El dé­fi­cit per­tur­ba­dor bus­ca me­jo­rar

El ta­ma­ño de los go­bier­nos cen­tra­les re­gio­na­les es­tá ten­dien­do a ar­mo­ni­zar­se en al­re­de­dor del 20% del Pro­duc­to Interno Bru­to. El go­bierno de ma­yor di­men­sión es Hon­du­ras, se­gui­do por Cos­ta Ri­ca.

Mercados & Tendencias Guatemala - - M&T REPORT - Por Abe­lar­do Me­di­na Ber­me­jo, coor­di­na­dor del área ma­cro fis­cal del Ins­ti­tu­to Cen­troa­me­ri­cano de Es­tu­dios Fis­ca­les (Ice­fi).

Uno de los erro­res de al­gu­nos po­lí­ti­cos y pen­sa­do­res es su­po­ner que el pro­pó­si­to fun­da­men­tal de las cons­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas que es al­can­zar el bien co­mún, se lo­gra sim­ple­men­te es­ta­ble­cien­do las re­glas de jue­go y vi­gi­lan­do que to­dos las cum­plan y san­cio­nar a los que se re­sis­tan. El error es­tá en que el bie­nes­tar de la po­bla­ción y la com­pe­ti­ti­vi­dad de los paí­ses se crean con ac­cio­nes con­cre­tas de los es­ta­dos, que por me­dio de una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de­ben cons­truir la in­fra­es­truc­tu­ra fí­si­ca y so­cial ne­ce­sa­ria, pa­ra una ma­yor pro­duc­ti­vi­dad pre­sen­te y fu­tu­ra.

En las na­cio­nes mo­der­nas, no exis­te la dis­cu­sión so­bre si el Es­ta­do de­be pro­veer edu­ca­ción, sa­lud, se­gu­ri­dad, pro­tec­ción y pre­vi­sión so­cial, e in­fra­es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca; es una con­di­ción acep­ta­da. En nues­tra re­gión, di­cha dis­cu­sión aún con­ti­núa y gran par­te de la ex­pli­ca­ción, re­si­de en la vi­gen­cia de fe­nó­me­nos que im­pi­den que los es­ta­dos re­gio­na­les reali­cen efec­ti­va­men­te su ta­rea, en­tre ellos: la co­rrup­ción aso­cia­da al mal ma­ne­jo de re­cur­sos y la opa­ci­dad del desem­pe­ño pú­bli­co, que pro­du­ce el en­ca­re­ci­mien­to de los ser­vi­cios bá­si­cos y el des­co­no­ci­mien­to de los re­sul­ta­dos y en la pre­sen­cia de free-ri­ders (go­rro­nes) que se be­ne­fi­cian de la so­cie­dad, pe­ro no pa­gan su par­te por per­te­ne­cer a ella.

El pa­no­ra­ma

Pa­ra com­pren­der la si­tua­ción fis­cal re­gio­nal, el pri­mer as­pec­to que de­be ana­li­zar­se es si los gas­tos pú­bli­cos son su­fi­cien­tes pa­ra aten­der los

de­re­chos de la po­bla­ción es­ta­ble­ci­dos en las cons­ti­tu­cio­nes po­lí­ti­cas, y si su uso es el apro­pia­do. La con­clu­sión rá­pi­da es que tan­to pa­ra aten­der las obli­ga­cio­nes re­fe­ri­das en com­pa­ra­ción a los es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, los ni­ve­les de gas­to re­gio­nal son muy ba­jos; aun cuan­do la opa­ci­dad pú­bli­ca y la per­sis­ten­cia de co­rrup­ción pro­vo­can que los re­sul­ta­dos dis­ten de los que po­drían ser ob­te­ni­dos.

Los da­tos mues­tran que, sal­vo Gua­te­ma­la, un ca­so ex­cep­cio­nal en la re­gión, el ta­ma­ño de los go­bier­nos cen­tra­les re­gio­na­les es­tá ten­dien­do a ar­mo­ni­zar­se en al­re­de­dor del 20.0% del PIB. El go­bierno de ma­yor di­men­sión en 2017, fue Hon­du­ras con 23.2% del PIB, se­gui­do de Cos­ta Ri­ca con 20.7% y Ni­ca­ra­gua con 19.4%. Pa­ra 2018, con­for­me las es­ti­ma­cio­nes, Hon­du­ras con­ti­nua­rá sien­do el de ma­yor ta­ma­ño, aun­que co­mo con­se­cuen­cia del plan de ajuste ini­cia­do en 2014, re­du­ci­rá su gas­to has­ta 21.6% del PIB; lo se­gui­rán

El ca­so de Ni­ca­ra­gua, cu­ya deu­da in­clu­yen­do el cré­di­to pe­tro­le­ro con Ve­ne­zue­la tam­bién al­can­za va­lo­res cer­ca­nos al 70%, pue­de con­si­de­rar­se ma­ne­ja­ble, siem­pre y cuan­do no ocu­rra un cam­bio po­lí­ti­co de gran mag­ni­tud en el país de Su­ra­mé­ri­ca, que los obli­gue a rea­li­zar cam­bios en su ad­mi­nis­tra­ción fis­cal.

