Dipu­tados en ne­go­cia­cio­nes pa­ra ele­gir a ti­tu­lar de PDH

Metro Guatemala (Guatemala City) - - PORTADA -

Ós­car Chin­chi­lla, pre­si­den­te del Con­gre­so, in­for­mó que se re­uni­rá es­ta se­ma­na con la co­mi­sión per­ma­nen­te pa­ra de­fi­nir la fe­cha en que se con­vo­ca­rá a los le­gis­la­do­res pa­ra rea­li­zar la de­sig­na­ción.

“Es­pe­ra­ría­mos lle­gar a un acuer­do, por­que por no ha­ber con­sen­sos se pos­ter­gó la elec­ción pa­ra las pró­xi­mas dos se­ma­nas”, re­sal­tó Chin­chi­lla. Los can­di­da­tos que as­pi­ran a di­ri­gir la Pro­cu­ra­du­ría de los De­re­chos Hu­ma­nos son Au­gus­to Jordán Ro­das An­dra­de, quien ob­tu­vo la ca­li­fi­ca­ción más al­ta; se­gui­do de Clau­dia Ló­pez Da­vid, pro­cu­ra­do­ra ad­jun­ta; y Ri- car­do Al­va­ra­do, el quin­to con me­jor ca­li­fi­ca­ción.

Ban­ca­das ma­yo­ri­ta­rias ne­go­cian al­can­zar los 105 vo­tos pa­ra el can­di­da­to de su in­te­rés. Tam­bién es­pe­ran que la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad re­suel­va a fa­vor una de las cin­co ac­cio­nes que pre­sen­ta­ron ex­can­di­da­tos a ma­gis­tra­do de con­cien­cia. No es apro­pia­do ni co­rrec­to que un em­ba­ja­dor le lla­me “idio­tas” a dipu­tados del país don­de desa­rro­lla su mi­sión diplomática. Aun­que di­ga la ver­dad. Todd Ro­bin­son, el hom­bre a quien la Ca­sa Blan­ca con­fía su re­pre­sen­ta­ción en Gua­te­ma­la, aca­pa­ró titulares de pren­sa con el epi­so­dio ya por to­dos co­no­ci­do. Y re­sul­ta su­ma­men­te cu­rio­so, y a la vez re­ve­la­dor, que pe­se al re­vue­lo cau­sa­do lue­go de esas de­cla­ra­cio­nes, sus su­pe­rio­res en Was­hing­ton no den mues­tra al­gu­na de des­con­ten­to. ¿Se­rá que lo di­cho por Ro­bin­son es com­par­ti­do por la ad­mi­nis­tra­ción Trump? Has­ta aho­ra, pa­re­cie­ra que sí. Lo cier­to es que du­ran­te esa reunión con pe­rio­dis­tas en la que se dio el tan di­vul­ga­do in­ci­den­te, el em­ba­ja­dor no se li­mi­tó solo a ex­pre­sar sus sentires acer­ca de cua­tro le­gis­la­do­res vin­cu­la­dos con un con­tra­to de ca­bil­deo por el que se pa­ga­ron Q7.2 mi­llo­nes. Tam­bién di­jo, en­tre otras co­sas, que la prio­ri­dad pa­ra su país es la se­gu­ri­dad y que en fun­ción de eso el res­pal­do fi­nan­cie­ro ha­cia la CICIG no va a cam­biar. Lo cual es una pé­si­ma no­ti­cia pa­ra quie­nes se sien­ten mo­les­tos y ago­bia­dos por las ac­cio­nes ju­di­cia­les em­pren­di­das por esa en­ti­dad, en con­jun­to con el MP.

