El im­pac­to de las li­cen­cias por pa­ter­ni­dad

Los es­tu­dios de­mues­tran que otor­gar días li­bres y re­mu­ne­ra­dos a los hom­bres que aca­ban de ser pa­dres, ge­ne­ra be­ne­fi­cios a las com­pa­ñías.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Por Ro­mil­ka Pérez ro­mil­ka.pe­rez@gru­po­cer­ca.com

Los es­tu­dios de­mues­tran que otor­gar días li­bres y re­mu­ne­ra­dos a los hom­bres ge­ne­ra be­ne­fi­cios a las com­pa­ñías.

El pro­pó­si­to de las li­cen­cias es que el par­te com­par­ta con el be­be. Con ello se fo­men­ta la unión fa­mi­liar

El 23 de ma­yo de 2017 en­tró en vi­gen­cia en Pa­na­má la dis­po­si­ción que otor­ga li­cen­cias por pa­ter­ni­dad a los hom­bres que con­vi­ven ba­jo con­di­cio­nes de sin­gu­la­ri­dad y es­ta­bi­li­dad con su es­po­sa o pa­re­ja.

La Ley N° 27, que crea la li­cen­cia re­mu­ne­ra­da por pa­ter­ni­dad, da a los tra­ba­ja­do­res un per­mi­so en los tres días há­bi­les pos­te­rio­res al na­ci­mien­to de un hi­jo; con el pro­pó­si­to prin­ci­pal que “el pa­dre com­par­ta el tiem­po con la es­po­sa y el nue­vo be­bé pa­ra fo­men­tar unión fa­mi­liar”, re­cal­có el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Pa­na­me­ña de Eje­cu­ti­vos de Em­pre­sas (Ape­de), Juan Ga­briel Gon­zá­lez.

Aun­que en Centroamérica es un te­ma no­ve­do­so, en el res­to de paí­ses del mun­do hay una am­plia ex­pe­rien­cia de re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. En los 90 las li­cen­cias por pa­ter­ni­dad exis­tían en 40 de 141 paí­ses, mientras que 20 años des­pués, 79 de las 167 na­cio­nes re­co­no­cen en sus le­yes el de­re­cho de los pa­dres a las li­cen­cias pa­ter­nas re­mu­ne­ra­das, ase­ve­ró Ama­ri­lis Gar­cía, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Do­mi­ni­ca­na de Ad­mi­nis­tra­do­res de Ges­tión Hu­ma­na (Adoarh).

En Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be los post­na­ta­les han si­do otor­ga­dos prin­ci­pal­men­te a las ma­dres mientras que los des­ti­na­dos a los pa­dres son inexis­ten­tes o de po­cos días. Ve­ne­zue­la era has­ta ha­ce po­co el úni­co país con más de 10 días de post­na­tal mas­cu­lino. En Bra­sil fue apro­ba­da en el año 2016 la

ley de pri­me­ra in­fan­cia, que am­plió la li­cen­cia por pa­ter­ni­dad pa­ga de 5 a 20 días la­bo­ra­les pa­ra los tra­ba­ja­do­res de em­pre­sas (pri­va­das o pú­bli­cas) afi­lia­das al “Pro­gra­ma Em­pre­sa Ci­da­dã”, con la re­mu­ne­ra­ción in­te­gral pa­ra los pa­dres que pa­san por un pro­gra­ma de orien­ta­ción a la pa­ter­ni­dad.

En paí­ses co­mo Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Uru­guay las li­cen­cias a los pa­dres por na­ci­mien­to de un hi­jo os­ci­lan en­tre tres y cin­co días, mientras que Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos, Ale­ma­nia, Ja­pón y Chi­na no las es­ta­ble­cen.

El cor­to pe­río­do otor­ga­do li­mi­ta las po­si­bi­li­da­des del pa­dre de pa­sar un tiem­po de ca­li­dad con el re­cién na­ci­do, de­bi­do a las res­pon­sa­bi­li­da­des que so­cial­men­te re­caen en el pa­triar­ca del ho­gar. Gar­cía se­ña­la que los cam­bios so­cia­les que se han da­do a tra­vés de los tiem­pos evi­den­te­men­te am­plían los ro­les en el ho­gar. Una mues­tra de es­te ti­po de es­ce­na­rio es la in­clu­sión del hombre en las ta­reas del ho­gar y, pa­ra­le­lo a ello; es in­mi­nen­te la de­man­da de fle­xi­bi­li­dad en el ám­bi­to la­bo­ral.

Be­ne­fi­cios pa­ra la em­pre­sa

Se­gún el in­for­me Es­ta­do de la Pa­ter­ni­dad 2017, de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Pla­ni­fi­ca­ción Fa­mi­liar IPPF (In­ter­na­tio­nal Plan­ned Pa­rent­hood Fe­de­ra­tion por su si­gla en in­glés), exis­te una cre­cien­te evi­den­cia de que con­ce­der una li­cen­cia fa­mi­liar re­mu­ne­ra­da es po­si­ti­vo pa­ra las em­pre­sas, su pro­duc­ti­vi­dad y el bie­nes­tar de sus tra­ba­ja­do­res. “Es­ta me­jo­ra la re­ten­ción de los em­plea­dos, con lo cual se re­du­ce la ro­ta­ción; au­men­ta tan­to la pro­duc­ti­vi­dad co­mo la mo­ral y re­du­ce, a su vez, el au­sen­tis­mo y los cos­tos de ca­pa­ci­ta­ción”, ase­ve­ra la Fe­de­ra­ción.

