In­cen­dios bo­rran da­tos in­va­lua­bles

Per­di­da en la sel­va por si­glos, la ciu­dad ma­ya sa­lió a luz por un in­cen­dio y aho­ra se en­cuen­tra en pe­li­gro.

Prensa Libre - - PORTADA - Por Car­los Ál­va­rez cal­va­rez@pren­sa­li­bre.com.gt

Una im­por­tan­te ciu­dad ha­bi­ta­da por los ma­yas ha­ce 1,400 años, aho­ra ol­vi­da­da, que­ma­da y ade­más sa­quea­da: El Pe­ruí­to.

Es­te si­tio ar­queo­ló­gi­co en Pe­tén, ocul­to por la ma­le­za du­ran­te si­glos, que­dó al des­cu­bier­to du­ran­te los in­cen­dios de mar­zo y abril re­cién pa­sa­dos. “Ima­gi­ne un li­bro que na­die nun­ca ha leí­do y so­lo hay una co­pia en el mun­do, y que al­guien lle­gue y arran­que va­rias pá­gi­nas al prin­ci­pio, al me­dio y al fi­nal. El da­ño que se le ha­ce al pa­tri­mo­nio cul­tu­ral es irre­pa­ra­ble, es no po­der co­no­cer in­for­ma­ción va­lio­sa del pa­sa­do”, com­pa­ra Ho­ra­cio Mar­tí­nez, coor­di­na­dor de la es­pe­cia­li­za­ción de Ar­queo­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de San Car­los de Gua­te­ma­la.

El pa­trón de asen­ta­mien­to de la ciu­dad evi­den­cia un com­ple­to co­no­ci­mien­to del en­torno de sus ha­bi­tan­tes pa­ra el apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos hí­dri­cos y las zo­nas de cul­ti­vo, ade­más de una ma­ni­fies­ta na­tu­ra­le­za de­fen­si­va.

El lu­gar fue una im­por­tan­te ciu­dad a la que los ar­queó­lo­gos lla­man El Pe­ruí­to, una ciu­dad se­cun­da­ria de Wa­ká, que sig­ni­fi­ca Ciem­piés. Un en­cla­ve en la ru­ta de­no­mi­na­da Ca­mino Real, que de Ca­lak­mul —me­tró­po­li ubi­ca­da al su­r­es­te de Cam­pe­che, Mé­xi­co— co­mu­ni­ca­ba con las co­mu­ni­da­des asen­ta­das en el sur, a lo lar­go de ríos que re­co­rren Pe­tén.

Pa­ra el ojo inex­per­to eran mon­tícu­los, ár­bo­les, ve­ge­ta­ción y más ve­ge­ta­ción, pe­ro ha­bía más que no se al­can­zó a leer en esas pá­gi­nas arran­ca­das, di­ría Mar­tí­nez.

“Ro­bar pie­zas ar­queo­ló­gi­cas es al­go irre­pa­ra­ble; si­len­cian la his­to­ria”. Ho­ra­cio Mar­tí­nez, ar­queó­lo­go.

¿Qué se per­dió? Aun­que un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio via­jó a ese re­mo­to lu­gar de Pe­tén en días re­cien­tes, el De­par­ta­men­to de Mo­nu­men­tos Prehis­pá­ni­cos y Co­lo­nia­les por el mo­men­to no tie­ne pla­nes pa­ra rea­li­zar ya sea otra in­ves­ti­ga­ción o un pro­yec­to de con­ser­va­ción en El Pe­ruí­to, por fal­ta de fon­dos. Bus­can, más bien, que al­gu­na en­ti­dad aca­dé­mi­ca lo to­me, pa­ra res­ca­tar las pá­gi­nas de es­te li­bro que se­ría El Pe­ruí­to.

UNA CIU­DAD DOR­MI­TO­RIO

El Pe­ruí­to era una ciu­dad se­cun­da­ria que ayu­dó a que la ciu­dad prin­ci­pal, El Pe­rú-Wa­ka', fue­ra es­plen­do­ro­sa y ri­va­li­za­ra de for­ma co­mer­cial con ciu­da­des co­mo Ca­lak­mul y Ti­kal.

