“El plan de­be ser prio­ri­zar la re­la­ción con el sec­tor pri­va­do”.

Mercados & Tendencias Guatemala - - ESPECIAL UNIVERSIDADES - Fany Al­va­ren­ga Fany.al­va­ren­ga@gru­po­cer­ca.com

En el ran­king de QS Quac­qua­re­lli Sy­monds, so­lo cin­co universidades de la re­gión fue­ron re­co­no­ci­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal por sus in­di­ca­do­res de repu­tación del em­plea­dor, la académica y la re­la­ción es­tu­dian­te-fa­cul­tad. ¿Cuá­les son los desafíos de la edu­ca­ción su­pe­rior?

Fi­gu­rar en la cla­si­fi­ca­ción mun­dial de las universidades de la fir­ma Quac­qua­re­lli Sy­monds (QS), no ha si­do una ta­rea sen­ci­lla pa­ra las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de la re­gión, es­te año ape­nas cin­co universidades, tres de Cos­ta Ri­ca y una de Pa­na­má, pu­die­ron de­jar su hue­lla en el World Uni­ver­sity Ran­king 2019. Ben Sow­ter, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción de QS, ex­pli­ca cuá­les fue­ron los mo­ti­vos que lle­va­ron a una ba­ja par­ti­ci­pa­ción en la re­gión tras la eva­lua­ción ba­jo los cri­te­rios de, repu­tación del em­plea­dor, la académica, la ra­tio pro­fe­sor/es­tu­dian­te y la re­la­ción de ca­te­drá­ti­cos y es­tu­dian­tes in­ter­na­cio­na­les.

¿Cuál ha si­do la evo­lu­ción de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas cen­troa­me­ri­ca­nas en ran­king de QS?

Amé­ri­ca Cen­tral no es­tá es­pe­cial­men­te bien re­pre­sen­ta­da en nues­tros ran­kings glo­ba­les, pe­ro la ex­pan­sión de las ta­blas ha vis­to un au­men­to en la re­pre­sen­ta­ción. En la edi­ción del ran­king 2015-2016 de las cla­si­fi­ca­cio­nes, so­lo se cla­si­fi­ca­ron tres universidades de Amé­ri-

ca Cen­tral. Las tres de es­tas universidades eran de Cos­ta Ri­ca. Es­te año, cin­co universidades cen­troa­me­ri­ca­nas es­tán cla­si­fi­ca­das: cua­tro de Cos­ta Ri­ca y una de Pa­na­má.

¿Cuá­les son los in­di­ca­do­res prin­ci­pa­les en los que Cen­troa­mé­ri­ca se es­tá des­ta­can­do en el ran­king de QS y por qué?

Las ins­ti­tu­cio­nes de Cen­troa­mé­ri­ca se desem­pe­ñan me­jor en nues­tra ca­te­go­ría de Repu­tación del em­plea­dor, que re­pre­sen­ta las per­cep­cio­nes de más de 40.000 em­plea­do­res en to­do el mun­do. Pre­gun­ta­mos a es­tos em­plea­do­res qué universidades es­tán pro­du­cien­do los gra­dua­dos más exi­to­sos y ca­li­fi­ca­dos. Tres universidades cen­troa­me­ri­ca­nas, to­das de Cos­ta Ri­ca, lo­gran uno de los 500 pun­ta­jes más im­por­tan­tes del mun­do pa­ra la repu­tación del em­plea­dor. Es­to in­di­ca que los em­plea­do­res creen que los gra­dua­dos de es­te país, tan­to a ni­vel re­gio­nal co­mo na­cio­nal, son al­ta­men­te ren­ta­bles.

¿Cuán­ta in­fluen­cia tie­ne en la ca­li­dad de vi­da el gra­duar­se de una de esas ins­ti­tu­cio­nes so­bre­sa­lien­tes?

La ins­ti­tu­ción a la que asiste no es ga­ran­tía de éxi­to fi­nan­cie­ro, y la in­fluen­cia que la ins­ti­tu­ción tie­ne en el re­sul­ta­do la­bo­ral es di­fí­cil de cuan­ti­fi­car. Sin em­bar­go, cree­mos que las ins­ti­tu­cio­nes que prio­ri­zan el víncu­lo en­tre edu­ca­ción y em­plea­bi­li­dad pue­den te­ner efec­tos po­si­ti­vos en los re­sul­ta­dos de sus gra­dua­dos

¿Cuá­les son los pro­ble­mas más co­mu­nes que ha­cen que las universidades no so­bre­sal­gan en el ran­king?

No hay real­men­te un pro­ble­ma que pue­da ca­ta­lo­gar­se co­mo “el más co­mún”. Ca­da ins­ti­tu­ción tie­ne su pro­pia mi­sión, sus pro­pios desafíos y sus pro­pias prio­ri­da­des. Ade­más, ca­da ins­ti­tu­ción ope­ra en un con­tex­to so­cio-eco­nó­mi­co y so­cio­po­lí­ti­co na­cio­nal, y el desem­pe­ño ins­ti­tu­cio­nal se ve­rá afec­ta­do tan­to por fac­to­res ex­ter­nos ma­cro­cós­mi­cos co­mo por la es­tra­te­gia de una uni­ver­si­dad. Por ejem­plo, la agi­ta­ción po­lí­ti­ca o la aus­te­ri­dad pue­den te­ner ra­mi­fi­ca­cio­nes ne­ga­ti­vas in­clu­so en la ins­ti­tu­ción más cohe­si­va y mo­ti­va­da.

