Las in­dus­tria se­dien­ta de ta­len­to

Cua­tro años cur­san­do una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria en cien­cias so­cia­les, edu­ca­ción o me­di­ci­na, pa­ra que al gra­duar­se el mer­ca­do la­bo­ral es­té sa­tu­ra­do y las de­man­das de las em­pre­sas no es­tén acor­des a lo que los jó­ve­nes es­tán es­tu­dian­do.

Mercados & Tendencias Guatemala - - ESPECIAL UNIVERSIDADES - Por Ga­brie­la Mo­ra / ga­brie­la.mo­ra@gru­po­cer­ca.com

Co­mo un fi­nal de pe­lí­cu­la de te­rror, así se re­su­me la his­to­ria de mi­les de jó­ve­nes, quie­nes al fi­na­li­zar sus ca­rre­ras no lo­gran in­cor­po­rar­se al mer­ca­do la­bo­ral pro­duc­to de la es­co­gen­cia erró­nea o po­co ati­na­da de su ca­rre­ra y las ne­ce­si­da­des de las em­pre­sas.

Se­gún el in­for­me so­bre el fu­tu­ro del tra­ba­jo que han ela­bo­ra­do los in­ves­ti­ga­do­res del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial (WEF por sus si­glas en in­glés) la ma­yo­ría de los nue­vos tra­ba­jos re­que­ri­rán for­ma­ción en cien­cia, tec­no­lo­gía, in­ge­nie­ría o ma­te­má­ti­cas. Son ma­los tiem­pos pa­ra las le­tras, men­cio­na el es­tu­dio.

Se­gún los di­rec­ti­vos par­ti­ci­pan­tes en el in­for­me del Fo­ro de Da­vos, tres ti­pos de tra­ba­jo aca­pa­ra­rán gran par­te de las nue­vas con­tra­ta­cio­nes en los tiem­pos ve­ni­de­ros, en ca­si to­das las in­dus­trias y paí­ses. Uno de ellos es el rol de ana­lis­ta de da­tos, que las em­pre­sas po­ten­cia­rán es­pe­ran­do que el ma­ne­jo de la ca­da vez más vo­lu­mi­no­sa in­for­ma­ción dis­po­ni­ble les ayu­de a generar es­tra­te­gias con las cua­les sor­tear la dis­rup­ción tec­no­ló­gi­ca.

Otro es el em­pleo co­mo agen­te de ven­tas es­pe­cia­li­za­do en úl­ti­mo lu­gar, las em­pre­sas ne­ce­si­ta­rán un nue­vo ti­po de di­rec­ti­vo que pue­da orien­tar a la com­pa­ñía a tra­vés de to­dos es­tos cam­bios y dis­rup­cio­nes.

Ade­más, se­gún el US Bu­reau of La­bor Sta­tis­tics, los tra­ba­jos en lo­gís­ti­ca y ope­ra­cio­nes van a te­ner en los pró­xi­mos cin­co años un in­cre­men­to de has­ta un 26%, mien­tras que los pues­tos de au­di­to­ría, con­ta­bi­li­dad y fi­nan­zas, se per­fi­lan con cre­ci­mien­tos si­mi­la­res.

Si vi­sua­li­za­mos es­ta si­tua­ción des­de otra pers­pec­ti­va los nú­me­ros nos lle­van a con­cluir que los cam­bios tec­no­ló­gi­cos y de­mo­grá­fi­cos des­trui­rán más de sie­te mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo an­tes de 2020, dos ter­cios de los cua­les se­rán ru­ti­na­rios tra­ba­jos de ofi­ci­na, co­mo la ma­yo­ría de ro­les ad­mi­nis­tra­ti­vos. Tam­bién se es­pe­ra que su­fran mu­cho los em­plea­dos en pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción y pro­duc­ción, pe­ro es­tos tie­nen un po­co más de mar­gen pa­ra me­jo­rar su cua­li­fi­ca­ción, por lo que po­drán op­tar a una re­con­ver­sión si reac­cio­nan a tiem­po.

