La Eco­no­mía Na­ran­ja, un nue­vo pa­ra­dig­ma glo­bal

En me­dio de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, la crea­ti­vi­dad se con­vier­te en pro­ta­go­nis­ta pa­ra en­fren­tar los cam­bios en las ma­ne­ras de pro­du­cir y tra­ba­jar

Mercados & Tendencias Guatemala - - SUMARIO -

De­bi­do al cre­cien­te in­te­rés en las in­dus­trias crea­ti­vas y cul­tu­ra­les, los es­tu­dio­sos del desa­rro­llo eco­nó­mi­co dis­fru­tan de una nue­va y emo­cio­nan­te fron­te­ra pa­ra la in­ves­ti­ga­ción; una cu­yas opor­tu­ni­da­des pa­ra la pla­ni­fi­ca­ción so­cio­eco­nó­mi­ca e im­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas son vas­tas. Ha­bla­mos, por su­pues­to, de la Eco­no­mía Na­ran­ja. Se­gún la Con­fe­ren­cia de las Na­cio­nes Uni­das so­bre Co­mer­cio y Desa­rro­llo, el co­mer­cio de bie­nes y ser­vi­cios creativos ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­ge pro­nun­cia­do du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das. De acuer­do con su úl­ti­mo re­por­te, la UNCTAD ase­gu­ra que del año 2002 al 2011, las ex­por­ta­cio­nes en es­te sec­tor cre­cie­ron en un 134 %, y de ser in­clui­dos den­tro del sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción del Cen­tro de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal, se­rian uno de los cin­co pro­duc­tos más co­mer­cia­li­za­dos del pla­ne­ta.

Sin em­bar­go, se po­dría de­cir que el sec­tor de la Eco­no­mía Na­ran­ja per­ma­ne­ce en las som­bras y le­jos de los ojos

EN ME­DIO DE LA CUAR­TA RE­VO­LU­CIÓN IN­DUS­TRIAL, LA CREA­TI­VI­DAD SE CON­VIER­TE EN PRO­TA­GO­NIS­TA PA­RA EN­FREN­TAR LOS CAM­BIOS EN LAS MA­NE­RAS DE PRO­DU­CIR Y TRA­BA­JAR.

LOS CREATIVOS ROM­PEN LOS PA­TRO­NES CON LA APA­RI­CIÓN DE EM­PRE­SAS QUE REVOLUCIONAN AL MUN­DO CO­MO AIRBNB Y SPO­TIFY, EN DON­DE UNO DE LOS ELE­MEN­TOS MÁS LLAMATIVOS ES EL PRO­TA­GO­NIS­MO DEL DI­SE­ÑA­DOR CO­MO FUN­DA­DOR O COFUNDADOR.

de mu­chos eco­no­mis­tas a ni­vel glo­bal. ¿Por qué un sec­tor eco­nó­mi­co con un cre­ci­mien­to tan pro­nun­cia­do y a pun­to de con­so­li­dar­se co­mo la más im­por­tan­te for­ma de em­pren­di­mien­to del nue­vo si­glo si­gue sien­do tan desconocido? ¿Y prin­ci­pal­men­te, co­mo pue­de la Eco­no­mía Na­ran­ja dar res­pues­ta a los gran­des desafíos de desa­rro­llo en Amé­ri­ca La­ti­na y el Caribe?

Con­cep­tua­li­za­ción de una eco­no­mía crea­ti­va y cul­tu­ral

Las di­ver­sas li­te­ra­tu­ras de eco­no­mía glo­bal a me­nu­do usan los tér­mi­nos “crea­ti­vo” y “cul­tu­ral” sin de­fi­nir­los cla­ra­men­te y sin trans­pa­ren­cia en el uso de da­tos y es­ta­dís­ti­cas pa­ra me­dir­los y com­pa­rar­los. Sin el be­ne­fi­cio de un ra­zo­na­mien­to cui­da­do­so y el uso de un análisis em­pí­ri­co pa­ra de­fi­nir es­tos tér­mi­nos co­rre­mos el ries­go de de­for­mar el con­cep­to que bus­ca­mos elu­ci­dar. Por en­de, an­tes de po­der en­ten­der por qué tan­tos aún ig­no­ran la im­por­tan­cia y al­can­ce de la Eco­no­mía Na­ran­ja, de­be­mos pri­me­ro de­fi­nir­la.

En años re­cien­tes, dos im­por­tan­tes tra­yec­to­rias de in­ves­ti­ga­ción dis­tin­ti­vas han con­ver­gi­do en el im­pac­to de la eco­no­mía crea­ti­va y cul­tu­ral re­gio­nal: una cen­tra­da en los lu­ga­res y la otra en las in­dus­trias.

