Py­mes di­gi­ta­les al­can­zan po­pu­la­ri­dad

Los nue­vos em­pren­di­mien­tos que na­cen apun­tan a la tec­no­lo­gía pa­ra com­pe­tir y triun­far en es­te mun­do.

Mercados & Tendencias Guatemala - - TECNOLOGIA -

Pa­re­cía que el rei­na­do de Si­li­con Va­lley co­mo prin­ci­pal po­lo tec­no­ló­gi­co del pla­ne­ta no iba a ter­mi­nar nun­ca pe­ro, si bien aún no lo ha he­cho, ya tie­ne se­rios com­pe­ti­do­res. Así lo dio a co­no­cer el es­tu­dio Glo­bal Star­tup Ecosys­tem Re­port and Ran­king 2017, pu­bli­ca­do por Ge­no­me, que in­di­ca que Sin­ga­pur es el eco­sis­te­ma tec­no­ló­gi­co mun­dial lí­der en cap­ta­ción de ta­len­to pa­ra sus star­tups.

Son pa­raí­sos del em­pren­di­mien­to por ex­ce­len­cia, am­pa­ra­dos en una cul­tu­ra tec­no­ló­gi­ca vi­sio­na­ria y la dis­po­si­ción po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca pa­ra im­pul­sar a los so­ña­do­res. Allí el fra­ca­so es bien re­ci­bi­do y la per­se­ve­ran­cia es la vir­tud más aplau­di­da. Si bien es cier­to Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be no son “pa­raí­sos de star­tups” los es­fuer­zos son no­ta­bles y las ini­cia­ti­vas desa­rro­lla­das de­mues­tran un po­ten­cial que cre­ce a pa­so fir­me.

Car­los Cha­va­rría, ge­ren­te de ven­tas Re­tail de Cen­troa­mé­ri­ca y El Ca­ri­be de D-Link La­ti­noa­mé­ri­ca, ex­pli­ca que las opor­tu­ni­da­des que ofre­ce la tec­no­lo­gía a las Py­mes de la re­gión, hoy por hoy, se ba­san en po­der cre­cer a un rit­mo ex­po­nen­cial, sa­can­do pro­ve­cho de la fle­xi­bi­li­dad y agi­li­dad que tie­nen es­tas em­pre­sas.

“Me­dian­te la tec­no­lo­gía po­drán ac­ce­der a la in­for­ma­ción, me­jo­rar la se­gu­ri­dad y la con­fia­bi­li­dad, ade­más de to­mar las de­ci­sio­nes más ex­pe­di­ti­va­men­te que una em­pre­sa gran­de, a la que sus pro­ce­sos y pro­ce­di­mien­tos le ha­cen per­der la ra­pi­dez, tan ne­ce­sa­ria hoy en día pa­ra man­te­ner la com­pe­ti­ti­vi­dad y la ex­ce­len­cia en el ser­vi­cio al cliente; que son las car­tas de pre­sen­ta­ción de las Py­mes de la re­gión”, aña­de Cha­va­rría.

Se­gún Asier Bo­llar, di­rec­tor de mer­ca­do­tec­nia de As­pect Soft­wa­re en La­ti­noa­mé­ri­ca, to­dos, co­mo in­di­vi­duos, for­ma­mos par­te de una so­cie­dad que in­ter­ac­túa, se in­for­ma, edu­ca y se re­la­cio­na dia­ria­men­te con la tec­no­lo­gía. “No se con­ci­be una em­pre­sa en la que no po­da­mos tra­ba­jar con los mis­mos ele­men­tos que usa­mos ha­bi­tual­men­te en nues­tras vi­das per­so­na­les”, afir­ma.

No ca­be du­da de que asis­ti­mos a un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial del nú­me­ro de per­so­nas que tie­nen co­nec­ta­dos apli­ca­cio­nes y dis­po­si­ti­vos, im­pul­sa­dos por los ser­vi­cios ofre­ci­dos a tra­vés de la nu­be. Es­to ha ge­ne­ra­do una nue­va eco­no­mía di­gi­tal en La­ti­noa­mé­ri­ca, con la crea­ción de nue­vos tra­ba­jos que ayu­dan a re­du­cir los cos­tos, de­mo­cra­ti­zan la tec­no­lo­gía y la in­for­ma­ción, nos vuel­ven más ági­les, pro­veen una ma­yor trans­pa­ren­cia en­tre las em­pre­sas y los go­bier­nos y sus clien­tes/ciu­da­da­nos y, ade­más, promueven la in­clu­sión so­cial.