“¿Có­mo era vi­vir ahí? Esa par­te de la ciu­dad era co­mo de­cir aho­ra Vi­lla Nue­va, una ciu­dad dor­mi­to­rio cer­ca­na a la ca­pi­tal, don­de de­ce­nas de tra­ba­ja­do­res se des­pla­zan día con día pa­ra efec­tuar sus la­bo­res”, ex­pli­ca Mó­ni­ca Pe­lle­cer, del De­par­ta­men­to de Mo­nu­men­tos Prehis­pá­ni­cos y Co­lo­nia­les, del Vi­ce­mi­nis­te­rio de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral.

El lu­gar exac­to don­de es­ta­ba es­te ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co fue des­co­no­ci­do du­ran­te dé­ca­das. Se sa­bía de su exis­ten­cia por las re­fe­ren­cias en­con­tra­das en El Pe­rú-Wa­ka' —ubi­ca­do a unos ocho ki­ló­me­tros de El Pe­ruí­to—.

Su des­cu­bri­mien­to, le­jos de ser un fe­liz acon­te­ci­mien­to pa­ra los ex­per­tos, fue una ex­pe­rien­cia agri­dul­ce, pues que­dó ex­pues­to lue­go de que un fe­roz in­cen­dio con­su­mió en su to­ta­li­dad la ve­ge­ta­ción que por cien­tos de años cu­brió las es­truc­tu­ras.

Pa­ra agra­var la si­tua­ción, días des­pués de que las es­truc­tu­ras que­da­ron des­cu­bier­tas, el Pro­yec­to Ar­queo­ló­gi­co Wa­ka' (PAW) con­fir­mó que los te­so­ros his­tó­ri­cos que al­ber­ga­ba es­ta ciu­dad ha­bían si­do sa­quea­dos.

Al­gu­nos de los ro­bos fue­ron he­chos ha­ce tiem­po, pe­ro al me­nos cin­co tu­vie­ron lu­gar días an­tes de que el in­cen­dio arra­sa­ra con el área.

La si­tua­ción es crí­ti­ca, ya que fal­tan re­cur­sos pa­ra es­tu­diar y pre­ser­var el lu­gar. El da­ño al que fue­ron ex­pues­tas las es­truc­tu­ras y la fal­ta de go­ber­na­bi­li­dad que se vi­ve en área son la com­bi­na­ción ideal pa­ra que el si­tio des­apa­rez­ca y con él los ves­ti­gios his­tó­ri­cos de una ciu­dad con gran his­to­ria, pe­ro po­co co­no­ci­da.

LO QUE SE PER­DIÓ

El PAW reali­zó un pro­yec­to en cam­po que du­ró 12 días. En ese lap­so des­cu­brie­ron que la ex­ten­sión de la ciu­dad es de 74 hec­tá­reas —o 74 can­chas de fut­bol—.

Se com­po­ne de sie­te com­ple­jos de edi­fi­cios. Los ar­queó­lo­gos iden­ti­fi­ca­ron 52 es­truc­tu­ras, en­tre pla­zas ce­rra­das y abier­tas, pa­tios, pla­ta­for­mas y un chul­tún —si­lo abier­to pa­ra guar­dar maíz o re­co­ger agua llo­ve­di­za—.

Se­gún los ex­per­tos, ca­be la po­si­bi­li­dad de que en el si­tio exis­tan más es­truc­tu­ras. Du­ran­te el re­co­no­ci­mien­to se lo­gró de­ter­mi­nar que hay 73 ex­ca­va­cio­nes ile­ga­les. En 68 sa­queos no se pu­do de­ter­mi­nar una tem­po­ra­li­dad es­pe­cí­fi­ca, pe­ro cin­co son re­cien­tes, se­ma­nas o días an­tes del in­cen­dio que des­tru­yó la ve­ge­ta­ción. ¿Qué se ro­ba­ron?, lo que los sa­quea­do­res por lo ge­ne­ral bus­can: va­si­jas, es­cul­tu­ras y ar­tícu­los de uso co­ti­diano, en es­te ca­so del Clá­si­co Tar­dío. El Pe­rui­to es una más de las tris­tes y la­men­ta­bles his­to­rias de cri­mi­na­les que aten­tan con­tra la vi­da y con­tra la his­to­ria, ano­tan los au­to­res del in­for­me PAW. “Cri­mi­na­les, por­que ade­más aten­tan con­tra la vi­da de la sel­va”, aña­dió.

