El sec­tor pri­va­do apues­ta a la conquista del es­pa­cio

La bús­que­da del lu­cro fu­tu­ro, a tra­vés de la ex­plo­ta­ción de mi­ne­ra­les ex­traí­dos de as­te­roi­des y la crea­ción de una in­dus­tria de tu­ris­mo es­pa­cial; han im­pul­sa­do al sec­tor em­pre­sa­rial a in­ver­tir en es­te sec­tor.

Mercados & Tendencias Guatemala - - NEGOCIOS - Ma­ría Mel­ba Ca­le­ro

Exis­ten hoy em­pre­sas pri­va­das que com­pi­ten por mar­car el hi­to del arri­bo hu­mano a Mar­te, que has­ta han es­ta­ble­ci­do es­tra­te­gias con las agen­cias gu­ber­na­men­ta­les pa­ra se­guir dan­do el man­te­ni­mien­to a la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS, en in­glés) e im­pul­sar nue­vas mi­sio­nes cien­tí­fi­cas.

En­tre ellas es­tá Spa­ce X, de Elon Musk, que con sus cohe­tes Fal­con 9 tie­ne co­mo par­te de sus mi­sio­nes el en­vío de su­mi­nis­tros a la ISS. Otra es Blue Ori­gin de, de Jeff Be­zos (due­ño de Ama­zon), quien es­tá tra­ba­jan­do con los cohe­tes New She­pard y New Glenn.

“Musk y su com­pa­ñía han in­tro­du­ci­do una ló­gi­ca si­mi­lar al es­ti­lo Si­lli­con Va­lley, de mo­di­fi­ca­ción con­ti­nua, de arries­gar y de re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te los cos­tos. La tec­no­lo­gía de re­uti­li­za­ción de cohe­tes y cues­tio­nes si­mi­la­res, es­tán muy re­la­cio­na­das con esa ló­gi­ca”, des­ta­ca el in­ge­nie­ro Adol­fo Cha­ves, coor­di­na­dor del La­bo­ra­to­rio de Sis­te­mas Es­pa­cia­les (SETEC-Lab), del Tec­no­ló­gi­co de Cos­ta Ri­ca (TEC).

Pe­ro la re­duc­ción de cos­tos no es el úni­co ele­men­to no­ve­do­so que han in­clui­do las com­pa­ñías pri­va­das. La bús­que­da del fu­tu­ro lu­cro, a tra­vés de la ex­plo­ta­ción de mi­ne­ra­les ex­traí­dos de los as­te­roi­des y la crea­ción de una in­dus­tria de tu­ris­mo es­pa­cial; es­tán en­tre los pla­nes pa­ra mo­ne­ti­zar la al­tí­si­ma in­ver­sión que con­lle­va aban­do­nar la Tie­rra.

Musk ya anun­ció sus pla­nes pa­ra desa­rro­llar una red de sa­té­li­tes que pro­vean In­ter­net inalám­bri­co a to­do el mun­do y el uso de cohe­tes pa­ra acor­tar, de me­dio día a me­dia ho­ra, el tiem­po de via­je en­tre Amé­ri­ca y Asia.

Que es­tos pla­nes lle­guen a con­cre­tar­se y si­las com­pa­ñías al­gún día se­rán fi­nan­cie­ra­men­te sos­te­ni­bles de­pen­de de mu­chos fac­to­res. Por aho­ra se tra­ta más de ju­gue­tes mul­ti­mi­llo­na­rios y gi­gan­tes­cas am­bi­cio­nes.”Es una ge­ne­ra­ción de mi­llo­na­rios que cre­ció so­ñan­do con el es­pa­cio, co­mo Elon Musk y Jeff Be­zos. Ellos uti­li­zan su di­ne­ro pa­ra lle­gar a la úl­ti­ma fron­te­ra, aun­que no sea la me­jor ‘de­ci­sión de ne­go­cios’ por­que, in­ter­pre­to, quie­ren tras­cen­der

más allá de sus re­cur­sos fi­nan­cie­ros y ha­cer his­to­ria. Pien­so que ese es un fac­tor del que se ha­bla po­co”, agre­ga Cha­ves.

