Paí­ses que usan MÁS ROBOTS en sus fá­bri­cas

Ci­fras por ca­da 10.000 em­plea­dos

Mercados & Tendencias Guatemala - - APERTURA -

Pa­no­ra­ma

La pre­gun­ta es si es­tos cam­bios ten­drán re­per­cu­sio­nes po­si­ti­vas o ne­ga­ti­vas en el de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co de la re­gión y cómo es­ta tec­no­lo­gía afec­ta pun­tual­men­te al sec­tor la­bo­ral. De acuer­do con el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial pa­ra el 2020 des­apa­re­ce­rán 5 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo en las 15 eco­no­mías más desa­rro­lla­das del mun­do. Sin em­bar­go, no es la pri­me­ra vez que exis­te una preo­cu­pa­ción le­gí­ti­ma con la idea de que los avan­ces tec­no­ló­gi­cos po­drían afec­tar ne­ga­ti­va­men­te al sec­tor la­bo­ral, en el siglo XIX un gru­po de ar­te­sa­nos in­gle­ses, que lue­go fue­ron co­no­ci­dos co­mo “Lu­di­tas”, pro­tes­ta­ban ac­ti­va­men­te con­tra las má­qui­nas in­dus­tria­les que des­truían el em­pleo co­mo los te­la­res e hi­la­res in­tro­du­ci­dos en fá­bri­cas du­ran­te la re­vo­lu­ción in­dus­trial ar­gu­men­tan­do que es­tos los es­ta­ban de­ja­ban sin tra­ba­jo.

Pe­ro lo cier­to es que el de­sa­rro­llo de la tec­no­lo­gía ha ve­ni­do trans­for­man­do el mun­do la­bo­ral des­de ha­ce mu­chos años, por ejem­plo las compu­tado­ras y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes han dis­mi­nui­do en mu­chí­si­mas ofi­ci­nas la ne­ce­si­dad de un asis­ten­te per­so­nal de­di­ca­do en for­ma ex­clu­si­va a la rea­li­za­ción de ta­reas de ges­tión de agen­das, re­dac­ción y men­sa­je­ría.

Des­ti­nos si­mi­la­res han te­ni­do los bi­blio­te­ca­rios, ope­ra­do­res te­le­fó­ni­cos y men­sa­je­ros que se han vis­to re­em­pla­za­dos por los nue­vos sis­te­mas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes e in­clu­so los asis­ten­tes via­les que han si­do sus­ti­tui­dos por el se­má­fo­ro.

Apar­te de la afec­ta­ción de los pues­tos de tra­ba­jo es im­por­tan­te con­si­de­rar la re­gu­la­ción de las re­la­cio­nes de tra­ba­jo en­tre em­plea­do­res y es­te nue­vo ti­po de “em­plea­dos” de­bi­do a que no tie­nen lí­mi­tes de ho­ra­rio, no se en­fer­man, no se gre­mia­li­zan, no pa­gan im­pues­tos y no con­tri­bu­yen con los sis­te­mas de se­gu­ri­dad so­cial.

Al­gu­nos lí­de­res de la in­dus­tria co­mo Bill Ga­tes ya se han pro­nun­cia­do acer­ca de es­ta preo­cu­pa­ción y han rea­li­za­do pro­pues­tas co­mo la crea­ción de un im­pues­to ex­tra­or­di­na­rio pa­ra aque­llas em­pre­sas que de­ci­dan re­em­pla­zar a sus em­plea­dos por sis­te­mas ar­ti­fi­cia­les con el ob­je­to de in­ver­tir es­te di­ne­ro en ini­cia­ti­vas pa­ra dis­mi­nuir el des­em­pleo y la ge­ne­ra­ción de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo. Si bien la preo­cu­pa­ción por es­tos cam­bios no cam­bia­rá, exis­ten mu­chos pues­tos de tra­ba­jo que se­rán irrem­pla­za­bles es­pe­cial­men­te aque­llos que re­quie­ren el fac­tor hu­mano co­mo re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble, co­mo por ejem­plo los que se ba­san en la crea­ti­vi­dad (di­se­ño, con­cep­tua­li­za­ción, re­dac­ción), el buen jui­cio (to­ma de de­ci­sio­nes, jui­cios de va­lo­res) y la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal (mo­ti­va­ción, em­pa­tía)

Una al­ter­na­ti­va pa­ra lo­grar li­diar con el im­pac­to del de­sa­rro­llo es pro­pi­ciar una trans­for­ma­ción des­de los es­pa­cios de for­ma­ción aca­dé­mi­ca y pro­fe­sio­nal pa­ra po­der ge­ne­rar en el fu­tu­ro pró­xi­mo nue­vos em­pleos de cor­te hu­mano don­de se po­drán ir co­lo­can­do a aque­llas per­so­nas que an­tes ocu­pa­ban po­si­cio­nes den­tro de los sec­to­res pro­pen­sos a es­te in­elu­di­ble cam­bio.

Fuen­te: IFR 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.