¿Có­mo ser re­le­van­tes en el desa­rro­llo de los eje­cu­ti­vos de la era di­gi­tal?

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - PH.D. (MIT) PRO­FE­SOR ASOCIADO DE GES­TIÓN DE LA IN­NO­VA­CIÓN Y LA TEC­NO­LO­GÍA DI­REC­TOR DE LA MAES­TRÍA EJECUTIVA EN MER­CA­DEO Y TRANS­FOR­MA­CIÓN DI­GI­TAL DEL INCAE BU­SI­NESS SCHOOL Prof. Juan Car­los Ba­raho­na

Esa es la pre­gun­ta que nos guía en el día a día, pe­ro más im­por­tan­te que nos ayu­da­rá a com­ple­tar nues­tra vi­sión del INCAE Bu­si­ness School en la era di­gi­tal con­for­me ma­du­ra nues­tra pro­pia trans­for­ma­ción.

Des­de nues­tro na­ci­mien­to he­mos te­ni­do un en­fo­que cons­truc­cio­nis­ta. Pa­ra no­so­tros que na­ci­mos, cre­ci­mos y ma­du­ra­mos con el mé­to­do de ca­sos en el cen­tro de nues­tro mo­de­lo pe­da­gó­gi­co y ope­ra­ti­vo, no es ex­tra­ña la ten­den­cia ac­tual de de­jar el con­te­ni­do en ma­nos de los es­tu­dian­tes, fue­ra de la cla­se, y usar el salón pa­ra la dis­cu­sión, el análisis y el uso prác­ti­co de los co­no­ci­mien­tos.

Nues­tros pri­me­ros pa­sos en un mun­do “blen­ded” ha si­do sus­ti­tuir al­gu­nas “no­tas téc­ni­cas” con vi­deos y qui­zás al­gu­nas dis­cu­sio­nes de ca­so por si­mu­la­cio­nes, apro­ve­chan­do ade­más que ca­da vez hay me­jo­res con­te­ni­dos mul­ti­me­dia. Al­gu­nos vie­nen de nues­tros so­cios es­tra­té­gi­cos, otros nos aven­tu­ra­mos a ha­cer­los en ca­sa, con la crea­ti­vi­dad y em­pe­ño de al­gu­nos de nues­tros pro­fe­so­res. Otra bue­na do­sis es “crowd­sour­cing” en co-di­se­ño con los es­tu­dian­tes y, la ver­dad, con po­co con­trol de la fa­cul­tad.

De la mano de nues­tra fun­da­ción vino el ca­si ri­tual obli­ga­do de que ca­da nue­vo miem­bro de fa­cul­tad de­ba ir­se a cer­ti­fi­car a “Har­vard Uni­ver­sity” en me­to­do­lo­gías cen­tra­das en el “par­ti­ci­pan­te”. Eso ha­ce que el “cus­to­mer – cen­tric ap­proach” no nos sea fi­lo­só­fi­ca­men­te le­jano, to­do lo con­tra­rio.

Lo que real­men­te es dis­tin­to es el par­ti­ci­pan­te mis­mo. A par­tir de aquí, me re­fe­ri­ré a él o ella sim­ple­men­te co­mo “eje­cu­ti­vo”, ya sea una per­so­na en for­ma­ción ini­cial por­que es un es­tu­dian­te del pro­gra­ma de maes­tría re­gu­lar, o al­guien bus­can­do una es­pe­cia­li­za­ción en al­gu­na de nues­tras cua­tro maes­trías eje­cu­ti­vas, o se tra­te de un eje­cu­ti­vo de em­pre­sa que an­da bus­can­do for­ma­ción pun­tual en un te­ma de su in­te­rés o acom­pa­ña­mien­to pa­ra re­sol­ver al­gún pro­ble­ma muy par­ti­cu­lar de su ne­go­cio.

Es­te eje­cu­ti­vo es un “con­su­mi­dor so­cial”, y co­mo tal es­tá in­mer­so de lleno en la era di­gi­tal. Exis­te un 80% de pro­ba­bi­li­dad de que le ha­ga más ca­so a un “post” de un desconocido que al men­sa­je cui­da­do­sa­men­te di­se­ña­do por una mar­ca. Su es­tán­dar de ex­pe­rien­cia de com­pra es el carrito de Ama­zon y “usa­bi­li­dad” es un con­cep­to que evo­lu­cio­na con él ca­da vez que, ca­si sin no­tar­lo, se le ac­tua­li­zan las de­ce­nas de “apps” que lo acom­pa­ñan du­ran­te to­do el día pa­ra apo­yar­le con el ca­len­da­rio de la FIFA, la co­mu­ni­ca­ción con la maes­tra de su hi­ja, la elec­ción de la me­jor ru­ta a su tra­ba­jo, la or­ga­ni­za­ción de sus reunio­nes, las con­fe­ren­cias ca­ra a ca­ra con co­le­gas dis­tan­tes, la lis­ta com­par­ti­da de pen­dien­tes do­més­ti­cos o el “app” del su­per­mer­ca­do que le or­ga­ni­za la na­ve­ga­ción por los pa­si­llos en fun­ción de su ob­je­ti­vo de sa­lir rá­pi­do y no del al­ma­cén de ten­tar­lo con com­pras im­pul­si­vas.

Las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas, no so­mos di­fe­ren­tes de las de­más in­dus­trias en las que es­te con­su­mi­dor no so­lo es­tá po­nien­do las co­sas de ca­be­za, sino ge­ne­ran­do dis­rup­cio­nes de li­bro de tex­to. An­tes de la gran dis­rup­ción que se ave­ci­na, el ca­mino es bas­tan­te cla­ro, aun­que no por eso fá­cil. Va­mos avan­zan­do en cons­truir la in­fra­es­truc­tu­ra tec­no­ló­gi­ca y so­cial ne­ce­sa­ria pa­ra ge­ne­rar nue­vas ha­bi­li­da­des pa­ra ma­ne­jar da­tos, ges­tio­nar la ex­pe­rien­cia de lo eje­cu­ti­vos en ca­da uno de los pun­tos de con­tac­tos y, so­bre to­do, fle­xi­bi­li­zar to­da la or­ga­ni­za­ción pa­ra po­der me­jo­rar su ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je y que aque­llas tec­no­lo­gías que use­mos co­mo com­po­nen­tes de las ex­pe­rien­cias di­gi­ta­les no se sien­tan aje­nas o tor­pes a la par del res­to de con­tac­tos o “touch­points” a los que es­tá ex­pues­to du­ran­te su día a día.

La gran dis­rup­ción pa­ra la que nos es­ta­mos pre­pa­ran­do es aque­lla en la que la fa­cul­tad pa­se de ser “di­se­ña­do­ra” de ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je cen­tra­das en el pro­duc­to (aun­que ten­ga pe­que­ños ajus­tes pa­ra “per­so­na­li­zar­lo”) al di­se­ño de es­tra­te­gias y tác­ti­cas pa­ra acom­pa­ñar de for­ma in­di­vi­dual a nues­tros eje­cu­ti­vos a lo lar­go de una ru­ta de apren­di­za­je co-crea­da con ca­da uno de ellos. Una ru­ta dón­de un MBA, una es­pe­cia­li­za­ción o un pro­gra­ma eje­cu­ti­vo o un as­cen­so no son el des­tino, sino sim­ple­men­te hi­tos a lo lar­go de una vi­da en la que no de­ja­rá de apren­der y en la que as­pi­ra­mos, con to­da nues­tra fuer­za y de­di­ca­ción, a ser un acom­pa­ñan­te in­te­li­gen­te y re­le­van­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.