Es­ta­tus cor­po­ra­ti­vo a un ba­jo cos­to

El ser­vi­cio de ofi­ci­nas vir­tua­les y es­pa­cios de tra­ba­jo que pue­den ser al­qui­la­dos por de­ter­mi­na­das ho­ras o un par de meses es to­do un éxi­to en­tre em­pren­de­do­res y eje­cu­ti­vos ni­ca­ra­güen­ses.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Por Ma­ría Melba Calero melba.calero@gru­po­cer­ca.com

El ser­vi­cio de ofi­ci­nas vir­tua­les y es­pa­cios de tra­ba­jo al­qui­la­dos por ho­ras es to­do un éxi­to en­tre los eje­cu­ti­vos.

Ofi­ci­nas a ba­jo cos­to en un área de pres­ti­gio? Cual­quie­ra pen­sa­ría que es una idea lo­ca que más bien trae­ría deu­das en vez de ga­nan­cias, pe­ro una em­pre­sa en Ni­ca­ra­gua ha de­mos­tra­do que es ren­ta­ble y su de­man­da ha cre­ci­do al pun­to de po­seer el 88% de sus es­pa­cios lle­nos.

Check In Of­fi­ce es un no­ve­do­so con­cep­to que na­ció ha­ce más de tres años pa­ra ofrecer al­qui­ler tem­po­ral de ofi­ci­nas, brin­dan­do con­fort y es­ta­tus a los eje­cu­ti­vos y em­pren­de­do­res que bus­can es­pa­cios de tra­ba­jo y a la vez ajus­tan­do el tiem­po de ren­ta a sus ne­ce­si­da­des reales.

Si­tua­do en el Cen­tro Pe­llas, lu­gar don­de se en­cuen­tran va­rias com­pa­ñías del Gru­po Pe­llas, fue la pri­me­ra mo­da­li­dad en el país que in­clu­yó la ren­ta de ofi­ci­nas vir­tua­les, es­pa­cios de ofi­ci­na pa­ra pre­sen­ta­cio­nes eje­cu­ti­vas, vi­deo­con­fe­ren­cias, tra­ba­jo en equi­po, se­mi­na­rios, ca­pa­ci­ta­cio­nes y even­tos de ne­go­cios a un cos­to ac­ce­si­ble.

Je­ró­ni­mo Re­yes, ge­ren­te de Check In Of­fi­ce, cuen­ta que la idea sur­gió en el año 2013 a raíz de que las em­pre­sas del Gru­po Pe­llas pro­po­nen pro­yec­tos de in­no­va­ción pa­ra am­pliar su lí­nea de ne­go­cios. La idea le pa­re­ció per­fec­ta a In­mo­bi­lia­ria INBACSA, quie­nes qui­sie­ron to­mar el reto to­man­do en cuen­ta que en Ni­ca­ra­gua no exis­tía un ne­go­cio que ren­ta­ra ofi­ci­nas a ba­jo cos­to ni mu­cho me­nos ofre­cie­ra ser­vi­cios vir­tua­les.

Con un mon­to de in­ver­sión de más de US$30,000 em­pe­za­ron crear la em­pre­sa y la ven­ta­ja que po­seían era el apo­yo de di­ver­sos alia­dos del Gru­po Pe­llas. En­tre ellos CEM Co­mu­ni­ca­cio­nes, quie­nes les brin­da­ron con­se­jos y di­se­ña­ron en con­jun­to la iden­ti­dad de mar­ca, el mer­ca­deo y el nom­bre ade­cua­do que en­ce­rra­ra el ele­men­to ofi­ci­na con el ac­tuar de un ho­tel.

“El nom­bre me lo pro­pu­sie­ron en una reunión y me pa­re­ció bueno, ha­ce re­la­ción a los dos ele­men­tos ofi­ci­na y ho­tel. Cuan­do ini­cia­mos te­nía­mos cua­tro pla­nes de ren­tas y en la ac­tua­li­dad po­see­mos sie­te pla­nes, es de­cir que en tres años he­mos cre­ci­do bas­tan­te. Los pla­nes se han ido expandiendo y trans­for­man­do de acor­de

Ayu­da­mos al em­pren­de­dor con nues­tros pla­nes por­que no to­dos pue­den al­qui­lar una ofi­ci­na Je­ró­ni­mo Re­yes, Ge­ren­te Pi­la­res que los de­fi­nen Lo­ca­li­za­ción fle­xi­bi­li­dad con­fort ima­gen es­ta­tus Pro­yec­ción Aper­tu­ra de su­cur­sa­les en pun­tos cla­ve de Managua

a la de­man­da de los clien­tes”, ase­ve­ra Re­yes.

Di­chos pla­nes les per­mi­ten a las per­so­nas dis­po­ner tem­po­ral­men­te de es­pa­cios de tra­ba­jo, sin lle­gar a es­ta­ble­cer un con­tra­to de arrien­do con­ven­cio­nal, los cua­les pue­den ex­ten­der­se a más de un año. Es­ta ma­ne­ra de tra­ba­jar, ga­ran­ti­za la ma­xi­mi­za­ción de re­cur­sos y tiem­po, am­bos im­por­tan­tes pa­ra el pro­fe­sio­nal de hoy, quien se en­cuen­tra en cons­tan­te mo­vi­mien­to y po­co tiem­po en un so­lo lu­gar.

