SO­LU­CIO­NES CON­CRE­TAS PA­RA EVI­TAR UNA CA­TÁS­TRO­FE CLI­MÁ­TI­CA

Mercados & Tendencias Guatemala - - ESPECIAL VERDE - Fa­bri­ce Gar­nier MSc en Ges­tión de Cam­bio Cli­má­ti­co y Fi­nan­zas, Im­pe­rial Co­lle­ge Bu­si­ness School

Al pen­sar en cam­bio cli­má­ti­co, es co­mún que pen­se­mos en imá­ge­nes de osos po­la­res des­nu­tri­dos, flo­tan­do en una mi­nús­cu­la pla­ta­for­ma de hie­lo es­pe­ran­do su fin. O bien, ima­gi­nar­nos la des­truc­ción de nues­tros bos­ques mien­tras cre­cen gran­des plu­mas ne­gras de smog que ca­lien­tan nues­tra at­mos­fe­ra, lle­ván­do­nos con to­da cer­ti­dum­bre a un fu­tu­ro dis­tó­pi­co. Con es­ta vi­sión de­ter­mi­nis­ta y de­rro­ta­da, es muy fá­cil en­te­rrar la ca­be­za y ol­vi­dar­nos de la opor­tu­ni­dad que tenemos fren­te a no­so­tros: la cons­truc­ción de un mun­do ar­mo­nio­so, jus­to y ver­de, don­de lo­gra­mos con­vi­vir de ma­ne­ra in­te­gra con la na­tu­ra­le­za que nos vio evo­lu­cio­nar. Un mun­do que po­de­mos lo­grar tra­ba­jan­do jun­tos con op­ti­mis­mo, y ca­pi­ta­li­zan­do las opor­tu­ni­da­des de me­jo­ra que tenemos tan pre­sen­tes hoy.

Sin em­bar­go, una trans­for­ma­ción com­ple­ta re­quie­re del com­pro­mi­so y la in­ver­sión del sec­tor pri­va­do en so­lu­cio­nes cli­má­ti­cas, par­ti­cu­lar­men­te en in­fra­es­truc­tu­ra, ener­gía y tec­no­lo­gía. Pa­ra rea­li­zar es­to, de­be­mos de pri­me­ro en­ten­der que efec­tos es­ta­mos en­fren­tan­do y co­mo so­lu­cio­nar­las de ma­ne­ra in­te­gra y ren­ta­ble. Mien­tras los efec­tos cli­má­ti­cos pue­den ser muy di­fe­ren­tes en­tre re­gio­nes, los ma­yo­res im­pac­tos iden­ti­fi­ca­dos por el Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co de la ONU (IPCC por sus si­glas en in­glés) pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca son los si­guien­tes, en­tre otros:

In­cre­men­tos en la in­ten­si­dad, fre­cuen­cia, y du­ra­ción de las ca­tás­tro­fes na­tu­ra­les. Va­ria­cio­nes en re­cur­sos hí­dri­cos, tan­to en sis­te­mas eco­ló­gi­cos co­mo pa­ra con­su­mo hu­mano. Au­men­tos en los ries­gos aso­cia­dos a nues­tra se­gu­ri­dad alimentaria, cau­sa­dos por cam­bios en pre­ci­pi­ta­ción, tem­pe­ra­tu­ra, y otros efec­tos cli­má­ti­cos.

Es­tos im­pac­tos no so­lo ac­túan de ma­ne­ra re­gio­nal, sino que tam­bién in­ter­ac­túan en­tre si y pue­den po­ten­ciar más re­tos y so­lu­cio­nes pa­ra nues­tra re­gión. Por ejem­plo, la va­ria­ción en re­cur­sos hí­dri­cos, y el al­za en tem­pe­ra­tu­ra pue­de am­pliar el há­bi­tat del mos­qui­to Ae­des

