¿Fre­na­rá el mie­do la emi­gra­ción?

Aun­que las de­por­ta­cio­nes des­de Es­ta­dos Uni­dos ca­ye­ron en el pri­mer tri­mes­tre no sig­ni­fi­ca una ten­den­cia. Se pre­vé una rein­for­ma­li­za­ción de las re­me­sas en ca­so de ex­ce­si­vo con­trol.

Mercados & Tendencias Guatemala - - M&T REPORT - Por Xio­ma­ra Ore­lla­na

Tras la cha­que­ta de ca­da po­li­cía, que el año pa­sa­do arres­tó a 79,469 ciu­da­da­nos de Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, se ha es­con­di­do una es­tra­te­gia del mie­do, que es­te año tie­ne co­mo nue­vo in­gre­dien­te el ape­lli­do Trump pa­ra fre­nar el in­gre­so de más ile­ga­les a Es­ta­dos Uni­dos.

Tras las ci­fras re­ve­la­das pa­ra el pri­mer tri­mes­tre del man­da­to de Do­nald Trump que apun­ta­ron la ex­pul­sión de 54,500 in­mi­gran­tes (una caí­da de 12% en las de­por­ta­cio­nes en com­pa­ra­ción con el año an­te­rior), sur­gie­ron di­ver­sas opi­nio­nes que ca­li­fi­ca­ron la re­tó­ri­ca del man­da­ta­rio co­mo “ca­ren­te de pol­vo­ra” y por otro la­do, co­mo “la pun­ta del ice­berg”, que irá en­du­re­cien­do pau­la­ti­na­men­te la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria, de­bi­do a la fal­ta de cla­ri­dad so­bre los cri­te­rios que es­tán em­plean­do pa­ra con­si­de­rar que una per­so­na pue­de ser de­por­ta­da.

El te­mor que se ge­ne­ra no es pa­ra me­nos. “La sa­lud de in­mi­gran­tes an­te pe­li­gro­sas de­ten­cio­nes es­tá en ries­go y exis­te la pro­ba­bi­li­dad de más muer­tes in­ne­ce­sa­rias co­mo re­sul­ta­do de las po­lí­ti­cas de Trump”, di­ce un do­cu­men­to di­fun­di­do por la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos Hu­man Rights Watch (HRW) de Was­hing­ton.

Pa­ra evi­tar ese im­pac­to los go­bier­nos de la re­gión bus­can a pa­so len­to re­te­ner a los que tie­nen la in­ten­ción e emi­grar, y con ello re­du­cir las 79,469 de­por­ta­cio­nes de cen­troa­me­ri­ca­nos y do­mi­ni­ca­nos que se re­gis­tra­ron el año pa­sa­do des­de Es­ta­dos Uni­dos.

Ca­be re­sal­tar que el país que his­tó­ri­ca­men­te ha te­ni­do más ex­pul­sio­nes ha si­do Gua­te­ma­la que con 33,000 de­por­ta­cio­nes se si­tuó el año pa­sa­do a la ca­be­za de la re­gión, mien­tras que Pa­na­má re­ci­bió ape­nas 64 ex­pul­sio­nes des­de sue­lo es­ta­dou­ni­den­se.

El im­pac­to

En los úl­ti­mos dos años, la de­por­ta­cio­nes del Ist­mo des­de Es­ta­dos Uni­dos han subido en ca­si mil in­do­cu­men­ta­dos. Pe­ro las ci­fras his­tó­ri­cas, tie­nen un im­pac­to más am­plio. En 2015 cer­ca de cua­tro mi­llo­nes de cen­troa­me­ri­ca­nos ha­bían tras­la­da­do su do­mi­ci­lio fue­ra de su país de ori­gen, se tra­ta de un 8.5% del to­tal de la po­bla­ción de Cen­troa­mé­ri­ca.

So­lo en el año 2015, el Anua­rio de Mi­gra­ción y Re­me­sas de Mé­xi­co re­gis­tra que apro­xi­ma­da­men­te 3.4 mi­llo­nes de cen­troa­me­ri­ca­nos re­si­dían en los Es­ta­dos Uni­dos, re­pre­sen­tan­do el 8% de los 43.3 mi­llo­nes de in­mi­gran­tes que ha­bi­tan en ese país. Asi­mis­mo, el 85% de los cen­troa­me­ri­ca­nos en Es­ta­dos Uni­dos son de El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras.

El fe­nó­meno mi­gra­to­rio si­gue sien­do el cen­tro de aten­ción en Amé­ri­ca La­ti­na, de­bi­do al au­men­to dra­má­ti­co de ni­ños no acom­pa­ña­dos y fa­mi­lias que si­guen hu­yen­do de la po­bre­za y la vio­len­cia. So­lo en el año fis­cal 2016, el Ser­vi­cio de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de Es­ta­dos Uni­dos (CBP, por sus si­glas en in­glés), in­ter­cep­tó cer­ca de 46.900 ni­ños no acom­pa­ña­dos y más de 70.400 uni­da­des fa­mi­lia­res de El Sal­va­dor, Gua­te­ma­la y Hon­du­ras en la fron­te­ra en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Mé­xi­co.

Re­me­sas

Si ana­li­za­mos las re­me­sas glo­ba­les que fue­ron en­via­das a Cen­troa­mé­ri­ca se re­fle­ja un au­men­to de más de cin­co ve­ces de las que se re­gis­tra­ron des­de el año 2000, lo que se­gún da­tos del Ban­co Mun­dial, lle­gó en el 2015 a ca­si 17.000 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que re­pre­sen­tó el 7% del Pro­duc­to In­terno Bru­to

(PIB), de la re­gión. Esas ci­fras re­pre­sen­ta­ron una par­ti­ci­pa­ción del PIB mu­cho ma­yor pa­ra los paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te don­de Hon­du­ras re­ci­bió el 18% de esos fon­dos, El Sal­va­dor, un 17% y Gua­te­ma­la un 10%. Mien­tras que pa­ra Cos­ta Ri­ca y Pa­na­má so­lo se re­gis­tra­ron ape­nas un uno por cien­to por ca­da uno de esos dos paí­ses.

