El fu­tu­ro es­tá en la Fin­te­gra­ción

El equi­li­brio de fuer­zas en­tre ban­cos y star­tups de Fin­tech in­di­ca que mas allá de com­pe­tir co­mo ad­ver­sa­rios, la sa­li­da más pro­duc­ti­va pa­ra to­dos va a ser apren­der a tra­ba­jar jun­tos. ¿Cuá­les son las nue­vas ha­bi­li­da­des que se ne­ce­si­tan pa­ra eso?

Mercados & Tendencias Guatemala - - BANKING BANCOS - AN­DRÉS WOLBERG-STOK Di­rec­tor Glo­bal de Po­lí­ti­cas Ci­ti Fin­Tech

Nue­va York - Si uno se guía por mu­chos de los ti­tu­la­res de pren­sa del úl­ti­mo par de años, los ban­cos tra­di­cio­na­les y las nue­vas star­tups Fin­tech es­tán tra­ba­dos en una lu­cha de la que só­lo uno de es­tos ban­dos pue­de sa­lir con vi­da. ¿Quién se­rá? ¿Los di­no­sau­rios les pon­drán la pa­ta en­ci­ma a los ad­ve­ne­di­zos, o lo­gra­rán es­tos pe­que­ños or­ga­nis­mos jó­ve­nes y ági­les con­sig­nar al ol­vi­do a sus pre­de­ce­so­res?

An­te in­ver­sio­nes en Fin­tech del or­den de US$20.000 mi­llo­nes du­ran­te 2015 y otro tan­to en 2016, es fá­cil que­dar­se con esa vi­sión sim­plis­ta. Los 4.000 o 5.000 star­tups de Fin­tech que exis­ten hoy en el mun­do cuen­tan no só­lo con con­si­de­ra­ble fi­nan­cia­ción, sino tam­bién con al­gu­nas de las men­tes más agu­das, va­lien­tes y em­pren­de­do­ras que se pue­dan en­con­trar.

Es­tas nue­vas Fin­techs -acla­re­mos eso de “nue­vas”, por­que en ver­dad los ban­cos fue­ron las pri­me­ras Fin­techs­cuen­tan con otros atri­bu­tos im­por­tan­tes. Se en­fo­can ob­se­si­va­men­te en las ne­ce­si­da­des de sus usua­rios. Tra­ba­jan con gran agi­li­dad. Sa­ben có­mo lan­zar ser­vi­cios al mer­ca­do rá­pi­do, y lue­go ir­los pu­lien­do y ex­pan­dien­do. No car­gan con el pe­so de in­fra­es­truc­tu­ras ob­so­le­tas y len­tas, ni con pro­ce­sos an­ti­guos, ni con cul­tu­ras bu­ro­crá­ti­cas. De­rro­chan crea­ti­vi­dad e in­no­va­ción.

Pe­ro lo que mu­chas star­tups han ido ex­pe­ri­men­tan­do, a me­di­da que lu­chan por arrai­gar­se y desa­rro­llar­se, es que el cre­ci­mien­to es di­fí­cil y ca­ro, y que pa­re­ce te­ner lí­mi­tes na­tu­ra­les a me­nu­do mo­des­tos. Y pa­ra aque­llas que sí lo­gran im­po­ner­se, los dolores de ca­be­za re­la­cio­na­dos con te­mas le­ga­les y re­gu­la­to­rios se trans­for­man rá­pi­da­men­te en al­go que las pue­de pa­ra­li­zar o aún lle­var a la rui­na.

Es­te ba­lan­ce de fuer­zas y vul­ne­ra­bi­li­da­des es co­mo un ne­ga­ti­vo de lo que ocu­rre con los ban­cos. A és­tos les pue­de cos­tar sa­cu­dir­se las te­la­ra­ñas e in­no­var, pe­ro cuen­tan con una enor­me mus­cu­la­tu­ra a la ho­ra de cum­plir con las in­nu­me­ra­bles re­gu­la­cio­nes es­ta­ta­les, y con po­de­ro­sas man­dí­bu­las de pro­ce­so.

No es una sor­pre­sa, en­ton­ces, que en un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por The Eco­no­mist In­te­lli­gen­ce Unit con ban­que­ros y em­pren­de­do­res de Fin­tech, am­bos la­dos ter­mi­nan vién­do­se co­mo com­ple­men­tos na­tu­ra­les el uno del otro.

Es por es­to que aquí en Ci­ti he­mos acu­ña­do la pa­la­bra “Fin­te­gra­ción”, o “Fin­te­gra­tion” en in­glés. Pa­ra no­so­tros, es­te tér­mino re­su­me la ne­ce­si­dad ur­gen­te de in­te­grar el Fin­tech de tal for­ma que be­ne­fi­cie a las star­tups, a los ban­cos y por en­ci­ma de to­do a los con­su­mi­do­res cu­yas vi­das se ve­rán así po­ten­cia­das. Cuan­do la gen­te no ne­ce­si­ta ele­gir en­tre su ban­co y lo más in­ge­nio­so del uni­ver­so Fin­tech, to­dos sa­li­mos ga­nan­do.

Pe­ro pa­ra eso, los ban­cos te­ne­mos que apren­der a in­te­grar rá­pi­da­men­te ser­vi­cios y pro­duc­tos de ter­ce­ros, y a abrir en for­ma se­gu­ra, con APIs mo­der­nas, el ac­ce­so a los da­tos de aque­llos con­su­mi­do­res que deseen ex­por­tar su in­for­ma­ción a otra apli­ca­ción (en Ci­ti, en eso es­ta­mos - ver www.de­ve­lo­per.ci­ti.com). Y del la­do de las star­tups, es ne­ce­sa­rio di­se­ñar ar­qui­tec­tu­ras orien­ta­das no só­lo al usua­rio fi­nal, sino tam­bién a la in­te­gra­ción con los ban­cos. Y es im­por­tan­te apren­der a na­ve­gar el la­be­rin­to de una ne­go­cia­ción con una em­pre­sa del ta­ma­ño de un ban­co.

Pa­ra am­bos ban­dos, es­te es un es­fuer­zo que sin nin­gu­na du­da va­le la pe­na, por­que el fu­tu­ro tie­ne ros­tro de Fin­te­gra­ción.

Ban­que­ros y em­pren­de­do­res de Fin­tech, am­bos la­dos ter­mi­nan vién­do­se co­mo com­ple­men­tos na­tu­ra­les el uno del otro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.