El es­trés pue­de ser un buen ami­go

Mercados & Tendencias Guatemala - - OPINIÓN - Lu­cas Me­do­la CFO PAYPAL LATAM

An­tes de par­tir hacia una vic­to­ria, que era el desen­la­ce es­pe­ra­do cuan­do apa­re­cía en las pis­tas, Usain Bolt pre­sen­ta­ba cla­ros sig­nos de es­trés. Efec­ti­va­men­te, a pe­sar de que su sem­blan­te di­je­ra lo con­tra­rio an­te los mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res que lo acom­pa­ña­ban, el co­rre­dor más im­por­tan­te de to­dos los tiem­pos es­ta­ba es­tre­sa­do an­tes del dis­pa­ro de sa­li­da; in­clu­so des­pués de ocho me­da­llas olím­pi­cas de oro. Te­nía que ser así, pe­ro en la do­sis co­rrec­ta.

Créan­me, el es­trés no es ne­ce­sa­ria­men­te un enemi­go, ni pa­ra el mun­do del atle­tis­mo ni pa­ra la vi­da em­pre­sa­rial. Cons­ti­tu­ye una de­fen­sa na­tu­ral an­te los es­tí­mu­los ex­ter­nos y tam­bién re­sul­ta de vi­tal im­por­tan­cia pa­ra el con­jun­to de reac­cio­nes, co­no­ci­das co­mo el “ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia”. An­te una si­tua­ción pe­li­gro­sa, se­gre­ga­mos adre­na­li­na y cor­ti­sol, sus­tan­cias que nos co­lo­can en si­tua­ción de aler­ta y lis­tos pa­ra reac­cio­nar, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ce­na­rio en el que es­ta­mos in­mer­sos.

En el mun­do de los ne­go­cios, el es­trés, que es­tá pre­sen­te en la ma­yor par­te del tiem­po de tra­ba­jo de los eje­cu­ti­vos, pa­re­ce­ría for­mar par­te de las ta­reas in­he­ren­tes al car­go que ocu­pan. Es con­si­de­ra­do ca­si co­mo un signo de es­ta­tus pa­ra los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. Es­to pue­de ge­ne­rar va­rios pro­ble­mas de sa­lud, co­mo: hi­per­ten­sión, cua­dros car­día­cos, an­sie­dad e in­som­nio; en­tre los más co­mu­nes.

La cla­ve aquí, co­mo en cual­quier ins­tan­cia de la vi­da per­so­nal o pro­fe­sio­nal, es el sen­ti­do co­mún. Es­to quie­re de­cir que tam­bién es ne­ce­sa­rio de­di­car es­pa­cios pa­ra des­ace­le­rar­se du­ran­te la jor­na­da de tra­ba­jo; por­que us­ted ne­ce­si­ta re­la­jar­se, sin im­por­tar las com­pli­ca­cio­nes que en­con­tra­rá a su re­gre­so. Por su­pues­to que no es sen­ci­llo; sin em­bar­go, ese au­to­con­trol ha­rá que pue­da re­sol­ver los desafíos que se le plan­tean más rá­pi­da­men­te, de ma­ne­ra más es­truc­tu­ra­da, sin que me­dien las emo­cio­nes y de un mo­do más sa­lu­da­ble.

Asi­mis­mo es fun­da­men­tal que in­clu­ya en su ru­ti­na, dia­ria y de va­ca­cio­nes, al­gu­na ac­ti­vi­dad que le re­sul­te pla­cen­te­ra, que le pro­duz­ca bie­nes­tar, pa­ra lo­grar el fa­mo­so “des­co­nec­tar­se del mun­do”. Esos mo­men­tos re­sul­tan esen­cia­les pa­ra la sa­lud men­tal y fí­si­ca, ade­más de que son una par­te del pro­ce­so nos con­du­ce al éxi­to pro­fe­sio­nal.

Pe­ro… ¡tam­po­co se re­la­je tan­to! El es­trés en la me­di­da co­rrec­ta es lo que mar­ca la di­fe­ren­cia en­tre el fra­ca­so y el éxi­to.

Uno de los fac­to­res más in­tere­san­tes del es­trés “bueno” (o con­tro­la­do) es que me­jo­ra el desem­pe­ño in­te­lec­tual y la ca­pa­ci­dad de la me­mo­ria. In­clu­so hay es­tu­dios que ase­gu­ran una ma­yor fa­ci­li­dad de apren­di­za­je en hom­bres y mu­je­res que vi­ven con un ni­vel de es­trés con­tro­la­do. Pa­ra un eje­cu­ti­vo, que de­pen­de de sus neu­ro­nas en ca­da mo­men­to del día de tra­ba­jo, es una bue­na no­ti­cia. Se de­be a que el es­trés es ca­paz de es­ti­mu­lar la pro­duc­ción de las lla­ma­das pro­teí­nas re­ge­ne­ra­ti­vas, que fa­vo­re­cen el sur­gi­mien­to de nue­vas co­ne­xio­nes ce­re­bra­les.

Los in­ves­ti­ga­do­res ale­ma­nes de la Uni­ver­si­dad de Frei­burg des­cu­brie­ron que el es­trés tam­bién pue­de ser un ge­ne­ra­dor de nue­vas amis­ta­des. El es­tu­dio de­mos­tró que las per­so­nas ex­pues­tas a si­tua­cio­nes es­tre­san­tes tien­den a so­cia­li­zar con más fa­ci­li­dad y a com­par­tir sus ideas y ex­pe­rien­cias; por no men­cio­nar los be­ne­fi­cios al sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co: el es­trés, en ni­ve­les sa­lu­da­bles, ha­ce que el cuer­po ge­ne­re an­ti­cuer­pos con ma­yor ve­lo­ci­dad y man­ten­ga al in­di­vi­duo en es­ta­do de aler­ta. Pe­ro si ex­ce­de ese ni­vel las fun­cio­nes de su cuer­po su­fren. ¿El mo­ti­vo? La adre­na­li­na se une al cor­ti­sol, “fa­bri­can­do” en el or­ga­nis­mo una mez­cla tó­xi­ca, ca­paz de cau­sar lap­sos de me­mo­ria, ta­qui­car­dia, al­ta pre­sión, aler­gias, ten­sión mus­cu­lar, irri­ta­ción sin mo­ti­vo apa­ren­te, fal­ta de con­cen­tra­ción y mie­do.

Al per­ci­bir que se es­tá lle­gan­do al lí­mi­te, de­je de ha­cer lo que es­tu­vie­ra ha­cien­do y to­me una pau­sa. Res­pi­re o ha­ga ejer­ci­cios, es­cu­che mú­si­ca o lea el ca­pí­tu­lo de un li­bro que no ten­ga na­da que ver con la ta­rea, dé una “vuel­ta” por las re­des so­cia­les (sin com­pro­mi­so) o jue­gue en lí­nea du­ran­te 10 mi­nu­tos.Tra­te de ha­cer es­to en el en­torno la­bo­ral, man­ten­ga su ín­di­ce de es­trés a ra­ya y ob­ten­drá bue­nos re­sul­ta­dos.

Los es­pe­cia­lis­tas son uná­ni­mes: los mo­men­tos de hi­per­ac­ti­vi­dad de­ben ser cor­tos, ja­más ex­ten­sos. Co­mo el ja­mai­quino Usain Bolt, que so­lía tar­dar me­nos de 10 se­gun­dos en los 100 me­tros lla­nos en cru­zar la lí­nea de lle­ga­da, pa­ra que­dar­se con la me­da­lla de oro ¡una y otra vez!; la teo­ría pa­re­ce te­ner sen­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.