul­ma­na y ce­rrar la puer­ta a los re­fu­gia­dos de Si­ria in­de­fi­ni­da­men­te. Por el con­tra­rio, sus con­tra­par­tes de la UE, con­fia­das en el ta­ma­ño y la fuer­za de la UE co­mo blo­que co­mer­cial, no se li­mi­ta­ron a la ho­ra de con­de­nar la me­di­da.

Es­to po­ne de re­lie­ve un desafío que los bre­xi­teers no es­pe­ra­ban. Con­fia­ban en que el Bre­xit se pro­du­je­ra con el te­lón de fon­do del sis­te­ma mul­ti­la­te­ral de un co­mer­cio ba­sa­do en nor­mas. Con mar­cos co­mer­cia­les mun­dia­les co­mo el de la OMC en vi­gor, pa­re­cía que in­clu­so el peor es­ce­na­rio pa­ra Gran Bre­ta­ña no iba a ser tan ma­lo y, por lo tan­to, las con­se­cuen­cias de sa­lir de la UE se­rían me­no­res.

Pe­ro el mun­do ha cam­bia­do bas­tan­te des­de en­ton­ces. Trump lle­gó al po­der im­pul­sa­do por las pro­me­sas de des­ha­cer­se de las tra­bas de la OMC -de he­cho, de to­das las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­lesy to­mar de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les se­gún los pro­pios in­tere­ses de Es­ta­dos Uni­dos. In­clu­so las ne­go­cia­cio­nes co­mer­cia­les con la UE pa­re­cen de­ma­sia­do mul­ti­la­te­ra­les pa­ra al­gu­nos de los se­gui­do­res de Trump, por­que in­vo­lu­cran a 27 paí­ses miem­bros.

Sin Es­ta­dos Uni­dos a bor­do, el sis­te­ma internacional ba­sa­do en re­glas se­ría mu­cho me­nos se­gu­ro, no en me­nor me­di­da por­que pron­to otros po­drían se­guir el ejem­plo de Trump, eli­gien­do acuer­dos bi­la­te­ra­les en lu­gar de la coope­ra­ción mul­ti­la­te­ral. A me­di­da que el sis­te­ma de co­mer­cio mun­dial se fue­ra vol­vien­do me­nos abier­to, to­dos per­de­rían, pe­ro no por igual. A Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na y la UE (siem­pre que so­bre­vi­va) les iría mu­cho me­jor que a eco­no­mías más pe­que­ñas, co­mo el Reino Uni­do.

Que­da por ver­se si los Es­ta­dos Uni­dos, con su po­de­río eco­nó­mi­co, pue­de per­mi­tir­se el en­fo­que pro­tec­cio­nis­ta de Trump. Pe­ro pa­re­ce cla­ro que el Reino Uni­do tendrá que asu­mir cos­tes bas­tan­te al­tos du­ran­te el pro­ce­so del Bre­xit, cos­tes que no ha­rán más que au­men­tar si más paí­ses si­guen la sen­da de Trump y el sis­te­ma glo­bal ba­sa­do en re­glas con­ti­núa de­te­rio­rán­do­se.

El pre­si­den­te Do­nald Trump ha in­di­ca­do que el Reino Uni­do se­ría "el pri­me­ro en la fi­la" pa­ra un acuer­do co­mer­cial con su país, aun­que tam­bién se ha comprometido a po­ner a "Es­ta­dos Uni­dos pri­me­ro" en to­dos los acuer­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.