Có­mo trans­for­mar una en­ti­dad fi­nan­cie­ra ha­cia lo di­gi­tal

Con la in­cur­sión de las nue­vas tec­no­lo­gías se lo­gra una pro­li­fe­ra­ción de em­pren­de­do­res ca­pa­ces de ofre­cer so­lu­cio­nes muy rá­pi­das y al­ta­men­te cen­tra­das en el usua­rio.

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN -

La úl­ti­ma dé­ca­da ha da­do en­tra­da a lo que mu­chos lla­man la cuar­ta revolución in­dus­trial, do­mi­na­da por las nue­vas ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas dis­pues­tas a di­gi­ta­li­zar y con­ver­tir “in­te­li­gen­te” a nues­tros pro­ce­sos, desa­rro­llos y ex­pe­rien­cias. Hoy en día nos he­mos acos­tum­bra­do a te­ner ex­pe­rien­cias de con­su­mo muy fá­ci­les – com­prar ha­cien­do un clic, pe­dir a de­man­da, te­ner­lo to­do en la mano – nues­tra ex­pec­ta­ti­va del ser­vi­cio ha cre­ci­do y es­pe­ra­mos que to­das las in­dus­trias que in­ter­ac­túan con no­so­tros lo ha­gan de la mis­ma for­ma. Has­ta que nos en­con­tra­mos con la in­dus­tria fi­nan­cie­ra. Aque­lla só­li­da y tra­di­cio­nal ins­ti­tu­ción que guar­da nues­tro di­ne­ro y nos per­mi­te ac­ce­der a co­sas hoy que no hu­bié­ra­mos po­di­do ob­te­ner de otro for­ma. Tra­di­cio­nal­men­te los ban­cos han si­do muy in­no­va­do­res, so­lo pon­ga­mos de ejem­plo los ca­je­ros au­to­má­ti­cos. Con la in­cur­sión de las nue­vas tec­no­lo­gías se lo­gra una pro­li­fe­ra­ción de em­pren­de­do­res ca­pa­ces de ofre­cer so­lu­cio­nes muy rá­pi­das y al­ta­men­te cen­tra­das en el usua­rio. Si bien es cierto al inicio los ban­cos ob­ser­va­ban a es­tos em­pren­de­do­res con cau­te­la, hoy en día en­tien­den que los mis­mos son vis­tos co­mo al­ter­na­ti­vas más com­ple­tas den­tro de un aba­ni­co de op­cio­nes al usua­rio, lo­gran­do sem­brar, in­clu­si­ve, la in­quie­tud en la in­dus­tria de ge­ne­rar una trans­for­ma­ción.

Cual­quier trans­for­ma­ción or­ga­ni­za­cio­nal pre­sen­ta sus re­tos y de­be ofre­cer un cú­mu­lo de nue­vas opor­tu­ni­da­des. No es­tá de más de­cir que la cla­ve pa­ra su éxi­to ra­di­ca en el gra­do de com­pro­mi­so ge­ren­cial y or­ga­ni­za­cio­nal de por qué hay que ha­cer al­go di­fe­ren­te, es­to es in­dis­pen­sa­ble pa­ra te­ner una opor­tu­ni­dad de éxi­to. Superado eso, po­dría­mos plan­tear­nos que una trans­for­ma­ción exi­to­sa de una en­ti­dad fi­nan­cie­ra, o de cual­quier or­ga­ni­za­ción, de­be­ría es­tar en­mar­ca­da en cua­tro pi­la­res:

La ex­pe­rien­cia de usua­rio

Nues­tros pro­ce­sos y “tra­ve­sías de clien­tes” de­ben es­tar di­se­ña­dos pen­san­do en ellos y en ser in­cor­po­ra­dos, ca­si de for­ma trans­pa­ren­te, en la co­ti­dia­ni­dad de sus vi­das. De­be­mos pri­me­ro en­ten­der al usua­rio, los re­tos que tie­ne en su vi­da dia­ria, y bus­car so­lu­cio­nar­le al­gu­nos de esos re­tos. Des­pués, vol­tear­nos a nues­tra or­ga­ni­za­ción y ha­cer los ajus­tes in­ter­nos pa­ra crear esa ofer­ta. La cla­ve es­tá en lo­grar em­pa­ti­zar pro­fun­da­men­te con sus ne­ce­si­da­des y ajus­tar la or­ga­ni­za­ción al usua­rio, no al re­vés. Las ex­pe­rien­cias de­ben ser sim­ples, rá­pi­das, y don­de el usua­rio las quie­re. Una bue­na ex­pe­rien­cia nos lle­va­rá a di­se­ñar ofer­tas al­ta­men­te in­tere­san­tes pa­ra el con­su­mi­dor, y que su ex­pe­rien­cia al ad­qui­rir­las sea na­tu­ral y co­ti­dia­na. Mu­chas me­to­do­lo­gías de­ben ayu­dar­nos en es­to, en­tre ellas De­sign Thin­king y Ser­vi­ce De­sign, que de­ben ser par­te del re­per­to­rio de ca­pa­ci­da­des dis­po­ni­bles en los nue­vos equi­pos.

