El ar­te que tras­cien­de

El ga­le­ris­ta do­mi­ni­cano Ly­le O. Reit­zel lle­va 22 años fo­men­tan­do la ca­rre­ra de ar­tis­tas do­mi­ni­ca­nos, ca­ri­be­ños y la­ti­noa­me­ri­ca­nos en su país y en el ex­tran­je­ro.

Mercados & Tendencias Guatemala - - LIFESTYLE - Por Edur­ne Az­ko­na­ga

En 1988, Ly­le O. Reit­zel co­men­zó su an­da­du­ra co­mo ‘Mar­chand D’Art’ des­de el em­ble­má­ti­co “Ate­lier Gaz­cue” que su ma­dre, Mar­ce­lle Pé­rez Brown po­seía en San­to Do­min­go. Fue su ba­se ope­ra­cio­nal y el es­pa­cio que le vio cre­cer co­mo cu­ra­dor. Pe­ro fue en 1995, cuan­do dio un gran pa­so ade­lan­te y se lan­zó co­mo ga­le­ris­ta in­de­pen­dien­te fun­dan­do en la mis­ma ciu­dad un nue­vo es­pa­cio de ar­te: “Ly­le O. Reit­zel Ar­te Con­tem­po­rá­neo”, que sen­tó pau­ta y mar­có un an­tes y un des­pués en el mun­do del ar­te y, lo más im­por­tan­te, de los ar­tis­tas do­mi­ni­ca­nos.

Se em­bar­có en es­te ilus­tre pro­yec­to sin pen­sar que años más tar­de lo ce­le­bra­ría con cier­to gra­do de am­ne­sia y sin ser cons­cien­te de las sa­tis­fac­cio­nes y amis­ta­des que su tra­ba­jo le iban a re­por­tar.

Ly­le de­ci­dió otor­gar­se la li­ber­tad de con­mo­ver, asus­tar, in­dig­nar y se­du­cir con las ar­mas de los ar­tis­tas. En ese pre­ci­so mo­men­to, los más jó­ve­nes, o en su de­fec­to los más osa­dos, en­ten­die­ron que es­ta­ba bien tra­tar nue­vos len­gua­jes, trans­gre­dir cier­tas nor­mas del mer­ca­do lo­cal y ser ellos mis­mos. Y así, Ly­le asu­mió su pa­pel de ga­le­ris­ta, cu­ra­dor, dic­ta­dor de gus­tos y ar­qui­tec­to de mues­tras re­crean- do en su per­so­na y en su es­pa­cio de ar­te el to­tum re­vo­lu­tum.

Du­ran­te el pe­río­do 20052010, ins­ta­ló un se­gun­do es­pa­cio de ar­te en ‘Wyn­wood Art Dis­trict’, de Mia­mi, y el 11 de ju­nio de 2016 se em­bar­có en una gran aven­tu­ra abrien­do una nue­va su­cur­sal en Nue­va York, jus­to en el co­ra­zón del Lo­wer East Si­de de Man­hat­tan, con un his­tó­ri­co show a ca­sa lle­na, ba­jo el tí­tu­lo “Ta­les from the Ca­rib­bean Night”, del do­mi­ni­cano Jo­sé García Cor­de­ro.

A lo lar­go de es­tas dos dé­ca­das de inin­te­rrum­pi­da de­di­ca­ción al ar­te, Ly­le se ha ca­rac­te­ri­za­do por su cohe­ren­cia y ri­gor en la se­lec­ción im­pe­ca­ble

de obras y ar­tis­tas uti­li­zan­do co­mo he­rra­mien­tas bá­si­cas su ojo crí­ti­co, la in­tui­ción y un gus­to muy par­ti­cu­lar que tras­cien­de mo­das y ten­den­cias. Pe­ro por lo que real­men­te me­re­ce un gran aplau­so es por el apo­yo in­con­di­cio­nal a nue­vos ta­len­tos emer­gen­tes y ar­tis­tas de va­rias ge­ne­ra­cio­nes que gra­cias a su tra­ba­jo éti­co y ho­nes­to ha lo­gra­do po­si­cio­nar­les al mis­mo ni­vel de sus pa­res de otras la­ti­tu­des, así co­mo in­te­grar sus obras en el co­lec­cio­nis­mo in­ter­na­cio­nal pri­va­do e ins­ti­tu­cio­nal.