Por el sa­queo, el Vi­ce­mi­nis­te­rio de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral co­lo­có una de­nun­cia en la Fis­ca­lía de De­li­tos con­tra el Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de San Be­ni­to, Pe­tén, mien­tras que el Con­se­jo Na­cio­nal de Áreas Pro­te­gi­das hi­zo lo mis­mo, pe­ro por la des­truc­ción del área protegida.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con­fir­mó que re­ci­bie­ron las de­nun­cias y que en es­te mo­men­to am­bas se en­cuen­tran en fa­se de in­ves­ti­ga­ción. No brin­dó más de­ta­lles.

DA­ÑO NA­TU­RAL Y CUL­TU­RAL

Vi­ni­cio Mo­ra­les, di­rec­tor del Par­que Na­cio­nal La­gu­na del Ti­gre, con­fir­mó que la to­ta­li­dad del área que for­ma la ciu­dad fue des­trui­da por las lla­mas.

Agre­gó que en un am­bien­te óp­ti­mo —sin que ocu­rrie­ra otro in­cen­dio y que na­die de­pre­de el bos­que—, la co­ber­tu­ra ve­ge­tal tar­da­ría unos 10 años en vol­ver a cu­brir el área.

“El lu­gar era el há­bi­tat de gua­ca­ma­yas, ta­pi­res, ve­na­dos, ja­gua­res y otros mu­chos ma­mí­fe­ros y aves. El da­ño que se pro­vo­có a la bio­di­ver­si­dad es in­cal­cu­la­ble”, la­men­tó Mo­ra­les.

A ese pro­ble­ma se su­ma el de la in­go­ber­na­bi­li­dad. Si bien el área de El Pe­ruí­to no es­ta­ba in­va­di­da an­tes de que se rea­li­za­ra el tra­ba­jo de cam­po, co­mu­ni­ta­rios que vi­ven en asen­ta­mien­tos no per­mi­ti­dos den­tro del Par­que La­gu­na del Ti­gre lle­ga­ron a sem­brar pe­pi­to­ria al lu­gar, tan so­lo días des­pués del in­cen­dio.

Las au­to­ri­da­des sos­pe­chan que el in­cen­dio fue pro­vo­ca­do y que al­gu­nos co­mu­ni­ta­rios par­ti­ci­pa­ron en el sa­queo del si­tio.

El De­par­ta­men­to de Mo­nu­men­tos Prehis­pá­ni­cos y Co­lo­nia­les con­fir­mó que tie­ne en sus pla­nes rea­li­zar otra in­ves­ti­ga­ción o un pro­yec­to de con­ser­va­ción en El Pe­ruí­to, por fal­ta de fon­dos. Bus­can que al­gu­na en­ti­dad pri­va­da o in­ter­na­cio­nal pue­da fi­nan­ciar un pro­yec­to, pe­ro has­ta el mo­men­to no hay na­da con­cre­to. El pa­no­ra­ma no es na­da alen­ta­dor pa­ra el ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co, pues esas con­di­cio­nes ha­cen su­ma­men­te vul­ne­ra­bles las edi­fi­ca­cio­nes.

Li­li Gra­zio­so, di­rec­to­ra del Mu­seo Mi­ra­flo­res, ex­pli­có que de­bi­do a que las es­truc­tu­ras de los si­tios de Pe­tén es­tán cons­trui­dos con pie­dra ca­li­za, la ex­po­si­ción al fue­go y a las in­cle­men­cias del cli­ma por la pér­di­da de la ca­pa ve­ge­tal que las res­guar­da ace­le­ra el pro­ce­so de de­gra­da­ción.

En el ca­so de las edi­fi­ca­cio­nes pro­fa­na­das, co­rren el ries­go de co­lap­sar de­bi­do a que la pie­dra ca­li­za al ca­len­tar­se pue­de ra­jar­se y cuan­do re­ci­ba agua de llu­via el pro­ce­so de ex­pan­sión po­dría des­truir las edi­fi­ca­cio­nes del si­tio y lle­var­se to­da su his­to­ria.

Qué de­cían esas pá­gi­nas de la his­to­ria del país, no lo sa­bre­mos. Pe­ro se pue­de cui­dar las que aún le que­dan a El Pe­ruí­to. Oja­lá se con­si­gan los re­cur­sos.

FO­TO PREN­SA LI­BRE: EVER SÁN­CHEZ

Los in­cen­dios fo­res­ta­les con­su­mie­ron mi­les de hec­tá­reas, de­jan­do al des­cu­bier­to el si­tio El Pe­ruí­to y las ex­ca­va­cio­nes ile­ga­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.