Li­qui­dez sin en­deu­dar­se

El fac­to­reo o des­cuen­to de fac­tu­ras se eri­ge co­mo al­ter­na­ti­va pa­ra ne­go­cios que ven­den bie­nes o ser­vi­cios al Es­ta­do.

Mercados & Tendencias Guatemala - - MANAGEMENT -

Cuan­do se es em­pre­sa­rio y em­pren­de­dor se apren­de que los ne­go­cios son, an­te to­do, di­ná­mi­cos y exi­gen­tes. Sin du­da, uno de los ma­yo­res re­tos es man­te­ner el flu­jo de ca­ja pa­ra ope­rar, que le per­mi­ta des­de pa­gar a tiem­po a los co­la­bo­ra­do­res, has­ta apro­ve­char una opor­tu­ni­dad de in­ver­sión. La li­qui­dez siem­pre se­rá un fac­tor vi­tal pa­ra man­te­ner­se, cre­cer e in­yec­tar ener­gía a su ne­go­cio.

No obs­tan­te, cuan­do se tra­ba­ja con pla­zos de pa­go lar­gos, con­tar con el efec­ti­vo cons­tan­te y so­nan­te no siem­pre es ta­rea sen­ci­lla. Fren­te a es­ta si­tua­ción las op­cio­nes cre­di­ti­cias con­ven­cio­na­les sue­len im­pli­car al­tos cos­tos de for­ma­li­za­ción, con­su­mir va­lio­so tiem­po ope­ra­ti­vo, o sim­ple­men­te pue­de que la ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial no sea com­pa­ti­ble con los tér­mi­nos que la en­ti­dad fi­nan­cie­ra es­ta­ble­ce pa­ra ser su­je­ta de cré­di­to.

Pa­ra es­tos ca­sos es­pe­cia­les, el fac­to­reo co­mien­za a ga­nar te­rreno co­mo al­ter­na­ti­va fi­nan­cie­ra pa­ra em­pre­sas que bus­can li­qui­dez sin ne­ce­si­dad de en­deu­dar­se. Un in­for­me de la Cá­ma­ra Cos­ta­rri­cen­se de Em­pre­sas de Fac­to­reo se­ña­ló que el sal­do de fac­tu­ras ne­go­cia­dos por las em­pre­sas de fac­to­reo en 2016 fue por US$248 mi­llo­nes, de los cua­les un 42% fue pa­ra el sec­tor co­mer­cio, 34% pa­ra el sec­tor ser­vi­cios, un 15% pa­ra cons­truc­ción y un 9% pa­ra in­dus­tria.

Pa­ra Cé­sar So­to, ge­ren­te Ge­ne­ral de SC Fac­to­reo, la res­pues­ta es­tá en ha­cer efec­ti­vo hoy el di­ne­ro que le pa­ga­rán ma­ña­na. “el fac­to­reo se acer­ca a la na­tu­ra­le­za ac­tual de los ne­go­cios que exi­gen mo­ver­se a una ve­lo­ci­dad ma­yor que la del sec­tor ban­ca­rio”, co­men­tó.

Fuen­te con­fia­ble

Hay mu­chas ra­zo­nes por las cua­les el fac­to­reo re­pre­sen­ta una he­rra­mien­ta fi­nan­cie­ra va­lio­sa pa­ra mu­chas com­pa­ñías. El be­ne­fi­cio prin­ci­pal es que el fac­to­reo pro­vee una in­yec­ción rá­pi­da al flu­jo de efec­ti­vo del ne­go­cio. Mu­chas com­pa­ñías de fac­to­reo rea­li­zan el des­em­bol­so de efec­ti­vo con­tra una cuen­ta por co­brar en las si­guien­tes 24 ho­ras des­pués de re­ci­bi­da la fac­tu­ra.

A di­fe­ren­cia de cual­quier al­ter­na­ti­va cre­di­ti­cia tra­di­cio­nal, con el fac­to­reo los pro­ce­sos son flui­dos, ági­les, sin bu­ro­cra­cia y con ba­jos cos­tos le­ga­les de for­ma­li­za­ción.

Tam­bién ana­li­za su ries­go tan­to a par­tir de la fia­bi­li­dad del clien­te so­li­ci­tan­te, co­mo del his­to­rial de pa­go de quien de­be sal­dar la deu­da. Por es­ta ra­zón, si el pa­ga­dor tie­ne un his­to­rial de cum­pli­mien­to en sus pa­gos, es muy pro­ba­ble que se aprue­be a la em­pre­sa el ac­ce­so a los fon­dos so­li­ci­ta­dos.

Abre opor­tu­ni­da­des

Por otra par­te, el fac­to­reo se mues­tra co­mo una so­lu­ción eco­nó­mi­ca fac­ti­ble pa­ra aque­llas em­pre­sas que, por ejem­plo, quie­ren con­ver­tir­se en pro­vee­do­res de bie­nes o ser­vi­cios del Es­ta­do.

Pa­ra es­tas em­pre­sas siem­pre hay una cons­tan­te: tie­nen te­mor de ven­der­le al Go­bierno pues es­te tie­ne lar­gos pla­zos pa­ra pa­gar fac­tu­ras. El Es­ta­do es un buen pa­ga­dor, pe­ro tie­ne pla­zos de pa­go de 60, 90 o has­ta 120 días que li­mi­tan la li­qui­dez de las em­pre­sas pro­vee­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.