Con­vir­tien­do lá­gri­mas en son­ri­sas

Mercados & Tendencias Guatemala - - ESPECIAL - Vi­vian Pe­llas Pre­si­den­ta de Apro­quen

“ De un te­rri­ble ac­ci­den­te aé­reo na­ció un milagro”, así re­su­me par­te de su la­bor Vi­vian Pe­llas, pre­si­den­ta y fun­da­do­ra de la Aso­cia­ción Pro-Ni­ños Que­ma­dos de Ni­ca­ra­gua (Apro­quen).

To­do co­men­zó el 21 de oc­tu­bre de 1989 cuan­do via­ja­ba de Es­ta­dos Uni­dos ha­cia Ni­ca­ra­gua en com­pa­ñía de su es­po­so Car­los Pe­llas. An­tes de lle­gar a su des­tino de­bían ha­cer una es­ca­la en Te­gu­ci­gal­pa, pe­ro 40 ki­ló­me­tros an­tes de lle­gar el avión se es­tre­lló en el ce­rro Hu­la, re­sul­tan­do la se­ño­ra Pe­llas con gra­ves que­ma­du­ras, su cla­ví­cu­la frac­tu­ra­da y su ros­tro frag­men­ta­do en 62 pe­da­zos. “Es­pe­ran­do el avión am­bu­lan­cia que nos lle­va­ría a los Es­ta­dos Uni­dos y es­tan­do en la pis­ta to­tal­men­te de­for­ma­da, mi pa­pá es­cu­chó que yo bal­bu­cea­ba: voy ha­cer una uni­dad pa­ra ni­ños que­ma­dos, voy ha­cer una uni­dad pa­ra ni­ños que­ma­dos…¡Y ahí na­ció Apro­quen!”, re­la­ta.

Así fue co­mo dos años des­pués fue inau­gu­ra­da es­ta fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro, de­di­ca­da a ali­viar y fa­ci­li­tar las re­cu­pe­ra­cio­nes gra­tui­tas a ni­ños y ni­ñas víc­ti­mas de que­ma­du­ras. Se­gún Pe­llas, la fe en Dios, el apo­yo de su es­po­so Car­los y su fa­mi­lia, la con­vic­ción, el com­pro­mi­so, la per­se­ve­ran­cia, la vo­lun­tad y el ro­dear­se de per­so­nas con to­dos es­tos va­lo­res y prin­ci­pios, han si­do cla­ves pa­ra al­can­zar sus me­tas.

“Du­ran­te 27 años he­mos si­do los pio­ne­ros, en la región cen­troa­me­ri­ca­na y en mu­chos otros paí­ses, en el cam­po de las que­ma­du­ras, ya que da­da mi ex­pe­rien­cia y la de mi es­po­so, sa­be­mos que un tra­ta­mien­to no fun­cio­na si no es in­te­gral”, ase­gu­ra.

Su la­bor al fren­te de la fun­da­ción le ha va­li­do in­nu­me­ra­bles re­co­no­ci­mien­tos, en­tre ellos el pre­mio Bra­vo, co­mo Lí­der Hu­ma­ni­ta­rio, otor­ga­do por la re­vis­ta La­tin Tra­de, así co­mo uno otor­ga­do por el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (UNI­CEF).

Pa­ra Pe­llas lo que cau­ti­va a las per­so­nas que los vi­si­tan es “la ca­pa­ci­dad in­te­gral del pro­gra­ma” ya que un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio atien­de ca­da una de las eta­pas de los ca­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.