Pa­ra Re­yes, des­de que em­pe­za­ron sus ope­ra­cio­nes en el 2014 to­do ha si­do un reto por­que es­ta­ba cla­ro que a ni­vel re­gio­nal no era la pri­me­ra em­pre­sa que exis­tía; no obs­tan­te, el país no co­no­cía ese con­cep­to y de­bían usa una bue­na es­tra­te­gia de mer­ca­deo pa­ra con­ven­cer a las per­so­nas de que ellos eran la me­jor op­ción.

Sus pri­me­ros clien­tes fue­ron re­gio­na­les de­bi­do a que es­ta­ban fa­mi­lia­ri­za­dos con la idea de ofi­ci­nas vir­tua­les y que­rían un cen­tro de re­cep­ción de lla­ma­das y co­rreos en Ni­ca­ra­gua sin te­ner que via­jar. “Los pla­nes vir­tua­les van de US$50 has­ta US$300, siem­pre en de­pen­den­cia de si la per­so­na desea no ocu­par nues­tras ins­ta­la­cio­nes o las usa­rá unas ocho ho­ras al mes”, ex­pre­sa Re­yes.

Cuan­do se con­tra­ta uno de los pla­nes de Check In Of­fi­ce, le ga­ran­ti­zan una ex­pe­rien­cia úni­ca de ima­gen y es­ta­tus cor­po­ra­ti­vo. En el ca­so de los pla­nes pre­sen­cia­les, el eje­cu­ti­vo pue­de dis­po­ner de ser­vi­cios inin­te­rrum­pi­dos de ener­gía, agua po­ta­ble, ai­re acon­di­cio­na­do y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes a ni­vel na­cio­nal. Adi­cio­nal­men­te, pue­de ac­ce­der a im­pre­so­ras, lla­ma­das in­ter­na­cio­na­les y si lo desea, un asis­ten­te o con­ser­je le ser­vi­rá be­bi­das frías o ca­lien­tes.

En la ca­pi­tal arren­dar una ca­sa cues­ta al­re­de­dor de US$500 sin con­tar con el pa­go de los ser­vi­cios bá­si­cos, lo que ex­pli­ca el éxi­to que po­see es­ta em­pre­sa en­tre los em­pren­de­do­res ni­ca­ra­güen­ses, quie­nes cuen­tan con un pe­que­ño ca­pi­tal cuan­do ini­cian sus ne­go­cios.

“Cuan­do se al­qui­la una ca­sa asu­men va­rios gas­tos, aun­que la per­so­na no se en­cuen­tres fí­si­ca­men­te en la ofi­ci­na. Hoy en día exis­ten mu­chos tra­ba­jos en los que se per­ma­ne­ce po­co tiem­po sen­ta­do fren­te a un es­cri­to­rio, en­ton­ces ofre­ce­mos esa fle­xi­bi­li­dad y te­ne­mos pla­nes en fun­ción al ho­ra­rio que se re­quie­re. Pa­ra los em­pren­de­do­res hay pla­nes de al­qui­ler de tres meses”, de­ta­lló Re­yes.

Por otro la­do, tam­bién po­seen una sa­la de reunión que se ren­ta al ad­qui­rir pa­que­tes men­sua­les y cuen­ta con un es­pa­cio pa­ra 8 per­so­nas, equi­pos de pro­yec­ción, da­ta show, ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­ción y has­ta la op­ción de ser­vi­cio de vi­deo­con­fe­ren­cia con la dis­po­ni­bi­li­dad de ban­da an­cha.

De­bi­do a la al­ta de­man­da, es­te año inau­gu­ra­ron más ofi­ci­nas y una sa­la pa­ra ta­lle­res y se­mi­na­rios, acon­di­cio­na­da con si­llas y me­sas de có­mo­das tex­tu­ras, equi­po de so­ni­do y pan­ta­lla de pre­sen­ta­ción. Es­te si­tio tam­bién pue­de ser usa­do pa­ra lan­za­mien­tos de mar­ca, siem­pre y cuan­do el am­bien­te no in­te­rrum­pa a quie­nes usan las ofi­ci­nas.

En un pla­zo de 10 años, es­pe­ran te­ner en eje­cu­ción uno de sus pro­yec­tos: la aper­tu­ra de su­cur­sa­les en va­rios pun­tos cla­ve de Managua. Co­mo idea ini­cial po­seen la crea­ción de mem­bre­sías pa­ra que ca­da uno de las per­so­nas lo­gren ir a cual­quier agen­cia y ha­cer uso de las ins­ta­la­cio­nes.

“Por ejem­plo si el clien­te es­tá en un ex­tre­mo de la ca­pi­tal y se le di­fi­cul­ta lle­gar a las ofi­ci­nas del Cen­tro Pe­llas, en­ton­ces po­dría ir a la su­cur­sal más cer­ca­na e in­gre­sar a las ofi­ci­nas con la mem­bre­sía. Que­re­mos brin­dar a los clien­tes la op­ción de es­tar más cer­ca de ellos”, afir­ma Re­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.