Vic­to­ria de Em­ma­nuel Ma­cron: ¿cómo res­tau­rar la eco­no­mía fran­ce­sa?

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Hans-Wer­ner Sinn PRO­FE­SOR DE LA UNIVERSIDAD DE MU­NICH

Por Hans-Wer­ner Sinn Pro­fe­sor de la Universidad de Mu­nich

La vic­to­ria de Em­ma­nuel Ma­cron en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les fran­ce­sas des­pa­chó una olea­da de ali­vio y eu­fo­ria por to­da Eu­ro­pa. Sin em­bar­go, aho­ra es ne­ce­sa­rio ba­jar de las nu­bes pa­ra ob­ser­var la reali­dad, ya que aún no co­no­ce­mos la for­ma co­mo el nue­vo pre­si­den­te pre­ten­de res­tau­rar la eco­no­mía fran­ce­sa. El país su­fre una ta­sa de des­em­pleo cer­ca­na al 10% y su sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro con­ti­núa ope­ran­do en un ni­vel 12% por de­ba­jo del al­can­za­do an­tes de la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial del año 2008.

Ma­cron ha in­di­ca­do que no quie­re au­men­tar la edad de ju­bi­la­ción, no desea cam-

La mo­ti­va­ción de­trás de las ideas de Ma­cron es apo­yar la eco­no­mía nacional fran­ce­sa a ex­pen­sas de otros

biar la se­ma­na la­bo­ral de 35 ho­ras, ni tam­po­co va a fa­ci­li­tar el des­pi­do de tra­ba­ja­do­res por par­te de las em­pre­sas. Al mis­mo tiem­po, quie­re que los paí­ses del nor­te de la eu­ro­zo­na en­víen di­ne­ro a los paí­ses del sur de la mis­ma, con el pro­pó­si­to de pro­te­ger los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros y eco­nó­mi­cos fran­ce­ses en es­tas re­gio­nes.

Se de­be ad­mi­tir que es­te es un re­tra­to de bro­cha gor­da del pro­gra­ma con el que Ma­cron lo­gró su vic­to­ria elec­to­ral; pe­ro, sin em­bar­go, es uno que to­ca di­rec­ta­men­te el te­ma cru­cial. ¿Qué otra co­sa po­dría Ma­cron que­rer de­cir cuan­do abo­ga a fa­vor de la crea­ción de un nue­vo mi­nis­te­rio de fi­nan­zas de la eu­ro­zo­na que pue­da acu­mu­lar deu­da ga­ran­ti­za­da con­jun­ta­men­te y pue­da co­brar sus pro­pios im­pues­tos? ¿Qué quie­re de­cir cuan­do pi­de que la pro­tec­ción de los de­pó­si­tos y el se­gu­ro de des­em­pleo sean co­mu­nes pa­ra to­da la eu­ro­zo­na? La mo­ti­va­ción de­trás de es­tas ideas es de­ma­sia­do ob­via: apo­yar la eco­no­mía nacional fran­ce­sa a ex­pen­sas de otros.

Ma­cron también apo­ya las pro­pues­tas que pi­den un nue­vo par­la­men­to pa­ra la eu­ro­zo­na, pro­cla­man­do una Eu­ro­pa de dos ni­ve­les. Sin em­bar­go, esa sim­ple­men­te es una re­ce­ta pa­ra di­vi­dir a la Unión Eu­ro­pea.

Con­ver­tir a la eu­ro­zo­na en una unión de trans­fe­ren­cia con su pro­pio par­la­men­to só­lo pro­fun­di­za­rá la bre­cha en­tre los paí­ses de la eu­ro­zo­na y los paí­ses del nor­te y del es­te de la UE: Di­na­mar­ca, Sue­cia, Po­lo­nia, Croa­cia, Hun­gría, Ru­ma­nía y Bul­ga­ria. De­bi­do a que la ma­yo­ría de esos paí­ses no se uni­rán a una unión de trans­fe­ren­cias en Eu­ro­pa, se cer­ce­na­rán de­fi­ni­ti­va­men­te los víncu­los con di­chos paí­ses. Tal co­mo co­mo sar­cás­ti­ca­men­te pun­tua­li­zó el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, el po­la­co Do­nald Tusk: ya te­nía­mos una Eu­ro­pa de dos ni­ve­les has­ta el año 1989, y no de­be­ría­mos desear re­tor­nar a esa si­tua­ción.

Pa­ra las au­to­ri­da­des ale­ma­nas, por su par­te, ayu­dar a que Ma­cron bi­fur­que la UE no se­ría una ta­rea fá­cil, in­clu­so si fue­se eso lo que ellas qui­sie­sen ha­cer; la ra­zón de di­cha di­fi­cul­tad emer­ge en la Cons­ti­tu­ción de Ale­ma­nia, mis­ma que con­ce­de al Par­la­men­to Fe­de­ral la inalie­na­ble au­to­ri­dad pa­ra ad­mi­nis­trar los asun­tos fis­ca­les del país. In­clu­so si to­dos y ca­da uno de los miem­bros de di­cho Par­la­men­to acep­ta­sen trans­fe­rir par­te de la so­be­ra­nía fis­cal del país a una ins­ti­tu­ción de ni­vel eu­ro­peo, tal de­ci­sión aún ten­dría que rea­li­zar­se só­lo a tra­vés de un re­fe­rén­dum for­mal.

