Co­bre, uno de los ME­TA­LES EN CRE­CI­MIEN­TO es­te 2018

El co­bre se uti­li­za en au­tos, tre­nes, avio­nes, bar­cos, compu­tado­res, en la in­dus­tria y en la co­nec­ti­vi­dad de ban­da an­cha, por ello va­rios mer­ca­dos es­ti­man que es­te año su co­mer­cio se­rá el me­jor ja­más vis­to.

Mercados & Tendencias Guatemala - - INVESTMENT WATCH COBRE - Ma­ría Ca­le­ro ma­ria.ca­le­ro@gru­po­cer­ca.com

Las pro­yec­cio­nes de uno de los me­ta­les más pre­cio­sos son alen­ta­do­ras. Ba­sa­das en el con­su­mo ase­gu­ra­do a ni­vel mun­dial y ade­más de ser una de­man­da cre­cien­te de Chi­na, el prin­ci­pal im­por­ta­dor de es­te in­su­mo, en Pe­rú la co­ti­za­ción pa­ra es­te 2018 es­ta­ría por en­ci­ma de U$ 3.10 dó­la­res la libra y po­dría lle­gar a los U$3.20 dó­la­res, al­go que no se ha vis­to en años.

De acuer­do con Ró­mu­lo Mu­cho, ex vi­ce­mi­nis­tro de Mi­nas de Pe­rú, es­tas ci­fras son más que bue­nas ya que es ma­yor al pre­cio es­pe­ra­do por el Go­bierno en el Mar­co Ma­cro­eco­nó­mi­co Multianual 2018-2021, el cual lo ubi­ca­ba en US$2.60 dó­la­res la libra.

“El con­su­mo es­tá ase­gu­ra­do, la po­bla­ción crece y con ello la de­man­da. Otro fac­tor im­por­tan­te es el re­plan­teo de la eco­no­mía Chi­na que ase­gu­ra un con­su­mo cons­tan­te. Tam­bién es­tá la ma­yor pro­duc­ción de au­tos eléctricos que ele­va­rá la de­man­da de co­bre”, manifestaba Mu­cho a fi­na­les de mar­zo.

Mien­tras tan­to, el mer­ca­do de Chi­le ase­gu­ra que el pre­cio del co­bre ten­drá es­te año un va­lor su­pe­rior al es­ti­ma­do por Ha­cien­da en la Ley de Pre­su­pues­tos 2018, don­de se pro­yec­ta­ba que el me­tal

ro­jo se co­ti­za­ría en US$2,88 dó­la­res la libra pro­me­dio. Por su par­te, Juan Car­los Gua­jar­do, di­rec­tor de Plus­mi­ning, pro­yec­tó que el me­tal ten­drá un va­lor pro­me­dio en el ran­go de US$3,30 dó­la­res y US$3,40 dó­la­res la libra.

“Pen­sa­mos que exis­ten al­gu­nos fac­to­res que van a in­fluir en bue­nos pre­cios. Las re­for­mas en el país asiá­ti­co van a re­du­cir la can­ti­dad del me­tal, por lo que van a obli­gar a ma­yo­res im­por­ta­cio­nes. Ade­más, pre­ci­só que las res­tric­cio­nes a la com­pra de cha­ta­rra de co­bre van a sig­ni­fi­car una “im­por­tan­te ad­qui­si­ción de co­bre re­fi­na­do”, por lo que es­pe­ra que el me­tal ro­jo re­gis­tre pre­cios al­tos du­ran­te 2018”, in­di­ció Gua­jar­do.

Asi­mis­mo, Ser­gio Leh­mann, economista del BCI, es­pe­ra que el me­tal se co­ti­ce en ni­ve­les de US$3,10 dó­la­res la libra en el cor­to pla­zo pa­ra lue­go repuntar ha­cia fi­nes de año lle­gan­do a un va­lor del or­den de los US$3,20 dó­la­res la libra. “Es­ta­mos vien­do una ma­yor de­man­da del me­tal de­bi­do a los fun­da­men­tos que es­tá mos­tran­do la eco­no­mía Chi­na y que ha si­do bien leí­do por los mer­ca­dos”, aña­dió.

El fin de los pre­cios ba­jos

El pre­cio del co­bre em­pe­zó a su­bir un 30% en 2017, un he­cho que ha te­ni­do un im­pac­to di­rec­to en es­tos dos paí­ses, que son los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de es­te me­tal en el mun­do.Se tra­ta del va­lor más al­to del co­bre en ca­si cua­tro años.

Es­ta apre­cia­ción po­ne fin a una ten­den­cia ne­ga­ti­va que obli­gó a las em­pre­sas a re­du­cir sus cos­tos de pro­duc­ción y en­fren­tó a los go­bier­nos chi­leno y pe­ruano a una caí­da de la re­cau­da­ción fis­cal. Lo des­ta­ca­do, se­gún los ana­lis­tas, es que no se tra­ta­ría de un fe­nó­meno pun­tual, da­do que las pro­yec­cio­nes de cre­ci­mien­to in­di­can que la ten­den­cia po­si­ti­va de­be man­te­ner­se al me­nos has­ta 2020.

