La re­ser­va ha si­do aban­do­na­da por un día

Prensa Libre - - OPINIÓN -

En la Ave­ni­da de La Re­for­ma, co­mo co­rres­pon­de, los ma­so­nes que sue­len ser dis­cre­tos en sus reunio­nes, la aban­do­na­ron ayer, pa­ra ce­le­brar los 300 años de la fun­da­ción de la Gran Lo­gia Uni­da de In­gla­te­rra. En ge­ne­ral, se ale­jan del pú­bli­co; pe­ro, en es­ta oca­sión, hi­cie­ron ma­ni­fies­ta su pre­sen­cia. Se tra­ta de una efe­mé­ri­de don­de cua­tro lo­gias in­gle­sas que de­ja­ban la cons­truc­ción de edi­fi­cios, pa­ra efec­tuar reunio­nes cen­tra­das en com­par­tir co­no­ci­mien­tos fi­lo­só­fi­cos y se­cre­tos de la pro­fe­sión de al­ba­ñil, de­ci­die­ron in­te­grar una coor­di­na­ción que re­gu­la­ra sus nor­mas. El lu­gar fue una cer­ve­ce­ría co­no­ci­da co­mo El Gan­so y la Pa­rri­lla. Va­le men­cio­nar que en esa épo­ca, las cer­ve­ce­rías eran un lu­gar de mo­de­ra­ción fren­te a los pub, don­de se ser­vía whis­key y gi­ne­bra.

El mo­vi­mien­to se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te al con­ti­nen­te, Fran­cia en especial. Se in­di­ca que su in­fluen­cia fue im­por­tan­te pa­ra las in­de­pen­den­cias de EUA y La­ti­noa­mé­ri­ca. En efec­to, es­tá do­cu­men­ta­do que el Bos­ton Tea Party, ocu­rrió des­pués de una reunión de la Lo­gia de San An­drés don­de hu­bo cer­ve­za fa­bri­ca­da por Sa­muel Adams. Lo que si­guió es la ca­bal­ga­ta de Paul Re­ve­re y la re­sis­ten­cia en Bun­ker Hill.

Las so­cie­da­des de ca­ba­lle­ros ra­cio­na­les agru­pa­ron a la ma­yor par­te de li­ber­ta­do­res en Su­da­mé­ri­ca. En la re­gión, sa­cer­do­tes, mi­li­ta­res y uni­ver­si­ta­rios se lla­ma­ron gua­da­lu­pes en Mi­choa­cán y so­cie­da­des pa­trió­ti­cas en to­da Cen­troa­mé­ri­ca. La cons­pi­ra­ción de Be­lén, ocu­rri­da en el con­ven­to del mis­mo nom­bre que ocu­pa co­no­ci­do ins­ti­tu­to de se­ño­ri­tas, fue el lu­gar pa­ra fra­guar la in­de­pen­den­cia del Ist­mo.

Qui­zás la no­ti­cia es­cri­ta más vie­ja de su pre­sen­cia se en­cuen­tra en el dia­rio El pro­cu­ra­dor de la ley, nú­me­ro 1, de fe­cha 8 de no­viem­bre de 1830. Se­ña­la que el por­tu­gués An­to­nio Coe­llo, acre­di­ta­do con pa­sa­por­te me­xi­cano pa­ra di­ri­gir­se a Bra­sil, ha efec­tua­do reunio­nes se­cre­tas a las que asis­tió en­tre otros per­so­na­jes, Ma­riano Gál­vez, de­sig­na­do pre­si­den­te del Es­ta­do de Gua­te­ma­la de la Fe­de­ra­ción de Amé­ri­ca Cen­tral. Se le acu­sa di­rec­ta­men­te de franc­ma­són, co­mo ta­cha pa­ra ocu­par el car­go.

La ani­mad­ver­sión de la ma­so­ne­ría con la Igle­sia ca­tó­li­ca sur­gió por el en­fren­ta­mien­to en­tre el pa­pa Cle­men­te XII con Bon­nie Stuart. Fue­ra del mo­te que sig­ni­fi­ca gua­po, el Gen­til Prín­ci­pe Car­los co­mo se le co­no­ce en la his­to­ria que as­pi­ra a la se­rie­dad, era un ta­ram­ba­na. Uti­li­zó los fon­dos que le fa­ci­li­tó el Vaticano pa­ra re­cu­pe­rar el trono in­glés en fies­tas y fran­ca­che­las. Da­do su noble ori­gen, era el re­pre­sen­tan­te de las lo­gias ja­co­bi­nas que se ha­bían re­fu­gia­do en Fran­cia pa­ra re­to­mar el reino. El plei­to ad­qui­rió ri­be­tes doc­tri­na­rios des­de 1738. No obs­tan­te, el nue­vo có­di­go ca­nó­ni­co sua­vi­zó su po­si­ción, al bo­rrar la de­no­mi­na­ción ma­só­ni­ca, pues se­ña­la que so­lo se ex­co­mul­ga a quie­nes ma­qui­nan en su con­tra.

En el pa­sa­do, un gran nú­me­ro de fun­cio­na­rios for­ma­ban par­te de la or­den, en­tre ellos va­rios pre­si­den­tes. Aho­ra es­tán in­te­gra­dos per­so­nas de to­das las pro­fe­sio­nes y em­pre­sa­rios. No obs­tan­te, a los ma­so­nes les mo­les­ta cuan­do al­guno de ellos apa­re­ce mez­cla­do en un lío de co­rrup­ción. En ge­ne­ral, sue­len ex­pul­sar­lo de ma­ne­ra ful­mi­nan­te, pe­ro les aca­rrea des­cré­di­to. Por ello, se ac­túa co­mo per­so­na ju­rí­di­ca con una re­pre­sen­ta­ción pú­bli­ca así co­mo con lis­ta­dos abier­tos, aun­que que­da la du­da so­bre los nom­bres que se re­ser­van.

En la franc­ma­so­ne­ría se re­cal­ca el cum­pli­mien­to de re­gla­men­tos, el fun­cio­na­mien­to de­mo­crá­ti­co y la li­ber­tad de pa­la­bra y con­cien­cia. Por esas ra­zo­nes cons­ti­tu­ye una es­cue­la re­pu­bli­ca­na, de la mis­ma ma­ne­ra que otras so­cie­da­des si­mi­la­res, don­de se com­par­ten es­tos prin­ci­pios y fun­cio­na­mien­to.

A po­cos me­tros de la es­ta­tua de Lo­ren­zo Mon­tú­far exal­tan la fun­da­ción de so­cie­dad fra­ter­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.