Guía para el in­ver­sio­nis­ta

Una ase­so­ría le­gal ade­cua­da pue­de guiar al in­ver­sio­nis­ta a de­fi­nir la me­jor es­tra­te­gia con el me­nor im­pac­to fis­cal y los be­ne­fi­cios que la le­gis­la­ción per­mi­te.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO -

In­ver­tir en un mer­ca­do no es co­sa sen­ci­lla. Es un jue­go en que se in­vo­lu­cra no so­lo di­ne­ro sino tam­bién es­tra­te­gia, en un pro­ce­so mi­nu­cio­so que en al­gu­nos paí­ses pue­de lle­var in­clu­so años. En es­te con­tex­to, los bu­fe­tes le­ga­les pue­den lle­gar a re­pre­sen­tar la fi­gu­ra de “so­co­rris­tas” para aque­llos in­ver­so­res que desean ha­cer las co­sas bien.

El úl­ti­mo in­for­me de Deuts­che Bank so­bre los erro­res más co­mu­nes del in­ver­sio­nis­ta in­di­ca que, “cuan­do un in­ver­sio­nis­ta pier­de el 10% del va­lor in­ver­ti­do, ex­pe­ri­men­ta un efec­to psi­co­ló­gi­co más fuer­te que cuan­do és­te se re­va­lo­ri­za un 10%”.

Carlos Ma­nuel Mén­dez To­rres, abo­ga­do y so­cio-fun­da­dor de Olis­ti­ca Bu­si­ness Part­ners, se­ña­la que uno de los efec­tos psi­co­ló­gi­cos que más afec­ta al in­ver­sio­nis­ta tie­ne que ver con la bu­ro­cra­cia para sol­ven­tar los trá­mi­tes, la cual re­sul­ta “un do­lor de ca­be­za para la re­gión ya que no exis­ten pro­ce­di­mien­tos es­tan­da­ri­za­dos en Cen­troa­mé­ri­ca, es­pe­cial­men­te en Hon­du­ras y Gua­te­ma­la, de­bi­do a las si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas”.

Por ejem­plo, en Gua­te­ma­la el pa­pe­leo para ins­cri­bir una com­pa­ñía pue­de tar­dar un mes y me­dio mien­tras que en El Sal­va­dor es­te mis­mo trá­mi­te pue­de ha­cer­se en

“Un buen bu­fe­te le fa­ci­li­ta la eva­lua­ción de los te­mas de su in­te­rés, y le guía en su asen­ta­mien­to en el país y en la ope­ra­ción de su ne­go­cio una vez ins­ta­la­do”. Armando Arias, So­cio Pre­si­den­te de Bu­fe­te Arias & Muñoz

dos días. Sin em­bar­go, en El Sal­va­dor re­sul­ta más com­pli­ca­do lo re­la­cio­na­do a los per­mi­sos am­bien­ta­les y al cum­pli­mien­to de los re­que­ri­mien­tos de la Ofi­ci­na de Pla­ni­fi­ca­ción del Área Me­tro­po­li­ta­na de San Sal­va­dor (OPAMS). Así de di­fe­ren­tes son los mer­ca­dos.

Por ello, uno de los erro­res más co­mu­nes de los in­ver­so­res es creer que to­dos los paí­ses son igua­les o que la re­gión es uni­for­me.

“De ahí que, al con­si­de­rar

“Los erro­res, des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co, se dan cuan­do hay des­co­no­ci­mien­to del ne­go­cio y del en­torno le­gal de la in­ver­sión que se desea rea­li­zar. Es­to su­ce­de cuan­do se ha con­tac­ta­do a un abo­ga­do o fir­ma que no su­po có­mo ase­so­rar­lo, o cuan­do no se ha con­tac­ta­do al abo­ga­do ade­cua­do o fir­ma de abo­ga­dos es­pe­cia­lis­tas en el país ó re­gión”. Gua­da­lu­pe Martínez Ca­sas, Coor­di­na­do­ra de asun­tos le­ga­les del CEN­TRAL LAW

in­ver­tir en la re­gión, es in­dis­pen­sa­ble con­tar con la ase­so­ría le­gal de una fir­ma re­gio­nal, ya que des­de ca­da ofi­ci­na se brin­da in­for­ma­ción so­bre las in­di­vi­dua­li­da­des de ca­da país y la ex­pe­rien­cia acu­mu­la­da lue­go de mu­chos otros pro­ce­sos de acom­pa­ña­mien­to le­gal”, ase­gu­ra Jo­sé Eve­nor Taboada, pre­si­den­te de Con­sor­tium Le­gal.

