La fuer­za ocul­ta de la eu­ro­zo­na

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINION - Daniel Gros DI­REC­TOR DEL CEN­TRO DE ES­TU­DIOS DE PO­LÍ­TI­CA EU­RO­PEA.

Du­ran­te años, la eu­ro­zo­na se ha per­ci­bi­do co­mo un área de desas­tre, y a me­nu­do los de­ba­tes so­bre el fu­tu­ro de la unión mo­ne­ta­ria se han cen­tra­do en una po­si­ble rup­tu­ra. Un fac­tor que en par­te mo­ti- vó a los bri­tá­ni­cos a vo­tar el año pa­sa­do por aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea fue la per­cep­ción de la eu­ro­zo­na co­mo un pro­yec­to dis­fun­cio­nal y, tal vez, in­sal­va­ble. Sin em­bar­go, úl­ti­ma­men­te la eu­ro­zo­na se ha con­ver­ti­do en el fa­vo­ri­to de los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, y por bue­nas ra­zo­nes.

Ya era ho­ra de que se des­cu­brie­ra su fuer­za la­ten­te. De he­cho, se ha es­ta­do re­cu­pe­ran­do de la cri­sis de 2011-2012 du­ran­te va­rios años. So­bre una ba­se per cá­pi­ta, su cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co hoy su­pera al de Es­ta­dos Uni­dos. La ta­sa de des­em­pleo también es­tá dis­mi­nu­yen­do, sin du­da más len­ta­men­te que en EE.UU., pe­ro eso re­fle­ja en par­te una di­ver­gen­cia en las ten­den­cias de par­ti­ci­pa­ción en la fuer­za de tra­ba­jo.

Mien­tras que la par­ti­ci­pa­ción de la fuer­za de tra­ba­jo en la eu­ro­zo­na va en au­men­to, en EE.UU. ha ido ba­jan­do des­de al­re­de­dor de 2000. El aban­dono de los es­ta­dou­ni­den­ses del mer­ca­do de tra­ba­jo re­fle­ja lo que los eco­no­mis­tas lla­man fe­nó­meno del "tra­ba­ja­dor des­alen­ta­do". Y, de he­cho, la ten­den­cia se ha ace­le­ra­do des­de la re­ce­sión de 2009.

En prin­ci­pio, la dis­mi­nu­ción de la par­ti­ci­pa­ción de la fuer­za de tra­ba­jo también de­be­ría ser un problema en la eu­ro­zo­na, da­do el pro­lon­ga­do pe­río­do de al­tí­si­mo des­em­pleo al que se han en­fren­ta­do mu­chos tra­ba­ja­do­res eu­ro­peos. Pe­ro, en los úl­ti­mos cin­co años, 2,5 mi­llo­nes de per­so­nas en la eu­ro­zo­na se han in­cor­po­ra­do a la fuer­za la­bo­ral, ya que se crea­ron cin­co mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo, re­du­cien­do la caí­da ge­ne­ral del pa­ro a la mi­tad.

Ade­más, se ha man­te­ni­do la re­cu­pe­ra­ción de la eu­ro­zo­na, de ma­ne­ra un po­co ines­pe­ra­da, ya que no ha ha­bi­do un es­tí­mu­lo fis­cal continuo. Las aca­lo­ra­das dis­cu­sio­nes so­bre la aus­te­ri­dad en los úl­ti­mos años se han equi­vo­ca­do de blan­co, pues tan­to los crí­ti­cos co­mo los par­ti­da­rios ofi­cia­les so­bre­es­ti­ma­ron el ni­vel de aus­te­ri­dad que se ha­bía apli­ca­do. El pro­me­dio de dé­fi­cit fis­cal ajus­ta­do cí­cli­ca­men­te ha si­do apro­xi­ma­da­men­te cons­tan­te des­de 2014, al­re­de­dor del 1% del PIB.

Por su­pues­to, si­gue ha­bien­do gran­des di­fe­ren­cias en la si­tua­ción fis­cal de los dis­tin­tos es­ta­dos miem­bros, pe­ro en una unión mo­ne­ta­ria tan di­ver­sa ca­be es­pe­rar­las. La ver­dad es que in­clu­so Fran­cia, país con­si­de­ra­do a me­nu­do co­mo un ac­tor dé­bil, tie­ne ni­ve­les de dé­fi­cit y deu­da com­pa­ra­bles a los de Es­ta­dos Uni­dos.

Una com­pa­ra­ción con Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo con Ja­pón, también so­ca­va la per­cep­ción que se sue­le te­ner de que han si­do irre­le­van­tes las re­glas fis­ca­les de la eu­ro­zo­na, in­clui­do el fa­mo­so Pac­to de Es­ta­bi­li­dad y Cre­ci­mien­to y el "pac­to fis­cal" de 2012. Es cier­to que no se ha re­pren­di­do ofi­cial­men­te a nin­gún país por su­pe­rar el dé­fi­cit o en­deu­dar­se en ex­ce­so. Pe­ro el cla­mor por las trans­gre­sio­nes a las re­glas en los paí­ses de los már­ge­nes no ha per­mi­ti­do ver la am­plia ten­den­cia sub­ya­cen­te ha­cia unas fi­nan­zas pú­bli­cas sa­nas que han fo­men­ta­do es­tas re­glas fis­ca­les. Des­pués de to­do, es­to su­gie­re que la "aus­te­ri­dad sua­ve" a la que apun­ta­ron mu­chos paí­ses de la eu­ro­zo­na pue­de ha­ber si­do la op­ción co­rrec­ta.

