La ame­na­za del los frau­des evo­lu­cio­na

Año con año las ase­gu­ra­do­ras re­gio­na­les re­por­tan pér­di­das mi­llo­na­rias de­bi­do a frau­des en al­gu­nos de sus ser­vi­cios. A pe­sar de que exis­ten le­yes y en­tes que re­gu­lan es­ta pro­ble­má­ti­ca, los ca­sos con­ti­núan en au­men­to.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Por María Mel­ba Ca­le­ro ma­ria.ca­le­ro@gru­po­cer­ca.com

Frau­des de to­do ti­po y la­va­do de ac­ti­vos son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas a las que se ex­po­nen las com­pa­ñías de se­gu­ros de La­ti­noa­mé­ri­ca. ¿Có­mo han cam­bia­do es­tas mo­da­li­da­des?

Frau­des de to­do ti­po y la­va­do de ac­ti­vos son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas a las que se ex­po­nen las com­pa­ñías de se­gu­ros de La­ti­noa­mé­ri­ca, las cua­les han re­por­ta­do pér­di­das de has­ta U$$ 1.6 mi­llo­nes.

Du­ran­te el Con­gre­so Pa­na­me­ri­cano so­bre De­li­tos en Se­gu­ros (Co­pa­des), Carlos Ovie­do, ex­pre­só que las com­pa­ñías han en­cen­di­do sus aler­tas an­te el no­ta­ble cre­ci­mien­to de ca­sos de ac­ti­vi­da­des ilí­ci­tas en la in­dus­tria de se­gu­ros y han pues­to en fun­ción nue­vas es­tra­te­gias de se­gu­ri­dad. Sin em­bar­go, hay mu­cho por ha­cer, pues­to que al­gu­nas com­pa­ñías si­guen ce­dien­do an­te re­cla­ma­cio­nes de sus clien­tes y no rea­li­zan in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre ca­da ca­so.

Los se­gu­ros por au­to­mó­vi­les son los que se en­cuen­tran en el top de las ac­cio­nes ilí­ci­tas, de­bi­do a que es­tos son los bie­nes que pre­sen­tan cons­tan­te­men­te siniestros. Por lo tan­to, se re­co­mien­da que las com­pa­ñías mues­tren pro­ce­sos más es­tric­tos ya sea al mo­men­to de sus­cri­bir pó­li­zas co­mo al mo­men­to de pa­gar­las. De es­ta for­ma se pue­den ga­ran­ti­zar con­tro­les cru­za­dos que per­mi­tan iden­ti­fi­car po­si­bles frau­des an­tes de que se co­me­tan, lo que ge­ne­ra­ría ma­yos se­gu­ri­dad a la em­pre­sa y fi­nal­men­te evi­ta­ría pér­di­da de di­ne­ro por par­te de la ase­gu­ra­do­ra.

La cri­sis eco­nó­mi­ca po­dría ser una de las cau­sas pa­ra que las personas co­bren el se­gu­ro si­mu­lan­do da­ños a los au­tos, in­ten­tos de ro­bo en su vi­vien­da o usan­do el se­gu­ro mé­di­co con fi­nes di­fe­ren­tes a los que se se­ña­lan. En di­fe­ren­tes paí­ses de la re­gión, exis­ten ca­sos de personas que han in­ten­ta­do en­ga­ñar a em­pre­sa ase­gu­ra­do­ras pa­ra co­brar pó­li­zas me­dian­te frau­des, por lo que las alar­mas de aler­ta se en­cien­den pa­ra es­te sec­tor.

Ed­win Gra­na­dos, re­pre­sen­tan­te del Ins­ti­tu­to Na­cio-

nal de Se­gu­ros (INS) de Cos­ta Ri­ca co­rro­bo­ra la im­por­tan­cia de en­fo­car­se en la mi­ti­ga­ción del la­va­do de ac­ti­vos. “Las en­ti­da­des ase­gu­ra­do­ras de­ben tra­ba­jar de ma­ne­ra con­jun­ta y con la ayu­da de las au­to­ri­da­des, por ser un pro­duc­to fi­nan­cie­ro in­te­gral. Los in­ter­me­dia­rios de se­gu­ros son igual­men­te res­pon­sa­bles de es­ta te­má­ti­ca”, in­di­ca.

