¿Cómo lo­grar una em­pre­sas exi­to­sa?

Un cli­ma or­ga­ni­za­cio­nal con­fia­ble y re­la­cio­nes só­li­das con los pro­vee­do­res apun­tan co­mo los re­qui­si­tos más fuer­tes, se­gún los em­pre­sa­rios.

Mercados & Tendencias Guatemala - - ESPECIAL - Por Shei­la Salgado shei­la.salgado@gru­po­cer­ca.com

Más allá de crear una em­pre­sa, vol­ver­la exi­to­sa de­be ser uno de los ob­je­ti­vos cla­ves que se de­ben plan­tear sus in­ver­sio­nis­tas. Pe­ro la fór­mu­la del éxi­to de­be­rá ir acom­pa­ña­da del bie­nes­tar de sus co­la­bo­ra­do­res y las re­la­cio­nes só­li­das que es­ta­blez­can con sus clien­tes y pro­vee­do­res.

Con­tra­tar al me­jor ta­len­to acor­de con los ob­je­ti­vos de la com­pa­ñía es im­pe­ra­ti­vo, por tan­to el em­plea­dor de­be bus­car a las “per­so­nas idó­neas pa­ra co­lo­car­las en los pues­tos co­rrec­tos”, pa­ra apor­tar a los re­sul­ta­dos or­ga­ni­za­cio­na­les de for­ma po­si­ti­va, in­di­có Alex Cruz, Ge­ren­te de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Su­per­mer­ca­do La Co­lo­nia en Hon­du­ras.

Cruz sos­tie­ne que un fac­tor cla­ve pa­ra te­ner una bue­na re­la­ción con los tra­ba­ja­do­res es brin­dar­les ca­pa­ci­ta­ción y ac­tua­li­zar­los cons­tan­te­men­te, a fin de que la em­pre­sa se man­ten­ga co­mo un lu­gar in­tere­san­te pa­ra la­bo­rar y desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te.

Otro pun­to re­le­van­te es el res­pe­to a to­dos los de­re­chos de los co­la­bo­ra­do­res, así co­mo también las em­pre­sas de­ben bus­car prác­ti­cas cons­tan­tes en pro del for­ta­le­ci­mien­to del cli­ma la­bo­ral de her­man­dad y fa­mi­lia.

Gi­se­la Sán­chez, di­rec­to­ra de Re­la­cio­nes Cor­po­ra­ti­vas de Fif­co, Cos­ta Ri­ca, sos­tie­ne que es im­pe­ra­ti­vo tra­ba­jar fuer­te en el bie­nes­tar in­te­gral de los tra­ba­ja­do­res.

En esa com­pa­ñía, por ejem­plo, se han preo­cu­pa­do por man­te­ner y me­jo­rar la sa­lud de los em­plea­dos, im­ple­men­tan­do di­fe­ren­tes ti­pos de pro­gra­mas de be­ne­fi­cio ba­sa­do en cua­tro pi­la­res co­mo ser; edu­ca­ción, vi­vien­da, fi­nan­zas y sa­lud.

De acuer­do con Sán­chez, otra prio­ri­dad que se de­be es­ta­ble­cer a lo in­terno de las com­pa­ñías es ofre­cer un buen cli­ma or­ga­ni­za­cio­nal, que va­yan des­de prác­ti­cas cla­ves co­mo pro­gra­mas de li­de­raz­go, y la es­tan­da­ri­za­ción de se­sio­nes uno a uno en­tre ca­da je­fe y sus sub­al­ter­nos.

Por tan­to las prác­ti­cas an­te­rio­res per­mi­ti­rán me­jo­rar en ín­di­ces de con­fian­za y li­de­raz­go, y por en­de se po­drá lo­grar el re­co­no­ci­mien­to de los co­la­bo­ra­do­res.

Il­ya­no­va Dá­vi­la, ge­ren­te de co­mu­ni­ca­ción, de Ce­men­tos Pro­gre­so en Gua­te­ma­la, ma­ni­fies­ta que el éxi­to a lo in­terno de la em­pre­sa, es­tá ali­nea­do a la agen­da de li­de­raz­go ba­sa­do en “va­lo­res que no son ne­go­cia­bles y un eje de ser­vi­cio, que se com­ple­men­tan con los cua­tro pi­la­res; bie­nes­tar, de­sa­rro­llo, co­mu­ni­ca­ción y re­co­no­ci­mien­to”.

La em­pre­sa re­co­no­ce las ini­cia­ti­vas de sus co­la­bo­ra­do­res. Ofre­ce ade­más ser­vi­cios mé­di­cos que va des­de lo odon­to­ló­gi­co, has­ta la sa­lud men­tal de los em­plea­dos, me­dian­te el cual se desa­rro­llan pro­gra­mas de ma­ne­jo de es­trés. Dá­vi­la re­fi­rió que en esa com­pa­ñía “es­tán com­pro­me­ti­dos con la se­gu­ri­dad ocu­pa­cio­nal tan­to en plan­ta co­mo en áreas ad­mi­nis­tra­ti­vas”.

