¿Es­tá to­man­do for­ma la doc­tri­na de Trump?

En­ten­der la es­tra­te­gia del pre­si­den­te re­quie­re ir más allá del cir­co me­diá­ti­co frí­vo­lo y en par­te au­to­in­fli­gi­do que ro­dea ca­da uno de sus tuits. Se ne­ce­si­ta ob­ser­var el pro­pio aná­li­sis que ha­ce so­bre la se­gu­ri­dad na­cio­nal y los em­pleos.

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN -

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ve de una ma­ne­ra ais­la­da los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les

La es­tra­te­gia transac­cio­nal del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, fren­te a los acuer­dos mul­ti­na­cio­na­les es muy di­fe­ren­te de la de sus an­te­ce­so­res.

Mientras que los pre­si­den­tes an­te­rio­res han vis­to los acuer­dos in­ter­na­cio­na­les en el con­tex­to de una es­tra­te­gia co­mer­cial y de se­gu­ri­dad más am­plia por par­te de Es­ta­dos Uni­dos, Trump los ve de ma­ne­ra ais­la­da.

En su opi­nión, mu­chos acuer­dos en los que Es­ta­dos Uni­dos es un país fir­man­te fue­ron mal ne­go­cia­dos, son ex­ce­si­va­men­te en­go­rro­sos o es­tán desac­tua­li­za­dos y no son ade­cua­dos pa­ra las cam­bian­tes con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y de se­gu­ri­dad.

Des­pués de asu­mir el car­go, Trump re­ti­ró a Es­ta­dos Uni­dos del Acuer­do Trans­pa­cí­fi­co (TPP por su si­gla en in­glés), un acuer­do en­tre 12 paí­ses de la Cos­ta del Pa­cí­fi­co que ha­bría crea­do la ma­yor zo­na de li­bre co­mer­cio del mun­do. Pe­ro di­ce que ne­go­cia­rá me­jo­res tra­ta­dos bi­la­te­ra­les con esos paí­ses y otros. Y, des­pués de es­cu­char a los lí­de­res de Ca­na­dá y Mé­xi­co, ha op­ta­do por "re­ne­go­ciar" el Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Nor­te, en lugar de des­man­te­lar­lo por com­ple­to, co­mo ha­bía pro­me­ti­do du­ran­te su cam­pa­ña.

Más re­cien­te­men­te, en su pri­mer via­je pre­si­den­cial al ex­te­rior, Trump to­mó al­gu­nas pri­me­ras me­di­das en Orien­te Me­dio. Sin em­bar­go, en un dis­cur­so an­te lí­de­res de la OTAN, eli­mi­nó una fra­se que ha­bría re­afir­ma­do ex­plí­ci­ta-

men­te el com­pro­mi­so de Es­ta­dos Uni­dos con la de­fen­sa co­lec­ti­va se­gún el Ar­tícu­lo 5 del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te, dis­gus­tan­do a sus alia­dos, y apa­ren­te­men­te tam­bién a al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les ase­so­res. (Más re­cien­te­men­te, ter­mi­nó pro­nun­cián­do­se a fa­vor de la cláu­su­la).

En­ten­der la es­tra­te­gia del pre­si­den­te re­quie­re ir más allá del cir­co me­diá­ti­co frí­vo­lo y en par­te au­to­in­fli­gi­do que ro­dea ca­da uno de sus tuits. Por el con­tra­rio, de­be­ría­mos ob­ser­var el pro­pio aná­li­sis que ha­ce Trump de los acuer­dos exis­ten­tes en el con­tex­to de sus opi­nio­nes so­bre cues­tio­nes co­mo la se­gu­ri­dad na­cio­nal y los em­pleos e in­gre­sos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Con­si­de­re­mos la re­cien­te de­ci­sión de Trump de re­ti­rar a Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís -de­ci­sión que en­fren­tó una con­de­na ge­ne­ra­li­za­da por par­te de lí­de­res ex­tran­je­ros, am­bien­ta­lis­tas y mu­chos CEOs, que de­nun­cia­ron la re­ti­ra­da de Es­ta­dos Uni­dos del li­de­raz­go glo­bal.

Ten­go po­ca sim­pa­tía por los ex­tre­mis­tas a am­bos la­dos de es­ta cues­tión: quie­nes pien­san que el ca­len­ta­mien­to glo­bal es una far­sa y quie­nes uti­li­zan el mie­do a un in­mi­nen­te Ar­ma­ge­dón pa­ra exi­gir una re­gu­la­ción gu­ber­na­men­tal de la eco­no­mía de mano du­ra. La ma­yo­ría de no­so­tros es­ta­ría de acuer­do en que de­be­ría­mos te­ner un con­jun­to de po­lí­ti­cas rea­lis­tas pa­ra abor­dar los ries­gos po­ten­cial­men­te se­rios que el cam­bio cli­má­ti­co va a plan­tear en el fu­tu­ro, y a un cos­to ra­zo­na­ble.

El acuer­do cli­má­ti­co de Pa­rís, por su par­te, ha­bría te­ni­do un im­pac­to mí­ni­mo en el cli­ma, aún si ca­da país hu­bie­ra cum­pli­do real­men­te con los ob­je­ti­vos de re­duc­ción de emi­sio­nes no vin­cu­lan­tes que se ha­bían plan­tea­do.

