Ico­nos de Cu­ba

Los ha­ba­nos son co­di­cia­dos y re­co­no­ci­dos a ni­vel mun­dial. La com­bi­na­ción de cli­ma, sue­lo y ex­pe­rien­cia de pro­duc­ción ha­cen del ta­ba­co cu­bano he­cho a mano la jo­ya de la is­la.

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO - Por Edur­ne Az­ko­na­ga

La com­bi­na­ción de cli­ma, sue­lo y ex­pe­rien­cia de pro­duc­ción ha­cen del ta­ba­co cu­bano he­cho a mano la jo­ya de la is­la.

Po­cos pro­ce­sos hay más ar­te­sa­na­les que la ela­bo­ra­ción de pu­ros ha­ba­nos. Des­de la se­lec­ción de las ho­jas de ta­ba­co has­ta que lle­ga a la me­sa del tor­ce­dor, que con ha­bi­li­dad y sa­ber ha­cer en­ro­lla la tri­pa en la ho­ja has­ta dar­le la for­ma ade­cua­da. Por eso, el ci­ga­rro ha­bano es es­pe­cial: so­lo el que ha se­gui­do es­te pro­ce­so ar­te­sa­nal, con pro­duc­to de la is­la, -co­mo se ha he­cho du­ran­te 200 años-, pue­de ser re­co­no­ci­do con esa de­no­mi­na­ción.

Y no son po­cos. Ha­ba­nos, el prin­ci­pal fa­bri­can­te de pu­ros del mun­do, co­mer­cia­li­za 27 mar­cas, y para mos­trar to­das sus no­ve­da­des ce­le­bra ca­da año el Fes­ti­val del Ha­bano en el que ade­más ha­ce el ba­lan­ce anual de ven­tas. En el úl­ti­mo ce­le­bra­do el pa­sa­do mes de mar­zo, la cor­po­ra­ción anun­ció unos in­gre­sos de 445 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que su­po­ne un in­cre­men­to del 5% res­pec­to al año an­te­rior.

Los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de Ha­ba­nos son Es­pa­ña, Fran­cia, Chi­na, Ale­ma­nia, Cu­ba y Sui­za, paí­ses que su­man más del 50% de las ven­tas y cu­ya re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, -prin­ci­pal­men­te Es­pa­ña y Fran­cia-, es uno de los fac­to­res que han in­flui­do en el in­cre­men­to de fac­tu­ra­ción jun­to con el in­cre­men­to del tu­ris­mo, que en 2016 ba­tió un ré­cord al su­pe­rar los cua­tro mi­llo­nes de tu­ris­tas.

En cual­quier ca­so, los ha­ba­nos for­man par­te de la idio­sin­cra­sia de la is­la tan­to co­mo su co­lo­nial ar­qui­tec­tu­ra sin­gu­lar, el desa­rro­llo del ar­te con­tem­po­rá­neo y la vital so­cie­dad is­le­ña. Pla­ce­res to­dos que se con­ju­gan para el dis­fru­te de Cu­ba, pe­ro que des­de la dis­tan­cia tam­bién se pue­de sen­tir con el sim­ple de­lei­te de un buen ha­bano.

Aquí les pre­sen­ta­mos una lis­ta de las seis mar­cas de ha­ba­nos más po­pu­la­res y re­co­no­ci­das in­ter­na­cio­nal­men­te.

COHÍBA

Crea­da en 1966, es la mar­ca de ma­yor pres­ti­gio en el mun­do del ta­ba­co. Tie­ne un aro­ma y sa­bor ca­rac­te­rís­ti­cos, las ho­jas em­plea­das en su ela­bo­ra­ción se co­no­cen co­mo “la se­lec­ción de la se­lec­ción”. Tam­bién ad­qui­rió fa­ma por ser el re­ga­lo del go­bierno por el pre­si­den­te Fi­del Castro a otros je­fes de Es­ta­do, mo­nar­cas y al­tas per­so­na­li­da­des. Des­de en­ton­ces, sus ha­ba­nos se ma­nu­fac­tu­ran en la pres­ti­gio­sa fá­bri­ca El La­gui­to, en La Ha­ba­na, por lo que para al­gu­nos de sus di­rec­ti­vos y ex­per­tos sig­ni­fi­ca “el me­jor ta­ba­co del mun­do en la fá­bri­ca más lin­da del mun­do”.

