Li­de­raz­go au­tén­ti­co: es­for­zar­se pa­ra pros­pe­rar

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN -

Tra­zan­do nues­tras pro­pias ca­rre­ras y en­tre­nan­do a mu­chos lí­de­res, he­mos com­pro­ba­do que el ca­mino de li­de­raz­go au­tén­ti­co, con­du­ce a una me­jor ca­rre­ra y cum­pli­mien­to de la vi­da. Las nor­mas so­cia­les pue­den de­fi­nir es­tre­cha­men­te el pa­pel de las mu­je­res en los ro­les de li­de­raz­go.

Hoy en día las fé­mi­nas es­ta­mos pre­pa­ra­das pa­ra ser­vir, y po­de­mos usar mu­chos som­bre­ros que an­te­rior­men­te so­lo fun­gían en­tre pa­pe­les fa­mi­lia­res, co­mu­ni­ta­rios y so­cia­les an­tes de que el mun­do de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en­tra­ra en es­ce­na.

Un desafío cla­ve es que no hay mu­chos mo­de­los de li­de­raz­go fe­me­nino en la región pa­ra las mu­je­res que es­tán cons­tru­yen­do sus ca­rre­ras a eda­des tem­pra­nas. He­mos vis­to que es­tas mu­je­res en­tran a la fuer­za de tra­ba­jo con una só­li­da ba­se edu­ca­ti­va, ope­ran­do con la creen­cia de que si tra­ba­jan du­ro, ob­ten­drán re­sul­ta­dos. Pe­ro po­cas han con­si­de­ra­ron la opor­tu­ni­dad de di­se­ñar su pro­pio ca­mino, pro­mo­ver sus pro­pios re­sul­ta­dos y cons­truir proac­ti­va­men­te su ca­rre­ra.

Por lo an­te­rior, co­mo coaches de li­de­raz­go, uti­li­za­mos el mo­de­lo "Sur­vi­ve, Stri­ve & Th­ri­ve" con nues­tros clien­tes. Co­men­zan­do con la fa­se de "so­bre­vi­vir", don­de el en- fo­que es bus­car co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad, pe­ro una vez que se al­can­za es­ta me­ta, hay ali­vio pe­ro po­ca ale­gría. En es­ta eta­pa, se sien­te un fuer­te sen­ti­do del de­ber, cum­plien­do lo que cree­mos que se re­quie­re de no­so­tros pa­ra al­can­zar la se­gu­ri­dad y es­ca­par de un pe­li­gro in­mi­nen­te.

En se­gun­do lugar, lle­ga la eta­pa de "es­fuér­ce­se", don­de se sue­le ope­rar des­de una ba­se se­gu­ra, sin em­bar­go ex­pe­ri­men­ta­mos do­lor y bus­ca­mos un fu­tu­ro me­jor, es­ta­mos lle­nos de es­pe­ran­za. En es­ta eta­pa es­ta­ble­ce­mos me­tas agre­si­vas, tra­ba­ja­mos y ne­go­cia­mos du­ro, am­bi­cio­sa­men­te con­du­ci­mos re­sul­ta­dos, cre­yen­do que nues­tra ale­gría y sa­tis­fac­ción co­men­za­rán una vez que se al­can­cen los ob­je­ti­vos.

En la tercera y úl­ti­ma eta­pa de­no­mi­na­da "pros­pe­rar" nues­tro en­fo­que es ver una vi­da fe­liz y vi­bran­te. Es­ta­mos abier­tos a las po­si­bi­li­da­des y la co­la­bo­ra­ción co­mo un me­dio pa­ra lo­grar un cum­pli­mien­to du­ra­de­ro y en­con­tra­mos ale­gría en ser y crear jun­tos. Nues­tra fe­li­ci­dad no es­tá li­ga­da a al­gún re­sul­ta­do fu­tu­ro, se ex­pe­ri­men­ta a ca­da mo­men­to y so­mos muy adap­ta­bles a las cir­cuns­tan­cias cam­bian­tes.

Le ani­ma­mos a ope­rar en la tercera orien­ta­ción, "pros- pe­rar" por­que a me­di­da que pue­da di­se­ñar su ca­mino de ca­rre­ra úni­ca en to­das las eta­pas, apro­ve­cha­rá la ale­gría du­ran­te el pro­ce­so. Es pre­ci­so es­tar abier­to a las po­si­bi­li­da­des, co­la­bo­rar con per­so­nas in­tere­san­tes e ins­pi­ra­do­ras y ex­pe­ri­men­tar ale­gría en ca­da eta­pa del via­je.

En­con­trar cum­pli­mien­to a lo lar­go del ca­mino, le abre a las opor­tu­ni­da­des que pue­de ha­ber per­di­do de otra ma­ne­ra, y pue­de ali­men­tar su mo­ti­va­ción y el im­pul­so pa­ra al­can­zar sus me­tas más rá­pi­do. Sí, las mu­je­res lí­de­res pue­den tra­zar sus ru­tas úni­cas de ca­rre­ra de li­de­raz­go au­tén­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.