Lo cier­to es que tam­bién se crea­rán dos mi­llo­nes de nue­vos ofi­cios en cam­pos re­la­cio­na­dos con la in­for­má­ti­ca, las ma­te­má­ti­cas, la in­ge­nie­ría y la ar­qui­tec­tu­ra, pe­ro bas­ta ha­cer una sen­ci­lla res­ta pa­ra ver que no se­rán su­fi­cien­tes. Más de cin­co mi­llo­nes de per­so­nas per­de­rán sus pues­tos de tra­ba­jo pa­ra siem­pre.

Un vis­ta­zo por la re­gión

De acuer­do con la En­cues­ta de Ex­pec­ta­ti­vas de Em­pleo Man­po­we­rG­roup 2016-2017 de los más de 42,000 em­plea­do­res en­cues­ta­dos glo­bal­men­te, 40% es­tá ex­pe­ri­men­tan­do di­fi­cul­ta­des pa­ra cu­brir ro­les den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes; el ni­vel más al­to re­por­ta­do des­de el 2007. A ni­vel glo­bal, la po­si­ción más di­fí­cil de cu­brir en un em­pleo es la de tra­ba­ja­dor cer­ti­fi­ca­do en un ofi­cio, es­to por quin­to año con­se­cu­ti­vo, in­for­mó Man­po­we­rG­roup.

En Pa­na­má, por ejem­plo, el 36% de los em­plea­do­res es­tán en­fren­tan­do di­fi­cul­tad pa­ra cu­brir po­si­cio­nes, don­de por pri­me­ra vez, los tra­ba­jos de téc­ni­cos son los más di­fí­ci­les de cu­brir, re­pre­sen­tan­tes de ven­tas se en­cuen­tran en se­gun­do lu­gar, se­gui­dos por per­so­nal de apo­yo en ofi­ci­nas e in­ge­nie­ros.

En Cos­ta Ri­ca, las pers­pec­ti­vas no son ais­la­das, aquí el 35% de los em­plea­do­res pre­sen­tan di­fi­cul­tad al aten­der es­tas de­man­das. Sin em­bar­go a di­fe­ren­cia de Pa­na­má, el ter­cer y cuar­to lu­gar lo ocu­pan el per­so­nal de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y los tra­ba­ja­do­res cer­ti­fi­ca­dos en al­gún ofi­cio.

Mien­tras que en Gua­te­ma­la, los re­pre­sen­tan­tes de ven­tas son los tra­ba­jos más di­fí­ci­les de cu­brir, los téc­ni­cos se en­cuen­tran en se­gun­do lu­gar, se­gui­dos por per­so­nal de apo­yo en ofi­ci­na y ope­ra­do­res de ma­qui­na­ria y pro­duc­ción, lo que con­tri­bu­ye a que el 39% de los em­plea­do­res del país es­tén en­fren­tan­do di­fi­cul­tad pa­ra cu­brir po­si­cio­nes.

Pa­ra Ana Ma­ría Chahin, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Stra­te­ga en El Sal­va­dor, em­pre­sa en­fo­ca­da en el desa­rro­llo e in­no­va­ción de la ges­tión de los Re­cur­sos Hu­ma­nos, los sec­to­res que más pre­sen­tan di­fi­cul­tad pa­ra cu­brir po­si­cio­nes la­bo­ra­les son los de in­for­má­ti­ca, ven­tas, y pues­tos es­pe­cia­li­za­dos.

“Por las con­di­cio­nes del mer­ca­do la­bo­ral ac­tual las em­pre­sas que más des­ta­can den­tro del gus­to de los jó­ve­nes son las em­pre­sas de Call Cen­ters, de tec­no­lo­gía, y de te­le­fo­nía, en­tre otras”, men­cio­na Chahin.