Cohíba se de­be al nom­bre que le da­ban los abo­rí­ge­nes cu­ba­nos a la aro­má­ti­ca ho­ja con la que se en­vuel­ven los pu­ros cuan­do lle­ga­ron los es­pa­ño­les a Cu­ba. Ade­más, es la úni­ca mar­ca de Ha­ba­nos en la que 3 de los 4 ti­pos de ho­jas que se uti­li­zan en su ela­bo­ra­ción, se­co, li­ge­ro y me­dio tiem­po, ex­pe­ri­men­tan una fer­men­ta­ción adi­cio­nal en ba­rri­les. De ese mo­do se con­si­guen sus ca­rac­te­rís­ti­cos aro­ma y sa­bor, am­bos úni­cos en el sec­tor del ta­ba­co.

MONTECRISTO

Fun­da­da en 1935, se con­si­de­ra la re­fe­ren­cia para me­dir el res­to de las mar­cas. El nom­bre es­tá ins­pi­ra­do en el “Conde de Montecristo”, la no­ve­la de Ale­jan­dro Du­mas, por eso, el di­se­ño de su ca­ja es­tá com­pues­to de es­pa­das que se cru­zan y una flor de lis en el me­dio den­tro de un trián­gu­lo for­ma­do por las mis­mas.

Du­ran­te va­rias dé­ca­das fue la mar­ca más se­lec­ta del país has­ta que se creó Cohíba y aca­pa­ró el pres­ti­gio, pe­ro tiem­po des­pués vol­vió a re­cu­pe­rar su po­si­cio­na­mien­to in­ter­na­cio­nal

ROMEO Y JULIETA

Crea­da en 1875, des­ta­ca por su li­ga­da equi­li­bra­da y oro­má­ti­ca. Se con­si­de­ra la mar­ca del Ha­bano clá­si­co de sa­bor me­dio y su nom­bre es­tá ins­pi­ra­do en la obra li­te­ra­ria del es­cri­tor in­glés Wi­lliam Sha­kes­pea­re.

Uno de los más de­vo­tos fu­ma­do­res de la mar­ca fue Wins­ton Chur­chill, por lo que Romeo y Julieta no só­lo aña­dió su nom­bre en las ani­llas de al­gu­nos ha­ba­nos, sino que lan­zó la más co­no­ci­da de sus vi­to­las: el Chur­chill de Romeo y Julieta.

PARTAGÁS

Su fá­bri­ca fue crea­da en 1845, por lo que es una de las más an­ti­guas de la ca­pi­tal cu­ba­na, y des­de en­ton­ces es fa­mo­sa en La Ha­ba­na por su ubi­ca­ción en el co­ra­zón de la ciu­dad. Le per­te­ne­ce el Nº 520 de la ca­lle In­dus­tria, jus­to de­trás del Ca­pi­to­lio ha­ba­ne­ro.

Se ca­rac­te­ri­za por una se­lec­ción de pu­ros de sa­bor fuer­te en una am­plia va­rie­dad de ta­ma­ños. En con­cre­to, el nom­bre Partagás 8-9-8

Los prin­ci­pa­les mer­ca­dos de los Ha­ba­nos son Es­pa­ña, Fran­cia, Ale­ma­nia y Chi­na que su­man el 50% de las ven­tas.

se de­be a la pre­sen­ta­ción del mis­mo, dis­tri­bui­do en fi­las de ocho, nue­vo y ocho ci­ga­rros en una ca­ja bar­ni­za­da de 25 ha­ba­nos que ha co­se­cha­do un im­por­tan­te éxi­to co­mer­cial con el pa­so de los años. HO­YO DE MON­TE­RREY

Se uti­li­za por pri­me­ra vez es­te nom­bre en 1865, de­be su ori­gen a la plan­ta­ción del mis­mo nom­bre ubi­ca­da en San Juan y Martínez, en el co­ra­zón de la re­gión de vuel­ta Aba­jo. Atrae a aque­llos que gus­tan de un ha­bano de­li­ca­do y aro­má­ti­co.

Su fá­bri­ca fue crea­da en 1840 por el ban­que­ro ale­mán Her­man Up­mann. La mar­ca es re­co­no­ci­da por sus ha­ba­nos re­fi­na­dos y de for­ta­le­za me­dia en su sa­bor, en los que des­ta­can sus aro­mas de al­miz­cle, ma­de­ra y ca­fé tos­ta­do. Otro ele­men­to ca­rac­te­rís­ti­co son las me­da­llas de oro que ador­nan sus ca­jas, re­co­no­ci­mien­tos ob­te­ni­dos en el si­glo XIX. H.UP­MANN.

To­dos es­tos ha­ba­nos no ne­ce­si­tan nin­gún ma­ri­da­je ni nin­gu­na ex­cu­sa es­pe­cí­fi­ca para ser fu­ma­do, pe­ro es­tá cla­ro que “para gus­tos exis­ten los co­lo­res”. Ya sea en la ma­ña­na, en la tar­de o por la no­che el mo­men­to ele­gi­do, el pla­cer de fu­mar un buen Ha­bano es una ce­re­mo­nia muy par­ti­cu­lar de ca­da afi­cio­na­do.