Es en­ten­di­ble que has­ta quie­nes res­pal­da­mos la lu­cha con­tra la co­rrup­ción nos sin­ta­mos in­có­mo­dos con que el di­plo­má­ti­co se pa­se de la ra­ya e in­sul­te a cua­tro con­gre­sis­tas lo­ca­les. Aun­que és­tos, con su ac­tuar, le den pre­tex­tos su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer­lo. Por­que es de ver­dad muy pe­no­so que, co­mo mí­ni­mo tres de ellos, se pres­ten a ser in­ter­me­dia­rios en esa ope­ra­ción de “lob­bis­mo” sin ha­ber­se si­quie­ra preo­cu­pa­do por ave­ri­guar de dón­de pro­ve­nían los fon­dos pa­ra pa­gar­lo. Es­toy de acuer­do con Ara­be­lla Cas­tro, ex­pre­si­den­ta del Con­gre­so, en que es muy po­co pro­ba­ble que el con­tra­to en cues­tión ha­ga cons­tar de ma­ne­ra evi­den­te que el ob­je­ti­vo de ese ca­bil­deo sea pro­mo­ver la sa­li­da de Ro­bin­son o pro­pi­ciar el re­ti­ro del apo­yo a la Co­mi­sión di­ri­gi­da por Iván Ve­lás­quez. El “lob­bis­mo”es le­gal. Y tam­bién muy co­mún. Sin em­bar­go, en opi­nión del ex­can­ci­ller Fer­nan­do Ca­rre­ra, el ca­so que nos ocu­pa su­gie­re el so­ca­va­mien­to del ma­ne­jo de la po­lí­ti­ca ex­te­rior de Gua­te­ma­la. Ga­briel Ore­lla­na, tam­bién ex­mi­nis­tro, va más le­jos. A su cri­te­rio, hay una con­duc­ta irre­gu­lar de par­te de es­tos cua­tro dipu­tados al in­ter­ve­nir en al­go que le com­pe­te úni­ca­men­te al mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res. “Eso ame­ri­ta una in­ves­ti­ga­ción que, de ve­ri­fi­car tal co­sa, po­dría traer con­si­go una pe­na de cár­cel”, di­jo. Los dos ex­fun­cio­na­rios coin­ci­den en que lo afir­ma­do por Ro­bin­son fue un “exa­brup­to”, muy ex­tra­ño en un pro­fe­sio­nal con tan­ta ex­pe­rien­cia. Al­fon­so Ca­bre­ra, otro ex­can­ci­ller, pien­sa lo mis­mo, pe­ro ha­ce ver que el ori­gen del fi­nan­cia­mien­to de ese lobb­ying es la cla­ve pa­ra des­en­re­dar es­ta ma­de­ja, así co­mo pa­ra even­tual­men­te po­der pro­ce­sar a los dipu­tados. No hay que per­der­se. Más allá de si el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co de­ter­mi­na lo le­gí­ti­mo o lo es­pu­rio de­trás de ese con­tra­to, lo evi­den­te es que sus reac­cio­nes de­la­tan a mu­cha gen­te al­re­de­dor del te­ma. Hay quie­nes, por ig­no­ran­cia o por ma­la fe, bus­can sa­ta­ni­zar la reunión de los pe­rio­dis­tas con el di­plo­má­ti­co. Ven ma­ra­vi­llo­so y pa­trió­ti­co que los dipu­tados den la ca­ra por uno o va­rios fi­nan­cis­tas anó­ni­mos en un con­tra­to de “lob­bis­mo”, pe­ro con­si­de­ran in­digno que un gru­po de re­por­te­ros con­ver­se con una fuen­te per­ti­nen­te que les pro­por­cio­na in­for­ma­ción. El col­mo es que ha­ya quie­nes cri­ti­quen que nos ha­ya­mos reí­do cuan­do Ro­bin­son in­cu­rrió en su “des­liz ver­bal” al re­fe­rir­se a los le­gis­la­do­res de mo­do pe­yo­ra­ti­vo, y que no ha­ya­mos aban­do­na­do la char­la con por­ta­zo in­clui­do. La ver­dad, mi amor por Gua­te­ma­la va por otros de­rro­te­ros.

No ce­le­bro ni aplau­do que el em­ba­ja­dor de nin­gún país in­sul­te a mis pai­sa­nos. Aun­que ten­ga ra­zón. Me ex­tra­ña, eso sí, que mu­chos que ce­le­bran y aplau­den que Do­nald Trump in­sul­te a mis co­te­rrá­neos tra­ba­ja­do­res pro­fi­rien­do agra­vios y ofen­sas en su con­tra, aho­ra se ras­guen las ves­ti­du­ras y pro­tes­ten con tan­ta vehe­men­cia cuan­do Todd Ro­bin­son ha­ce al­go si­mi­lar con unos dipu­tados que se pres­tan pa­ra in­ter­me­diar en un ca­bil­deo, cier­ta­men­te le­gal, pe­ro os­cu­ro en cuan­to a su fi­nan­cia­mien­to. Y he aquí al­go que aún no se ha di­cho de la reunión en la que par­ti­ci­pé jun­to con otros co­le­gas. Cuan­do se le pre­gun­tó al em­ba­ja­dor si ha­bía al­gu­na po­si­bi­li­dad de que se que­da­ra más allá de los tres años que le co­rres­pon­den, su res­pues­ta fue la­có­ni­ca y di­rec­ta: “To­do es po­si­ble”, con­tes­tó. “I ser­ve at the plea­su­re of the Pre­si­dent”. Así lo di­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.