Gra­cia Ros­si, ge­ren­te del seg­men­to cor­po­ra­ti­vo y de la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa pa­ra Mi­cro­soft Cen­troa­mé­ri­ca

Las em­pre­sas que adop­ten la trans­for­ma­ción di­gi­tal ge­ne­ra­rán un pro­me­dio de US$100 mi­llo­nes más en ga­nan­cias ope­ra­ti­vas al año que aque­llas que se que­den atrás Gra­cia Ros­si, Mi­cro­soft Cen­troa­mé­ri­ca y Ve­ne­zue­la.

Ve­ne­zue­la, sos­tie­ne que las em­pre­sas que adop­ten la trans­for­ma­ción di­gi­tal ge­ne­ra­rán un pro­me­dio de US$100 mi­llo­nes más en ga­nan­cias ope­ra­ti­vas al año que aque­llas que se que­den atrás.

“Las em­pre­sas ne­ce­si­tan cam­biar pa­ra so­bre­vi­vir. De­ben desa­rro­llar nue­vas ca­pa­ci­da­des me­dian­te su trans­for­ma­ción en com­pa­ñías di­gi­ta­les, con sis­te­mas de in­te­li­gen­cia que apro­ve­chen ca­da sis­te­ma, dis­po­si­ti­vo, pro­ce­so y ac­ti­vo de la com­pa­ñía”, men­cio­na.

Si bien in­cor­po­rar la tec­no­lo­gía a los ne­go­cios no es una fá­cil ta­rea, más aún cuan­do de py­mes se tra­ta, Ros­si des­ta­ca que pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción de los clien­tes, im­pul­sar a los em­plea­dos, op­ti­mi­zar las ope­ra­cio­nes y rein­ven­tar el va­lor que ofre­cen a sus clien­tes; son los re­tos que en­fren­tan las em­pre­sas an­te la di­gi­ta­li­za­ción.

Las pe­que­ñas em­pre­sas que in­vier­ten en tec­no­lo­gía ex­pe­ri­men­ta­rán un im­pac­to po­si­ti­vo. Un es­tu­dio re­cien­te del Gru­po de Con­sul­to­ría de Bos­ton (BCG) re­ve­la que las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que uti­li­zan la úl­ti­ma tec­no­lo­gía au­men­tan rá­pi­da­men­te sus in­gre­sos en un 15% y crean em­pleos dos ve­ces más rá­pi­do que las com­pa­ñías que mi­ni­mi­zan su im­por­tan­cia.

“Pa­ra las Py­mes es­ta rein­ven­ción pro­ba­ble­men­te se sien­ta in­ti­mi­dan­te, abru­ma­do­ra e in­clu­so inal­can­za­ble. Pe­ro la reali­dad es que la tec­no­lo­gía les pue­de per­mi­tir lo­grar lo que no ha­bían pen­sa­do co­mo po­si­ble: des­cu­brir nue­vos flu­jos de in­gre­sos a tra­vés de la in­for­ma­ción de los da­tos o au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos de ne­go­cios de ru­ti­na pa­ra ob­te­ner más tiem­po su día”, co­men­ta Ros­si.

Dis­rup­to­res del mer­ca­do

Hay pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que na­cie­ron y se alia­gen­tes, nea­ron con la tec­no­lo­gía, pe­ro hay otras que na­cie­ron de ella. Son las co­no­ci­das co­mo Star­tups y es­tas son al­gu­nas de ellas.

Cos­ta Ri­ca

Go Pa­to es una star­tup que su­po apro­ve­char los me­dios di­gi­ta­les pa­ra aten­der la de­man­da exis­ten­te en las en­tre­gas a do­mi­ci­lio. En­tre­gan sus do­cu­men­tos, ha­cen com­pras en su res­tau­ran­te fa­vo­ri­to y en el sú­per, en­vían pa­que­tes, le lle­van la co­mi­da de su mas­co­ta o sus com­pras de cual­quier tien­da. Pue­de ha­cer su pe­di­do en Fa­ce­book Mes­sen­ger o des­car­gan­do el App Be­ta pa­ra Ap­ple o An­droid y los “Pa­tos” le com­pra­rán o lle­va­rán cual­quier co­sa.