Los em­plea­do­res se be­ne­fi­cian ade­más por el acor­ta­mien­to de las li­cen­cias de las mu­je­res, que pue­den ace­le­rar su re­gre­so al tra­ba­jo cuan­do las po­lí­ti­cas de li­cen­cia alien­tan y per­mi­ten que los hom­bres asu­man más la­bo­res de cui­da­do en el ho­gar. En la región ya se es­tán im­ple­men­tan­do ini­cia­ti­vas y po­lí­ti­cas de ges­tión que ayu­dan a los em­plea­dos varones y mu­je­res a en­con­trar un equi­li­brio en­tre el tra­ba­jo y la fa­mi­lia.

En El Sal­va­dor, des­de el 2013, un de­cre­to es­ta­ble­ce tres días de li­cen­cia por pa­ter­ni­dad, lo cual ade­más de re­for­zar el prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal que sos­tie­ne que “la fa­mi­lia es la ba­se fun­da­men­tal de la so­cie­dad”, for­ta­le­ce la in­te­gra­ción de la mis­ma. La ge­ren­te ge­ne­ral de la em­pre­sa Stra­te­ga, en El Sal­va­dor, Ana Ma­ría Chahin, sos- tie­ne que pa­ra el hombre la aven­tu­ra de ser pa­pá cuen­ta con el de­re­cho de ha­cer un pau­sa de tres días en sus ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les , los que le per­mi­ti­rán apo­yar a la pa­re­ja con la res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va dar vi­da una cria­tu­ra.

En Cos­ta Ri­ca hay dos ti­pos de li­cen­cias, pe­ro co­mo no es­tán de­fi­ni­das en el Có­di­go de Tra­ba­jo, no se pue­den to­mar co­mo una re­gla ge­ne­ral, el ex­pli­có a Mer­ca­dos & Ten­den­cias Juan Al­fa­ro, vi­ce­mi­nis­tro de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo.

Los ti­cos tie­nen li­cen­cias con go­ce de sa­la­rio y otras sin él. Las pri­me­ras son co­mu­nes en el sis­te­ma pú­bli­co, ya que el re­gla­men­to del es­ta­tu­to del ser­vi­cio ci­vil da la po­si­bi­li­dad a las di­fe­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes de re­gu­lar es­te ti­po de li­cen­cias.

Otro ca­so ha­bi­tual en Cos­ta Ri­ca es que en el sec­tor pri­va­do al­gu­nas li­cen­cias sean re­gu­la­das en el re­gla­men­to la­bo­ral de las em­pre­sas, co­mo por ejem­plo: ban­cos, call cen­ter y otras en­ti­da­des; ya que se­gún Al­fa­ro es una ten­den­cia del sec­tor em­pre­sa­rial que bus­ca me­jo­rar los es­que­mas de com­pen­sa­ción a sus tra­ba­ja­do­res.

Las li­cen­cias sin dis­fru­te sa­la­rial, que sue­len dar­se por mu­tuo acuer­do pa­tro­noem­plea­do, son las que per­mi­ten al tra­ba­ja­dor au­sen­tar­se de sus la­bo­res sin que se con­si­de­re una rup­tu­ra la­bo­ral, sino una sus­pen­sión de sus fun­cio­nes, afir­mó el vi­ce­mi­nis­tro.

In­gre­dien­te vi­tal

Se­gún la re­pre­sen­tan­te de Uni­cef en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Ro­sa El­car­te, las in­ves­ti­ga­cio­nes en neu­ro­cien­cias han de­mos­tra­do

de Las pa­ter­ni­dad,li­cen­cias son un de­re­cho es­ta­ble­ci­do en la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Tra­ba­jo (OIT), me­dian­te la Re­co­men­da­ción No.165 que con­ce­de al pa­dre un per­mi­so re­mu­ne­ra­do al mo­men­to de na­cer un be­bé en su ho­gar.

En los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, en­tre el 6% y el 36% de los pa­dres bio­ló­gi­cos es­tán in­vo­lu­cra­dos en el jue­go y apren­di­za­je de sus hi­jos de 3 a 5 años

que es en los pri­me­ros días de la vi­da de un ni­ño cuan­do el ce­re­bro hu­mano se desa­rro­lla más rá­pi­do. La ex­per­ta ex­pli­có que la en­cues­ta En­cues­ta Na­cio­nal de Ho­ga­res de Pro­pó­si­tos Múl­ti­ples, (En­ho­gar Mics) co­rres­pon­dien­te al 2014, re­ve­la que en el país so­lo el 6,4% de los ni­ños y ni­ñas de 3 a 4 años ha in­ter­ac­tua­do con su pa­dre bio­ló­gi­co en cua­tro ac­ti­vi­da­des, co­mo leer, can­tar, pa­sear y ju­gar.

El­car­te afir­mó ade­más que en los paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be, en­tre el 6% y el 36% de los pa­dres bio­ló­gi­cos es­tán in­vo­lu­cra­dos en el jue­go y apren­di­za­je de sus hi­jos de 3 a 5 años, ci­fras que po­nen por de­ba­jo a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con un ín­di­ce de un 6,4%.

Por es­ta ra­zón los es­fuer­zos de la em­pre­sa pri­va­da de­ben fo­men­tar la pa­ter­ni­dad res­pon­sa­ble, una me­di­da que re­fuer­za el con­cep­to de equi­dad de gé­ne­ro, tan­to en ma­te­ria la­bo­ral co­mo fa­mi­liar, en un mo­men­to en el que am­bos son pro­vee­do­res del ho­gar, gra­cias a sus di­fe­ren­tes fun­cio­nes en el ám­bi­to pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.