¿Es po­si­ble la igual­dad de gé­ne­ro en lo la­bo­ral?

Los da­tos que se mues­tran en el ar­tícu­lo son el re­sul­ta­do de la in­ves­ti­ga­ción “Pul­so de Gé­ne­ro”, en­cues­ta rea­li­za­da en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2017 con el fin de re­fle­jar un pa­no­ra­ma ge­ne­ral so­bre la equi­dad de gé­ne­ro en el ám­bi­to la­bo­ral de Cos­ta Ri­ca.

Mercados & Tendencias Guatemala - - MANAGEMENT - Ge­ral­di­ne Va­re­la

Aun­que en mu­chos paí­ses se re­gu­la la igual­dad en­tre hom­bre y mu­jer, y se prohí­be la de­sigual­dad por ra­zón del se­xo, la si­tua­ción real en ma­te­ria la­bo­ral se ale­ja de la igual­dad de gé­ne­ro en el tra­ba­jo.

En la ac­tua­li­dad, la de­sigual­dad de gé­ne­ro, a pe­sar de los avan­ces de los úl­ti­mos años, se ma­ni­fies­ta en mu­chos ám­bi­tos de la vi­da y el tra­ba­jo es uno de ellos. El úl­ti­mo in­for­me del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial so­bre la Bre­cha de Gé­ne­ro apor­ta da­tos muy sig­ni­fi­ca­ti­vos so­bre la te­ma.

En­tre ellos, se­gún di­cho in­for­me, se tar­da­ría un si­glo en al­can­zar la igual­dad de gé­ne­ro. La bre­cha de gé­ne­ro se si­túa en un 68%, y los paí­ses nór­di­cos (Is­lan­dia, No­rue­ga y Fin­lan­dia) si­guen des­ta­can­do por su ma­yor igual­dad. Les si­guen Ruan­da y Ni­ca­ra­gua, que des­ta­can por la pre­sen­cia de la mu­jer en po­lí­ti­ca.

Los paí­ses con ma­yor de­sigual­dad son Ye­men, Pa­kis­tán, Si­ria y Chad. Es­ta­dos Uni­dos re­tro­ce­dió cua­tro pun­tos res­pec­to al año an­te­rior. Es­pa­ña subió 5 pues­tos (del 29 al 24), pe­ro si­gue me­re­cien­do un sus­pen­so en ma­te­ria de igual­dad.

Un as­pec­to im­por­tan­te que des­ta­ca en el in­for­me es que la pa­ri­dad eco­nó­mi­ca de gé­ne­ro po­dría au­men­tar en US $250 mi­llo­nes de dó­la­res adi­cio­na­les el PIB del Reino Uni­do, por ejem­plo.

En la re­gión, uno de los in­for­mes más re­cien­tes, “Pul­so de Gé­ne­ro”, de la con­sul­to­ra KPMG tam­bién arro­ja re­sul­ta­dos muy in­tere­san­tes res­pec­to a la de­sigual­dad la­bo­ral de gé­ne­ro. Es­ta in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en el ter­cer tri­mes­tre de 2017 con el fin de re­fle­jar un pa­no­ra­ma ge­ne­ral so­bre la equi­dad de gé­ne­ro en el ám­bi­to la­bo­ral, aun­que es un es­tu­dio ela­bo­ra­do en Cos­ta Ri­ca, es una mues­tra de la reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na.

El es­tu­dio fue rea­li­za­do con la mues­tra de 33 em­pre­sas pro­ve­nien­tes en su ma­yo­ría de los sec­to­res cen­tros de ser­vi­cios com­par­ti­dos (27% de los con­sul­ta­dos) ban­ca y fi­nan­zas (9%), ma­nu­fac­tu­ra con­sul­to­ría, ali­men­tos y ven­tas mi­no­ris­tas (6% ca­da una de las an­te­rio­res)

De acuer­do a la in­ves­ti­ga­ción, pa­ra las mu­je­res el as­cen­so pro­fe­sio­nal se per­ci­be con ma­yo­res di­fi­cul­ta­des que pa­ra los hom­bres. 64% de los en­tre­vis­ta­dos con­si­de­ra que en­tre los prin­ci­pa­les obs­tácu­los per­ci­bi­dos un 89% des­ta­ca la inequi­dad em­pre­sa­rial, ade­más, un 44% con­si­de­ra que se aso­cia el gé­ne­ro con los ro­les a desem­pe­ñar, un 44% con­si­de­ra

que la ma­ter­ni­dad re­sul­ta ser otro obs­tácu­lo y el 33%, el ma­chis­mo.

El in­for­me tam­bién ase­gu­ra que el 51% de las mu­je­res tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra ne­go­ciar pro­ce­sos de se­lec­ción así co­mo un 60% de hom­bres co­la­bo­ra­do­res de la em­pre­sa no se sien­ten có­mo­dos con una je­fa y un 48% con­si­de­ra que los sa­la­rios en pues­tos de di­rec­ción no es equi­ta­ti­vo en­tre hom­bres y mu­je­res.