El mer­ca­do es­tá ten­dien­do ha­cia un claro con­tex­to de dé­fi­cit de co­bre, por lo que los al­tos pre­cios de la se­gun­da mi­tad de 2017 son un re­fle­jo de la es­ca­sez del me­tal es­pe­ra­da pa­ra los pró­xi­mos cin­co años.

“Chi­na ac­tual­men­te con­su­me cer­ca del 50% del co­bre re­fi­na­do mun­dial y na­tu­ral­men­te cual­quier no­ti­cia po­si­ti­va so­bre las ten­den­cias de con­su­mo de me­ta­les en Chi­na, ten­drá un im­pac­to in­me­dia­to en el pre­cio”, se­ña­ló Rolando Lay, ana­lis­ta de una con­sul­to­ra es­pe­cia­li­za­da en el mer­ca­do mi­ne­ro

En otras pa­la­bras de­pen­der de Chi­na ha si­do la prin­ci­pal cau­sa de tan­to las al­zas co­mo de las caí­das del ma­te­rial, por ello cuan­do la eco­no­mía de ese país em­pe­zó a cre­cer 6,8% en el 2017 de acuer­do a da­tos del Ban­co Mun­dial, el co­bre em­pe­zó a te­ner un me­jor mo­vi­mien­to.

Pe­kín re­quie­re de­ses­pe­ra­da­men­te el me­tal pa­ra la dis­tri­bu­ción eléc­tri­ca, el ca­blea­do de las edi­fi­ca­cio­nes, tu­be­rías de agua y de gas o sis­te­mas tér­mi­cos.El co­bre se uti­li­za, por ejem­plo, en au­tos, tre­nes, avio­nes, bar­cos, compu­tado­res, en la in­dus­tria y en la co­nec­ti­vi­dad de ban­da an­cha. Es, sim­ple­men­te, im­pres­cin­di­ble pa­ra cre­cer.

No obs­tan­te, más allá de Chi­na hay otros fac­to­res que han in­flui­do en el au­men­to del pre­cio de es­te me­tal, co­mo la ba­ja del dólar y los mo­vi­mien­tos es­pe­cu­la­ti­vos de in­ver­sio­nis­tas. Igual de im­por­tan­te es la re­vo­lu­ción del mer­ca­do de los au­tos eléctricos, que en su fuer­te ex­pan­sión pre­vis­ta pa­ra los pró­xi­mos años va a ge­ne­rar una de­man­da ex­tra de co­bre que po­dría lle­gar a 1,2 mi­llo­nes de to­ne­la­das ha­cia 2025.

Con­sul­to­ras co­mo Equit­yRe­search de Cre­di­corp Ca­pi­tal Pe­rú se­ña­lan que exis­ten va­rios fon­dos de co­ber­tu­ra que es­tán in­vir­tien­do en co­bre por­que es­tán con­ven­ci­dos de que los ca­rros eléctricos im­pul­sa­rán el va­lor del mer­ca­do cu­prí­fe­ro.Tam­bién in­flu­ye el rá­pi­do cre­ci­mien­to de las ener­gías re­no­va­bles, que tam­bién son in­ten­si­vas en el uso de co­bre. Por ejem­plo, una plan­ta so­lar o eó­li­ca pue­de de­man­dar más del do­ble del me­tal que una ge­ne­ra­do­ra eléc­tri­ca que use car­bón.

In­ver­sión a lar­go pla­zo

El 28 de di­ciem­bre de 2017 mar­có un hi­to cuan­do el va­lor del co­bre lle­gó a la co­ta de US$7,312 la to­ne­la­da en la Bol­sa de Me­ta­les de Lon­dres, un ni­vel que no se veía des­de ha­ce ca­si cua­tro años.Con es­te es­ce­na­rio, Chi­le y Pe­rú se han vuel­to re­la­ti­va­men­te más ri­cos en los úl­ti­mos me­ses.

Sin em­bar­go, es­to a co­mo es una bue­na se­ñal in­di­ca un fu­tu­ro in­cier­to de­bi­do a que los es­fuer­zos por di­ver­si­fi­car sus eco­no­mías han si­do nu­los. “Es tan fuer­te la de­pen­den­cia de es­tos dos paí­ses de es­te me­tal, que un al­za o caí­da de su va­lor im­pac­ta di­rec­ta­men­te sus fi­nan­zas pú­bli­cas”, ex­pre­sa Ci­ri­lo Ote­ro, economista.

Pa­ra Ote­ro, en el ca­so de Chi­le, el co­bre re­pre­sen­ta cer­ca de la mi­tad de sus ex­por­ta­cio­nes y de­ben em­pe­zar a in­ver­tir pen­san­do en lar­go pla­zo pa­ra que una fu­tu­ra caí­da no gol­pee la eco­no­mía.

“El desafío es la ca­pi­ta­li­za­ción pa­ra Chi­le co­mo pa­ra los paí­ses que desean in­gre­sar a es­te ne­go­cio. Con­ver­tir las ren­tas en al­go vir­tuo­so, aho­rrar pa­ra el fu­tu­ro, ir más allá de la me­ra ex­plo­ta­ción del re­cur­so. Apar­te la mi­ne­ría es un mer­ca­do gi­gan­tes­co, que no so­lo vi­ve del co­bre, sino que ge­ne­ra di­vi­den­dos a par­tir de to­dos los sec­to­res aso­cia­dos a la in­dus­tria”, ase­gu­ra Ote­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.