La ma­qui­la con­so­li­da su re­con­ver­sión

Más de 130 em­pre­sas de la in­dus­tria cen­troa­me­ri­ca­na es­tán tra­ba­jan­do ba­jo el es­que­ma Full Pac­ka­ge, pe­ro el mer­ca­do pi­de más.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Por Aman­da Ro­das aman­da.ro­das@gru­po­cer­ca.com

El va­lor agregado per­mi­tió a cien­tos de em­pre­sas de la confección, adue­ñar­se del mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se.

Cuan­do la efer­ves­cen­cia del tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio en­tre Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Dominicana y Es­ta­dos Uni­dos (Caf­ta-RD), a me­dia­dos del 2005, re­so­na­ba en el mun­do, en los pre­dios de los par­ques ma­qui­la­do­res cen­troa­me­ri­ca­nos sur­gían llu­vias de ideas pa­ra lo­grar la re­con­ver­sión del ru­bro.

Tras con­cre­tar la aper­tu­ra co­mer­cial, se po­pu­la­ri­zó el tér­mino “full pac­ka­ge” o pa­que­te com­ple­to, tér­mino bien co­no­ci­do des­de prin­ci­pios del mi­le­nio en otros mer­ca­dos, co­mo Co­lom­bia, que a la fe­cha ha evo­lu­cio­na­do de full ha­cia el full-full pac­ka­ge o full va­lue. En el es­que­ma Full Pac­ka­ge, el fa­bri­can­te lo­cal, que re­ci­be del com­pra­dor las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de­ta­lla­das de las pren­das, de­be ad­qui­rir los in­su­mos y rea­li­zar o coor­di­nar to­das las eta­pas del pro­ce­so pro­duc­ti­vo: com­pra de tex­ti­les, cor­te, en­sam­ble, la­va­do, aca­ba­dos y em­pa­que.

En Ni­ca­ra­gua el re­sul­ta­do de es­te y otros pro­ce­sos de di­ver­si­fi­ca­ción es ve­ri­fi­ca­ble en el desem­pe­ño de las tres prin­ci­pa­les in­dus­trias re­pre­sen­ta­das en el ré­gi­men de zo-

nas fran­cas. En el año 2007 las exportaciones del sec­tor tex­til ves­tua­rio fue­ron de US$865.1 mi­llo­nes lo que re­pre­sen­tó el 78.23% del to­tal de las exportaciones en zo­nas fran­cas.

Al cie­rre del 2016 el sec­tor tex­til ves­tua­rio re­du­jo su par­ti­ci­pa­ción en las exportaciones con un 56.31%, pues ex­por­tó US$1,528.1 mi­llo­nes; los ar­ne­ses re­pre­sen­ta­ron el 24.43%, con US$662.9 mi­llo­nes; y el sec­tor agroin­dus­trial el 12.22%, con US$331.7 mi­llo­nes; se­ña­ló Ál­va­ro Bal­to­dano, Mi­nis­tro De­le­ga­do Pre- si­den­cial pa­ra las In­ver­sio­nes.

Los úl­ti­mos diez años “han si­do de au­ge pa­ra el sec­tor tex­til”, y ese au­ge ge­ne­ró im­por­tan­tes y po­si­ti­vos efec­tos so­cia­les, en par­ti­cu­lar por su ma­si­va ge­ne­ra­ción de em­pleo, ex­pli­ca Pa­tri­cia Fi­gue­roa, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Cá­ma­ra de la In­dus­tria Tex­til, Confección y Zo­nas Fran­cas (Cam­tex).

“La in­dus­tria ha cam­bia­do. El pro­ce­so de aper­tu­ra aso­cia­do al de­sa­rro­llo de la in­dus­tria ex­por­ta­do­ra, en es­pe­cial el de la ma­qui­la, obe­de­ce a la nue­va reali­dad internacional, en la cual la aper­tu­ra co­mer­cial es una de las ideas do­mi­nan­tes”, opi­nó Ja­vier Si­mán, pre­si­den­te de Aso­cia­ción Sal­va­do­re­ña de In­dus­tria­les (ASI).

Ade­más de las opor­tu­ni­da­des que brin­da la pro­duc­ción ba­jo el es­que­ma de Full

Pac­ka­ge, ha co­men­za­do la crea­ción de mar­cas pro­pias de al­can­ce internacional y el di­se­ño y de­sa­rro­llo de pro­duc­tos.

De acuer­do a Fi­gue­roa, en Cen­troa­mé­ri­ca el Full

Pac­ka­ge ha ga­na­do te­rreno co­mo ten­den­cia, pues en la ac­tua­li­dad cer­ca de una cuar­ta par­te de las em­pre­sas de confección de la re­gión tra­ba­jan con es­te es­que­ma. Son mu­chos los em­pre­sa­rios de la re­gión que lo ven co­mo una op­ción es­tra­té­gi­ca con­ve­nien­te, a pe­sar de que in­cre­men­ta los ries­gos, las com­ple­ji­da­des y ge­ne­ra ma­yo­res re­que­ri­mien­tos fi­nan­cie­ros.