Dos pri­me­ros es­fuer­zos se cen­tra­ron en la im­por­tan­cia de las ar­tes en la vi­da eco­nó­mi­ca de una ciu­dad (Per­loff & the Ur­ban In­no­va­tion Group, 1979) y su in­ter­faz ur­bano-cul­tu­ral. Al­re­de­dor de es­te mis­mo pe­rio­do en Eu­ro­pa, aca­dé­mi­cos, pla­ni­fi­ca­do­res y po­lí­ti­cos, co­men­za­ron a pro­pug­nar el desa­rro­llo de es­pa­cios cul­tu­ra­les y ac­ti­vi­da­des crea­ti­vas co­mo una for­ma de re­vi­ta­li­zar las vie­jas ciu­da­des,des­cri­bien­do una vi­sión prác­ti­ca pa­ra “la ciu­dad crea­ti­va” (Cruz, Sa­ra San­tos, and Au­ro­ra AC Tei­xei­ra, 2012).

Se­gun­do, a par­tir de la dé­ca­da de 1990, va­rios so­ció­lo­gos, geó­gra­fos y eco­no­mis­tas eu­ro­peos y es­ta­dou­ni­den­ses co­men­za­ron a ex­plo­rar los mo­vi­mien­tos­crea­ti­vos y cul­tu­ra­les co­mo un con­jun­to de sec­to­res que atra­vie­san las in­dus­trias de ma­nu­fac­tu­ra y de ser­vi­cios, y des­cri­bién­do­los co­mo un fe­nó­meno úni­co y pro­gre­si­vo en las eco­no­mías re­gio­na­les y na­cio­na­les (Hes­mond­halgh, 2002; Po­wer & Scott, 2004; Pratt, 1997).

Es­tas dos co­rrien­tes fue­ron in­cor­po­ra­das de una ma­ne­ra no­ve­do­sa por Ri- chard Flo­ri­da y AJ Scott en sus tra­ba­jos so­bre la cla­se crea­ti­va y las di­ver­sas eco­no­mías. Tan­to en el mun­do aca­dé­mi­co co­mo en el de las po­lí­ti­cas, es­te tra­ba­jo mar­có un cam­bio ra­di­cal en el en­fo­que de in­ves­ti­ga­ción de las ar­tes más allá de un con­tex­to sin­gu­lar co­mo ex­pre­sio­nes sin fi­nes de lu­cro.

Va­le des­ta­car que, des­de un prin­ci­pio, los con­cep­tos y me­di­das de lo que cons­ti­tu­ye una eco­no­mía crea­ti­va han si­do im­pug­na­dos fer­vien­te­men­te. El autor Ste­ven Tep­per, en su tra­ba­jo se­mi­nal, nos cuen­ta que “en ge­ne­ral, ha si­do muy di­fí­cil lle­gar a un con­sen­so so­bre cuá­les de­be­rían ser los lí­mi­tes apro­pia­dos de las in­dus­trias crea­ti­vas, y mu­chos si­guen sien­do es­cép­ti­cos so­bre si las cla­si­fi­ca­cio­nes in­dus­tria­les exis­ten­tes pro­por­cio­nan su­fi­cien­te in­for­ma­ción pa­ra iden­ti­fi­car­las co­rrec­ta­men­te”.

Un pa­lim­pses­to na­ran­ja

De­fi­nir la Eco­no­mía Na­ran­ja de una ma­ne­ra que sa­tis­fa­ga a to­dos ha si­do sin­gu­lar­men­te desafian­te. Sin em­bar­go, he­mos lle­ga­do a cier­to con­sen­so en torno a los con­cep­tos de crea­ti­vi­dad, ar­te y cul­tu­ra, co­mo pro­duc­tos bá­si­cos, y la pre­sen­cia de una ca­de­na de va­lor crea­ti­va. En es­te sen­ti­do, el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) afir­ma que las in­dus­trias cul­tu­ra­les in­clu­yen los bie­nes y ser­vi­cios tra­di­cio­nal­men­te aso­cia­dos

con las po­lí­ti­cas cul­tu­ra­les y los ser­vi­cios creativos.

Lo cual nos ayu­da a de­fi­nir la Eco­no­mía Na­ran­ja co­mo aque­lla que com­pren­de to­dos los sec­to­res del Ca­pi­ta­lis­mo mo­derno que atien­den a las de­man­das de los con­su­mi­do­res en referencia a la di­ver­sión, or­na­men­ta­ción, au­to­afir­ma­ción, y ex­hi­bi­ción so­cial; y que com­pren­den di­ver­sas in­dus­trias de ar­te­sa­nía, mo­da, co­mu­ni­ca­ción, en­tre­te­ni­mien­to y ser­vi­cios con pro­duc­tos co­mo jo­yas, per­fu­mes, ro­pa, ju­gue­tes, pe­lí­cu­las, tea­tro, mú­si­ca y otros ser­vi­cios creativos.