Cos­ta Ri­ca y El Sal­va­dor con 21.0% y 20.3% res­pec­ti­va­men­te.

Por su par­te, el go­bierno en Gua­te­ma­la ha ten­di­do a es­tan­car­se en al­re­de­dor del 12.1% del PIB, lo que in­dis­cu­ti­ble­men­te es una cla­ra ex­pli­ca­ción del por qué de las cre­cien­tes ne­ce­si­da­des in­sa­tis­fe­chas de su po­bla­ción y la rá­pi­da pér­di­da de pro­duc­ti­vi­dad y cre­ci­mien­to, a pe­sar de la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca.

Sos­te­ni­bi­li­dad en el cor­to pla­zo

Es evi­den­te que el gas­to es in­su­fi­cien­te pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des en la re­gión y que se de­be for­ta­le­cer la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y la trans­pa­ren­cia fis­cal. Sin em­bar­go, tam­bién es evi­den­te que pa­ra ga­ran­ti­zar la sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal en el cor­to pla­zo, y de­bi­do a la ca­ren­cia prác­ti­ca de otras fuen­tes de in­gre­sos, los tri­bu­tos de­bie­ran ser su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir los gas­tos.

En la prác­ti­ca, y po­si­ble­men­te co­mo con­se­cuen­cia del de­te­rio­ro en la mo­ral tri­bu­ta­ria, la car­ga im­po­si­ti­va es ba­ja y fuer­te­men­te he­te­ro­gé­nea. En 2017 el ma­yor ni­vel de tri­bu­tos lo re­por­tó Hon­du­ras con 17.9% del PIB, se­gui­do por El Sal­va­dor, que lue­go del re­plan­tea­mien­to de su PIB, re­por­tó 17.8%. Las car­gas tri­bu­ta­rias más ba­jas de la re­gión las os­ten­tan Pa­na­má con 8.9% y Gua­te­ma­la con 10.2%, sin em­bar­go, es per­ti­nen­te re­cor­dar que Pa­na­má dis­po­ne de in­gre­sos de­ri­va­dos del pea­je del Ca­nal de Pa­na­má, lo que pro­du­ce que sus in­gre­sos efec­ti­vos os­ci­len al­re­de­dor del 14.0% del PIB. Pa­ra 2018 y de man­te­ner­se la tra­yec­to­ria, la car­ga tri­bu­ta­ria más gran­de se­ría la de El Sal­va­dor con 18.8%, se­gui­do con Hon­du­ras con 17.9%.

Es im­por­tan­te co­men­tar la es­ta­ti­ci­dad de la re­cau­da­ción de Cos­ta Ri­ca y Gua­te­ma­la, que an­te ni­ve­les cre­cien­tes de gas­to, han im­pli­ca­do ya sea un ma­yor ni­vel de dé­fi­cit y deu­da, o des­aten­ción de las ne­ce­si­da­des de los ha­bi­tan­tes. Es per­ti­nen­te in­di­car que en los da­tos de Cos­ta Ri­ca, por ra­zo­nes de com­pa­ra­bi­li­dad, no se in­clu­yen las con­tri­bu­cio­nes a la Ca­ja de Se­gu­ro So­cial que im­pli­can al­re­de­dor de 7% adi­cio­nal, y que lo ha­cen, en la prác­ti­ca, el país re­gio­nal con ma­yor ni­vel de im­pues­tos.

Fi­nal­men­te, es in­tere­san­te ob­ser­var el ca­so de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, en don­de el Pre­su­pues­to 2018, pre­vé un in­cre­men­to tri­bu­ta­rio po­co pro­ba­ble de al­can­zar, por lo que los ni­ve­les es­pe­ra­dos de dé­fi­cit fis­cal po­drían ser ma­yo­res o bien, pro­du­ci­rían que el Go­bierno se vea obli­ga­do a res­trin­gir el gas­to.

