La ex­pe­rien­cia ho­te­le­ra en­tre ár­bo­les

No le bas­tó ser un ejem­plo de tu­ris­mo in­no­va­dor y sos­te­ni­ble, el Treeho­tel cons­tru­yó, pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za, in­só­li­tas ha­bi­ta­cio­nes con di­se­ños po­cos con­ven­cio­na­les.

Mercados & Tendencias Guatemala - - INNOVADORES - Por Ma­ría Mel­ba Calero ma­ria.calero@gru­po­cer­ca.com

¿Has so­ña­do con dor­mir en me­dio de un bos­que de pi­nos, pe­ro a una al­tu­ra pro­me­dio co­mo pa­ra sen­tir­te cer­ca del cie­lo? Ubi­ca­do en Ha­rads, un pue­blo si­tua­do en La­po­nia, Sue­cia y a 60 ki­ló­me­tros del círcu­lo po­lar ár­ti­co, hay una se­rie de es­pa­cios en los que los hués­pe­des con­vi­ven con la na­tu­ra­le­za y go­zan de ma­jes­tuo­sas vis­tas en cual­quier mo­men­to del día.

Kent Lind­vall y su es­po­sa Brit­ta Jons­son de­ci­die­ron lle­var a ca­bo el sue­ño in­fan­til de vi­vir en un ár­bol, por lo que se pro­pu­sie­ron crear ha­bi­ta­cio­nes eco ami­ga­bles y fue­ra de lo co­mún. La sos­te­ni­bi­li­dad y la eco­lo­gía son los pi­la­res fun­da­men­ta­les del pro­yec­to, que tie­ne co­mo ob­je­ti­vo en­con­trar nue­vas fór­mu­las de co­lo­ni­za­ción sos­te­ni­ble, en un en­torno na­tu­ral y sin da­ñar los bos­ques.

El TreeHo­tel, que fue inau­gu­ra­do en el año 2010, cuen­ta ac­tual­men­te con 8 ha­bi­ta­cio­nes y un fa­bu­lo­so sau­na en­tre los ár­bo­les. La pa­re­ja es­pe­ra rea­li­zar, en un pe­río­do de 5 años, la cons­truc­ción de unas 24 ha­bi­ta­cio­nes si­guien­do la ru­ta de las exis­ten­tes, pe­ro con in­no­va­cio­nes en su con­cep­ción.

Los di­se­ños son úni­cos y las ha­bi­ta­cio­nes tie­nen nom­bres dis­tin­ti­vos, co­mo Nido de Pá­ja­ro, el Cono Azul, la Ca­bi­na y el Cu­bo de Es­pe­jos; en­tre otros. Tie­nen una su­per­fi­cie de en­tre 15 y 30 m2 y es­tán ubi­ca­das a una al­tu­ra de en­tre 4 y 6 m.

Fue­ron cons­trui­das sin afec­tar el bos­que, por lo cual hu­bo una ri­gu­ro­sa se­lec­ción de los ma­te­ria­les y las téc­ni­cas fue­ron es­co­gi­das pa­ra que cau­sa­ran el me­nor im­pac­to me­dioam­bien­tal. Las es­tan­cias tie­nen ca­le­fac­ción me­dian­te un sis­te­ma de sue­lo ra­dian­te, un sis­te­ma LED de ba­jo con­su­mo de ener­gía y la elec­tri­ci­dad se ob­tie­ne a tra­vés de sis­te­mas ver­des hi­dro­eléc­tri­cos.

El sue­lo ex­te­rior es­tá ela­bo­ra­do con ma­de­ra Eco, que no po­see sus­tan­cias quí­mi­cas. Pre­via­men­te se la ca­lien­ta a 200°C pa­ra in­cre­men­tar su re­sis­ten­cia.

Du­ran­te la pri­ma­ve­ra, el ve­rano y el oto­ño y los hués­pe­des pue­den rea­li­zar ac­ti­vi­da­des co­mo sen­de­ris­mo, vi­si­tas a los al­re­de­do­res de los bos­ques de Ha­rad, ci­clis­mo de mon­ta­ña, ex­cur­sio­nes pa­ra co­no­cer la cul­tu­ra sa­mi, ka­yak o, sim­ple­men­te, mon­tar a ca­ba­llo.

En in­vierno los pa­seos en mo­to de nie­ve, la pes­ca en hie­lo, la cons­truc­ción de tu pro­pio iglú o es­quiar pue­den con­ver­tir­se en tus ac­ti­vi­da­des fa­vo­ri­tas.

“Ca­mi­nar con ra­que­tas de nie­ve ado­sa­das a las bo­tas en bus­ca de una au­ro­ra bo­real o na­ve­gar por el his­tó­ri­co río Lu­le son al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des que los hués­pe­des pue­den ha­cer en el en­torno. Pa­ra el que quie­ra de­di­car los días so­lo al re­lax, el ho­tel también cuen­ta con una sa­la, en un ár­bol, que in­clu­ye sau­na de va­por y zo­na de re­la­ja­ción, am­bas ac­ti­vi­da­des que en tie­rras es­can­di­na­vas no pue­den fal­tar”, ex­po­ne el ho­tel en su si­tio web.

