Apren­di­za­je móvil en su em­pre­sa: adáp­te­se y triun­fe

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINION - Kar­la Gutiérrez GE­REN­TE DE MAR­KE­TING EN AU­RA INTERACTIVA, COM­PA­ÑÍA DE ELEAR­NING.

Quie­re sa­ber al­go o apren­der un nue­vo con­cep­to? Pro­ba­ble­men­te 9 de ca­da 10 ve­ces us­ted uti­li­ce el bus­ca­dor de Goo­gle o ha­ga una con­sul­ta di­rec­ta en YouTu­be.

En la ac­tua­li­dad, las per­so­nas ac­ce­den a la in­for­ma­ción y al apren­di­za­je de ma­ne­ra muy di­fe­ren­te a co­mo lo ha­cían en años an­te­rio­res.

En respuesta a es­to, mu­chos lí­de­res es­tán bus­can­do cómo mo­der­ni­zar su es­tra­te­gia de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de una nue­va ge­ne­ra­ción de tra­ba­ja­do­res ca­rac­te­ri­za­dos por ser bas­tan­tes exi­gen­tes, mó­vi­les y di­gi­ta­les.

Apren­di­za­je Mó­vi­lu­na ten­den­cia en cre­ci­mien­to

Se es­ti­ma que la in­dus­tria de apren­di­za­je móvil por sí so­la cre­ce­rá a más de 37 mil mi­llo­nes de dó­la­res en 2020. Ade­más, de acuer­do con re­cien­tes in­ves­ti­ga­cio­nes, el apren­di­za­je móvil es una de las tres prin­ci­pa­les prio­ri­da­des de ca­pa­ci­ta­ción pa­ra las em­pre­sas en el 2017.

Sea­mos rea­lis­tas: los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les son las pla­ta­for­mas per­so­na­les de elec­ción, y, por lo tan­to, en vez de ne­gar­se a que sus co­la­bo­ra­do­res los uti­li­cen en la em­pre­sa, de­ben ser par­te del pro­gra­ma de for­ma­ción y de­sa­rro­llo de ca­da or­ga­ni­za­ción.

Aquí al­gu­nos tips pa­ra triun­far con una es­tra­te­gia de apren­di­za­je móvil:

1 No es un re­em­pla­zo, sino un com­ple­men­to

No hay du­da de que los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les es­tán (y se­gui­rán) cam­bian­do la ca­pa­ci­ta­ción cor­po­ra­ti­va. Sin em­bar­go, es­to no sig­ni­fi­ca que la for­ma­ción pre­sen­cial o los cur­sos eLear­ning van a des­apa­re­cer. Sig­ni­fi­ca que la ten­den­cia móvil es­tá exi­gien­do a las em­pre­sas re­plan­tear sus es­tra­te­gias de for­ma­ción y agre­gar a la mez­cla op­cio­nes es­pe­cial­men­te di­ri­gi­das pa­ra los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

2 Una nue­va men­ta­li­dad: Nue­va pla­ta­for­ma, nue­vo con­te­ni­do

La cla­ve pa­ra triun­far con una es­tra­te­gia de ca­pa­ci­ta­ción en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les es cam­biar de men­ta­li­dad. No se pue­de uti­li­zar el mis­mo con­te­ni­do de una ca­pa­ci­ta­ción pre­sen­cial de ocho ho­ras pa­ra ac­ce­der a él en un dis­po­si­ti­vo móvil. El con­te­ni­do de­be ser re-adap­ta­do, seg­men­ta­do y re-dis­tri­bui­do. Se de­be con­tar con una es­tra­te­gia de con­te­ni­do es­pe­cí­fi­ca pa­ra dis­po­si­ti­vos.

Pa­ra cur­sos de apren­di­za­je móvil, lo me­jor es crear con­te­ni­do cor­to y fá­cil de leer. Re­cuer­de que sus co­la­bo­ra­do­res van a te­ner ac­ce­so al cur­so en cual­quier mo­men­to y en cual­quier lu­gar, lo que sig­ni­fi­ca que no ten­drán mu­cho tiem­po pa­ra to­mar un mó­du­lo de 30 mi­nu­tos des­de su ce­lu­lar o ta­ble­ta.

En móvil se pien­sa en mi­nu­tos, no en ho­ras o días.

Pa­ra im­ple­men­tar una es­tra­te­gia de ca­pa­ci­ta­ción exi­to­sa en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les es ne­ce­sa­rio en­ten­der a la au­dien­cia y su con­tex­to. El cuán­do, dón­de y quién de­ter­mi­na­rá el qué y el cómo.

Al­gu­nos pun­tos por to­mar en cuen­ta an­tes de em­pe­zar:

• ¿Quién to­ma­rá el cur­so?

• ¿Cuán­to tiem­po tie­nen dis-

po­ni­ble pa­ra apren­der?

• ¿En qué lu­gar (ofi­ci­na, ca­sa, en via­jes)?

• ¿Cuá­les dis­po­si­ti­vos uti­li­zan?

• ¿Es­tán lis­tos y dis­pues­tos a usar su dis­po­si­ti­vo móvil pa­ra ac­ce­der al apren­di­za­je o to­da­vía no es­tán pre­pa­ra­dos?

El apren­di­za­je móvil no va pa­ra nin­gún la­do

La ra­zón prin­ci­pal pa­ra que las em­pre­sas em­pie­cen a adop­tar el apren­di­za­je móvil es por­que ahí es don­de es­tán sus tra­ba­ja­do­res. Es la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra co­nec­tar­se con ellos. ¿Qué es­tá es­pe­ran­do?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.