Aegy­pti, in­cre­men­tan­do los ca­sos de en­fer­me­da­des co­mo el den­gue o Zi­ka, co­mo tam­bién pue­de afec­tar la ex­pan­sión de en­fer­me­da­des agrí­co­las co­mo la ro­ya del ca­fé, per­tur­ban­do eco­nó­mi­ca­men­te a mi­les de co­mu­ni­da­des en to­do Cen­troa­mé­ri­ca y afec­tan­do nues­tra se­gu­ri­dad alimentaria. De igual ma­ne­ra, el in­cre­men­to en de­sas­tres na­tu­ra­les, que ya es­tá sien­do ob­ser­va-

do en la re­gión, po­ne en ries­go a po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles que di­fí­cil­men­te se pue­den re­cu­pe­rar de un shock cli­má­ti­co tan gran­de si sus am­bien­tes y ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas no se adap­tan a las peo­res po­si­bi­li­da­des del cam­bio cli­má­ti­co. Los ries­gos cli­má­ti­cos es­tán in­trín­se­ca­men­te vin­cu­la­dos a nues­tra eco­no­mía, y ob­viar­los en vez de en­fren­tar­los es un ries­go que sim­ple­men­te no tie­ne sen­ti­do to­mar si se con­tem­pla la si­tua­ción re­gio­nal a lar­go pla­zo.

Pe­ro ¿co­mo sim­pli­fi­car es­tas in­ter­ac­cio­nes pa­ra po­der mo­vi­li­zar in­ver­sio­nes y so­lu­cio­nes? Pri­me­ro de­be­mos de en­ten­der que queremos lo­grar con nues­tras ac­cio­nes. En el gre­mio cli­má­ti­co, ha­bla­mos de la mi­ti­ga­ción y la adap­ta­ción al cam­bio cli­má­ti­co. La mi­ti­ga­ción se en­fo­ca en pre­ve­nir los peo­res efec­tos cli­má­ti­cos, es­pe­cí­fi­ca­men­te me­dian­te la re­duc­ción de emi­sio­nes a tra­vés de va­rias ac­cio­nes, in­ver­sio­nes y tec­no­lo­gías. Es­to in­clu­ye tec­no­lo­gías más ma­du­ras, co­mo las ener­gías re­no­va­bles, los vehícu­los eléctricos, y tec­no­lo­gías que mejoran la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Co­mo re­gla ge­ne­ral, es­tas tec­no­lo­gías tien­den a ser me­jor en­ten­di­das y pro­du­cen me­nos ries­gos de in­ver­sión que las tec­no­lo­gías de adap­ta­ción, y ac­tual­men­te cuen­ta con ma­yo­res ni­ve­les de in­ver­sión que las ac­cio­nes de adap­ta­ción. En cam­bio, la adap­ta­ción se re­fie­re a las in­ver­sio­nes, ac­cio­nes y so­lu­cio­nes que se toman pa­ra aco­plar nues­tro mun­do a los cam­bios que ve­ni­mos ob­ser­van­do en el cli­ma, y no son ac­cio­nes que se en­fo­can en re­du­cir nues­tras emi­sio­nes de ga­ses in­ver­na­de­ro. Al­gu­nos ejem­plos de ac­cio­ne de adap­ta­ción los cam­bios en uso de sue­lo por ries­gos cli­má­ti­cos, y la in­ver­sión en pro­duc­tos e in­su­mos agrí­co­las adap­ta­dos a ma­yo­res tem­pe­ra­tu­ras y me­nor pre­ci­pi­ta­ción. Ca­be des­ta­car la re­la­ción en­tre am­bas: En­tre me­nos tra­ba­je­mos pa­ra mi­ti­gar las emi­sio­nes de ga­ses in­ver­na­de­ro, más ten­dre­mos que adap­tar­nos en un fu­tu­ro, y en­tre más nos en­fo­que­mos en adap­tar­nos al cam­bio, las emi­sio­nes ba­ja­rían me­nos y el cos­to de adap­ta­ción in­cre­men­ta­ría con el tiem­po. La cla­ve es en­con­trar un ba­lan­ce en cos­tos e im­pac­to que nos brin­de, co­mo re­gión, las me­jo­res op­cio­nes a fu­tu­ro.