Otro de los ha­llaz­gos del es­tu­dio es que las mu­je­res re­pre­sen­tan más de la mitad de las per­so­nas con­tra­ta­das en el 70% de las em­pre­sas con­sul­ta­das.

En­tre ellas crear con­ve­nios y alian­zas es­tra­té­gi­cas pa­ra fo­men­tar la igual­dad, tam­bién rea­li­zar El es­tu­dio tam­bién re­ve­ló que exis­ten mu­chos es­fuer­zos por par­te de las em­pre­sas por re­du­cir y al fi­nal, rom­per, con esa bre­cha la­bo­ral por gé­ne­ro. En­tre los ha­llaz­gos fi­gu­ran que un 72% de las em­pre­sas en­cues­ta­das­de­to­nan den­tro de su pre­su­pues­to un por­cen­ta­je pa­ra fo­men­tar la equi­dad de gé­ne­ro,

Ade­más, un 30% de las em­pre­sas con­sul­ta­das sos­tie­nen que des­ti­nan un 30% a

Las me­jo­res prác­ti­cas nos in­vi­tan a dar opor­tu­ni­da­des so­bre la ba­se del mé­ri­to; por lo tan­to, la bús­que­da de equi­pos nos ayu­da a acor­tar la dis­tan­cia en­tre el que quie­re con­su­mir al­go y que lo él quie­re ofre­cer.

Se tra­ta de po­ten­ciar las vo­ces que pue­dan en­ri­que­cer el tra­ba­jo, con el fin de op­ti­mi­zar el desem­pe­ño, ele­var los re­sul­ta­dos y re­ge­ne­rar las po­si­bi­li­da­des.

Las con­di­cio­nes en el mer­ca­do de tra­ba­jo, son di­fe­ren­tes pa­ra am­bos se­xos. Los as­cen­sos son a ve­ces im­po­si­bles­pa­ra las mu­je­res, aun­que es­tén me­jor pre­pa­ra­das que los hom­bres. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción del Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE) los hom­bres con es­tu­dios de se­cun­da­ria obli­ga­to­ria, tie­nen más opor­tu­ni­da­des deen­con­trar em­pleo que las mu­je­res con el mis­mo es­tu­dio.

En oca­sio­nes las mu­je­res de­ben sa­cri­fi­car su vi­da per­so­nal­pa­ra man­te­ner­se en el pues­to o des­ta­car en sus pro­fe­sio­nes, si­tua­ción que no su­ce­de con los hom­bres. En to­do el­mun­do las mu­je­res ga­nan en­tre un 30 y un 40% me­nos que los hom­bres por el mis­mo tra­ba­jo, ocu­pan en­tre el 10 y el20% de los pues­tos di­rec­ti­vos ad­mi­nis­tra­ti­vos y me­nos del 20% de los pues­tos de tra­ba­jo en la in­dus­tria.

Su­ma­do a es­tas con­di­cio­nes di­fe­ren­tes, las mu­je­res se ven su­je­tas de vio­len­cia en el ám­bi­to la­bo­ral. El aco­so mo­ral yse­xual son una reali­dad si­len­cia­da en los cen­tros de tra­ba­jo. El aco­so mo­ral afec­ta a un 70% de mu­je­res, en­com­pa­ra­ción con un 30% de hom­bres. Res­pec­to al aco­so se­xual un es­tu­dio re­ve­ló que un pro­me­dio del 95% de las­mu­je­res, en re­la­ción a un 8% de hom­bres, ma­ni­fes­tó ha­ber su­fri­do al­gu­na for­ma de aco­so se­xual en el tra­ba­jo. Ele­jer­ci­cio de po­der del se­xo mas­cu­lino so­bre el fe­me­nino pro­vo­ca si­tua­cio­nes que aten­tan con­tra de­re­chos co­mo la­dig­ni­dad, la igual­dad, li­ber­tad, el tra­ba­jo, la in­te­gri­dad psí­qui­ca y fí­si­ca, im­pi­dien­do en con­se­cuen­cia, que la mu­jer se­de­sa­rro­lle en el ám­bi­to la­bo­ral.

El es­tu­dio Pul­so de gé­ne­ro tam­bién reali­zó al­gu­nas re­co­men­da­cio­nes so­bre có­mo in­te­grar la igual­dad de gé­ne­ro en las cor­po­ra­cio­nes, en­tre ellas: que exis­ta un ali­nea­mien­to de la po­lí­ti­ca de gé­ne­ro con la es­tra­te­gia de ne­go­cio, ade­más de un es­ta­ble­ci­mien­to de in­di­ca­do­res pa­ra ve­ri­fi­car el cum­pli­mien­to de la po­lí­ti­ca.

Tam­bién, la crea­ción de ob­je­ti­vos ali­nea­dos a la es­tra­te­gia or­ga­ni­za­cio­nal y la rea­li­za­ción de tác­ti­cas pun­tua­les de­ri­va­das de los ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos de las or­ga­ni­za­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.