Asi­mis­mo, Cynt­hia Sa­na­bria, res­pon­sa­ble del de­par­ta­men­to de Peo­ple & Change de KPMG Cos­ta Ri­ca, co­men­ta que co­mo una ten­den­cia ge­ne­ral, la ma­yo­ría de em­plea­do­res so­li­ci­tan pro­fe­sio­na­les con co­no­ci­mien­tos en el área de tec­no­lo­gía y fi­nan­zas, sien­do los cen­tros de ser­vi­cios com­par­ti­dos el prin­ci­pal sec­tor em­plea­dor.

“Al­gu­nas de las es­tra­te­gias más usua­les de atrac­ción de ta­len­to y re­ten­ción de los co­la­bo­ra­do­res, son la me­jo­ra del pa­que­te de com­pen­sa­ción, brin­dar be­ne­fi­cios más com­pe­ti­ti­vos, con­tar con me­jo­res sis­te­mas de TI, con­tar con ho­ra­rios fle­xi­bles, te­le­tra­ba­jo, ins­ta­la­cio­nes atrac­ti­vas y pro­gra­mas de for­ma­ción”, aña­de Sa­na­bria.

Y es que no so­lo se tra­ta de las de­man­das de las em­pre­sas, sino que tam­bién los jó­ve­nes tie­nen sus exi­gen­cias en cuan­to al gus­to por la com­pa­ñía don­de bus­ca tra­ba­jar. Se­gún las de de­cla­ra­cio­nes de Cris­ti­na Cu­be­ro, di­rec­to­ra de con­sul­to­ría de De­loit­te Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, los re­sul­ta­dos del es­tu­dio glo­bal de Mi­llen­nials de De­loit­te, ex­po­nen cla­ra­men­te qué em­pre­sa se­lec­cio­na el ta­len­to jo­ven y den­tro de ellas se des­ta­can las que tie­nen una al­ta ex­pec­ta­ti­va de apren­di­za­je y cre­ci­mien­to, es de­cir, em­pre­sas con pla­nes de desa­rro­llo cla­ros, con es­que­mas de apren-

di­za­je, se­gui­mien­to y for­ma­ción de sus ca­rre­ras.

Así co­mo tam­bién, se men­cio­nan las or­ga­ni­za­cio­nes con es­que­mas de re­des más que pi­ra­mida­les don­de el co­no­ci­mien­to mar­que al lí­der, la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va- em­po­de­ra­mien­to en pro­yec­tos re­ta­do­res, ade­más de las que cuen­tan con am­bien­tes po­si­ti­vos, don­de sean fe­li­ces, con co­le­gas y lí­de­res de los que pue­dan apren­der, sin de­jar de la­do las que po­seen pla­nes de te­le­tra­ba­jo y fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral.

“Otros de los as­pec­tos que bus­can los jó­ve­nes en las em­pre­sas es la repu­tación cor­po­ra­ti­va y sus vin­cu­la­cio­nes con pro­yec­tos de im­pac­to so­cial y co­mu­nal. Los te­mas de be­ne­fi­cios y com­pen­sa­ción tam­bién se ana­li­zan al mo­men­to de se­lec­cio­nar su em­plea­dor”, ex­pre­sa Cu­be­ro.

El tsu­na­mi que ame­na­za los em­pleos

La Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial ten­drá un efec­to dis­rup­ti­vo so­bre el em­pleo, ¿pe­ro có­mo? De acuer­do con la fir­ma con­sul­to­ra KPMG, y su es­tu­dio Ri­se of the hu­mans; the in­te­gra­tion of di­gi­tal and hu­man la­bor, la ca­rac­te­rís­ti­ca más des­ta­ca­da de es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca es el im­pac­to ge­ne­ra­li­za­do de la in­for­ma­ti­za­ción en to­do ti­po de tra­ba­jos, des­de car­ni­ce­rías has­ta cen­tra­les nu­clea­res, ope­ra­do­res, des­de con­ta­bles a en­sam­bla­do­res de equi­po.