Es­ta claro que, sin un gran ni­vel de coope­ra­ción, no lo­gra­re­mos adap­tar­nos a tiem­po a los peo­res efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co. Uno de los ma­yo­res obs­tácu­los que en­fren­tan es­tas tec­no­lo­gías es la fal­ta de in­ver­sión en pro­yec­tos con per­fi­les que no atraen a in­ver­sio­nis­tas gra­cias a su al­to ries­go, en­ton­ces es cla­ve en­con­trar so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras que per­mi­tan el avan­ce de tec­no­lo­gías y so­lu­cio­nes cli­má­ti­cas con re­tor­nos in­tere­san­tes pa­ra el sec­tor fi­nan­cie­ro. Mien­tras el fi­nan­cia­mien­to de pro­yec­tos ha si­do muy efec­ti­vo pa­ra la im­ple­men­ta­ción de ener­gías re­no­va­bles, de­be­mos tam­bién de in­cre­men­tar las po­si­bi­li­da­des de fi­nan­cia­mien­to de otras tec­no­lo­gías y pro­ce­sos que con­tri­bu­yan

“De­be­mos in­cre­men­tar las po­si­bi­li­da­des DE fi­nan­cia­mien­to de otras tec­no­lo­gías y pro­ce­sos que con­tri­bu­yan a la des­car­bo­ni­za­ción de nues­tro sis­te­ma so­cio­eco­nó­mi­co. Una op­ción pa­ra es­to es co­la­bo­rar con los ban­cos de desa­rro­llo y las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes de in­ver­sión que atrai­gan el ca­pi­tal y tec­no­lo­gía des­de los mer­ca­dos más avan­za­dos”

a la des­car­bo­ni­za­ción de nues­tro sis­te­ma so­cio­eco­nó­mi­co. Una op­ción pa­ra es­to es co­la­bo­rar con los ban­cos de desa­rro­llo y las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes de in­ver­sión que atrai­gan al ca­pi­tal pri­va­do ha­cia pro­yec­tos cli­má­ti­cos, o po­ten­ciar la trans­fe­ren­cia de ca­pi­tal y tec­no­lo­gía des­de los mer­ca­dos más avan­za­dos en es­tos te­mas.

Si bien la ta­rea de des­car­bo­ni­zar nues­tra re­gión pa­re­ce ti­tá­ni­ca, de­be­mos de acor­dar­nos que com­ple­tar­la sig­ni­fi­ca crear un fu­tu­ro me­jor sin des­truir­nos a no­so­tros mis­mos y al mun­do na­tu­ral al que per­te­ne­ce­mos al lar­go pla­zo. So­lo re­quie­re de una mez­cla de tra­ba­jo du­ro e in­ge­nio­si­dad, jun­to con un po­co de so­li­da­ri­dad y op­ti­mis­mo con­ta­gio­so pa­ra cons­truir un fu­tu­ro me­nos ca­lien­te y con opor­tu­ni­da­des me­jo­ra­das a tra­vés de la re­gión. En­ten­der bien las opor­tu­ni­da­des que en­fren­ta­re­mos, y las he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas y fi­nan­cie­ras que tenemos pa­ra ha­cer­le fren­te al cli­ma son los pri­me­ros pa­sos ha­cia un fu­tu­ro low car­bon.

Fuen­te: Pa­nel In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre Cam­bio Cli­má­ti­co (IPCC), Re­por­te de Eva­lua­ción 5 (AR5 por sus si­glas en in­glés)

Re­su­men de efec­tos ob­ser­va­dos, tan­to cli­má­ti­cos co­mo am­bien­ta­les pa­ra to­da la re­gión cen­tro-sud­ame­ri­ca­na. En par­ti­cu­lar, los efec­tos ob­ser­va­dos pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca son el in­cre­men­to en tem­pe­ra­tu­ras pro­me­dio y en el há­bi­tat de vec­to­res de en­fer­me­da­des, acom­pa­ña­do por una ba­ja en co­ber­tu­ra fo­res­tal, y la vo­la­ti­li­dad in­ter­tem­po­ral y re­duc­ción ge­ne­ral de re­cur­sos hí­dri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.