¿Có­mo pue­de me­jo­rar la re­la­ción en­tre la uni­ver­si­dad y las em­pre­sas pa­ra que el país se be­ne­fi­cie de ella?

QS pro­du­ce un ran­king com­ple­men­ta­rio lla­ma­do QS Gra­dua­te Em­plo­ya­bi­lity Ran­kings. Es­te ran­king es­tá di­se­ña­do pa­ra pro­por­cio­nar una vi­sión úni­ca de la re­la­ción en­tre la elec­ción de la uni­ver­si­dad y la em­plea­bi­li­dad de los gra­dua­dos. Una de las mé­tri­cas que uti­li­za­mos pa­ra com­pi­lar el ran­king es la aso­cia­ción Uni­ver­si­dad-Em­plea­dor, que re­com­pen­sa a las universidades por es­fuer­zos cohe­ren­tes y con­cer­ta­dos pa­ra in­vo­lu­crar­se con las em­pre­sas. Las universidades pue­den co­men­zar por prio­ri­zar las re­la­cio­nes con el sec­tor pri­va­do y ha­cer que el al­can­ce a ese sec­tor sea una par­te cen­tral de su es­tra­te­gia.

En los ran­kings de Amé­ri­ca La­ti­na, ¿qué sis­te­mas edu­ca­ti­vos es­tán pro­gre­san­do?, ¿cuá­les es­tán em­peo­ran­do?

Es tris­te­men­te cier­to de­cir que Amé­ri­ca La­ti­na es­tá lu­chan­do un po­co en el Ran­king QS World Uni­ver­sity. Cla­si­fi­ca­mos 93 universidades la­ti­noa­me­ri­ca­nas en­tre nues­tro top 1000 es­te año, y la ma­yo­ría de es­tas universidades ca­ye­ron. Tam­bién vi­mos que los sis­te­mas de edu­ca­ción su­pe­rior en va­rios paí­ses se es­tán po­la­ri­zan­do ca­da vez más: la ins­ti­tu­ción lí­der es­tá me­jo­ran­do, mien­tras que otras universidades en el mis­mo país es­tán ca­yen­do. Los ejem­plos in­clu­yen Ar­gen­ti­na, don­de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res al­can­zó su po­si­ción más al­ta de la his­to­ria (73) mien­tras que otros ca­ye­ron; Bra­sil y Chi­le.

Sin em­bar­go, in­clu­so en es­te pa­no­ra­ma po­co pro­me­te­dor, tam­bién es cier­to que las universidades de Co­lom­bia ex­pe­ri­men­ta­ron un año par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil, y nin­gu­na de sus on­ce universidades cla­si­fi­ca­das me­jo­ró su ran­go. Las universidades pe­rua­nas tam­bién han vis­to una dis­mi­nu­ción: las tres caen en ran­go.

¿Có­mo afec­tan las po­lí­ti­cas e ini­cia­ti­vas del go­bierno al desa­rro­llo de la edu­ca­ción su­pe­rior tan­to en los paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo en los me­nos desa­rro­lla­dos?

Ve­mos que va­rios paí­ses desa­rro­lla­dos es­tán ofre­cien­do a sus prin­ci­pa­les ins­ti­tu­cio­nes el apo­yo ne­ce­sa­rio pa­ra desa­rro­llar su per­fil co­mo ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción com­pe­ti­ti­vas a ni­vel mun­dial. Los ejem­plos in­clu­yen el Pro­yec­to 5-100 de Ru­sia, que ha vis­to a sus universidades par­ti­ci­pan­tes con­ti­nuar me­jo­ran­do; La ini­cia­ti­va de Chi­na de Do­ble Pri­me­ra Cla­se, que ayu­da­rá a apo­yar a universidades de mo­vi­li­dad as­cen­den­te co­mo la Uni­ver­si­dad de Tsing­hua y la Uni­ver­si­dad de Pe­kín; y las dos prin­ci­pa­les universidades de Sin­ga­pur, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Sin­ga­pur y la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca de Nan­yang, que se han be­ne­fi­cia­do de una con­si­de­ra­ble in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción gu­ber­na­men­tal.

Sin em­bar­go, no es so­lo una cues­tión de fi­nan­cia­ción de la in­ves­ti­ga­ción. En los paí­ses desa­rro­lla­dos -par­ti­cu­lar­men­te las universidades es­ta­ta­les de Amé­ri­ca y las universidades de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal- las ins­ti­tu­cio­nes tam­bién han vis­to re­cor­tes en los tér­mi­nos reales de los fon­dos dis­po­ni­bles pa­ra la en­se­ñan­za, y es­ta­mos vien­do a la fa­cul­tad académica ba­jo una pre­sión cre­cien­te mien­tras in­ten­tan na­ve­gar tan­to la pre­sión pa­ra con­tri­buir al in­ter­cam­bio glo­bal de co­no­ci­mien­to, y ase­gu­rar que ayu­den a cul­ti­var los lí­de­res del ma­ña­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.