Sin em­bar­go, no se tra­ta só­lo de es­co­ger un bu­fe­te, sino de ele­gir el ade­cua­do para ga­ran­ti­zar la ase­so­ría idó­nea, ya que no ha­cer­lo im­pli­ca re­tra­sos en la le­ga­li­za­ción de la em­pre­sa o la uti­li­za­ción de vehícu­los le­ga­les no ade­cua­dos para la ope­ra­ción de la mis­ma.

“La ase­so­ría le­gal ayu­da a eva­luar ade­cua­da­men­te los erro­res y a ha­cer una de­bi­da di­li­gen­cia de los as­pec­tos que tie­nen in­ci­den­cia en el ti­po de ne­go­cio que pre­ten­de es­ta­ble­cer. Es­to le ayu­da­rá a es­ta­ble­cer las ba­ses para un ne­go­cio só­li­do”, di­ce Armando Arias, So­cio Pre­si­den­te de Bu­fe­te Arias.

¿Gas­to o in­ver­sión?

Para al­gu­nos em­pre­sa­rios la ase­so­ría le­gal es un gas­to, sin em­bar­go, para los ex­per­tos és­ta de­be­ría con­si­de­rar­se una in­ver­sión que se con­vier­te en la me­jor pro­tec­ción de la so­cie­dad y de la in­ver­sión mis­ma.

Es de con­si­de­rar que una es­truc­tu­ra le­gal inapro­pia­da o el des­apro­ve­cha­mien­to de los be­ne­fi­cios fis­ca­les exis­ten­tes, por ejem­plo, pue­den te­ner un im­pac­to tan ne­ga­ti­vo que sur­jan se­rios pro­ble­mas en la or­ga­ni­za­ción co­mo re­tra­sos en la pro­duc­ti­vi­dad, cie­rre de ope­ra­cio­nes a ni­vel lo­cal o, en el peor de los ca­sos, su des­apa­ri­ción.

Gua­da­lu­pe Martínez Ca­sas, coor­di­na­do­ra de asun­tos le­ga­les del Cen­tral Law para Cen­troa­mé­ri­ca y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, ase­gu­ra que los in­ver­sio­nis­tas de­ben te­ner en cuen­ta las le­yes, re­gu­la­cio­nes y acuer­dos gu­ber­na­men­ta­les del país o re­gión en la que se bus­ca ope­rar, así co­mo las ca­rac­te­rís­ti­cas del sec­tor en el que se desea in­cur­sio­nar. Ade­más, ase­gu­ra, es pri­mor­dial es­tar al tan­to de las le­yes an­ti-la­va­do de di­ne­ro, an­ti­co­rrup­ción y de trans­pa­ren­cia y de pro­tec­ción de in­ver­sio­nes.

“Úl­ti­ma­men­te los paí­ses de la re­gión Cen­troa­me­ri­ca­na y Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na han crea­do le­yes de in­cen­ti­vo a la in­ver­sión, tan­to lo­cal co­mo ex­tran­je­ra, te­nien­do en cuen­ta, ade­más del ám­bi­to co­mer­cial, al fis­cal, la­bo­ral, in­dus­trial, de re­so­lu­ción de con­flic­tos y de trans­pa­ren­cia de pro­ce­sos”, agre­ga.

Por otro la­do, si el ru­bro en el que se pien­sa in­ver­tir tie­ne re­la­ción con el Es­ta­do, es cru­cial re­vi­sar las re­la­cio­nes de los so­cios, di­rec­ti­vos y em­plea­dos de la or­ga­ni­za­ción con to­das las instituciones es­ta­ta­les para evi­tar con­flic­tos de in­te­rés, re­sal­ta Pe­dro Muñoz, so­cio fun­da­dor de Den­tons Muñoz.

Las con­si­de­ra­cio­nes y pre­cau­cio­nes al mo­men­to de in­ver­tir son múl­ti­ples y va­ria­das, por lo que el acom­pa­ña­mien­to del co­rrec­to ase­sor le­gal es muy im­por­tan­te. “Una ase­so­ría le­gal ade­cua­da pue­de guiar al in­ver­sio­nis­ta para de­fi­nir la me­jor es­tra­te­gia para desa­rro­llar su in­ver­sión con el me­nor im­pac­to fis­cal y con los be­ne­fi­cios que la le­gis­la­ción de ca­da país de la re­gión per­mi­te a cier­tos sec­to­res, ac­ti­vi­da­des o su­je­tos”, se­ña­la Taboada.

Por ello, si es­tá con­si­de­ran­do in­ver­tir en el mer­ca­do cen­troa­me­ri­cano, a con­ti­nua­ción de­ta­lla­mos al­gu­nos pun­tos que de­be to­mar en cuen­ta para ga­ran­ti­zar el éxi­to de sus ne­go­cia­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.