El po­de­ro­so Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de Ale­ma­nia ya ha de­ja­do en cla­ro que los res­ca­tes de la eu­ro­zo­na y otras in­ter­ven­cio­nes re­pre­sen­tan los lí­mi­tes ex­te­rio­res de lo que es po­si­ble lle­var a ca­bo en vir­tud a la Ley Fun­da­men­tal pa­ra la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia. Pue­de que es­te tri­bu­nal se ha­ya in­hi­bi­do y pre­sen­tan­do an­te el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión Eu­ro­pea (TJUE) la con­sul­ta so­bre el es­que­ma de “ope­ra­cio­nes mo­ne­ta­rias de com­pra­ven­ta” del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo; sin em­bar­go, di­cho tri­bu­nal no po­drá ha­cer lo mis­mo en el ca­so de la so­be­ra­nía fis­cal, de­bi­do a que la Cons­ti­tu­ción de Ale­ma­nia es cla­ra, y el TJUE no tie­ne le­gi­ti­mi­dad pa­ra in­ter­pre­tar el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal ale­mán.

Di­cho es­to, es im­por­tan­te que la in­te­gra­ción eu­ro­pea avan­ce. To­da­vía que­da mu­cho por ha­cer pa­ra me­jo­rar las ru­tas de trá­fi­co trans­fron­te­ri­zo de la UE y pa­ra re­for­zar sus aso­cia­cio­nes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad. Eu­ro­pa, cier­ta­men­te, de­be­ría apren­der una lec­ción de las gue­rras del siglo XX y de­be­ría abo­lir com­ple­ta­men­te los ejér­ci­tos na­cio­na­les. Só­lo cuan­do es­to ocu­rra la unión de Eu­ro­pa por la paz se con­ver­ti­rá en una reali­dad, y no se­rá so­la­men­te un cli­ché in­vo­ca­do por los po­lí­ti­cos.

Du­ran­te la pos­gue­rra, los je­fes de Es­ta­do de Eu­ro­pa re­dac­ta­ron un tra­ta­do pa­ra es­ta­ble­cer una co­mu­ni­dad de de­fen­sa de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. Pe­ro la pro­pues­ta fra­ca­só en el año 1954, de­bi­do a un ve­to de la Asam­blea Nacional de Fran­cia, ve­to que fue en con­tra de la re­co­men­da­ción de Char­les de Gau­lle, el le­gen­da­rio pre­si­den­te de la pos­gue­rra. Pos­te­rior­men­te, el Reino Uni­do se opu­so a un ejér­ci­to co­mún eu­ro­peo.

Sin em­bar­go, el Reino Uni­do ya no for­ma­rá par­te de la UE, al me­nos en el fu­tu­ro pró­xi­mo; y, Fran­cia tie­ne un nue­vo pre­si­den­te jo­ven y di­ná­mi­co. Por lo tan­to, llegó el mo­men­to de in­ten­tar­lo nue­va­men­te. Pro­ba­ble­men­te sea po­si­ble per­sua­dir al pue­blo ale­mán pa­ra que acep­te es­ta for­ma de in­te­gra­ción du­ran­te el re­fe­rén­dum que, de to­dos mo­dos, de­be­rá ce­le­brar­se pa­ra apro­bar los pla­nes fis­ca­les de Ma­cron. Se pue­de de­cir lo mis­mo con respecto a los pue­blos en los paí­ses de Eu­ro­pa del Es­te.

Al ir tras una ver­da­de­ra in­te­gra­ción po­lí­ti­ca ba­sa­da en un ejér­ci­to co­mún y una aso­cia­ción de se­gu­ri­dad pa­ra to­da la UE, Ma­cron pue­de ga­ran­ti­zar su lu­gar en los li­bros de his­to­ria. Pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo, sin em­bar­go, Ma­cron ten­drá que rom­per con el pre­ce­den­te es­ta­ble­ci­do por sus pre­de­ce­so­res, quie­nes siem­pre des­car­ta­ron de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca una unión po­lí­ti­ca. Y, ten­drá que re­co­no­cer las preo­cu­pa­cio­nes que tie­ne Ale­ma­nia so­bre que si se es­ta­ble­ce una unión fis­cal aho­ra, Eu­ro­pa per­de­ría la opor­tu­ni­dad de ir tras una unión po­lí­ti­ca en el fu­tu­ro.

Com­bi­nar las fuer­zas mi­li­ta­res de Eu­ro­pa ba­jo un man­do con­jun­to es el úni­co ca­mino que lle­va ha­cia ade­lan­te. La crea­ción de una unión fis­cal sin una unión po­lí­ti­ca blo­quea­ría por siem­pre el ca­mino a la uni­fi­ca­ción de Eu­ro­pa y en­fren­ta­ría a los ciu­da­da­nos de Eu­ro­pa unos con­tra otros, más de lo el eu­ro los en­fren­tó en el pa­sa­do. Na­die que quie­ra cons­truir una unión por la paz pue­de dar­se el lu­jo de per­mi­tir, y mu­cho me­nos alen­tar, ese re­sul­ta­do.

Con­ver­tir a la eu­ro­zo­na en una unión de trans­fe­ren­cia con su pro­pio par­la­men­to só­lo pro­fun­di­za­rá la bre­cha en­tre los paí­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.