Fue­ron los pri­me­ros en La­ti­noa­mé­ri­ca y de los pri­me­ros en el mun­do, en te­ner la tec­no­lo­gía de bots. “En Go Pa­to, de­fi­ni­ti­va­men­te, la tec­no­lo­gía y la in­no­va­ción son el co­ra­zón de la em­pre­sa”, di­jo Daniel Qui­rós, Di­rec­tor de Mar­ke­ting de la em­pre­sa.

“Cuan­do in­cur­sio­na­mos con los bots em­pe­za­mos a ver que con la tec­no­lo­gía po­de­mos te­ner ac­ce­so a más co­sas, co­mo ma­ne­jar dis­tin­to la da­ta y au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos, pues un ro­bot pue­de aten­der has­ta a 1.000 clien­tes a la vez, mien­tras que pa­ra aten­der a es­ta mis­ma can­ti­dad ocu­pá­ba­mos a 1.000 lo que vol­vía muy caro el pro­ce­so”, ex­pli­có Qui­rós.

Pa­ra ob­te­ner sus ser­vi­cios us­ted de­be es­cri­bir por Mes­sen­ger y un ro­bot in­me­dia­ta­men­te co­ti­za, cal­cu­la dis­tan­cias, se co­nec­ta con las ba­ses de da­tos, lla­ma a Pa­to y en­vía las no­ti­fi­ca­cio­nes. Co­mo ve­mos, se tra­ta de una pla­ta­for­ma muy com­ple­ta. Ade­más bus­ca con­ti­nuar con la in­no­va­ción me­dian­te la im­ple­men­ta­ción de dro­nes y otras tec­no­lo­gías que le per­mi­tan brin­dar un me­jor ser­vi­cio.

Ni­ca­ra­gua

¿Se ima­gi­na te­ner en su ca­sa fru­tas y ver­du­ras fres­cas sin te­ner que ir al su­per­mer­ca­do? Pa­ra Ser­gio Abur­to la idea era un po­co des­ca­be­lla­da, pe­ro sus ami­gos lo im­pul­sa­ron a crear un ne­go­cio en el que el eje prin­ci­pal fue­ra el tras­la­do de es­tos pro­duc­tos has­ta don­de es­tu­vie­ra el cliente. Reali­zó va­rios es­tu­dios pa­ra sa­ber si ya exis­tía un ne­go­cio co­mo el su­yo y, en el ca­so afir­ma­ti­vo; si te­nía éxi­to. Pe­ro no lo en­con­tró en ese mo­men­to.

De­bi­do a sus al­tas ven­tas, Ser­gio Abur­to, ge­ren­te de Pro­duc­tos del Campo, de­ciy

La tec­no­lo­gía ofre­ce a las Py­mes una opor­tu­ni­dad pa­ra cre­cer a un rit­mo ex­po­nen­cial Car­los Cha­va­rría ge­ren­te D-link.

dió que de­bía ha­cer las co­sas me­jor y se dio cuen­ta que la ma­yo­ría de las per­so­nas usan sus dis­po­si­ti­vos mó­vi­les des­de cual­quier par­te. “Así fue que tu­ve la idea de crear una apli­ca­ción que per­mi­tie­ra a los clien­tes ha­cer sus pe­di­dos a tra­vés de ellos”, ex­pre­sa.

Uno de sus ma­yo­res lo­gros es que, de­bi­do a la fa­ma que iban ga­nan­do, ya no so­lo los con­tac­ta­ban los clien­tes sino también re­co­no­ci­das em­pre­sas pro­vee­do­ras. Ac­tual­men­te Pro­duc­tos del Campo cuen­ta con un si­tio web en el que se pue­den rea­li­zar com­pras en lí­nea.

Otro ca­so es el de Al­ber­to Fer­nán­dez y dos ami­gos más que, con mu­chas ga­nas de crear una em­pre­sa re­la­cio­na­da con la tec­no­lo­gía, de­ci­die­ron aven­tu­rar­se en un sec­tor po­co co­no­ci­do en Ni­ca­ra­gua y crear una apli­ca­ción, útil y gra­tui­ta, en un país don­de el con­su­mo de apps era ba­jo.

