Los tráns­fu­gas vuel­ven a la car­ga

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

El dipu­tado Fer­nan­do Li­na­res Bel­tra­ne­na avan­za en for­ma ace­le­ra­da a con­ver­tir­se en el más im­pre­sen­ta­ble de la ac­tual le­gis­la­tu­ra y sus dis­pa­ra­tes lo hacen apa­re­cer co­mo uno de los me­nos con­sis­ten­tes, me­nos iden­ti­fi­ca­dos en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y más bien co­mo un tes­ta­fe­rro de os­cu­ros fi­nan­cis­tas, dis­pues­tos a pa­gar un ca­bil­deo en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra me­nos­ca­bar la ima­gen del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, de la Ci­cig y del em­ba­ja­dor de ese país.

To­do eso no le ha bas­ta­do al pe­cu­liar con­gre­sis­ta y su más re­cien­te abe­rra­ción es pro­po­ner que se abran de nue­vo las com­puer­tas al trans­fu­guis­mo, pa­ra per­mi­tir otra vez el trá­fi­co de cu­ru­les al me­jor pos­tor, prác­ti­ca que re­pre­sen­ta con ma­yor cla­ri­dad el ma­ne­jo per­ver­so que mu­chos dipu­tados elec­tos le dan al nom­bra­mien­to con­fe­ri­do por el pue­blo.

Li­na­res pre­ten­de que se le­van­ten las res­tric­cio­nes a quie­nes una vez más quie­ran cam­biar de ban­de­ría po­lí­ti­ca, por­que es ob­vio que en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias se ago­tan los es­pa­cios pa­ra tran­sar la in­ves­ti­du­ra le­gis­la­ti­va, de por sí cues­tio­na­da por la for­ma de elec­ción por me­dio de listas, an­te las cua­les el ciu­da­dano prác­ti­ca­men­te vo­ta a cie­gas, pues de co­no­cer la ca­la­ña de cier­tos po­lí­ti­cos no ten­drían lu­gar al­guno en la fun­ción de dig­na­ta­rios de la Na­ción.

El Par­ti­do de Avan­za­da Na­cio­nal ya co­mu­ni­có que no ava­la la pos­tu­ra de Li­na­res Bel­tra­ne­na, en una abier­ta de­ci­sión de re­cha­zo y de se­pa­rar­se de quien en vez de apo­yar los es­fuer­zos con­tra el ex­po­lio pú­bli­co ha he­cho to­do lo con­tra­rio y más bien se co­lo­ca del la­do os­cu­ro de la his­to­ria.

Tal in­ten­to­na po­dría ser tam­bién una es­tra­te­gia pa­ra des­viar la aten­ción so­bre el gra­ve asun­to que pe­sa so­bre Li­na­res y otros tres dipu­tados que pro­mo­vie­ron un ca­bil­deo cu­ya le­ga­li­dad es­tá en du­da, no solo por la for­ma y los fi­nes con los cua­les se eje­cu­tó, sino de­bi­do a que to­da­vía es un mis­te­rio de dón­de pro­vino el fi­nan­cia­mien­to, por lo cual in­clu­so po­dría lle­gar a ti­pi­fi­car­se una fi­gu­ra de­lic­ti­va.

De he­cho, la cú­pu­la del PAN exi­ge al dipu­tado Li­na­res que re­ve­le la iden­ti­dad de los fi­nan­cis­tas, al­go a lo cual se­gu­ra­men­te su re­pre­sen­tan­te se re­sis­ti­rá, ya sea por­que las in­ten­cio­nes de ta­les do­nan­tes no sean las más rec­tas o bien por­que exis­ta otro tipo de com­pro­mi­sos, lo cual ya es fran­ca­men­te preo­cu­pan­te, pues­to que lle­va a pre­gun­tar en ma­nos de quién se en­cuen­tra la pro­pues­ta y ela­bo­ra­ción de le­yes en Gua­te­ma­la.

En un país con una pa­té­ti­ca au­sen­cia de li­de­raz­go en los prin­ci­pa­les es­ta­men­tos de po­der, re­sul­ta la­men­ta­ble que dig­na­ta­rios de la Na­ción in­sis­tan en aco­mo­dar el sis­te­ma en ex­clu­si­vo be­ne­fi­cio de sus mez­qui­nos in­tere­ses, cuan­do las cár­ce­les es­tán sa­tu­ra­das de ma­lean­tes de to­do tipo, pe­ro so­bre to­do de aque­llos que en nom­bre del pue­blo llegaron al po­der, sim­ple­men­te pa­ra bur­lar su vo­lun­tad y abu­sar de su al­ta in­ves­ti­du­ra pa­ra in­cu­rrir en la más de­plo­ra­ble ra­pi­ña del era­rio.

En to­do ca­so, la ofi­cio­sa opo­si­ción que es­te dipu­tado ha­ce al for­ta­le­ci­mien­to de la jus­ti­cia solo de­ja en cla­ro que es re­pre­sen­tan­te de cual­quier co­sa, me­nos del no­ble pue­blo de Gua­te­ma­la, can­sa­do de las prác­ti­cas co­rrup­tas del pa­sa­do y que una vez más se ve bur­la­do por quie­nes pro­me­tie­ron cam­bios a un mo­de­lo in­sos­te­ni­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.