Si bien es cier­to, va­rias personas op­tan por rea­li­zar frau­des a las com­pa­ñías de se­gu­ros por­que con­si­de­ran que es una ma­ne­ra fá­cil de ob­te­ner be­ne­fi­cios, ge­ne­ran un gas­to a los de­más clien­tes de­bi­do a que el cos­to de las pó­li­zas au­men­ta. Con­for­me au­men­ten los pa­gos que de­ben ha­cer las em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras a sus clien­tes por las co­ber­tu­ras que brin­dan, así se en­ca­re­ce­rán los pro­duc­tos de es­ta na­tu­ra­le­za en el mer­ca­do.

Res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da

Du­ran­te el Con­gre­so Re­gio­nal An­ti­frau­de y De­li­tos de Se­gu­ros 2016, se re­ve­ló que los frau­des a la in­dus­tria ase­gu­ra­do­ra de Gua­te­ma­la au­men­ta­ron un 30%. Di­chas es­ta­fas pro­vie­nen de ase­gu­ra­dos, mé­di­cos, hos­pi­ta­les y co­rre­do­res de se­gu­ros, lo que ge­ne­ra en la ac­tua­li­dad des­con­fian­za por par­te de la po­bla­ción.

Gua­te­ma­la, es un país vul­ne­ra­ble a los frau­des de­bi­do a que ha­ce al­gu­nos años em­pe­zó co­mer­cia­li­za­ción de se­gu­ros de for­ma ma­si­va a tra­vés de agen­cias de ban­cos o tien­das de elec­tro­do­més­ti­cos. Ri­car­do Estrada, vo­ce­ro y di­rec­tor del con­se­jo aca­dé­mi­co del con­gre­so, in­di­ca que es­tos ti­pos de se­gu­ros no son bien ex­pli­ca­dos por quie­nes los ven­de, lo que oca­sio­na que quien lo com­pra no ten­ga cla­ri­dad del asun­to y por en­de ter­mi­ne en un frau­de.

Estrada, con­si­de­ra que tam­bién se pue­de dar un frau­de cuan­do los ase­gu­ra­do­res no cu­bren los re­cla­mos a los que se com­pro­me­tie­ron o cuan­do las em­pre­sas que in­ter­pre­tan la pó­li­za erró­nea­men­te y ha­cen in­for­mes con da­tos no ver­da­de­ros. En otras pa­la­bras, el frau­de pue­de ve­nir de cual­quie­ra de los dos ac­to­res.

Pa­ra Mau­ri­cio Chá­vez, ge­ren­te de mer­ca­deo del Ins­ti­tu­to Ni­ca­ra­güen­se de Se­gu­ros (Ini­ser) la se­gu­ri­dad en­cie­rra va­rios as­pec­tos, en­tre ellos, el com­por­ta­mien­to in­di­vi­dual de las personas y el com­por­ta­mien­to éti­co de las em­pre­sas. Ni­ca­ra­gua en tér­mi­nos de pre­ven­ción y mi­ti­ga­ción de ac­cio­nes frau­du­len­tas po­see le­yes que pre­vie­nen esos ac­tos y que mi­ni­mi­za el ries­go a la vul­ne­ra­bi­li­dad, al frau­de y al la­va­do de di­ne­ro.

“La mis­ma ley de se­gu­ros 733, la ley crea­do­ra de la uni­dad de ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra, la nor­ma pa­ra la pre­ven­ción de la­va­do de di­ne­ro y fi­nan­cia­mien­to pa­ra el te­rro­ris­mo es­ta­ble­ce que hay ac­cio­nes con­cre­tas que fa­cul­tan en es­te ca­so las com­pa­ñías de se­gu­ros a desa­rro­llar una se­rie de me­ca­nis­mos que per­mi­tan la mi­ti­ga­ción y las ac­cio­nes pre­ven­ti­vas”, ex­pre­sa Chá­vez.

