LOS ZA­PA­TOS DE UN SUE­ÑO

Gra­cias a la do­na­ción de un par de za­pa­tos, Her­nán Per­la, de 7 años, pue­de se­guir en el pro­yec­to Ro­jos del 74, en la zo­na 7, pa­ra jó­ve­nes pro­me­sas del fut­bol

Prensa Libre - - Portada - Por Ed­win Fa­jar­do efa­jar­do@pren­sa­li­bre.com.gt

Ha­ce más de un mes que Her­nán Abraham Per­la Ma­teo, de 7 años, no pa­ra de son­reír en los en­tre­na­mien­tos que rea­li­za en los lo­do­sos cam­pos de fut­bol de la co­lo­nia Sa­kerty, zo­na 7 ca­pi­ta­li­na, ba­jo la su­per­vi­sión de la Fun­da­ción Ro­jos del 74.

El jue­ves 18 de ma­yo, Jo­sé Manuel el Mo­yo Con­tre­ras, indiscutible fi­gu­ra con Co­mu­ni­ca­cio­nes en la ob­ten­ción de su pre­cia­do he­xa­cam­peo­na­to —aho­ra es­tá en An­ti­gua GFC—, de­ci­dió lle­nar de ale­gría el co­ra­zón del pe­que­ño Her­nán al ob­se­quiar­le un par de za­pa­tos de fut­bol.

“Son muy bo­ni­tos”, se­ña­la el pe­que­ño al mo­men­to que vuel­ve a con­tem­plar sus bo­ti­nes na­ran­ja, los que a ve­ces tam­bién usa pa­ra ir a la es­cue­la.

Los ta­ru­gos de sus za­pa­tos le ayu­dan a avan­zar cuan­do sa­le de su ca­sa, ubi­ca­da en el asen­ta­mien­to Bri­sas del Cam­po, zo­na 7, de­bi­do a lo es­tre­cho y com­pli­ca­do del tra­yec­to.

“No me quito los za­pa­tos. Mi ma­má me re­ga­ña por­que no los de­jo de usar. Me gus­tan mu­cho”, aña­de Her­nán, quien con 4 años fue uno de los pri­me­ros ni­ños —aho­ra tie­nen más de 250 alum­nos— que em­pe­zó a ejer­ci­tar­se con los his­tó­ri­cos ju­ga­do­res de Mu­ni­ci­pal que le­van­ta­ron el ce­tro de la Concacaf en 1974.

“No quie­ro que se gas­ten”, co­men­ta mi­nu­tos an­tes de que su téc­ni­co Lli­jón León de León lo lla­me pa­ra que se ac­ti­ve en la prác­ti­ca ves­per­ti­na.

CO­RA­ZÓN BONDADOSO

El loa­ble ges­to de Con­tre­ras no so­lo fue pa­ra un so­ña­dor. El Mo­yo tam­bién col­mó de fe­li­ci­dad el co­ra­zón de Da­vid Eze­quiel, de 3 años, y de Yin­yir Lut­mi­la, de 9, her­ma­nos de Her­nán, quie­nes igual­men­te com­par­ten la pa­sión por el fut­bol, que con el trans­cu­rrir del tiem­po se ha con­ver­ti­do en un au­tén­ti­co aci­ca­te pa­ra los tres pe­que­ños, que des­de ha­ce sie­te años fue­ron aban­do­na­dos por su pa­dre.

Sub­sis­ten por los in­gre­sos que ob­tie­ne su ma­dre, Iris Carolina, de una ven­ta de ro­pa usa­da que tie­ne en el mer­ca­do del sec­tor.

“Me sien­to fe­liz por­que mis hi­jos es­tán apren­dien­do mu­chas co­sas con per­so­nas ho­nes­tas y de mu­cho res­pe­to. Ca­da vez que pue­do lle­go al cam­po pa­ra ob­ser­var có­mo dis­fru­tan ju­gan­do fut­bol”, co­men­tó la pro­ge­ni­to­ra.

“A su pa­dre le gus­ta­ba to­mar mu­cho al­cohol y nunca me apo­yó. No me que­dó de otra que asu­mir el con­trol de mi ho­gar. Ha si­do una vi­da di­fí­cil”, agre­gó.

La ma­yo­ría de ni­ños que son be­ne­fi­cia­dos por la Fun­da­ción Ro­jos del 74 son de es­ca­sos re­cur­sos, pro­ve­nien­tes de va­rias de las co­lo­nias de la zo­na 7 ca­pi­ta­li­na, gol­pea­das por la vio­len­cia.

“No me quito los za­pa­tos. Mi ma­má me re­ga­ña por­que no los de­jo de usar. Me gus­tan. No quie­ro que se gas­ten”. Her­nán Abraham Per­la, alumno de la Fun­da­ción Ro­jos del 74.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: NORVIN MENDOZA

FO­TO PREN­SA LI­BRE: NORVIN MENDOZA El pe­que­ño Her­nán, quien des­de los 4 años se entrena en los cam­pos de fut­bol de la co­lo­nia Sa­kerty, lu­ce fe­liz con los za­pa­tos que le re­ga­ló Jo­sé Manuel Con­tre­ras.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: NORVIN MENDOZA Da­vid, de 3 años, es car­ga­do por otro alumno de la ins­ti­tu­ción que di­ri­gen los ex­ju­ga­do­res ro­jos.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: CORTESÍA Jo­sé Con­tre­ras po­sa con los ni­ños a los que re­ga­ló za­pa­tos. Lo acom­pa­ña el ex­fut­bo­lis­ta Emilio Mi­tro­vich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.