Cos­ta Ri­ca, el más avan­za­do de la re­gión

En abril la Sui­za­de Cen­troa­mé­ri­ca hi­zo his­to­ria. El pri­mer sa­té­li­te cen­troa­me­ri­cano, fa­bri­ca­do en Cos­ta Ri­ca y co­no­ci­do co­mo “Pro­yec­to Ira­zú”, se en­rum­bó al es­pa­cio a bor­do del cohe­te Fal­con 9 de la em­pre­sa Spa­ce X, des­de el cen­tro de la NASA en Ca­bo Ca­ña­ve­ral (Flo­ri­da).

El cohe­te Fal­con 9, que rea­li­za su se­gun­da mi­sión, des­pe­gó hacia la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS), cu­yos as­tro­nau­tas se en­car­ga­rán de li­be­rar el na­no­sa­té­li­te al es­pa­cio, don­de ten­drá la mis­ma ór­bi­ta al­re­de­dor de la Tie­rra que di­cha es­ta­ción. Ade­más se in­for­mó que el cohe­te lle­va un car­ga­men­to de ca­si tres to­ne­la­das, pa­ra abas­te­cer a la Es­ta­ción Es­pa­cial, pe­ro el “Pro­yec­to Ira­zú” ocu­pa­rá muy po­co es­pa­cio den­tro de la ae­ro­na­ve, ya que es­tá di­se­ña­do ba­jo el es­tán­dar Cu­beSat, un cu­bo de es­truc­tu­ra li­ge­ra, de apro­xi­ma­da­men­te un ki­lo de pe­so, que ca­be en la pal­ma de una mano.

El ob­je­ti­vo del Ira­zú se­rá mo­ni­to­rear el cam­bio cli­má­ti­co me­dian­te la trans­mi­sión de da­tos del cre­ci­mien­to de los ár­bo­les y, con ello, es­ta­ble­cer una apro­xi­ma­ción de la ta­sa de fi­ja­ción de car­bono de los bos­ques tro­pi­ca­les de Cos­ta Ri­ca.

El in­ge­nie­ro Mar­co Gó­mez, miem­bro del equi­po del pri­mer sa­té­li­te cen­troa­me­ri­cano, se­ña­la que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de la nue­va ca­rre­ra es­pa­cial es la rá­pi­da cons­truc­ción de sa­té­li­tes de ba­jo cos­to, en com­pa­ra­ción con los de la vie­ja ca­rre­ra es­pa­cial.

Uno de los fac­to­res que per­mi­tie­ron que es­to fue­ra po­si­ble fue el es­tán­dar Cu­beSat, crea­do por pro­fe­so­res de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford y Ca­lPoly, que au­to­ri­za­ron a sus es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do a di­se­ñar, cons­truir y pro­bar sa­té­li­tes, du­ran­te los cua­tro años de es­tu­dios.

“Lo que es­tos pro­fe­so­res no to­ma­ron en cuen­ta fue la po­pu­la­ri­dad que los Cu­beSats iban a te­ner, pues son uti­li­za­dos no so­lo por las universidades y las agen­cias es­pa­cia­les, sino tam­bién por paí­ses emer­gen­tes en el te­ma es­pa­cial. A es­ta ten­den­cia se la lla­ma la de­mo­cra­ti­za­ción del es­pa­cio, ya que aho­ra cual­quier país pue­de lan­zar sa­té­li­tes a un cos­to ac­ce­si­ble” des­ta­ca Gó­mez.

La de­mo­cra­ti­za­ción de las ac­ti­vi­da­des es­pa­cia­les ha per­mi­ti­do ade­más que otros paí­ses de la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na, co­mo Gua­te­ma­la, ten­gan pro­yec­ta­do lan­zar su sa­té­li­te, el cual trans­mi­ti­rá imágenes pa­ra mo­ni­to­rear los re­cur­sos na­tu­ra­les gua­te­mal­te­cos.

Uti­li­zan­do el es­tán­dar Cu­beSat, paí­ses co­mo Sui­za, Co­lom­bia, Ecua­dor y Cos­ta Ri­ca han po­di­do lan­zar su pri­mer sa­té­li­te al es­pa­cio, apor­tan­do mi­sio­nes es­pa­cia­les y co­no­ci­mien­to a la co­mu­ni­dad as­tro­náu­ti­ca Mar­co Gó­mez Jen­kins, In­ge­nie­ro TEC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.