LOR Ga­llery se ha cons­ti­tui­do en un fa­ro de la van­guar­dia del ar­te en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na sien­do el re­fu­gio pa­ra ar­tis­tas irre­ve­ren­tes y con­tro­ver­sia­les co­mo Jo­sé García Cor­de­ro, Hul­da Guz­mán, Raúl Re­cio, es­te úl­ti­mo re­co­no­ci­do co­mo “en­fant te­rri­ble” del ar­te con­tem­po­rá­neo en su país, así co­mo re­pre­sen­tan­do ar­tis­tas íco­nos del ca­li­bre del uru­gua­yo Ig­na­cio Itu­rria, los cu­ba­nos Jo­sé Be­dia y Luis Cruz Aza­ce­ta y el hai­tiano Edouard Du­val Ca­rrié, en­tre otros. A lo lar­go de es­tas dos dé­ca­das, la ga­le­ría ha or­ga­ni­za­do in­nu­me­ra­bles ex­hi­bi­cio­nes en mu­seos, ins­ti­tu­cio­nes y ga­le­rías al­re­de­dor del mun­do y ha par­ti­ci­pa­do tam­bién en al­gu­nas de las más pres­ti­gio­sas fe­rias de ar­te in­ter­na­cio­na­les co­mo: AR­CO Ma­drid, VOL­TA New York, Con­text Art Mia­mi, Con­text New York, Ar­teBa Bue­nos Ai­res, Pul­se Mia­mi, Sco­pe New York, Sco­pe Mia­mi, Pin­ta Lon­dres, Pin­ta New York, Zo­na Ma­co y Miart Mi­lano.

Pa­ra ce­le­brar es­tos 22 años de in­can­sa­ble y sis­te­má­ti­co tra­ba­jo que el ga­le­ris­ta ha de­di­ca­do a fo­men­tar el desa­rro­llo de la ca­rre­ra de ar­tis­tas do­mi­ni­ca­nos, ca­ri­be­ños y la­ti­noa­me­ri­ca­nos des­de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na ha­cia el mun­do, el pa­sa­do mes de mar­zo or­ga­ni­zó una ex­po­si­ción co­lec­ti­va muy es­pe­cial: “22 On Tour”, en la ga­le­ría que po­see en San­to Do­min­go. Fue un ho­me­na­je a su tra­yec­to­ria y a to­da una vi­da de­di­ca­da al ar­te en la que reunió a to­dos los ar­tis­tas que siem­pre con­fia­ron en él pa­ra dar­se a co­no­cer y, que por su­pues­to, si­guen ha­cién­do­lo.

Pa­ra ello, con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de ‘in­vi­ta­dos es­pe­cia­les’ co­mo el pin­tor es­pa­ñol San­tia­go Yda­ñez, la ar­tis­ta do­mi­ni­ca­na del vi­deo-art Ali­na Landry, Robert Dan­da­rov de New York, el fo­tó­gra­fo do­mi­ni­cano Ela­dio Fer­nán­dez, el uru­gua­yo Ig­na­cio Itu­rria, el hai­tiano Edouard Du­val Ca­rrié, Jo­sé Be­dia y Luis Cruz Aza­ce­ta de ori­gen cu­bano, Ray Smith y Víctor Ro­drí­guez de Mé­xi­co, ade­más de sus ar­tis­tas es­te­la­res: Jo­sé García Cor­de­ro, Raúl Re­cio, Ge­rard Elis, Sche­re­za­de García, Fi­re­lei Báez, Inés To­len­tino, Hul­da Guz­mán, Gus­ta­vo Pe­ña y Ta­nia Mar­mo­le­jo. To­dos ellos for­man par­te de es­te ‘dream team’ que ha na­ve­ga­do jun­to al ga­le­ris­ta crean­do re­fe­ren­cias a ni­vel es­té­ti­co y con­cep­tual en el co­lec­cio­nis­mo de va­rias ge­ne­ra­cio­nes, que ha cons­trui­do un mer­ca­do de ar­te for­mal y de­ja­do una hue­lla cul­tu­ral en la me­mo­ria co­lec­ti­va.

“The Solw Re­veal” 2017, de Ta­nia Mar­mo­le­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.