Las re­me­sas sin du­da re­pre­sen­tan un sal­va­vi­das pa­ra mi­llo­nes de ho­ga­res en paí­ses de desa­rro­llo, don­de el Li­bro de da­tos so­bre mi­gra­ción y re­me­sas del 2016, es­ta­ble­ce que esas re­me­sas de los mi­gran­tes a ni­vel mun­dial man­tie­nen más de US$500 mi­llo­nes en aho­rros anua­les. “En con­jun­to ve­mos que las re­me­sas y los aho­rros son una fuen­te im­por­tan­te de fi­nan­cia­mien­to de pro­yec­tos de desa­rro­llo que pue­den me­jo­rar la vi­da y las eco­no­mías de es­tos paí­ses en desa­rro­llo”, in­di­có Di­lip Rat­ha, coau­tor del Li­bro de da­tos so­bre Mi­gra­ción y Re­me­sas 2016.

En las úl­ti­mas dé­ca­das, co­mo par­te de una ten­den­cia glo­bal, los co­rre­do­res de trans­mi­sión de re­me­sas des­de los Es­ta­dos Uni­dos ha­cia Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be se han for­ma­li­za­do, mul­ti­pli­ca­do con un nú­me­ro cre­cien­te de ope­ra­do­res y di­ver­si­fi­ca­do las mo­da­li­da­des de ta­les ope­ra­cio­nes. Ade­más de los tra­di­cio­na­les gi­ros postales y ca­sas de re­me­sas sur­gie­ron una va­rie­dad de nue­vos ins­tru­men­tos y me­ca­nis­mos (cuen­tas ban­ca­rias y tar­je­tas de pre­pa­go, y di­ne­ro mó­vil, en­tre otros) por lo que la com­pe­ten­cia en el sec­tor ha cre­ci­do sus­tan­cial­men­te, acom­pa­ña­da de una ten­den­cia a la ba­ja de los cos­tos de los ser­vi­cios de re­me­sas.

En­tre 2008 y 2016 los cos­tos pro­me­dio ha­cia la re­gión ba­ja­ron de 8,4% a 6,12. Tal

pro­ce­so po­dría re­ver­tir­se y acom­pa­ñar­se even­tual­men­te de una cier­ta re-in­for­ma­li­za­ción de las tran­sac­cio­nes, es­to en el ca­so de ma­te­ria­li­zar­se nue­vos me­ca­nis­mos de con­trol fi­nan­cie­ro y fis­cal.

Los be­ne­fi­cios que de­ja la mi­gra­ción no so­lo se re­fle­ja en los paí­ses re­cep­to­res, sino tam­bién en los de ori­gen. Re­pre­sen­ta no so­lo una fuen­te de trans­fe­ren­cia de ca­pi­ta­les, sino que es una fuen­te que in­cen­ti­va al co­mer­cio, la in­ver­sión, las tec­no­lo­gías y el co­no­ci­mien­to.

La reali­dad ti­ca y pa­na­me­ña

Cos­ta Ri­ca re­gis­tra da­tos que re­fle­jan que so­lo en­tre 1970 y el 2010, la can­ti­dad de cos­ta­rri­cen­ses que mi­gró ha­cia Es­ta­dos Uni­dos pa­só de 16.691 a 126.418, así lo re­ve­ló un in­for­me del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción de Cul­tu­ra y Desa­rro­llo (Cic­de) de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal a Dis­tan­cia (UNED). “El da­to de los 126.418 ti­cos que es­tán en ese país se sa­có a par­tir del cen­so de po­bla­ción del 2010 en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro, de ese año a la fe­cha, es­ta can­ti­dad pu­do ha­ber lle­ga­do a los 200.000”, ex­pli­có Gus­ta­vo Ga­ti­ca, in­ves­ti­ga­dor del Cic­de. Y es que es­te país cen­troa­me­ri­cano apa­re­ce en el in­for­me Prin­ci­pios de Re­me­sas co­mo el se­gun­do país en Amé­ri­ca La­ti­na con el me­nor apor­te de in­mi­gran­tes ha­cia Es­ta­dos Uni­dos. Mien­tras que Pa­na­má con su au­ge eco­nó­mi­co y ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca se con­vier­te en el pa­raí­so de los su­r­ame­ri­ca­nos, don­de tan­to co­lom­bia­nos y ve­ne­zo­la­nos aho­ra tie­nen en esa na­ción su des­tino pa­ra es­ta­ble­cer sus ne­go­cios o bus­car opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les.

Se­gún los da­tos del Ser­vi­cio de Mi­gra­ción de Pa­na­má pa­ra el año 2015, más de tres mi­llo­nes de ex­tran­je­ros in­gre­sa­ron a ese país. De esas ci­fras 20.900se con­vir­tie­ron en re­si­den­tes pa­na­me­ños y en lo que fue el 2016 se otor­ga­ron 6,701 re­si­den­cias. La ma­rea de ex­tran­je­ros ha ge­ne­ra­do que los pa­na­me­ños exi­jan a su Go­bierno me­di­das pa­ra cui­dar los in­tere­ses de su país, la eco­no­mía y se bus­quen me­ca­nis­mos de de­por­ta­ción pa­ra aque­llos que si­guen en la con­di­ción de ile­ga­les en te­rri­to­rio pa­na­me­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.