Así na­ció In­fo­bot, una guía que con­tie­ne cin­co ca­te­go­rías prin­ci­pa­les: tien­das, re­crea­ción, tu­ris­mo, sa­lud y gas­tro­no­mía. Ac­tual­men­te el app cuen­ta con una gran acep­ta­ción, por lo que han sur­gi­do va­rias em­pre­sas con la mis­ma pro­pues­ta, sin em­bar­go es­ta apli­ca­ción se ca­rac­te­ri­za sus cons­tan­tes ac­tua­li­za­cio­nes, la im­por­tan­cia que sus crea­do­res le dan al di­se­ño y lo fá­cil de su uso pa­ra cual­quier per­so­na.

Hon­du­ras

Me­dia­City Labs na­ció co­mo una aca­de­mia es­pe­cia­li­za­da en vi­deo jue­gos de­di­ca­da a brin­dar cur­sos a ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos en Hon­du­ras. Hoy am­plió sus ac­ti­vi­da­des en la for­ma­ción pro­fe­sio­nal ha­cia las nue­vas tec­no­lo­gías emer­gen­tes: reali­dad vir­tual, reali­dad au­men­ta­da, reali­dad mix­ta e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Kar­la Guan­di­que, co­fun­da­do­ra de es­ta aca­de­mia tec­no­ló­gi­ca, se­ña­ló que la in­dus­tria en la que se ha ci­men­ta­do el ne­go­cio cuen­ta con un al­to po­ten­cial eco­nó­mi­co, al que los paí­ses de la re­gión les con­vie­ne im­pul­sar.

Sos­tie­ne que les dis­tin­gue la for­ma de crear pro­duc­tos de va­lor, ya que uti­li­zan “la tec­no­lo­gía co­mo la ba­se fun­da­men­tal de sus pro­gra­mas edu­ca­ti­vos, por ejem­plo usa­mos vi­deo­jue­gos y téc­ni­cas de ga­mi­fi­ca­ción pa­ra en­se­ñar pro­gra­ma­ción en una for­ma más di­ná­mi­ca y efec­ti­va”.

Re­cor­dó que el au­ge de dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos, co­mo la te­le­fo­nía ce­lu­lar y el in­ter­net móvil, en­tre otros, in­ci­den enor­me­men­te en la vi­da de las per­so­nas, por lo que es im­pe­ra­ti­vo em­po­de­rar­las. Al crear so­lu­cio­nes se les abre la opor­tu­ni­dad de con­tar con he­rra­mien­tas que ayu­dan a me­jo­rar el mun­do en que vi­ven.

El Sal­va­dor

Pa­ga­di­to.com, una em­pre­sa di­gi­tal fun­da­da en El Sal­va­dor por Pa­ga­di­to Group, bus­ca fo­men­tar en la re­gión el co­mer­cio elec­tró­ni­co, ofre­cien­do se­gu­ri­dad y efi­cien­cia a sus usua­rios.

Las transac­cio­nes elec­tró­ni­cas son una ac­ti­vi­dad ca­da vez más co­mún en el mun­do. Pa­ga­di­to Group vio una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio en es­te ni­cho y lan­zó su pla­ta­for­ma pa­ra fa­ci­li­tar los pa­gos y co­bros en el co­mer­cio elec­tró­ni­co, no só­lo en El Sal­va­dor sino a ni­vel re­gio­nal, ofre­cien­do sus ser­vi­cios tan­to a con­su­mi­do­res co­mo co­mer­cian­tes o em­pren­de­do­res.

Otro pro­yec­to es el que na­ció con la idea de dos jó­ve­nes vi­sio­na­rios, Yas­ser Pérez y Clau­dia Ol­me­do, quie­nes in­te­gra­ron el ar­te, la cul­tu­ra y tec­no­lo­gía pa­ra dar vi­da a El Monstruo, una ma­ne­ra di­fe­ren­te de ha­cer pu­bli­ci­dad y mar­ke-

ting. Su ob­je­ti­vo es crear ex­pe­rien­cias di­gi­ta­les ex­cep­cio­na­les pa­ra sus clien­tes y, por me­dio de la ca­li­dad de su tra­ba­jo, ser una em­pre­sa lí­der en el di­se­ño y de­sa­rro­llo de es­tra­te­gias di­gi­ta­les en Cen­troa­mé­ri­ca. Su va­lor di­fe­ren­cia­dor ra­di­ca en el co­no­ci­mien­to de las tec­no­lo­gías y las téc­ni­cas de crea­ción di­gi­tal.

