Nue­vos desa­cier­tos

Prensa Libre - - PERSPECTIVA -

Nin­gu­na tor­men­ta po­lí­ti­ca o ins­ti­tu­cio­nal de las pro­por­cio­nes de la que es­tre­me­ció a Gua­te­ma­la se di­si­pa sin de­jar víc­ti­mas, y una de ellas es la cre­di­bi­li­dad del país. Ade­más, las con­se­cuen­cias to­da­vía se pin­tan muy ne­bu­lo­sas, prin­ci­pal­men­te por los ata­ques des­de dis­tin­tas pla­ta­for­mas a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y pe­rio­dis­tas in­de­pen­dien­tes, que tie­nen vi­sos de con­ti­nuar.

Se tra­ta de otro des­pro­pó­si­to que tam­po­co pue­de con­du­cir a na­da bueno, mu­cho me­nos a la res­tau­ra­ción de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, se­ria­men­te en en­tre­di­cho ante el exa­brup­to pre­si­den­cial de arre­me­ter con­tra quie­nes en­ca­be­zan la lu­cha con­tra la co­rrup­ción, ob­je­ti­vo que no de­be­rían per­der los gua­te­mal­te­cos.

Quie­nes se sien­ten de­frau­da­dos por el co­rrec­ti­vo de la Cor­te de Cons­ti­tu­cio­na­li­dad de ha­cer las co­sas en el mar­co le­gal, bus­can aho­ra en­fo­car su frus­tra­ción por otros me­dios, y ante la im­po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo con ar­gu­men­tos, se han da­do a la ta­rea de ata­car a los co­mu­ni­ca­do­res aje­nos al ofi­cia­lis­mo, a quie­nes ven co­mo enemi­gos, sin re­fle­xio­nar so­bre la irres­pon­sa­bi­li­dad con la que han ac­tua­do los po­lí­ti­cos.

Ha ha­bi­do ad­ver­ten­cias so­bre una nu­tri­da cam­pa­ña de ata­ques, lo cual es la­men­ta­ble por­que eso en na­da con­tri­bu­ye al for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, mu­cho me­nos de la de­mo­cra­cia, lo que no les in­tere­sa a quie­nes en­ca­be­zan esas mues­tras de in­to­le­ran­cia, co­mo tam­po­co a sus fi­nan­cis­tas, que pa­re­cen apos­tar a una ma­yor po­la­ri­za­ción del país, con su cau­da de un hun­di­mien­to.

Las re­des de des­in­for­ma­ción y des­ca­li­fi­ca­ción de la pren­sa in­de­pen­dien­te no son nin­gu­na no­ve­dad y Gua­te­ma­la tam­po­co es el úni­co país so­me­ti­do a ese fla­ge­lo, pues ha si­do uti­li­za­do por go­bier­nos ines­cru­pu­lo­sos, po­lí­ti­cos ra­pa­ces e ideó­lo­gos ex­tre­mis­tas que pre­ten­den no ser al­can­za­dos por la jus­ti­cia, al­go que ya se de­mos­tró que pue­de ocu­rrir, aun­que se tra­te de al­tas fi­gu­ras de los má­xi­mos po­de­res del Es­ta­do.

El ano­ni­ma­to ha si­do la prin­ci­pal he­rra­mien­ta de quie­nes pre­ten­den de­te­ner el avan­ce de la his­to­ria, y por más que los es­pe­jis­mos del po­pu­lis­mo, los ba­ños de mul­ti­tu­des o los mi­llo­na­rios re­cur­sos de que dis­po­nen los desubi­quen, el país de­be cam­biar y lu­char por el for­ta­le­ci­mien­to de las ins­ti­tu­cio­nes y el res­pal­do a per­so­nas de cual­quier ti­po de pen­sa­mien­to que es­tén com­pro­me­ti­das con esos es­fuer­zos y se en­fren­ten a quie­nes han abu­sa­do del po­der.

Uno de los ar­gu­men­tos que in­du­da­ble­men­te se bus­ca­rá em­plear es acu­dir a la mis­mas he­rra­mien­tas uti­li­za­das por otros po­lí­ti­cos pa­ra des­orien­tar a la opi­nión pú­bli­ca, sin aten­der que los úl­ti­mos go­bier­nos ya han te­ni­do su­fi­cien­tes mues­tras de ser­vi­lis­mo de me­dios dis­pues­tos a acom­pa­ñar­los en la cons­truc­ción de es­pe­jis­mos pa­ra­di­sía­cos.

Lo cier­to es que la du­ra reali­dad na­cio­nal no po­drá trans­for­mar­se con cam­pa­ñas de des­pres­ti­gio que so­lo pre­ten­den ocul­tar lo inocul­ta­ble, aque­llo que en ca­da es­qui­na les re­cuer­da a los gua­te­mal­te­cos las con­di­cio­nes en que trans­cu­rre su vi­da y so­bre la cual muy po­co han he­cho quie­nes co­mo po­lí­ti­cos de­ma­go­gos y po­pu­lis­tas al­gu­na vez pro­me­tie­ron cam­biar y combatir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Guatemala

© PressReader. All rights reserved.