En las Zo­nas Fran­cas, in­di­ca Si­man, don­de los bie­nes cir­cu­lan (mo­vi­mien­tos de im­por­ta­ción tem­po­ral y su pos­te­rior re­ex­por­ta­ción) li­bres del pa­go de de­re­chos o gra­vá­me­nes, al­gu­nos han in­ver­ti­do en el fe­nó­meno del Full Pac­ka­ge pa­ra im­pul­sar las exportaciones.

Ex­por­ta­ción de tex­ti­les

En mu­chos paí­ses las exportaciones son su pi­lar eco­nó­mi­co, pe­ro en el úl­ti­mo año han su­fri­do la re­duc­ción de las com­pras de su so­cio co­mer­cial más im­por­tan­te.

Pe­se a ello las ven­tas re­gio­na­les a los Es­ta­dos Uni­dos so­lo se re­du­je­ron el 1.1%, in­for­ma Juan Fer­nan­do Iza­gui­rre, economista de la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Con­se­jo Mo­ne­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano (Sec­ma).

Ka­rin De León, de la Cen­tral Ame­ri­can-Do­mi­ni­can Re­pu­blic Tex­ti­le &

Ap­pa­rel Coun­cil, se­ña­la que cuan­do se re­vi­san las ci­fras re­gio­na­les de las exportaciones a los Es­ta­dos Uni­dos, se ve que “no he­mos cre­ci­do en cuan­to a la par­ti­ci­pa­ción en mer­ca­do, pues mues­tran que la de la re­gión Cen­troa­me­ri­ca­na ha dis­mi­nui­do li­ge­ra­men­te, sin em­bar­go va­le la pe­na men­cio­nar que lo que se ha in­cre­men­ta­do es el va­lor agregado de los pro­duc­tos cen­troa­me­ri­ca­nos”.

En el cua­dro de los pro­vee­do­res prin­ci­pa­les de los Es­ta­dos Uni­dos, Hon­du­ras y El Sal­va­dor son los úni­cos paí­ses que fi­gu­ran con una par­ti­ci­pa­ción del 2.5 % y 1.9 %, res­pec­ti­va­men­te.

La com­pe­ten­cia

La re­gión cen­troa­me­ri­ca­na com­pi­te con gi­gan­tes co­mo Chi­na, Vietnam e In­dia; en­tre otras na­cio­nes que tie­nen sa­la­rios más com­pe­ti­ti­vos y cu­yos go­bier­nos han apo­ya­do a las em­pre­sas con in­cen­ti­vos, sos­tie­ne la Aso­cia­ción de la In­dus­tria del Ves­tua­rio y Tex­ti­les (Ves­tex).

Por ejem­plo, Chi­na tie­ne una par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do de Es­ta­dos Uni­dos de un 40% y Vietnam, de un 13%; mien­tras que la re­gión ha lo­gra­do só­lo el 11%. “Es una par­ti­ci­pa­ción muy pe­que­ña y la tie­ne des­de ha­ce mu­chos años, a pe­sar de que la re­gión fue pri­vi­le­gia­da con una re­duc­ción de los aran­ce­les de más del 70%”, in­di­ca Fi­gue­roa, de Cam­tex.

El sec­tor tex­til, agre­ga, ha si­do uno de los gran­des ga­na­do­res del TLC con Es­ta­dos Uni­dos, ya que cual­quier pren­da ela­bo­ra­da en los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, con te­la e hi­la­za re­gio­na­les, en­tra a los Es­ta­dos Uni­dos sin pa­gar im­pues­tos, pe­ro es­ta si­tua­ción no es­tá bien apro­ve­cha­da.

Iza­gui­rre ex­pli­có que por ser una in­dus­tria de­di­ca­da ex­clu­si­va­men­te a la ex­por­ta­ción, con su prin­ci­pal des­tino en el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se, más del 60% de las exportaciones de­pen­den del sen­ti­mien­to del con­su­mi­dor nor­te­ame­ri­cano y de los vai-

Una de las for­ta­le­zas con las que cuen­ta la re­gión fren­te al res­to del mun­do es la cer­ca­nía a su prin­ci­pal mer­ca­do de ex­por­ta­ción. Pe­ro es­to también pue­de ser una de­bi­li­dad, da­do el al­to gra­do de de­pen­den­cia a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se Juan Fer­nan­do Iza­gui­rre, economista de la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va del Con­se­jo Mo­ne­ta­rio Cen­troa­me­ri­cano (SECMCA).

ve­nes de las po­lí­ti­cas co­mer­cia­les de ese país.