Tec­no­lo­gía

Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta cuar­ta revolución in­dus­trial, es la dis­po­ni­bi­li­dad de crear “fa­bri­cas in­te­li­gen­tes” apa­lan­ca­das de tec­no­lo­gías emergentes y en cons­tan­te evo­lu­ción. Mu­cho

Cual­quier trans­for­ma­ción or­ga­ni­za­cio­nal pre­sen­ta sus re­tos y de­be ofre­cer un cú­mu­lo de nue­vas opor­tu­ni­da­des

Lo más in­tere­san­te de es­ta tras­for­ma­ción es que, bien eje­cu­ta­da, re­dun­da­rá en be­ne­fi­cios pa­ra los usua­rios del sis­te­ma fi­nan­cie­ro

se ha­bla so­bre la ex­po­si­ción de ser­vi­cios, pla­ta­for­mas abier­tas, API (Ap­pli­ca­tion Pro­gra­ming In­ter­fa­ce), y mi­cro­ser­vi­cios co­mo op­cio­nes a los cam­bios de pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas. La cla­ve en la trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca es crear una ma­pa de ru­ta ha­bi­li­ta­do por la ne­ce­si­dad que pre­sen­ta las “tra­ve­sías de clien­tes” e iden­ti­fi­car los com­po­nen­tes tec­no­ló­gi­cos pre­ci­sos que son ne­ce­sa­rios im­ple­men­tar pa­ra su­plir esa ne­ce­si­dad. Si an­tes las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras con­tem­pla­ban cam­bios de sis­te­mas ban­ca­rios gran­des, hoy pien­san más en có­mo in­tro­du­cir pe­que­ños ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos que ofrez­can fun­cio­na­li­da­des nue­vas pa­ra los usua­rios.

Cul­tu­ra

Pro­ba­ble­men­te el más im­por­tan­te com­po­nen­te de to­dos, pe­ro el más di­fí­cil de tra­ba­jar. Nin­gu­na trans­for­ma­ción pue­de ser exi­to­sa sin un plan de cam­bio cul­tu­ral ali­nea­da a ella. La trans­for­ma­ción fi­nan­cie­ra lle­va­rá a las or­ga­ni­za­cio­nes a te­ner un al­to en­fo­que en la in­no­va­ción, ha­bi­li­tan­do equi­pos a que ex­pe­ri­men­ten con in­ter­ac­cio­nes con­tan­tes de los pro­duc­tos, for­mas de tra­ba­jar y en­tre­gar re­sul­ta­dos muy ági­les y con un al­to ni­vel de au­to­no­mía. El in­tra-em­pren­di­mien­to de­be flo­re­cer, co­mo el ha­bi­li­ta­dor pa­ra com­pe­tir den­tro del eco­sis­te­ma, y con­ta­giar for­mas di­fe­ren­tes de ver y ha­cer las co­sas.

Ta­len­to

La in­dus­tria fi­nan­cie­ra tu­vo sus tiem­pos de ser un em­plea­dor muy co­ti­za­do, fuen­te de de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal pa­ra el mer­ca­do. La lle­ga­da de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes nos mos­tró que los in­tere­ses cam­bian y se crean nue­vas di­ná­mi­cas de tra­ba­jo. Po­dría­mos ha­blar de fle­xi­bi­li­dad, em­po­de­ra­mien­to, pro­pó­si­to, en­tre otros, co­mo in­tere­ses de nues­tra nue­va fuer­za la­bo­ral. El éxi­to es­ta­rá en ser ca­pa­ces de ali­near las prác­ti­cas de iden­ti­fi­ca­ción de ta­len­to y de­sa­rro­llo con las nue­vas ca­pa­ci­da­des ne­ce­sa­rias pa­ra lo­grar una trans­for­ma­ción. Po­dría­mos ha­blar de pa­sar de ser so­lo ban­que­ros a ser in­ge­nie­ros y ban­que­ros, pe­ro es mu­cho más allá de eso. La in­no­va­ción es una dis­ci­pli­na, y co­mo tal ne­ce­si­ta ca­rac­te­rís­ti­cas y ha­bi­li­da­des muy es­pe­cí­fi­cas pa­ra ser eje­cu­ta­da, en­tre ellas la re­si­len­cia, la em­pa­tía, la ca­pa­ci­dad de apren­der y de eje­cu­tar.

Sin du­da lo más in­tere­san­te de es­ta tras­for­ma­ción es que, bien eje­cu­ta­da, re­dun­da­rá en be­ne­fi­cios pa­ra los usua­rios del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, ma­yor in­clu­sión de seg­men­tos que ha­bían de­ci­di­do no ser par­te, y opor­tu­ni­da­des de cre­ci­mien­to y for­ta­le­ci­mien­to de la in­dus­tria. Ya no es una op­ción de­ci­dir trans­for­mar­se o no, más bien es una de­ter­mi­na­ción de cuán­to y en qué tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.