Un es­ti­lo pa­ra ca­da gus­to

Los hués­pe­des pue­den sen­tir du­ran­te su es­tan­cia el su­su­rro del vien­to en me­dio del bos­que, el can­to de los pá­ja­ros al ama­ne­cer y ob­ser­var la na­tu­ra­le­za en to­do su es­plen­dor. Pa­ra que el ho­tel ob­tu­vie­ra el tí­tu­lo de in­no­va­dor, sus fun­da­do­res con­tra­ta­ron a un gru­po de fa­mo­sos di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos co­mo Tham & Vi­de­gard ar­chi­tecs y Mar­ten Cy­ren & Gusr­tav Cy­ren, en­tre otros.

La ha­bi­ta­ción El Nido (The nest), cu­yo di­se­ño es­tu­vo a car­go de Ber­til Hars­trom, es li­te­ral­men­te un nido de ave a es­ca­la hu­ma­na. Es­tá a 4 me­tros del sue­lo y la par­ti­cu­la­ri­dad que la ha­ce úni­ca es que sus ven­ta­nas, es­con­di­das en me­dio del ra­ma­je de los pi­nos, con­tras­tan con el mo­derno di­se­ño in­te­rior, al que se ac­ce­de me­dian­te una es­ca­le­ra ple­ga­ble. Tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra dos adul­tos y dos ni­ños.

En cam­bio, el Cu­bo de Es­pe­jos (Mi­rror­cu­be) es una es­tan­cia de alu­mi­nio, sus­pen­di­da en el tron­co de un ár­bol, con un aca­ba­do ex­te­rior que re­fle­ja tan­to el cie­lo co­mo el bos­que. Pa­ra evi­tar que las dis­tin­tas es­pe­cies de pá­ja­ros cho­quen con los es­pe­jos, sus cris­ta­les cuen­tan con una lá­mi­na ul­tra­vio­le­ta que so­lo pue­de ser vis­ta por los mis­mos. “Es un cu­bo de es­pe­jos, una ca­ja de cris­tal a la que se pue­de in­gre­sar a tra­vés de un puen­te. To­do se re­fle­ja: los ár­bo­les, los pá­ja­ros, las nu­bes, el sol; así que es ca­si in­vi­si­ble en el bos­que y las ven­ta­nas pro­por­cio­nan una vis­ta com­ple­ta de los al­re­de­do­res”, ex­pre­só du­ran­te su inau­gu­ra­ción Kent Lind­vall, pro­pie­ta­rio del Treeho­tel.

En sus 24 m2 la ha­bi­ta­ción cuen­ta con tres áreas es­pe­cí­fi­cas, uni­das en una so­la: la sa­la de es­tar y la co­ci­na con vis­ta al río, el dor­mi­to­rio, que mi­ra al bos­que y el ba­ño que per­mi­te ver el cie­lo y una te­rra­za na­tu­ral en­tre dos pi­nos.

Con tres pun­tos de so­por­te, el es­tu­dio de ar­qui­tec­tos San­dell Sand­berg cons­tru­yó el Cono Azul (Blue Co­ne), una ha­bi­ta­ción de es­ti­lo tra­di­cio­nal, ca­rac­te­ri­za­da por la sim­pli­ci­dad. Cons­trui­da con ma­de­ra de abe­dul, pue­de al­ber­gar en sus 22 m2 a cua­tro per­so­nas. Tie­ne áreas de sa­la, dor­mi­to­rio, ba­ño y al­ti­llo, to­dos adap­ta­dos pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­da­des.

La Ca­ba­ña es una es­pe­cie de cáp­su­la idea­da pa­ra pa­re­jas que deseen apre­ciar un atar­de­cer en la te­rra­za mien­tras ob­ser­van el río Lu­le, pe­ro si deseas rea­li­zar tu sue­ño de via­jar en una na­ve es­pa­cial, la ha­bi­ta­ción Ov­ni ofre­ce, en 30 m2, un di­se­ño mo­derno y con­for­ta­ble dis­tri­bui­do en dos ni­ve­les, que cuen­ta to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra vi­vir una aven­tu­ra en tu pro­pia ha­bi­ta­ción.

La ha­bi­ta­ción “El cu­bo de es­pe­jos” cuen­ta con un re­tre­te por con­ge­la­ción, ali­men­ta­do eléc­tri­ca­men­te y li­bre de olor. En in­vierno también con­tri­bu­ye a la ca­le­fac­ción. El ho­tel es­tá abier­to to­do el año y el cos­to de la es­ta­día pa­ra dos per­so­nas es, en pro­me­dio, 453 eu­ros. Las ope­ra­cio­nes dia­rias tie­nen un mí­ni­mo im­pac­to en la na­tu­ra­le­za. Pa­ra lim­piar las ha­bi­ta­cio­nes se usan pro­duc­tos ami­ga­bles con el me­dioam­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.