“Sin em­bar­go, hay fac­to­res es­pe­cí­fi­cos que obs­ta­cu­li­zan el cre­ci­mien­to. El en­ca­re­ci­mien­to de los in­su­mos im­por­ta­dos y los gas­tos lo­ca­les; co­mo la mano de obra, el ele­va­do cos­to de la ener­gía eléc­tri­ca, los al­qui­le­res de las na­ves in­dus­tria­les, son al­gu­nos de ellos. A es­tos se su­man las de­fi­cien­cias de las in­fra­es­truc­tu­ras, co­mo la por­tua­ria; y la in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y per­so­nal”, de­ta­lla.

El economista, en lí­nea con el in­di­ca­dor de com­pe­ti­ti­vi­dad glo­bal, afir­ma que la re­gión tie­ne va­rios pro­ble­mas que afec­tan el cli­ma de ne­go­cios, que van des­de la in­efi­cien­cia de la bu­ro­cra­cia, una in­fraes­truc­tu­ra inade­cua­da, el cri­men, la co­rrup­ción y la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, has­ta una fuer­za la­bo­ral po­co ca­li­fi­ca­da. De las an­te­rio­res las más per­ju­di­cia­les son la in­efi­cien­cia gu­ber­na­men­tal y la inade­cua­da in­fraes­truc­tu­ra.

Mano de obra cos­to­sa

Al com­pa­rar a Cen­troa­mé­ri­ca con los pro­duc­to­res de Asia, re­sal­tan las enor­mes di­fe­ren­cias en par­ti­das cla­ves, co­mo el cos­to de la mano de obra. Chi­na es el má­xi­mo pro­duc­tor y ex­por­ta­dor de pro­duc­tos tex­ti­les, ya que em­plea a más de 15 mi­llo­nes de per­so­nas. El sa­la­rio mí­ni­mo en las zo­nas me­nos desa­rro­lla­das ron­da los 1.100 yua­nes (unos US$180). En Cen­troa­mé­ri­ca el país con el me­nor cos­to de mano de obra es Ni­ca­ra­gua, don­de los 109.000 tra­ba­ja­do­res en la in­dus­tria tie­nen un sa­la­rio de U S$166. Pe­ro en Hon­du­ras, de acuer­do al SIECA, se pa­ga al­re­de­dor de US$265.62; Gua­te­ma­la US$354.72 y en El Sal­va­dor de US$379.16.

Cos­ta Ri­ca, en cam­bio, es el país con el ma­yor sa­la­rio mí­ni­mo de la in­dus­tria, US$576.51, el cual no lo ha­ce com­pe­ti­ti­vo pa­ra la ex­por­ta­ción de sus pren­das. Ro­dol­fo Mo­li­na, pre­si­den­te de Cá­ma­ra Tex­til Cos­ta­rri­cen­se (Ca­te­co) se­ña­la que pa­ra na­die es un se­cre­to que Cos­ta Ri­ca no es un buen pro­duc­tor de ma­qui­la tex­til: “es­ta­mos ro­dea­dos en el área cen­troa­me­ri­ca­na por paí­ses cu­yo cos­to de mano de obra es la mi­tad o me­nos del cos­ta­rri­cen­se; por lo cual la ma­qui­la pu­ra, que es traer te­la y de­vol­ver­la co­ci­da, no fun­cio­na y Cos­ta Ri­ca se ha ale­ja­do de esa pro­duc­ción”.

De León in­di­ca que pa­ra las em­pre­sas de confección, que son in­ten­si­vas en el em­pleo de mano de obra, el al­to cos­to sa­la­rial es un te­ma de­ter­mi­nan­te. “El que nos con­vir­ta­mos en paí­ses ca­ros es un des­in­cen­ti­vo pa­ra que los clien­tes co­lo­quen un ma­yor nú­me­ro de ór­de­nes de pro­duc­ción y se ins­ta­len nue­vas in­ver­sio­nes de ma­nu­fac­tu­ra”.

Si­mán, pre­si­den­te de la ASI, agre­gó que los em­pre­sa­rios cen­troa­me­ri­ca­nos del sec­tor com­pi­ten en un mun­do glo­ba­li­za­do en el que cons­tan­te­men­te apa­re­cen otros paí­ses que se po­si­cio­nan en los mer­ca­dos; al­gu­nos de los com­pe­ti­do­res que hoy en día abas­te­cen al mer­ca­do nor­te­ame­ri­cano cuen­tan con po­lí­ti­cas que les han per­mi­ti­do el ace­le­ra­do cre­ci­mien­to de sus in­dus­trias.

El sec­tor tex­til ha si­do uno de los gran­des ga­na­do­res del TLC con Es­ta­dos Uni­dos Pa­tri­cia Fi­gue­roa, di­rec­to­ra de Cam­tex.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.