Agre­gó que otro fac­tor im­por­tan­te que se de­be con­si­de­rar, es la co­mu­ni­ca­ción por­que de­fi­ne un sis­te­ma mul­ti­pla­ta­for­ma de ca­na­les, y for­ma­ción cons­tan­te pa­ra que los co­la­bo­ra­do­res ma­ne­jen la co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va, li­neal y di­rec­ta. So­li­dez a ni­vel ex­terno

Pe­ro la cla­ve no so­lo se cen­tra en la re­la­ción a lo in­terno de las com­pa­ñías, sino que es­tá también ro­bus­tez­ca su tra­to a ni­vel ex­terno, es de­cir que cree un cli­ma agra­da­ble y de buen en­ten­di­mien­to con sus clien­tes y pro­vee­do­res.

Al­go de­ter­mi­nan­te en es­te sen­ti­do es re­co­no­cer la im­por­tan­cia del pú­bli­co con el que se en­ta­blan re­la­cio­nes ex­ter­nas, co­no­cien­do sus ne­ce­si­da­des y ex­pec­ta­ti­vas, in­cor­po­ran­do co­mo un in­su­mo cla­ve a la ho­ra de di­se­ñar los pla­nes a fin de iden­ti­fi­car de qué for­ma se pue­de agre­gar va­lor a esos gru­pos en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y am­bien­ta­les, in­di­có Sán­chez.

En ese sen­ti­do, es de­ter­mi­nan­te desa­rro­llar con­sul­tas de for­ma sis­te­má­ti­ca a tra­vés de di­fe­ren­tes es­tu­dios for­ma­les y es­truc­tu­ra­dos, con­du­ci­dos por un ter­ce­ro, cu­yos re­sul­ta­dos sean re­gis­tra­dos y ana­li­za­dos. Es así que los re­sul­ta­dos se con­vier­ten en un res­pal­do que per­mi­ten abor­dar a ca­da uno de los pú­bli­cos de for­ma más acer­ta­da.

Asi­mis­mo, las em­pre­sas de­ben ofre­cer ca­na­les y es­pa­cios de co­mu­ni­ca­ción pa­ra co­no­cer e in­ter­cam­biar im­pre­sio­nes so­bre dis­tin­tos te­mas con los agen­tes ex­ter­nos. En­tre es­tos ca­na­les, se des­ta­ca la ren­di­ción de cuen­tas anual me­dian­te un re­por­te in­te­gra­do con el cual de for­ma sis­te­má­ti­ca y trans­pa­ren­te la em­pre­sa pre­sen­te sus im­pac­tos

y cómo ge­ne­ra va­lor des­de una pers­pec­ti­va de tri­ple uti­li­dad, es de­cir, en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, so­cia­les y am­bien­ta­les.

En el ca­so de Fit­co, pre­sen­ta el re­por­te de for­ma pú­bli­ca en los dis­tin­tos paí­ses en los que ope­ra ofre­cien­do un es­pa­cio de con­sul­ta y re­tro­ali­men­ta­ción, apun­tó Sán­chez.

Otro fac­tor de­ter­mi­nan­te que ayu­da a las em­pre­sas a te­ner éxi­to a ni­vel ex­terno es el sa­ber es­cu­char y en­ten­der lo que ne­ce­si­ta el mer­ca­do, pro­vee­do­res y clien­tes a fin de com­pren­der y brin­dar lo que ne­ce­si­tan. Una bue­na re­la­ción con el mer­ca­do tie­ne mu­cho que ver con el ser­vi­cio que se otor­ga que con­sis­te en en­tre­gar pro­duc­tos de ca­li­dad.

En el ca­so de Ce­men­tos Pro­gre­so, se man­tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con uni­ver­si­da­des y se otor­ga apo­yo a la in­ves­ti­ga­ción de los es­tu­dian­tes que es­tán tra­ba­jan­do su te­sis de gra­do, es­to tie­ne co­mo ob­je­ti­vo que “las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes ten­gan un es­pa­cio pa­ra con­tar­nos cómo po­de­mos me­jo­rar nues­tros pro­ce­sos y a la vez les da­mos so­por­te pa­ra que pue­dan desa­rro­llar sus tra­ba­jos”, se­ña­la Dá­vi­la.

Otro pun­to im­por­tan­te que de­ben con­si­de­rar las em­pre­sas pa­ra man­te­ner el éxi­to es la in­no­va­ción que de­ben apli­car, por ejem­plo con la crea­ción de apli­ca­cio­nes que per­mi­tan afian­zar los mo­de­los de tra­ba­jo.

Asi­mis­mo, es ne­ce­sa­rio que se va­yan in­te­gra­dos a las pla­ta­for­mas más mo­der­nas dis­po­ni­bles en el mer­ca­do pa­ra agi­li­zar los pro­ce­sos de ven­ta, co­mu­ni­ca­ción, com­pras y de­sa­rro­llo de ta­len­to. El te­ma tec­no­ló­gi­co se­gún los en­tre­vis­ta­dos es muy im­por­tan­te pa­ra el de­sa­rro­llo de nue­vos mo­de­los de ne­go­cio y la to­ma de de­ci­sio­nes en la ges­tión del ne­go­cio en sí. Pues la tec­no­lo­gía ha per­mi­ti­do a mu­chas em­pre­sas al­can­zar sus ob­je­ti­vos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.