¿Có­mo for­mar equi­pos de éli­te?

Un cen­te­nar de em­pre­sa­rios, fue­ron en­tre­na­dos por el ex­per­to en li­de­raz­go Ál­va­ro Me­rino pa­ra ma­ne­jar­se en en­tor­nos em­pre­sa­ria­les de al­ta com­ple­ji­dad.

Mercados & Tendencias Guatemala - - EDUCACIÓN EJECUTIVA - Por Ga­brie­la Mo­ra ga­brie­la.mo­ra@gru­po­cer­ca.com

Ál­va­ro Me­rino, ex­per­to en de­sa­rro­llo del ta­len­to en el al­to ren­di­mien­to de­por­ti­vo y em­pre­sa­rial; y ex di­rec­tor de la Es­cue­la del Real Ma­drid, es­tu­vo de gi­ra en Centroamérica con su ta­ller “Li­de­raz­go in­vi­si­ble: có­mo li­de­rar equi­pos de al­to ren­di­mien­to”. Su po­nen­cia desa­rro­lla­da en Hon­du­ras, Ni­ca­ra­gua y Cos­ta Ri­ca, abar­có te­mas re­la­ti­vos al ma­ne­jo de equi­pos den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes. Los te­mas más des­ta­ca­dos fue­ron el li­de­raz­go en los nue­vos en­tor­nos V.U.C.A. (por sus si­glas en in­glés) que sig­ni­fi­ca: vo­lá­til, incierto, com­ple­jo y am­bi­guo; li­de­rar des­de la con­fian­za y la fir­me­za, así co­mo la ges­tión del ta­len­to a tra­vés de la con­fian­za, co­no­cien­do y desa­rro­llan­do nues­tras ca­pa­ci­da­des.

Pa­ra Me­rino to­do di­rec­ti­vo, al igual que un de­por­tis­ta de éli­te, ne­ce­si­ta un en­tre­na­mien­to sis­te­má­ti­co, cons­cien­te y cla­ra­men­te orien­ta­do a ge­ne­rar una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro con un ele- men­to que es fun­da­men­tal: te­ner en cuen­ta que tra­ba­ja con se­res hu­ma­nos que tie­nen que dar lo me­jor de ellos, mu­chas ve­ces en mo­men­tos de al­ta com­ple­ji­dad.

“La idea de los ta­lle­res es ge­ne­rar un es­pa­cio de adies­tra­mien­to que nor­mal­men­te no sue­le ser ha­bi­tual, por­que en el mun­do de las em­pre­sas com­pe­ti­mos con­ti­nua­men­te. Si un de­por­tis­ta com­pi­tie­se con­ti­nua­men­te al más al­to ni­vel, se ter­mi­na­ría le­sio­nan­do. Mi mun­do es el ám­bi­to del de­por­te y es lo que trai­go co­mo me­tá­fo­ra pa­ra trans­fe­rir­lo al mun­do em­pre­sa­rial”, aña­dió.

Me­rino es ex­per­to en in­te­li­gen­cia emo­cio­nal y en ges­tión del ta­len­to en or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les y de­por­ti­vas. Su ex­pe­rien­cia en el cam­po de­por­ti­vo le ha da­do los in­su­mos ne­ce­sa­rios pa­ra lle­var sus con­fe­ren­cias a más de 15 paí­ses de ha­bla in­gle­sa y es­pa­ño­la.

Pe­ro, ¿qué pue­den te­ner en co­mún el de­por­te y el ám­bi­to em­pre­sa­rial? Pa­ra Me­rino hay mu­chas coin­ci­den­cias en­tre es­tos dos cam­pos. “El de­por­te tie­ne cier­tas le­yes

bá­si­cas, co­mo que na­da su­ce­de por casualidad, que to­do lo que pa­sa es el fru­to de un en­tre­na­mien­to sis­te­má­ti­co, no exis­ten los ata­jos, to­do lo que abor­da­mos de­be ser con un per­ma­nen­te es­pí­ri­tu de su­pera­ción. So­mos lo que en­tre­na­mos y eso es en el de­por­te, en la vi­da la­bo­ral y per­so­nal”, co­men­ta.

Li­de­raz­go au­tén­ti­co

El ex­per­to re­cal­có que el li­de­raz­go au­tén­ti­co se lo­gra con el au­to­co­no­ci­mien­to, es de­cir, con los apren­di­za­jes que se ob­tie­nen vi­vien­do. Pu­so én­fa­sis en se­ña­lar en que na­die lle­ga a una em­pre­sa co­mo un li­bro en blan­co, “se lle­ga con ex­pe­rien­cias, en­tre­na­mien­tos, si­tua­cio­nes apren­di­das y eso es lo que los lí­de­res im­ple­men­tan en sus equi­pos; lo que jun­to con la ge­ne­ra­ción de con­tex­tos es­ti­mu­lan­tes en los que la gen­te pue­da re­tar­se y apren­der, son las cla­ves de un buen li­de­raz­go”, re­cal­có.

Un pun­to fun­da­men­tal, pa­ra di­fe­ren­cia­se y ser exi­to­so en un mer­ca­do tan com­pe­ti­ti­vo, es el ma­ne­jo del fac­tor hu­mano den­tro de la em­pre­sa. “Ca­si to­das las com­pa­ñías tie­nen los mis­mos soft­wa­re, es­tán en mer­ca­dos en su ma­yo­ría ma­du­ros y tie­nen un al­to ni­vel de co­no­ci­mien­to téc­ni­co; pe­ro lo que las di­fe­ren­cia es el tra­to a sus co­la­bo­ra­do­res.

So­mos lo que en­tre­na­mos no so­lo en el de­por­te sino en la vi­da la­bo­ral y per­so­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.