A ve­ces, al­gu­nos pre­fie­ren dis­fru­tar de ese mo­men­to acom­pa­ña­dos úni­ca­men­te por la in­com­pa­ra­ble ga­ma de sa­bo­res y aro­mas del pro­pio Ha­bano. En otras oca­sio­nes pue­den gus­tar de com­par­tir su dis­fru­te jun­to con otros pro­duc­tos que apor­tan nue­vas sen­sa­cio­nes y sa­bo­res en sus pa­pi­las gus­ta­ti­vas.

Lo más ha­bi­tual es ma­ri­dar el Ha­bano con al­gún li­cor, co­mo whis­kies de Mal­ta, cog­nacs y Opor­tos añe­ja­dos. En los úl­ti­mos años, sin em­bar­go, se apre­cia un in­cre­men­to en las po­si­bi­li­da­des de com­bi­nar­lo con otro ti­po de pro­duc­tos. En la pri­me­ra lí­nea de es­ta nueva ten­den­cia es­tán los ‘Ha­ba­no­som­me­liers’. Prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­dos en el si­glo pa­sa­do, hoy en día la ma­yo­ría de los me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do don­de hay un es­pa­cio de fu­ma­do­res in­clu­ye un ex­ten­so co­no­ci­mien­to del mun­do del Ha­bano a tra­vés de sus som­me­liers, que ade­más, es­tán am­plian­do los ho­ri­zon­tes del dis­fru­te de los Ha­ba­nos en com­bi­na­ción con otros pro­duc­tos en mu­chos ca­sos de si­mi­lar ca­li­dad, his­to­ria y tra­di­ción. Exis­ten más de 250 ti­pos de ha­ba­nos de ga­ma es­tán­dar

En el úl­ti­mo de­ce­nio, la lis­ta de be­bi­das aso­cia­das a Ha­ba­nos es im­pre­sio­nan­te. A be­bi­das es­pi­ri­tuo­sas co­mo el cog­nac pue­den aña­dir­se el Ar­mag­nac, el brandy de Je­rez, tan­to whis­kies de Mal­ta co­mo Blen­ded, Te­qui­la, y por su­pues­to ro­nes cu­ba­nos. En la ca­te­go­ría de vi­nos en­con­tra­mos Opor­tos, cham­pag­nes, Je­rez y vi­nos blan­cos y tin­tos de mu­chas pres­ti­gio- sas de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen del mun­do.

Por otra par­te, el de­li­ca­do sa­bor del ja­món ibé­ri­co en un ca­na­pé ha si­do iden­ti­fi­ca­do tam­bién co­mo un com­ple­men­to ade­cua­do para un bue Ha­bano, así co­mo en oca­sio­nes se ha lle­ga­do in­clu­so a in­cluir ho­jas de ta­ba­co en la re­ce­ta de cier­tos cho­co­la­tes se­lec­tos.

Te­nien­do en cuen­ta que exis­ten más de 250 di­fe­ren­tes Ha­ba­nos de ga­ma es­tán­dar en 27 mar­cas en­tre las que ele­gir, sin ol­vi­dar las es­pe­cia­li­da­des que se pro­du­cen ca­da año, y aque­llos Ha­ba­nos añe­ja­dos com­pra­dos ha­ce años que tan­tos afi­cio­na­dos con­ser­van en sus ca­sas, el nú­me­ro de com­bi­na­cio­nes po­si­bles para ma­ri­dar es enor­me.

Ge­ne­ral­men­te el en­fo­que más tra­di­cio­nal para se­lec­cio­nar un ma­ri­da­je es pro­po­ner dos pro­duc­tos de for­ta­le­zas si­mi­la­res, para así ase­gu­rar­se de que nin­guno de los dos opa­ca al otro. Con­se­cuen­te­men­te se­ría apro­pia­do de­gus­tar un Ha­bano de gran for­ta­le­za con un ron po­de­ro­so añe­ja­do por lar­gos años en ba­rri­cas de ro­ble. En cual­quier ca­so, los opues­tos tam­bién pue­den atraer­se, por lo que no de­be­mos evi­tar por ejem­plo de­gus­tar un Ha­bano fuer­te con un Ar­mag­nac de per­fil más sua­ve.

Sea co­mo sea, lo esen­cial es en­con­trar el me­jor mo­men­to y las me­jo­res com­bi­na­cio­nes de pro­duc­tos que agra­den al pa­la­dar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.