In­su­fi­cien­cia fis­cal

An­te la in­su­fi­cien­cia tri­bu­ta­ria pa­ra aten­der el gas­to, al­gu­nos paí­ses vis­lum­bran per­sis­ten­tes dé­fi­cits fis­ca­les, que no son pe­li­gro­sos por sí mis­mos, sino por el he­cho que pa­ra fi­nan­ciar­los re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble la con­tra­ta­ción de deu­da, que im­pli­ca­rá una ma­yor de­man­da fu­tu­ra de re­cur­sos, que hu­bie­sen si­do

des­ti­na­dos pa­ra otros pro­pó­si­tos. La in­for­ma­ción mues­tra que el país que en­fren­ta pro­ble­mas de in­su­fi­cien­cia fis­cal de cor­to pla­zo es Cos­ta Ri­ca, que de se­guir la tra­yec­to­ria re­por­ta­ría dé­fi­cit fis­cal de 7.7% del PIB, por en­ci­ma del 7.2% plan­tea­do en el pre­su­pues­to.

Es­te com­por­ta­mien­to obli­ga a las nue­vas au­to­ri­da­des del país a rea­li­zar una eva­lua­ción pa­ra reorien­tar las fi­nan­zas pú­bli­cas. El otro país de la re­gión cu­yo dé­fi­cit fis­cal es­tá li­ge­ra­men­te por en­ci­ma de los ni­ve­les re­co­men­da­dos es Pa­na­má, que pre­sen­ta un pro­nós­ti­co de 3.9% del PIB, sin em­bar­go, da­do que mu­cho de su gas­to ha si­do ca­na­li­za­do a in­fra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, pue­de no pre­sen­tar pro­ble­mas de me­diano pla­zo. Los de­más paí­ses, tie­nen ni­ve­les de dé­fi­cit fis­cal que pue­den con­si­de­rar­se acor­des a las de­man­das de es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca y sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal de me­diano pla­zo, sin em­bar­go, pa­ra la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, el ni­vel es­pe­ra­do de dé­fi­cit no im­pi­de que el sal­do de la deu­da con­ti­núe cre­cien­do en tér­mi­nos del PIB.

¿En la cuer­da flo­ja?

En tér­mi­nos es­tric­ta­men­te fis­ca­les, la au­sen­cia de sos­te­ni­bi­li­dad de las fi­nan­zas pú­bli­cas se re­fle­ja en una cre­cien­te deu­da, la cual, con­for­me los es­tán­da­res más uti­li­za­dos no de­bie­ra es­tar por en­ci­ma del 40.0% del PIB, de­bi­do a que con­vier­te al país en vul­ne­ra­ble. Por es­to, el país con una si­tua­ción fis­cal más de­li­ca­da es Cos­ta Ri­ca cu­yo sal­do de deu­da se es­ti­ma que ce­rra­rá 2018 con cer­ca de 53.6% del PIB, ha­cien­do ur­gen­te la ne­ce­si­dad de un ajuste fis­cal de gran en­ver­ga­du­ra. Los otros paí­ses que man­tie­nen un sal­do cre­cien­te son la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na que se pre­vé que al­can­za­rá 39.7% del PIB y Pa­na­má con 39.2%, no obs­tan­te, am­bos li­ge­ra­men­te por de­ba­jo del lí­mi­te re­co­men­da­do.

El Sal­va­dor, que al in­cluir el sal­do de la deu­da pre­vi­sio­nal, re­por­ta una deu­da to­tal cer­ca­na al 70.0% del PIB ha lo­gra­do prác­ti­ca­men­te es­ta­bi­li­zar el sal­do de la deu­da del Go­bierno Cen­tral, sin em­bar­go, aún exi­ge un ajuste pa­ra al­can­zar una po­si­ción de­fi­ni­ti­va. Hon­du­ras que re­por­ta una dis­mi­nu­ción es­pe­ra­da de la deu­da has­ta el 47% del PIB, no de­be des­cui­dar la trans­pa­ren­cia pa­ra re­gis­trar los sal­dos de los fi­dei­co­mi­sos y que pue­den afec­tar nue­va­men­te la sos­te­ni­bi­li­dad fis­cal.

El ca­so de Ni­ca­ra­gua, cu­ya deu­da in­clu­yen­do el cré­di­to pe­tro­le­ro con Ve­ne­zue­la tam­bién al­can­za va­lo­res cer­ca­nos al 70%, pue­de con­si­de­rar­se ma­ne­ja­ble, siem­pre y cuan­do no ocu­rra un cam­bio po­lí­ti­co de gran mag­ni­tud en el país de Su­ra­mé­ri­ca, que los obli­gue a rea­li­zar cam­bios en su ad­mi­nis­tra­ción fis­cal. Fi­nal­men­te, Gua­te­ma­la no tie­ne pro­ble­mas de deu­da pú­bli­ca, de­ri­va­do del aban­dono efec­ti­vo de la aten­ción a las ne­ce­si­da­des so­cia­les im­ple­men­ta­da por sus go­bier­nos du­ran­te va­rios pe­río­dos pre­si­den­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.