Por su par­te, Mel­vin Mun­gía, ad­mi­nis­tra­dor de pre­ven­ción de la­va­do de di­ne­ro de la mis­ma en­ti­dad, ex­pli­ca que ca­da una de las ase­gu­ra­do­ras del país de­be ren­dir cuen­ta a ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les y glo­ba­les so­bre las ano­ma­lías que en­cuen­tre, per­mi­tien­do de es­te mo­do la re­duc­ción de frau­des. Es­tos con­tro­les es­tán orien­ta­dos a for­ta­le­cer el mer­ca­do de se­gu­ros en Ni­ca­ra­gua y en to­dos los paí­ses de la re­gión pa­ra re­du­cir el por­cen­ta­je de ca­sos de frau­de que im­pli­ca un ries­go pa­ra las ase­gu­ra­do­ras de Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

“Te­ne­mos la nor­ma de pre­ven­ción de la­va­do de di­ne­ro, la crea­ción de la uni­dad de in­te­li­gen­cia y de aná­li­sis fi­nan­cie­ro (UIAF) y es­tas son es­truc­tu­ras fuer­tes y en­tes re­gu­la­do­res que nos exi­gen el cum­pli­mien­to de esa si­tua­ción, la pre­ven­ción de que no su­ce­da tan­to el frau­de, de que lo va­yas mi­ti­gan­do con po­lí­ti­cas in­ter­nas en vez de que ex­pon­gas a la ins­ti­tu­ción a si­tua­cio­nes”, ase­gu­ra.

En el ca­so de Ni­ca­ra­gua, cuan­do se con­fir­ma un frau­de pri­me­ro se re­por­ta a la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ban­cos y de otras ins­ti­tu­cio­nes (Si­boif) y lue­go se aper­tu­ra una cau­sa en los juz­ga­dos co­rres­pon­dien­tes has­ta lle­gar a las úl­ti­mas con­se­cuen­cias le­ga­les y pe­na­les.

Ade­más de las le­yes, Chá­vez se­ña­la que Ini­ser po­see una se­rie de me­ca­nis­mos pa­ra pre­ve­nir e iden­ti­fi­car a tiem­po es­te ti­po de frau­des. El pri­me­ro es co­no­cer a los clien­tes por me­dio de la do­cu­men­ta­ción pa­ra com­pro­bar le­gal­men­te que esa per­so­na exis­te, y en el ca­so de las em­pre­sas, se agre­ga una ins­pec­ción fí­si­ca del es­ta­ble­ci­mien­to.

Le in­clu­sión de nue­vas tec­no­lo­gías al mer­ca­do de se­gu­ros y la fa­ci­li­dad con que se ven­den pó­li­zas en es­ta­ble­ci­mien­tos co­mo ban­cos o tien­das de elec­tro­do­més­ti­cos abren la bre­cha pa­ra que las em­pre­sas ase­gu­ra­do­ras ten­gan más ries­gos en su la­bor. Es­tas com­pa­ñías de­ben en­fo­car­se en la ca­pa­ci­ta­ción de su per­so­nal, for­ta­le­cer sus me­ca­nis­mos de con­trol, in­cluir ins­pec­cio­nes más mi­nu­cio­sas y am­pliar sus ba­ses de da­tos, pa­ra evi­tar que se fil­tren ca­sos de frau­des que afec­ten la ges­tión de la com­pa­ñía.

El mer­ca­do de se­gu­ros en la re­gión to­da­vía ex­pe­ri­men­ta un cre­ci­mien­to no­to­rio, im­pul­sa­do por los bue­nos da­tos de pro­duc­ción de los paí­ses de Amé­ri­ca Cen­tral y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en 2016 y sus pro­yec­cio­nes en 2017. Es­te pa­no­ra­ma ma­cro­eco­nó­mi­co trae vientos po­si­ti­vos pa­ra el mer­ca­do es­te año, aun­que siem­pre hay ries­gos di­rec­tos pa­ra las em­pre­sas de es­te sec­tor que se de­ben con­tem­plar. Los frau­des en el mer­ca­do de se­gu­ros siem­pre han si­do una ame­na­za la­ten­te pa­ra las com­pa­ñías y por eso se en­fo­can en re­du­cir su in­ci­den­cia con el fin de que sus ga­nan­cias se vean me­nos afec­ta­das ca­da año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.