La Eco­no­mía Na­ran­ja, re­co­no­ci­da a ni­vel mun­dial co­mo la eco­no­mía crea­ti­va, se re­fie­re a to­do lo que se desa­rro­lla a tra­vés de la crea­ti­vi­dad y la ins­pi­ra­ción de las per­so­nas y que, con­se­cuen­te­men­te, se con­vier­te en un bien o ser­vi­cio.

El tér­mino fue acu­ña­do por el escritor bri­tá­ni­co John How­kins en el año 2011.

¿Por qué na­ran­ja?

El co­lor na­ran­ja ha es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te re­la­cio­na­do con la cul­tu­ra y la crea­ti­vi­dad. Se ha es­ti­pu­la­do tam­bién que el nom­bre ha­ce referencia al ac­to de ex­pri­mir la fru­ta pa­ra ob­te­ner ju­go. De for­ma si­mi­lar la eco­no­mía crea­ti­va se po­dría “ex­pri­mir” pa­ra ob­te­ner un be­ne­fi­cio cons­tan­te.

¿Por qué aho­ra?

De acuer­do con el li­bro “La Eco­no­mía Na­ran­ja. Opor­tu­ni­dad In­fi­ni­ta “, es­cri­to por el ex­per­to en las eco­no­mías crea­ti­vas y cul­tu­ra­les, Fe­li­pe Bui­tra­go, si la crea­ti­vi­dad y el in­te­lec­to fue­ran un pro­duc­to ten­drían el quin­to ma­yor vo­lu­men de ne­go­cios en el mun­do. Si fue­ran un país, se­rían la cuar­ta po­ten­cia eco­nó­mi­ca más gran­de, con un Pro­duc- to Interno Bru­to es­ti­ma­do de $ 4.3 mil mi­llo­nes, y un to­tal de más de cien mi­llo­nes de tra­ba­ja­do­res.

Pe­ro, ¿por qué aho­ra?

Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y el desa­rro­llo del sec­tor in­for­má­ti­co han pro­por­cio­na­do las con­di­cio­nes pa­ra que la Eco­no­mía Na­ran­ja dis­fru­te de un im­pul­so his­tó­ri­co.

Las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción han ex­pe­ri­men­ta­do in­men­sos avan­ces y sin du­da al­gu­na, han trans­for­ma­do las di­ver­sas for­mas en las que nos co­mu­ni­ca­mos, tra­ba­ja­mos e in­clu­so nos re­la­cio­na­mos unos con los otros. Hoy en día es po­si­ble es­tar co­nec­ta­dos con el mun­do las 24 ho­ras del día. El In­ter­net nos pro­pi­cia una am­plia ven­ta­na a la li­bre in­for­ma­ción y co­no­ci­mien­to.

Es­to nos per­mi­te ha­cer uso de la tec­no­lo­gía pa­ra in­ves­ti­gar, apren­der, ex­plo­rar, com­par­tir y pro­mo­ver cual­quier te­ma que nos in­tere­se. La crea­ti­vi­dad nun­ca ha­bía si­do fo­men­ta­da de es­ta ma­ne­ra, y mu­cho me­nos en paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos.

Los in­creí­bles avan­ces en las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción y co­mu­ni­ca­ción, co­mo la ubi­qui­dad de la In­ter­net Mó­vil y Apa­ra­tos In­te­li­gen­tes, es­tán ge­ne­ran­do nue­vos es­pa­cios pa­ra que los sec­to­res cul­tu­ra­les, com­pues­tos por ar­tis­tas y otros gru­pos de per­so­nas crea­ti­vas, se

LA FUER­ZA LA­BO­RAL MUN­DIAL DE LA ECO­NO­MÍA

NA­RAN­JA SU­PERA A LA DE LA IN­DUS­TRIA AU­TO­MO­TRIZ DE LA UNIÓN EU­RO­PEA, ES­TA­DOS UNI­DOS Y JA­PÓN

desen­vuel­van con fa­ci­li­dad y pue­dan in­no­var de ma­ne­ra efer­ves­cen­te.

Es por eso que Fe­li­pe Bui­tra­go ha­bla de la “ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial o re­vo­lu­ción di­gi­tal” y, por lo tan­to, de la “Re­vo­lu­ción Na­ran­ja” en su li­bro.

El McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te es­ti­ma que es­te cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial ten­drá un im­pac­to eco­nó­mi­co de más ocho mil mi­llo­nes de dó­la­res en la pró­xi­ma dé­ca­da. Otros es­ti­man que el al­can­ce eco­nó­mi­co de es­te mo­vi­mien­to pu­die­ra su­pe­rar los vein­te mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el año 2030.

Con da­tos y ci­fras co­mo es­tas, es fá­cil ver que la Eco­no­mía Na­ran­ja se es­tá po­si­cio­nan­do co­mo una fuer­za ca­paz de cam­biar el pa­ra­dig­ma eco­nó­mi­co glo­bal.

La eco­no­mía La­ti­noa­me­ri­ca­na

Las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas han re­gis­tra­do un cre­ci­mien­to anual pro­me­dio del Pro­duc­to Interno Bru­to del 3 % en los úl­ti­mos 15 años, muy por de­ba­jo del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de otras re­gio­nes en desa­rro­llo. Tam­bién ca­be no­tar que ca­si el 80 % del cre­ci­mien­to del PIB de Amé­ri­ca La­ti­na du­ran­te es­te pe­río­do se de­bió al cre­ci­mien­to inexo­ra­ble de la po­bla­ción en lu­gar de a un au­ge de pro­duc­ción de bie­nes. En los pri­me­ros 15 años del mi­le­nio, la pro­duc­ti­vi­dad en to­da la re­gión La­ti­noa­me­ri­ca­na cre­ció me­nos de un 1%. Es­te fue uno de los desem­pe­ños más dé­bi­les y len­tos de cual­quier re­gión del mun­do.

Uno de los desafíos más com­ple­jos a los cua­les se en­fren­ta Amé­ri­ca La­ti­na es có­mo li­diar con el fi­nal del sú­per ci­clo de pro­duc­tos bá­si­cos, que im­pul­só el cre­ci­mien­to del pro­duc­to interno bru­to, par­ti­cu­lar­men­te en los paí­ses del nor­te del con­ti­nen­te.

Re­vi­se­mos bre­ve­men­te el ca­so de Ve­ne­zue­la. Des­de prin­ci­pios del año 2008, el pre­cio del pe­tró­leo ca­si se tri­pli­có de $50 a $147 por ba­rril. Hoy en día el ba­rril de pe­tró­leo tie­ne un va­lor de al­re­de­dor de los $30 y la eco­no­mía ve­ne­zo­la­na es­tá su­frien­do las con­se­cuen­cias de po­lí­ti­cas in­ter­nas es­truc­tu­ra­das ex­clu­si­va­men­te a la pro­duc­ción de bie­nes tan­gi­bles. Sin em­bar­go, Amé­ri­ca La­ti­na con­ti­nua­rá be­ne­fi­cián­do­se de sus abun­dan­tes re­cur­sos, pe­ro el con­tex­to ac­tual re­quie­re un cam­bio hacia la pro­duc­ción crea­ti­va y el uso de esos re­cur­sos de ma­ne­ra más efi­cien­te.

Otra fuer­za dis­rup­ti­va a la cual se en­fren­tan los pue­blos de Amé­ri­ca La­ti­na y el Caribe es el ries­go de un au­men­to del pro­tec­cio­nis­mo en res­pues­ta a dé­ca­das de dis­mi­nu­ción de las ba­rre­ras co­mer­cia­les. El pro­tec­cio­nis­mo en los Es­ta­dos Uni­dos es par­ti­cu­lar­men­te preo­cu­pan­te ya que ese país es el des­tino del 45 % de las ex­por­ta­cio­nes de Amé­ri­ca La­ti­na.

La­ti­noa­mé­ri­ca y la Eco­no­mía Na­ran­ja

Ha­ce tan so­lo unos años, po­cos hu­bie­ran di­cho que las res­pues­tas a los desafíos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la re­gión de Amé­ri­ca La­ti­na y el Caribe es­tu­vie­ran en las ma­nos de los gru­pos creativos co­mo di­se­ña­do­res, ar­tis­tas, y so­ña­do­res.

Es im­por­tan­te re­co­no­cer que la crea­ti­vi­dad no es un pro­duc­to sino más bien un pro­ce­so. La crea­ti­vi­dad es la me­di­da de lo que ha­ce­mos con los me­dios que te­ne­mos. En ma­nos crea­ti­vas un lá­piz pue­de ser una he­rra­mien­ta pa­ra ge­ne­rar pro­fun­dos cam­bios fi­lo­só­fi­cos y so­cia­les a ni­vel glo­bal.