Por su­pues­to, no se de­be­ría so­bre­es­ti­mar la for­ta­le­za eco­nó­mi­ca a lar­go pla­zo de la eu­ro­zo­na. Si bien la ta­sa me­dia de cre­ci­mien­to po­dría man­te­ner­se por en­ci­ma del 2% en los pró­xi­mos años, a me­di­da que se ab­sor­ba el des­em­pleo res­tan­te y con­ti­núe la ten­den­cia a lar­go pla­zo de los tra­ba­ja­do­res de más edad a re­in­cor­po­rar­se al mer­ca­do la­bo­ral, se aca­ba­rá por ago­tar la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res sin em­plear.

Una vez que la eu­ro­zo­na ha­ya al­can­za­do el lla­ma­do "pun­to de in­fle­xión de Le­wis" (cuan­do se ha ago­ta­do el ex­ce­den­te de mano de obra y los sa­la­rios co­mien­zan a su­bir), las tasas de cre­ci­mien­to ba­ja­rán a ni­ve­les que re­fle­jen me­jor la di­ná­mi­ca de­mo­grá­fi­ca. Y no es una di­ná­mi­ca par­ti­cu­lar­men­te desea­ble: la po­bla­ción de la eu­ro­zo­na en edad de tra­ba­jar se re­du­ci­rá en al­re­de­dor de me­dio pun­to por­cen­tual por año du­ran­te al me­nos la pró­xi­ma dé­ca­da.

Sin em­bar­go, in­clu­so en­ton­ces, es im­pro­ba­ble que la ta­sa de cre­ci­mien­to per cá­pi­ta de la eu­ro­zo­na sea mu­cho me­nor que la de los Es­ta­dos Uni­dos, ya que la di­fe­ren­cia en sus tasas de cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad es aho­ra me­nor. En es­te sen­ti­do, el fu­tu­ro de la eu­ro­zo­na pue­de pa­re­cer­se más al pre­sen­te de Ja­pón, ca­rac­te­ri­za­do por un cre­ci­mien­to anual ge­ne­ral de un po­co más del 1% y una in­fla­ción obs­ti­na­da­men­te ba­ja, pe­ro un cre­ci­mien­to del in­gre­so per cá­pi­ta si­mi­lar al de Es­ta­dos Uni­dos o Eu­ro­pa.

Afor­tu­na­da­men­te pa­ra la eu­ro­zo­na, en­tra­rá en es­te pe­río­do de al­to ni­vel de em­pleo y cre­ci­mien­to len­to so­bre ba­ses só­li­das, en par­te gra­cias a esa po­lé­mi­ca aus­te­ri­dad. Por el con­tra­rio, tan­to Es­ta­dos Uni­dos co­mo Ja­pón se en­fren­tan al pleno em­pleo con dé­fi­cits fis­ca­les su­pe­rio­res al 3% del PIB: en­tre un 2 y 3 pun­tos por­cen­tua­les más que los de la eu­ro­zo­na. Es­ta­dos Uni­dos y Ja­pón también es­tán más en­deu­da­dos: la re­la­ción de deu­da a PIB se si­túa en 107% en Es­ta­dos Uni­dos y más del 200% en Ja­pón, en com­pa­ra­ción con el 90% de la eu­ro­zo­na.

Exis­te evi­den­cia de que tras una cri­sis fi­nan­cie­ra, cuan­do la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se vuel­ve in­efi­caz (por ejem­plo, de­bi­do a que las tasas de in­te­rés no­mi­na­les es­tán en el lí­mi­te ce­ro), el gas­to de­fi­ci­ta­rio pue­de te­ner un efec­to es­ta­bi­li­za­dor inusual­men­te fuer­te. Pe­ro si­gue ha­bien­do un problema cla­ve sin re­sol­ver: una vez que los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros se han nor­ma­li­za­do, ¿su­pon­drá un es­tí­mu­lo continuo man­te­ner el dé­fi­cit du­ran­te mu­cho tiem­po?

El he­cho de que la re­cu­pe­ra­ción de la eu­ro­zo­na aho­ra es­té al­can­zan­do a la es­ta­dou­ni­den­se, a pe­sar de su ca­ren­cia de es­tí­mu­los con­ti­nuos, su­gie­re que la respuesta es ne­ga­ti­va. De he­cho, la ex­pe­rien­cia de la eu­ro­zo­na apun­ta a que, si bien un es­tí­mu­lo fis­cal con­cer­ta­do pue­de mar­car la di­fe­ren­cia du­ran­te la par­te agu­da de una re­ce­sión, re­ti­rar ese es­tí­mu­lo cuan­do ya no es vi­tal es pre­fe­ri­ble a man­te­ner­lo in­de­fi­ni­da­men­te. Con la aus­te­ri­dad (es de­cir, la re­duc­ción del dé­fi­cit una vez que la re­ce­sión ha ter­mi­na­do), la re­cu­pe­ra­ción po­dría tar­dar más en con­so­li­dar­se. Pe­ro, una vez que lo ha he­cho, el desem­pe­ño eco­nó­mi­co es aún más es­ta­ble por­que las cuen­tas del go­bierno es­tán en una po­si­ción só­li­da.

John May­nard Key­nes di­jo: "A la lar­ga, to­dos es­ta­mos muer­tos". Pue­de que en un mar­co de tiem­po su­fi­cien­te­men­te lar­go sea así, pe­ro eso no es ex­cu­sa pa­ra no con­tem­plar con­si­de­ra­cio­nes de ma­yor pla­zo. De he­cho, pa­ra la eu­ro­zo­na, ese pla­zo pa­re­ce ha­ber lle­ga­do y la eco­no­mía si­gue vi­vi­ta y co­lean­do.

El des­em­pleo también de­be­ría ser un problema de la eu­ro­zo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.