Otro ex­fun­cio­na­rio se su­ma a ex­tra­di­ta­bles

Prensa Libre - - Perspectiva -

En la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo XX, en Co­lom­bia se po­pu­la­ri­zó el tér­mino ex­tra­di­ta­bles pa­ra re­fe­rir­se a po­de­ro­sos nar­co­tra­fi­can­tes re­cla­ma­dos por la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se, so­bre to­do por la di­fi­cul­tad, en aquel mo­men­to his­tó­ri­co, de que fue­ran juz­ga­dos y sen­ten­cia­dos por los tri­bu­na­les de su país. Fue una ba­ta­lla que no re­sul­tó na­da fá­cil y es­tu­vo car­ga­da de epi­so­dios vio­len­tos y una enor­me re­sis­ten­cia, mar­ca­da por la co­rrup­ción en dis­tin­tos seg­men­tos del Es­ta­do.

Los co­lom­bia­nos de­bie­ron atra­ve­sar un te­rreno es­ca­bro­so, el cual es­tu­vo mar­ca­do por ac­tos de vio­len­cia ex­tre­ma, con nu­me­ro­sas víc­ti­mas, pe­ro a fi­nal de cuen­tas se for­ta­le­ció el es­ta­do de De­re­cho, nu­me­ro­sos cri­mi­na­les fue­ron en­via­dos a Es­ta­dos Uni­dos, en don­de re­ci­bie­ron se­ve­ras con­de­nas y el nar­co­trá­fi­co de­jó de ser el gran pro­ta­go­nis­ta, aun­que no por eso ce­só el fluir del pol­vo blan­co.

Esa es­pi­ral de cri­mi­na­li­dad al­can­zó a va­rios paí­ses, prin­ci­pal­men­te a aque­llos don­de la co­caí­na de­be tran­si­tar ha­cia el mer­ca­do más gran­de del mun­do, que es Es­ta­dos Uni­dos, cu­yas au­to­ri­da­des lle­van dé­ca­das en una gue­rra es­té­ril que pa­re­ce ca­da vez más con­de­na­da al fra­ca­so, a juz­gar por los cons­tan­tes de­co­mi­sos que de­no­tan un mer­ca­do pal­pi­tan­te.

Guatemala nun­ca es­tu­vo exen­ta de ese tra­sie­go, y aun­que al igual que en Co­lom­bia pri­me­ro em­pe­za­ron a caer ca­pos del nar­co­trá­fi­co, aho­ra pa­re­ce ha­ber lle­ga­do el turno de al­tos ex­fun­cio­na­rios vin­cu­la­dos con po­de­ro­sos nar­co­tra­fi­can­tes, a quie­nes ha­brían ser­vi­do y de quie­nes ha­brían ob­te­ni­do sus­tan­cio­sos e ile­ga­les be­ne­fi­cios en los cua­les aho­ra la jus­ti­cia se in­tere­sa pa­ra no de­jar en la im­pu­ni­dad.

Mauricio Ló­pez Bo­ni­lla, uno de los mi­nis­tros es­tre­lla de la ad­mi­nis­tra­ción de Otto Pé­rez Mo­li­na, se su­mó ayer a esa lis­ta de gua­te­mal­te­cos re­cla­ma­dos por la jus­ti­cia de EE. UU. por su su­pues­ta com­pli­ci­dad en el tra­sie­go de dro­gas, ac­ti­vi­dad en la que ha­bría uti­li­za­do in­clu­so a agen­tes de la Po­li­cía Na­cio­nal Ci­vil pa­ra que sir­vie­ran co­mo es­col­tas de car­ga­men­tos.

La acu­sa­ción de la Cor­te del Dis­tri­to de Co­lum­bia lo sin­di­ca de aso­cia­ción de­lic­tuo­sa y nar­co­trá­fi­co, aun­que co­mo ocu­rri­rá con la ex­vi­ce­pre­si­den­ta Ro­xa­na Bal­det­ti, el ex­fun­cio­na­rio de­be pri­me­ro sol­ven­tar los múl­ti­ples car­gos que en­fren­ta en Guatemala, don­de el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co lo sin­di­ca en va­rios ca­sos de co­rrup­ción mien­tras fun­gió co­mo mi­nis­tro en el go­bierno del Par­ti­do Pa­trio­ta.

Es pro­ba­ble que trans­cu­rran va­rios años pa­ra que Ló­pez Bo­ni­lla sea ex­tra­di­ta­do, pe­ro se con­vier­te en el se­gun­do de los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos del ge­ne­ral Pé­rez Mo­li­na en ser re­que­ri­do ba­jos gra­ves car­gos por EE. UU., ca­so que se ori­gi­na en el tes­ti­mo­nio de va­rios co­la­bo­ra­do­res del nar­co, quie­nes re­ve­lan las ci­fras que ha­brían pa­ga­do al ex­mi­nis­tro y otros de­ta­lles que se­gu­ra­men­te se po­drán co­no­cer cuan­do com­pa­rez­ca en Was­hing­ton.

Tan­to Ló­pez Bo­ni­lla co­mo Bal­det­ti cons­ti­tu­yen un tris­te ejem­plo de los ex­ce­sos en los que se pue­de in­cu­rrir al con­si­de­rar que el po­der pú­bli­co es ab­so­lu­to, cuan­do en reali­dad es una po­tes­tad que el pue­blo de­le­ga en los fun­cio­na­rios. La lec­ción es la­men­ta­ble pe­ro real pa­ra ge­ne­ra­cio­nes si­guien­tes de mi­nis­tros y em­plea­dos es­ta­ta­les, e in­clu­so es­tá con­te­ni­da en una fra­se del Evan­ge­lio: na­da hay ocul­to que no lle­gue a sa­ber­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.