Lo que de­ja bien cla­ro es que los em­pleos de ni­vel me­dio son igual de pro­ba­bles afec­ta­dos co­mo aque­llos tra­ba­jos con evi­den­te sus­cep­ti­bi­li­dad a la au­to­ma­ti­za­ción, ta­les co­mo ca­je­ros de ban­co, fa­bri­ca­ción re­pe­ti­ti­va y re­pre­sen­tan­tes de ser­vi­cio al clien­te en call cen­ters.

Se­gún la in­ves­ti­ga­ción, la au­to­ma­ti­za­ción cog­ni­ti­va o el au­men­to pue­den re­em­pla­zar ca­si cual­quier per­so­na cu­yo tra­ba­jo no re­quie­re uno o al­gu­nos de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas: per­cep­ción y ma­ni­pu­la­ción de las co­sas que re­quie­ren al­ta des­tre­za ma­nual y la dis­cri­mi­na­ción en­tre di­fe­ren­tes ob­je­tos en un am­bien­te des­or­de­na­do.

Ade­más, de los pues­tos que re­quie­ran de crea­ti­vi­dad, par­ti­cu­lar­men­te la ar­tís­ti­ca y de al­ta ori­gi­na­li­dad, así co­mo los de in­ter­ac­ción so­cial

e in­te­li­gen­cia so­cial; por ejem­plo, un tra­ba­ja­dor so­cial, un maes­tro de es­cue­la pri­ma­ria y una en­fer­me­ra de sa­lud. Tam­bién los tra­ba­jos que son me­nos sus­cep­ti­bles a la in­for­ma­ti­za­ción, co­mo las ocu­pa­cio­nes ge­ne­ra­lis­tas que re­quie­ren el co­no­ci­mien­to de la heu­rís­ti­ca hu­ma­na y las ocu­pa­cio­nes es­pe­cia­li­za­das en el desa­rro­llo de ideas y ar­te­fac­tos no­ve­do­sos.

Y es que hoy las tec­no­lo­gías dis­rup­ti­vas es­tán dic­tan­do nues­tro fu­tu­ro, a me­di­da que las in­no­va­cio­nes di­fu­mi­nan ca­da vez más los lí­mi­tes en­tre los ám­bi­tos fí­si­co, di­gi­tal y bio­ló­gi­co. Los ro­bots ya es­tán en nues­tras sa­las de ope­ra­cio­nes y res­tau­ran­tes de co­mi­da rá­pi­da; hoy po­de­mos usar imá­ge­nes en 3D y ex­trac­ción de cé­lu­las ma­dre pa­ra desa­rro­llar hue­sos hu­ma­nos a par­tir de las cé­lu­las del pro­pio pa­cien­te, y la im­pre­sión en 3D es­tá crean­do una eco­no­mía cir­cu­lar en que po­de­mos usar y re­uti­li­zar las ma­te­rias pri­mas.

En lo que hoy se lla­ma la Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial, con­ver­ge­rán las tec­no­lo­gías que al­can­zan su ma­yo­ría de edad, co­mo la ro­bó­ti­ca, la na­no­tec­no­lo­gía, la reali­dad vir­tual, la im­pre­sión 3D, la In­ter­net de las Co­sas, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi- cial y la bio­lo­gía avan­za­da. Y a me­di­da que se las si­ga desa­rro­llan­do y adop­tan­do am­plia­men­te, pro­du­ci­rán cam­bios ra­di­ca­les en to­das las dis­ci­pli­nas, sec­to­res y eco­no­mías, y en la ma­ne­ra co­mo las per­so­nas, las com­pa­ñías y las so­cie­da­des pro­du­cen, dis­tri­bu­yen, con­su­men y desechan los bie­nes y ser­vi­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.