Los gran­des paí­ses que­ma­do­res de car­bón co­mo Chi­na y la In­dia pue­den se­guir emi­tien­do ga­ses de ti­po in­ver­na­de­ro has­ta 2030, lo cual ate­nua­rá cual­quier re­duc­ción ne­ta de las emi­sio­nes glo­ba­les. Peor aún, los cos­tos de es­te gi­ro ha­cia los paí­ses en de­sa­rro­llo re­cae­rán so­bre los es­ta­dos productores de car­bón y los sec­to­res in­dus­tria­les de al­to con­su­mo de ener­gía de las eco­no­mías avan­za­das, y esos cos­tos es­ta­rán com­pen­sa­dos en par­te por ener­gías re­no­va­bles al­ta­men­te sub­si­dia­das.

En la dé­ca­da pa­sa­da, Es­ta­dos Uni­dos ha re­du­ci­do sus emi­sio­nes más que cual­quier otro país, por­que la revolución del frac­king ha per­mi­ti­do que el gas na­tu­ral eco­nó­mi­co sus­ti­tu­ye­ra al car­bón en la ge­ne­ra­ción de ener­gía, im­pi­dien­do al mis­mo tiem­po un con­tra­gol­pe en ma­te­ria de pre­cios con­tra las ener­gías re­no­va­bles.

En el lar­go pla­zo, la úni­ca ma­ne­ra de li­mi­tar los se­rios pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el cli­ma es desa­rro­llar me­jo­res es­tra­te­gias de adap­ta­ción, tec­no­lo­gías de cap­tu­ra y se­cues­tro de car­bono y fuen­tes de ener­gía re­no­va­ble que pue­dan al­can­zar es­ca­la sin sub­si­dios gu­ber­na­men­ta­les. Si bien los cos­tos co­mer­cia­les de la ener­gía eó­li­ca y so­lar es­tán ba­jan­do, es­tas tec­no­lo­gías si­guen ne­ce­si­tan­do fuer­tes sub­si­dios y man­da­tos de uso cuan­do re­pre­sen­tan me­nos del 3% de la pro­duc­ción de ener­gía glo­bal.

Se­gún el acuer­do de Pa­rís, se su­po­ne que Es­ta­dos Uni­dos y otros paí­ses ri­cos de­ben apor­tar 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res ca­da año pa­ra sus­ten­tar sis­te­mas de ener­gía lim­pia en paí­ses en de­sa­rro­llo, in­clu­si­ve mu­chos paí­ses que ya no se­rían con­si­de­ra­dos po­bres. Si la his­to­ria sir­ve de guía, un por- cen­ta­je con­si­de­ra­ble de es­tos apor­tes se­rá des­ti­na­do a otros fi­nes, o irá a pa­rar a los bol­si­llos de fun­cio­na­rios co­rrup­tos. Es más, es po­co pro­ba­ble que el Con­gre­so de Es­ta­dos Uni­dos al­gu­na vez hu­bie­ra asig­na­do es­tos fon­dos por em­pe­zar, más allá de la de­ci­sión de Trump.

El ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ba­rack Oba­ma so­la­men­te in­vo­có au­to­ri­dad eje­cu­ti­va pa­ra fir­mar el acuer­do de Pa­rís (co­mo lo hi­zo tam­bién con el acuer­do nu­clear de Irán). Y mientras que las di­rec­ti­vas pre­si­den­cia­les pa­sa­das han si­do re­ver­si­bles, ya sea in­me­dia­ta­men­te o en el lap­so de un pe­río­do muy bre­ve, el com­pro­mi­so que hi­zo Oba­ma se­gún el acuer­do de Pa­rís tie­ne un pro­ce­so de re­ti­ra­da de cua­tro años que es vin­cu­lan­te pa­ra su su­ce­sor. Es­ta ex­pan­sión ra­di­cal del po­der eje­cu­ti­vo pro­ba­ble­men­te no ha­bría po­di­do su­pe­rar un cues­tio­na­mien­to le­gal.

En términos de pers­pec­ti­va, va­le la pe­na re­cor­dar que el ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Bill Clin­ton nun­ca pre­sen­tó el Protocolo de Kio­to an­te el Se­na­do, en par­ti­cu­lar por­que 95 se­na­do­res se ha­bían re­fe­ri­do a una "sen­sa­ción del Se­na­do" en con­tra del mis­mo. De ma­ne­ra que, cuan­do el pre­si­den­te Geor­ge W. Bush re­ti­ró a Es­ta­dos Uni­dos de ese acuer­do, se ba­só en el mis­mo ar­gu­men­to que hoy es­tá uti­li­zan­do Trump pa­ra re­ti­rar a Es­ta­dos Uni­dos del acuer­do de Pa­rís.

Aun así, ha­bría si­do pre­fe­ri­ble que Es­ta­dos Uni­dos hu­bie­ra per­ma­ne­ci­do en el acuer­do de Pa­rís. Man­te­ner sen­ta­do a la me­sa le ha­bría da­do a Es­ta­dos Uni­dos más apa­lan­ca­mien­to en fu­tu­ros com­pro­mi­sos y acuer­dos, in­clu­si­ve en otras cues­tio­nes. Trump se ve a sí mis­mo co­mo un gran ne­go­cia­dor. Pe­ro to­da­vía es­tá por ver­se si su es­tra­te­gia de re­ne­go­cia­ción o re­ti­ra­da de acuer­dos in­di­vi­dua­les re­sul­ta­rá efec­ti­va, fo­men­tan­do o afec­tan­do la es­ta­bi­li­dad geo­po­lí­ti­ca.

Trump se ve a sí mis­mo co­mo un gran ne­go­cia­dor. Pe­ro to­da­vía es­tá por ver­se si su es­tra­te­gia re­sul­ta­rá efec­ti­va

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.