En­tre sus ser­vi­cios es­tán la crea­ción de Stands in­ter­ac­ti­vos y Map­ping Show, que con­sis­te en pro­yec­tar ani­ma­cio­nes y efec­tos vi­sua­les en tiem­po real, sin­cro­ni­za­das al rit­mo de mú­si­ca. Otros de sus ser­vi­cios son El Mu­ro de Twit­ter, La Ga­le­ría Interactiva y La Fo­to Má­gi­ca; que re­crean am­bien­tes úni­cos, con un gran im­pac­to vi­sual en el pú­bli­co.

Gua­te­ma­la

Con 25 años de ex­pe­rien­cia en tec­no­lo­gía, Mo­bil­ges se de­di­ca a pro­veer pro­duc­tos de soft­wa­re y apli­ca­cio­nes mó­vi­les en tiem­po real a las em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en el área de re­tail, ad­mi­nis­tra­ción de bo­de­gas y lo­gís­ti­ca. Se­gún Antonio So­bal­va­rro, su ge­ren­te ge­ne­ral, ha­ce ocho años la com­pa­ñía apos­tó al área móvil, du­ran­te los cua­les ad­qui­rió una gran ex­pe­rien­cia en los sis­te­mas de tiem­po real y los pro­ce­sos de co­mer­cia­li­za­ción. Con­si­de­ra que, en los cin­co lus­tros de exis­ten­cia de Mo­bil­ges, la in­dus­tria ex­pe­ri­men­tó gran­des cam­bios, los que fue­ron im­pul­sa­dos prin­ci­pal­men­te por la apa­ri­ción del In­ter­net, la trans­for­ma­ción de los len­gua­jes de in­for­ma­ción a tec­no­lo­gías que se ase­me­jan más al pen­sa­mien­to del cerebro hu­mano, así co­mo a la lle­ga­da de la tec­no­lo­gía móvil y la co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­ca.

“Hoy la tec­no­lo­gía nos per­mi­te ofre­cer so­lu­cio­nes mó­vi­les con más transac­cio­nes y con­te­ni­dos que an­tes. Cons­tan­te­men­te ana­li­za­mos ha­cia dón­de va la in­dus­tria y el mer­ca­do pa­ra, ba­sa­dos en eso, crear los pro­duc­tos que sa­tis­fa­gan las ne­ce­si­da­des de nues­tros clien­tes”, ex­pli­ca So­bal­va­rro.

Re­pú­bli­ca Dominicana

Uni­fied Co­mu­ni­ca­tions es una py­me tec­no­ló­gi­ca con unos diez años de ope­ra­cio­nes en el país. Co­men­zó ofre­cien­do ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes al mer­ca­do do­mi­ni­cano, pe­ro a me­di­da que cre­ció la de­man­da de los ser­vi­cios, fue in­cli­nan­do sus ta­reas a otras fun­cio­nes. “Co­men­za­mos a tra­ba­jar en el sec­tor inalám­bri­co pe­ro, con el ve­loz cre­ci­mien­to de los ser­vi­cios, ex­ten­di­mos nues­tra ac­ti­vi­dad a la fi­bra óp­ti­ca”, in­di­có, Mel­chor de la Ro­sa, ase­sor de Uni­fied Co­mu­ni­ca­tions en Re­pú­bli­ca Dominicana.

Lue­go co­men­zó a ofre­cer a las em­pre­sas los en­la­ces a dis­tan­cia, lo cual le per­mi­tió rea­li­zar co­ne­xio­nes a gran­des diá­me­tros de país en país. Ac­tual­men­te tie­ne en su por­ta­fo­lio va­rios pro­duc­tos de co­ne­xión y co­mu­ni­ca­ción, lo que fa­ci­li­ta a sus clien­tes ele­gir, en su am­plia ga­ma, el pro­duc­to que sa­tis­fa­rá sus re­que­ri­mien­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.