Ese mo­les­to do­lor de ca­be­za

NUE­VA TÉC­NI­CA CON­TRA LA MI­GRA­ÑA IN­TER­VEN­CIÓN QUI­RÚR­GI­CA Ci­ru­gía re­du­ce mo­les­tias pro­vo­ca­das por en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca. CON­SI­DE­RA­CIO­NES

Prensa Libre - - INTERNACIONAL -

La te­ra­pia de la mi­gra­ña in­vo­lu­cra la li­be­ra­ción de la pre­sión en va­rias ra­mas del ner­vio tri­gé­mino — con­tro­la prin­ci­pal­men­te la mus­cu­la­tu­ra de la mas­ti­ca­ción y la sen­si­bi­li­dad fa­cial—. Se en­cuen­tra de­ba­jo de la ce­ja y es uno de los múscu­los res­pon­sa­bles de la for­ma­ción de la lí­nea de ce­ño frun­ci­do. La ci­ru­gía de mi­gra­ña se rea­li­za co­mo un pro­ce­di­mien­to am­bu­la­to­rio y du­ra una ho­ra.

Aquí el pa­cien­te que­da­rá pos­tra­do en ca­ma por el ago­ta­mien­to fí­si­co y emo­cio­nal, ade­más, pier­de la ca­pa­ci­dad de con­cen­tra­ción.

Do­lo­res in­ten­sos que du­ran de cua­tro a 72 ho­ras, acom­pa­ña­dos de náu­sea y

vó­mi­tos.

Pa­sa­rá de uno a dos días con sín­to­mas de de­bi­li­dad y no es pro­duc­ti­vo. El pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co ali­via la pre­sión apli­ca­da en el pun­to des­en­ca­de­nan­te por­que se eli­mi­na el múscu­lo co­rru­ga­dor. Co­mien­za ho­ras o días an­tes del do­lor in­ten­so. Apa­re­cen cam­bios de con­duc­ta, an­sie­dad y pér­di­da de ape­ti­to.

El pa­cien­te ve lu­ces o que to­do se mue­ve. Ocu­rre un mi­nu­to o una ho­ra an­tes de que em­pie­za el do­lor. Cru­za el múscu­lo y co­mo con­se­cuen­cia pue­de pro­vo­car la irri­ta­ción del ner­vio, lo que pue­de lle­var a un ata­que de mi­gra­ña. No es una ci­ru­gía en la cual de­ban abrir el ce­re­bro sino son pe­que­ñas in­ci­sio­nes, al­re­de­dor del ner­vio que pro­vo­ca pre­sión y pro­vo­ca el do­lor.

Se con­si­de­ra que el 99 por cien­to de las per­so­nas en al­gún mo­men­to de su vi­da ha su­fri­do do­lor de ca­be­za, el cual de­sa­pa­re­ce des­pués de to­mar al­gún anal­gé­si­co. Sin em­bar­go, las es­ta­dís­ti­cas arro­jan que un 20 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial pa­de­ce de mi­gra­ña, una en­fer­me­dad neu­ro­ló­gi­ca que pro­vo­ca au­sen­tis­mo la­bo­ral y es­co­lar.

La di­fe­ren­cia en­tre la mi­gra­ña y la ce­fa­lea co­mún — do­lor de ca­be­za—, es que la pri­me­ra pro­vo­ca que la per­so­na se aís­le, no to­le­re la luz y quie­ra en­ce­rrar­se en una ha­bi­ta­ción si­len­cio­sa, a fin de su­pe­rar es­te epi­so­dio do­lo­ro­so que po­dría es­tar acom­pa­ña­do de náu­seas y vó­mi­tos.

Es­ta en­fer­me­dad pue­de re­pe­tir­se va­rias ve­ces al mes, lo que afec­ta la ca­li­dad de vi­da de quien la pa­de­ce.

Du­ran­te años, el tra­ta­mien­to con­tra la mi­gra­ña con­sis­tía en tra­tar los sín­to­mas, pe­ro una nue­va ci­ru­gía, que ya es­tá dis­po­ni­ble en el país, se cen­tra en eli­mi­nar las cau­sas sub­ya­cen­tes.

“La ci­ru­gía con­tra la mi­gra­ña con­si­gue li­be­rar la pre­sión El ci­ru­jano ha­ce una pe­que­ña in­ci­sión a lo lar­go del plie­gue del pár­pa­do pa­ra ex­traer el múscu­lo que pro­vo­ca el do­lor, que en la ma­yo­ría de ca­sos es el múscu­lo co­rru­ga­dor.

Tras la ex­trac­ción del múscu­lo co­rru­ga­dor, el ner­vio en el área des­en­ca­de­nan­te de­ba­jo de la ce­ja ya no pue­de ser es­ti­mu­la­do y, por lo tan­to, se eli­mi­nan los sín­to­mas de la mi­gra­ña. de los pun­tos des­en­ca­de­nan­tes en el crá­neo, que son los ner­vios tem­po­ra­les, fron­ta­les, oc­ci­pi­ta­les y na­sa­les. Es­to con la fi­na­li­dad de eli­mi­nar la en­fer­me­dad y re­du­cir la fre­cuen­cia y la in­ten­si­dad de los ata­ques”, ex­pli­ca el mé­di­co Ger­mán Var­gas, del Cen­tro de Ci­ru­gía de Mi­gra­ña.

A pe­sar de que es­te tra­ta­mien­to es nue­vo en Gua­te­ma­la, en Es­ta­dos Uni­dos des­de el 2000 exis­ten pro­ce­di­mien­tos al­ter­na­ti­vos que bus­can me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de es­te ti­po de pa­cien­tes.

“Se han rea­li­za­do 37 ci­ru­gías en el país. De es­tas in­ter­ven­cio­nes, el 50 por cien­to de los ca­sos su­pe­raron la mi­gra­ña. En la otra mi­tad se re­du­je­ron las mo­les­tias y la can­ti­dad de epi­so­dios al mes”, des­ta­ca Var­gas.

La So­cie­dad Es­pa­ño­la de Neu­ro­lo­gía ( SEN) ad­vier­te que es­ta ci­ru­gía ca­re­ce de evi­den­cia cien­tí­fi­ca su­fi­cien­te que res­pal­de su efec­ti­vi­dad.

Pa­tri­cia Po­zo, coor­di­na­do­ra del Gru­po de Es­tu­dios de las Ce­fa­leas de la SEN, ex­pli­ca que la ci­ru­gía con­tra la mi­gra­ña es una téc­ni­ca que se pro­mo­cio­na en va­rios paí­ses, co­mo EE. UU. y Es­pa­ña, “pe­ro que­re­mos avi­sar a la po­bla­ción de que la cien­cia no jus­ti­fi­ca su uso”, agre­ga.

Var­gas co­men­ta que es­ta ope­ra­ción so­lo se prac­ti­ca en pa­cien­tes con mi­gra­ñas cró­ni­cas y que pri­me­ro se so­me­ten a va­rias prue­bas de to­xi­na bo­tu­lí­ni­ca, con el ob­je­ti­vo de com­pro­bar si se re­du­ce la in­ten­si­dad y fre­cuen­cia de la do­len­cia neu­ro­ló­gi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.