Las “nue­vas dro­gas” a las que nos es­ta­mos en­fren­tan­do

Metro Guatemala (Guatemala City) - - PORTADA -

La an­fe­ta­mi­na es la se­gun­da dro­ga más con­su­mi­da en el mun­do des­pués del can­na­bis, se­gún el úl­ti­mo in­for­me de la OMS so­bre las dro­gas. Y aun­que es­ta y sus her­ma­nas quí­mi­cas lle­van dé­ca­das de ha­ber si­do crea­das, solo en los úl­ti­mos años han de­ri­va­do en desa­rro­llos sin­té­ti­cos que has­ta aho­ra se es­tán re­gis­tran­do en los me­dios gra­cias a ca­sos que han ge­ne­ra­do in­te­rés en la opi­nión pú­bli­ca. Pe­ro, ¿qué es­tá pa­san­do con lo que se co­no­ce po­pu­lar­men­te co­mo las “dro­gas de di­se­ño”?

Se­gún la OMS, en 2015 sa­lie­ron 75 sus­tan­cias nue­vas al mer­ca­do. Y de es­tas, 21 no per­te­ne­cían al gru­po de las más con­su­mi­das, ven­di­das e in­cau­ta­das (opioi­des). Asi­mis­mo, al po­der ha­cer tan­tas va­rian­tes en la fór­mu­la, mu­chas de ellas se es­ca­pan a la re­gu­la­ción de dro­gas de ca­da país. Es­to ha he­cho que pue­dan co­mer­cia­li­zar­se en in­ter­net con nom­bres que tie­nen nú­me­ros y le­tras (o epí­te­tos inofen­si­vos) y pue­dan ser de más fá­cil ac­ce­so. Por ejem­plo, es­tán las fa­mo- sas sa­les de ba­ño, que na­da tie­nen que ver con el pro­duc­to es­té­ti­co. Re­des­cu­bier­tas a co­mien­zos de es­ta dé­ca­da, co­men­za­ron a ser ad­qui­ri­das en pá­gi­nas web en Reino Uni­do y en Eu­ro­pa, así co­mo en Es­ta­dos Uni­dos. Te­nían nom­bres co­mo “Pur­ple Wa­ve” o “Cloud Ni­ne”. De tal ma­ne­ra, eran más fá­ci­les de con­se­guir que el mis­mo al­cohol y por en­de, se in­cre­men­tó su con­su­mo. Solo en 2011, se­gún un re­por­te de la Aso­cia­ción Es­ta­dou­ni­den­se de Cen­tros To­xi­co­ló­gi­cos, se re­por­ta­ron 6,138 lla­ma­das por in­to­xi­ca- ción de es­ta sus­tan­cia. El año si­guien­te tu­vie­ron, solo en ju­nio, más de mil lla­ma­das. En Reino Uni­do es la cuar­ta “party drug” más con­su­mi­da.

Lo mis­mo su­ce­de con otras dro­gas que fá­cil­men­te se pue­den goo­glear y com­prar, co­mo la fa­mo­sa “Spi­ce”, co­no­ci­da co­mo “ma­rihua­na sin­té­ti­ca” y que se pue­de ad­qui­rir ba­jo nom­bres co­mo “Yu­ca­tan Fi­re”. Se con­si­gue por cin­co dó­la­res ba­jo el ró­tu­lo de “in­cien­so no ap­to pa­ra con­su­mo hu­mano”. Es­to ha­ce que pa­rez­ca le­gal, pe­ro la DEA ya com­pro­bó que sus com­po­nen­tes no lo son.

Por to­do es­to, hay to­da­vía ho­rror an­te es­tas sus­tan­cias, so­bre to­do por lo im­pre­de­ci­bles que pue­den ser sus efec­tos, que son más po­ten­tes, eso sí, que el de las dro­gas tra­di­cio­na­les y por lo fá­ci­les que son de to­le­rar y con­su­mir. “Su uso es­tá au­men­tan­do. Aho­ra, es­tas dro­gas se ven­den de to­das las for­mas y no se sa­be qué con­tie­nen real­men­te y con qué las mez­clan. Has­ta aho­ra se han mos­tra­do ca­sos ais­la­dos, pe­ro los nú­me­ros nos di­cen que no lo son. Por otro la­do, las his­to­rias sen- sa­cio­na­lis­tas han he­cho que mu­chos quie­ran pro­bar­las, co­sa que la par­te edu­ca­ti­va to­da­vía no sa­be có­mo en­fren­tar”, ex­pli­ca Luis Agre­da, do­cen­te de En­fer­me­ría de la Fun­da­ción Arean­di­na. Tal es el ca­so del “Kro­ko­dil”, cu­yo con­su­mo es epi­dé­mi­co en Ru­sia.

Lo pre­de­ci­ble de es­tas im­pre­de­ci­bles dro­gas es que su efec­to pue­de ser po­de­ro­sa­men­te dis­tin­to en ca­da per­so­na. Or­ga­ni­za­cio­nes co­mo la Uni­ver­si­dad de Si­ra­cu­sa y Nar­co­non han mos­tra­do que es­tas pue­den cau­sar com­por­ta­mien­tos errá­ti­cos y la muer­te. Pe­ro aún no se ha he­cho un es­tu­dio con­tun­den­te y glo­bal so­bre sus efec­tos. Ca­sos co­mo el del ca­ní­bal de Mia­mi, Rudy Eu­ge­ne, que de­vo­ró la ca­ra del in­di­gen­te Ro­nald Pop­po en 2012 y fue aba­ti­do a ti­ros por la po­li­cía, por ejem­plo, son ais­la­dos, se­gún la DEA. Otras his­to­rias de vio­len­cia y muer­te re­la­cio­na­das con las dro­gas sin­té­ti­cas de em­pa­que “inofen­si­vo” to­da­vía cau­san im­pre­sión, pe­ro so­la­men­te ha­cen rui­do an­te un pro­ble­ma que aún de­be ser in­ves­ti­ga­do y so­bre to­do re­gu­la­do en su to­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.