La Eco­no­mía Na­ran­ja re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad in­com­pa­ra­ble pa­ra los pue­blos en desa­rro­llo del con­ti­nen­te Sur Ame­ri­cano y el Caribe ya que es ca­paz de ge­ne­rar va­lor y ri­que­za, em­pleos, y un pro­fun­do im­pac­to so­cial.

En el 2015, la in­dus­tria de la crea­ti­vi­dad ge­ne­ró en Amé­ri­ca La­ti­na y el Caribe una can­ti­dad de pues­tos de tra­ba­jo com­pa­ra­ble con la can­ti­dad ge­ne­ra­da por to­da la eco­no­mía de Uru­guay.

Se es­ti­ma que pa­ra el año 2020 la crea­ti­vi­dad se­rá la ter­ce­ra ha­bi­li­dad más desea­da en un em­plea­do, de­trás de la so­lu­ción de pro­ble­mas y el pen­sa­mien­to crí­ti­co.

Pa­ra el año 2012, las in­dus­trias de en­tre­te­ni­mien­to ha­bían con­tri­bui­do más de dos tri­llo­nes de dó­la­res a la eco­no­mía glo­bal. Es­to fue más del 230 % del va­lor de to­das las ex­por­ta­cio­nes de pe­tró­leo con­du­ci­das por los miem­bros de la OPEP.

Co­mo en el ca­so de Ve­ne­zue­la, las úl­ti­mas dé­ca­das han de­ja­do en evi­den­cia que las eco­no­mías ba­sa­das en bie­nes tan­gi­bles son vul­ne­ra­bles a ca­pri­chos del mer­ca­do. El co­mer­cio crea­ti­vo es me­nos vo­lá­til que el co­mer­cio de bie­nes o ma­te­rias pri­mas. La prue­ba es­tá en el he­cho que la eco­no­mía na­ran­ja re­sis­tió la cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial me­jor que sec­to­res co­mo el del pe­tró­leo. Mien­tras que las ven­tas de la OPEP re­gis­tra­ron una caí­da del 40% en 2009, las ex­por­ta­cio­nes de bieMu­cho nes y ser­vi­cios creativos so­lo se con­tra­je­ron un 12%.

En el ac­tual mer­ca­do glo­bal, no se­rá el más fuer­te el que so­bre­vi­va, ni el más in­te­li­gen­te, sino el más ca­paz de adap­tar­se al cam­bio

Siem­pre y cuan­do Amé­ri­ca La­ti­na y el Caribe sean ca­pa­ces de asu­mir el ries­go de la in­no­va­ción y la adop­ción tem­pra­na de es­tra­te­gias crea­ti­vas y me­di­das que fo­men­ten el cre­ci­mien­to del in­te­lec­to co­mo ge­ne­ra­dor de va­lor, se ve­rán be­ne­fi­cia­dos de uno de los mo­vi­mien­tos eco­nó­mi­cos más im­por­tan­tes de la his­to­ria. El fu­tu­ro del con­ti­nen­te de­pen­de de ello. El re­to es­tá en crear un am­bien­te que re­co­noz­ca el va­lor de la crea­ti­vi­dad y que per­mi­ta re­pro­du­cir el ca­pi­tal in­te­lec­tual.

se ha avan­za­do en el te­ma, pe­ro que­da mu­cho aún por ha­cer. A lo lar­go del con­ti­nen­te de­fen­so­res de las ar­tes y le­gis­la­do­res por igual han ar­gu­men­ta­do que de­bi­do a cam­bios en la eco­no­mía glo­bal re­fe­ren­tes a la glo­ba­li­za­ción, la di­gi­ta­li­za­ción, el au­men­to del tra­ba­ja­dor del co­no­ci­mien­to, el au­ge de la pro­pie­dad in­te­lec­tual, y cier­tos cam­bios en el con­su­mo de en­tre­te­ni­mien­to, han te­ni­do un efec­to ca­ta­lí­ti­co en el ar­te y la cul­tu­ra. En par­ti­cu­lar, las ar­tes son re­co­no­ci­das co­mo mo­to­res de cre­ci­mien­to y desa­rro­llo eco­nó­mi­co y, por en­de, los go­bier­nos han co­men­za­do a me­dir el ta­ma­ño y el al­can­ce de la eco­no­mía crea­ti­va co­mo un fac­tor im­por­tan­te de la sa­lud eco­nó­mi­ca. El in­te­lec­to y la crea­ti­vi­dad han si­do lle­va­dos al cen­tro de la vi­da eco­nó­mi­ca ba­jo un man­to na­ran­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.