Cuan­do se tra­ta de gra­ti­tud, la ga­nan­cia es­tá en los de­ta­lles

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Li­sa y Ju­let­ta DI­REC­TO­RAS, DUE­ÑAS DE NE­GO­CIOS, CON­SUL­TO­RAS Y COACHES DE LI­DE­RAZ­GO EJE­CU­TI­VO.

Ha­ce un tiem­po hi­ce un gran cam­bio en mi ca­rre­ra, sal­té de la es­ca­le­ra cor­po­ra­ti­va des­pués de ha­ber es­ta­do allí por 25 años y mi vi­da cam­bió con­si­de­ra­ble­men­te. Es­ta­ba com­pro­me­ti­da a dar­me un es­pa­cio pa­ra ex­plo­rar y des­cu­brir cuál se­ría mi pró­xi­mo mo­vi­mien­to de ca­rre­ra.

Tam­bién es­ta­ba con­ven­ci­da de que no me im­pli­ca­ría en otro pa­pel cor­po­ra­ti­vo por­que ha­bía te­ni­do su­fi­cien­te de esa vi­da, me sen­tía pre­sio­na­da, con­tro­la­da, y muy ago­ta­da co­rrien­do den­tro de un circu­lo de pre­sio­nes que nun­ca aca­ba­ban. Es­ta­ba tan lis­ta pa­ra el cam­bio, so­ña­ba con ex­ten­der mis alas y vo­lar em­pren­de­do­ra­men­te. Te­nía mu­chas pa­sio­nes, mu­cha ener­gía y am­bi­ción y el de­seo pri­mor­dial de abra­zar mi li­ber­tad y crear mi pró­xi­ma aven­tu­ra.

La orien­ta­ción que re­ci­bí de ami­gos y fa­mi­lia­res fue de to­mar­me un tiem­po pa­ra oler las flo­res, ex­pe­ri­men­tar, vi­vir es­pon­tá­nea­men­te y dar­me un año pa­ra no de­ci­dir, ni es­ta­ble­cer ex­pec­ta­ti­vas fi­nan­cie­ras ni blo­quear en cual­quier ca­mino mi ca­rre­ra. Es­to no sue­na muy di­fí­cil de ha­cer, da­do que el es­ti­lo de vi­da al que es­ta­ba acos­tum­bra­da, era lo más le­jano a mi reali­dad y a lo que po­día ima­gi­nar, eso me emo­cio­nó, me desafió y me con­ven­ció.

In­me­dia­ta­men­te sal­té ha­cia a mi buc­ket list, que con­tie­ne esos ele­men­tos por los que ha­bía es­pe­ra­do el mo­men­to ade­cua­do pa­ra ha­cer y dis­fru­té de mu­chas ac­ti­vi­da­des di- ver­sas que me desafia­ron, me lle­va­ron fue­ra de mi zo­na de con­fort, me ins­pi­ra­ron y me ener­gi­za­ron.

Co­sas co­mo una cla­se de in­mer­sión de un mes en la uni­ver­si­dad lo­cal, cla­se de yo­ga, club de jar­di­ne­ría, club de ca­mi­na­tas, club de co­ci­na, via­jes al ex­tran­je­ro con mis pa­dres, club de lec­tu­ra, contactos con per­so­nas que ha­cen co­sas di­fe­ren­tes per­si­guien­do sus pa­sio­nes me lle­na­ron.

Es­ta­ba muy com­pla­ci­da, sen­tí co­mo si me hu­bie­ra li­be­ra­do y es­tu­vie­ra co­rrien­do sal­va­je­men­te, una sen­sa­ción tan ex­ci­tan­te de te­ner con­trol so­bre mi vi­da, pro­gra­mar y apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des es­pon­tá­nea­men­te a me­di­da que sa­lían a la su­per­fi­cie.

Fue du­ran­te es­te tiem­po cuan­do me en­con­tré con el pro­yec­to do­cu­men­tal ''365 Gra­te­ful Pro­ject' di­ri­gi­do por Hailey Bart­ho­lo­mew, que tra­ta de des­cu­brir lo que su­ce­de cuan­do la gen­te co­mún des­blo­quea los no­to­rios po­de­res de gra­ti­tud. A prin­ci­pios de 2008, en un es­fuer­zo por com­ba­tir la de­pre­sión, Hailey ini­ció un pro­yec­to fo­to­grá­fi­co de un año que im­pli­ca­ba to­mar una fo­to con cá­ma­ra Po­la­roid al día, so­bre al­go por lo que uno se sen­tía agra­de­ci­do.

Ini­cial­men­te es­to era una ta­rea, pe­ro fi­nal­men­te se con­vir­tió en un de­lei­te. La dis­ci­pli­na de te­ner que bus­car las co­sas bue­nas que pa­sa­ban to­dos los días cam­bió su vi­da de mu­chas ma­ne­ras. Hailey en­con­tró no só­lo su ma­tri­mo­nio, la vi­da es­pi­ri­tual y la sa­lud me­jo­ra­da, por­que es­te pro­yec­to ac­ci­den­tal­men­te, se ex­ten­dió ma­ra­vi­llo­sa­men­te y afec­tó la vi­da de mu­chos otros. Mien­tras ha­cía su pro­yec­to, Hailey lo pu­bli­có en flickr y po­co a po­co otros co­men­za­ron a ha­cer sus pro­pias ver­sio­nes y con el tiem­po 365 Gra­te­ful, se vol­vió vi­ral.

Le ani­mo a prac­ti­car la gra­ti­tud a dia­rio, sea cons­cien­te de los de­ta­lles que con­du­cen sus ru­ti­nas dia­rias y ce­le­bre esos mo­men­tos que con­du­cen su cum­pli­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.