Apren­di­ces de au­tó­cra­tas

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

En­tre los más gran­des las­tres his­tó­ri­cos que han pe­sa­do so­bre el de­ve­nir de Gua­te­ma­la han fi­gu­ra­do las au­to­cra­cias, des­de los cau­di­llos del si­glo XIX que lle­ga­ron al po­der ba­jo una ban­de­ra de cam­bio y es­ta­ble­ci­mien­to de una na­ción pro­gre­sis­ta has­ta los dic­ta­do­res del si­glo XX que a san­gre y pól­vo­ra sos­tu­vie­ron sus re­gí­me­nes has­ta que, una y otra vez, la vo­lun­tad del pue­blo ex­pre­sa­da a tra­vés de ma­ni­fes­ta­cio­nes y exi­gen­cias le­ga­les los obli­gó a de­jar el po­der.

Ta­les al­za­mien­tos po­pu­la­res no es­ta­ban li­bres de víc­ti­mas, co­mo ocu­rrió ha­ce 73 años cuan­do un pi­que­te de sol­da­dos re­for­za­do con una guar­dia a ca­ba­llo in­ten­tó di­si­par una pro­tes­ta de ciu­da­da­nos, es­tu­dian­tes y maes­tros que en­fi­la­ba por la Sex­ta Ave­ni­da, en fran­ca de­man­da de la re­nun­cia del dic­ta­dor Jor­ge Ubi­co. En la de­sigual agre­sión hu­bo dis­pa­ros con­tra la mul­ti­tud des­ar­ma­da, y en la 16 ca­lle ca­yó muer­ta la pro­fe­so­ra Ma­ría Chin­chi­lla, cu­yo nom­bre que­dó in­mor­ta­li­za­do y de he­cho se con­vir­tió en el mo­ti­vo pa­ra fi­jar el 25 de ju­nio co­mo el Día del Maes­tro.

Una se­ma­na des­pués de­ja­ba el po­der el úl­ti­mo au­tó­cra­ta de la his­to­ria mo­der­na del país, pe­ro ello no res­tó ím­pe­tus al afán de pos­te­rio­res fi­gu­ras mi­li­ta­res e in­clu­so po­lí­ti­cas de in­ten­tar per­pe­tuar­se en el po­der so pre­tex­to de ne­ce­si­da­des so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les, tal el ca­so del ge­ne­ral Efraín Ríos Montt, quien des­pués de in­te­grar un triun­vi­ra­to de tran­si­ción des­pla­zó a los otros dos in­te­gran­tes y se de­cla­ró pre­si­den­te. Una dé­ca­da des­pués, ocu­rre al­go si­mi­lar cuan­do Jor­ge Se­rrano Elías da un au­to­gol­pe de Es­ta­do, con la in­ten­ción de ocul­tar los abu­sos de su des­go­bierno.

Los go­bier­nos de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­tos se han su­ce­di­do en un pa­trón re­pe­ti­ti­vo de es­pe­ran­za y de­cep­ción que con ca­da re­le­vo tien­de a acre­cen­tar el can­san­cio po­pu­lar an­te los abu­sos, des­pil­fa­rros, ne­po­tis­mo e in­cum­pli­mien­to de ofre­ci­mien­tos de cam­pa­ña, cu­ya ma­yor ver­güen­za la en­car­na el go­bierno del Par­ti­do Pa­trio­ta.

Lo pa­té­ti­co del mo­men­to ac­tual es en­con­trar a dos fi­gu­ras pú­bli­cas, el al­cal­de ca­pi­ta­lino Ál­va­ro Ar­zú y el pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les, brin­dán­do­se con­sue­lo mu­tuo y di­cién­do­se lo que quie­ren es­cu­char acer­ca del su­pues­to las­tre que re­pre­sen­tan pa­ra el avan­ce eco­nó­mi­co del país las nor­mas de trans­pa­ren­cia sur­gi­das a raíz de los des­ma­nes de go­bier­nos an­te­rio­res.

Am­bos ata­can la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, por­que su­pues­ta­men­te no les per­mi­te avan­zar a la ve­lo­ci­dad desea­da y en to­do ca­so an­he­lan un or­de­na­mien­to ju­rí­di­co mol­dea­ble a la me­di­da de sus ca­pri­chos, en los cua­les se tras­lu­cen ín­fu­las del pa­sa­do au­to­crá­ti­co. Pre­ci­sa­men­te la ca­rac­te­rís­ti­ca de las dic­ta­du­ras fue esa: na­die po­día exi­gir cuen­tas a per­so­na­jes co­mo Es­tra­da Ca­bre­ra o Ubi­co, y fue ne­ce­sa­rio que el pue­blo los sa­ca­ra.

El dis­cur­so de es­tos fun­cio­na­rios es ma­quia­ve­lis­mo pu­ro, al es­ta­ble­cer una mo­ral re­la­ti­vis­ta de que el fin jus­ti­fi­ca los me­dios, por­que la lu­cha con­tra la co­rrup­ción so­lo tie­ne dos op­cio­nes: a fa­vor o en con­tra. Des­po­jar de con­tro­les el gas­to pú­bli­co es una abe­rra­ción pro­pia de la in­to­le­ran­cia o de los pro­ce­sos os­cu­ros me­dian­te los cua­les se pri­va­ti­za­ron bie­nes pú­bli­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.