In­da­ga­to­ria so­bre trá­fi­co de in­fluen­cias

Prensa Libre - - PERSPECTIVE -

Qui­zá no re­sul­te tan fá­cil de­ter­mi­nar el trá­fi­co de in­fluen­cias en la úl­ti­ma elec­ción de jun­ta di­rec­ti­va del Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, lo cual tam­po­co des­car­ta que eso no ha­ya ocu­rri­do y que a cam­bio de aco­mo­dar a una se­rie de pie­zas en de­ter­mi­na­das po­si­cio­nes den­tro del Le­gis­la­ti­vo se ha­yan ofre­ci­do los tra­di­cio­na­les be­ne­fi­cios a quie­nes ayu­da­ran a res­ca­tar la mal­tre­cha ima­gen del ofi­cia­lis­mo.

El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co ha anun­cia­do una in­ves­ti­ga­ción pa­ra de­ter­mi­nar la po­si­bi­li­dad de que se ha­ya in­cu­rri­do en al­gún ilí­ci­to, lo cual im­pli­ca­rá gran­des es­fuer­zos, y aun­que no se lo­gra­ra pro­bar irre­gu­la­ri­da­des, eso tam­po­co im­pli­ca que no se ha­ya in­cu­rri­do en una se­rie de acuer­dos y de os­cu­ras ne­go­cia­cio­nes que no ten­drían na­da de ma­lo si no es­tu­vie­ran car­ga­das de mis­te­rio y de ru­mo­res de ju­go­sas com­pen­sa­cio­nes.

Lo re­le­van­te de es­ta pes­qui­sa es que la fi­gu­ra del pre­si­den­te Jimmy Mo­ra­les es­tá en la pri­me­ra fi­la de per­so­nas por in­ves­ti­gar, por­que se de­ben es­cla­re­cer el al­can­ce y los ob­je­ti­vos de su par­ti­ci­pa­ción en esas reunio­nes, y pa­ra ello se les ha pe­di­do a los dipu­tados par­ti­ci­pan­tes que brin­den su de­cla­ra­ción, “so pe­na de pro­tes­ta por de­cir la ver­dad”, so­bre lo que les cons­ta acer­ca de in­vi­ta­cio­nes y par­ti­ci­pan­tes.

El pri­mer pun­to por es­cla­re­cer, tras la de­nun­cia pre­sen­ta­da por un dipu­tado de la UNE, es si las in­vi­ta­cio­nes o la mo­ti­va­ción pa­ra ele­gir a los di­rec­ti­vos se ori­gi­na­ron en la Pre­si­den­cia y ave­ri­guar has­ta qué pun­to en esas ne­go­cia­cio­nes es­tu­vo in­vo­lu­cra­do di­rec­ta­men­te Mo­ra­les.

El se­gun­do pun­to so­bre el que de­be ha­ber explicaciones convincentes es la jus­ti­fi­ca­ción de por qué esas ne­go­cia­cio­nes se lle­va­ron a ca­bo en la Ca­sa Pre­si­den­cial y en la fin­ca pre­si­den­cial San­to To­más, en las cua­les tam­bién ha­bría par­ti­ci­pa­do el man­da­ta­rio.

De lo que no se du­da es de la rea­li­za­ción de esas reunio­nes, por­que ha si­do una ne­fas­ta tra­di­ción en el país efec­tuar ne­go­cia­cio­nes in­ne­ce­sa­ria­men­te opa­cas, pa­ra la ob­ten­ción de pri­vi­le­gios y las ver­sio­nes so­bre la bús­que­da de acuer­dos em­pe­za­ron a cir­cu­lar ha­cia fi­na­les del 2016, cuan­do el par­ti­do ofi­cia­lis­ta ha­bía re­sen­ti­do la pér­di­da de po­der, el arrin­co­na­mien­to de sus re­pre­sen­tan­tes y el em­ba­te de la jus­ti­cia, que em­pe­za­ba a ce­rrar el círcu­lo so­bre fi­gu­ras re­le­van­tes de FCN-Na­ción.

Esos te­mo­res, que a mu­chos los hi­cie­ron con­fa­bu­lar en la bús­que­da de po­der, se ma­te­ria­li­za­ron po­co des­pués cuan­do fi­gu­ras em­ble­má­ti­cas del ofi­cia­lis­mo que­da­ron de ca­ra a la jus­ti­cia, uno de ellos fue Éd­gar Ova­lle, quien al per­der la in­mu­ni­dad por un ca­so de des­apa­ri­cio­nes for­za­das du­ran­te el conflicto ar­ma­do se dio a la fu­ga, al emi­tir­se una or­den de captura en su con­tra y, otro, Ar­man­do Melgar Pa­di­lla, a quien le fue em­bar­ga­da una cuen­ta mi­llo­na­ria, cu­yo ori­gen de­be ex­pli­car.

Sin em­bar­go, las ne­go­cia­cio­nes pa­ra lle­gar a po­si­cio­nes de re­le­van­cia so­lo fue­ron la ra­ti­fi­ca­ción de una bús­que­da de po­der y de in­fluen­cia pa­ra fa­vo­re­cer la im­pu­ni­dad, por­que pa­ra eso han ser­vi­do los más al­tos car­gos en el Es­ta­do, por­que des­de allí se pue­de in­fluir pa­ra en­tor­pe­cer pro­ce­sos o pa­ra aco­mo­dar pie­zas que pue­dan ser de uti­li­dad si la si­tua­ción es ad­ver­sa. Una reali­dad que no sor­pren­de pe­ro que no de­ja de preo­cu­par por sus per­ver­sos efec­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.